~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


domingo, 15 de noviembre de 2020

Estereotipos femdom

 


Al hilo de varias consultas que me siguen llegando y que son temas repetidos ya, voy a comentar algunos motivos acerca de tanta confusión y problemas a la hora de establecer relaciones femdom. Uno de los problemas es ese de los estereotipos, las ideas preconcebidas, las falsas expectativas, etc. No sé cuántas veces he visto ya lo mismo: esa novia vainilla que acepta a regañadientes jugar a lo que su chico sumiso le propone pero que en el fondo piensa que eso le quita hombría; esa mujer que parece dominante pero solo es una loca agresiva; el típico caso del que quiere llevar a la pareja al lado oscuro sin conseguirlo; dar por sentado que una mujer con carácter fuerte automáticamente está interesada en los sumisos y ejemplos por el estilo. Y en el fondo es todo lo mismo, se trata de querer que los demás encajen en el molde que nos montamos en la cabeza o caer en los rígidos modelos que se monta la sociedad desde tiempos remotos. Todo debería ser tan sencillo como aceptarse a uno mismo, para empezar, y aceptar y respetar al otro, y ya según eso, buscar compatibilidades.

Pero claro, la mayoría empieza la casa por el tejado. No se aceptan a sí mismos en sus tendencias sumisas, aunque las tengan desde la pubertad, y acaban emparejados con una mujer que no tiene ni idea de lo que esconde él en el armario. Así es difícil que acepten algo que desconocen, y cuando lo saben o descubren, con las cuatro ideas preconcebidas que tiene cualquiera, los aceptan menos todavía, y tampoco los respetan. Con lo cual, es una bola de nieve que empieza por la falta de sinceridad del sumiso, continúa con las ideas equivocadas de las  mujeres vainilla acerca de mazmorras y latigazos, y culmina en una vida de engaños e insatisfacciones entre dos personas que probablemente no debieron emparejarse nunca.

Y de repente quieren, por arte de magia, convertir a la pobre en algo que no es, ni le interesa ser, ni lo será nunca. Que parte de la culpa es de la idea generalizada de que todo esto va de malvadas abusadoras y peleles sin autoestima, pues vale, pero ya ahí entra la capacidad de cada cual para tener sus propias opiniones en base a la realidad de lo que le demuestre el sumiso en cuestión. Pero, ay, la realidad… La triste realidad de muchos de estos es ahorrarse el dinero de una dominatrix y tener el repertorio porno femdom gratis en casa con la parienta. Que por supuesto no debería haber mejor persona a la que someterse que tu pareja, que se supone, ejem, que es tu alma gemela y que te conoce mejor que nadie, ejem ejem… Es lo que tiene empezar la casa por el tejado, como digo. Guardarse ese “secretillo” hasta que entienden que es algo básico para su sexualidad. Y aunque sea más honesto intentar ese milagro, que a veces hasta saldrá medio bien, que irse a ponerle los cuernos con cualquiera que encuentren en los chats de sado, al fin y al cabo se trata de forzar una situación y hacer tambalear una relación que de entrada no se planteó bien.

Poneos por un instante en el caso opuesto, majetes. Imagina que tú te encuentras con que un día tu mujer te dice que le van los unicornios azules, y tú, que no te pareces ni de lejos a eso, lo primero que sientes es que te están rechazando (con razón…), que ella es una loca por tener unos gustos tan raros, que eso no es propio de una mujer normal, que no te da la gana de acompañarla en sus tonterías, y razonamientos por el estilo. 

¿Lo entiendes un poco mejor ahora? Esto no consiste en comprarle un traje de cuero y ponerle una fusta en la mano ni nadie puede cambiar a otra persona a su antojo. ¿Cambiaste tú alguna vez por obligación externa? Pues eso, que tú no eres otra cosa ni te da la gana de serlo, a no ser que en el fondo lo seas sin saberlo, lo cual es harto improbable ya a ciertas alturas. ¿Así que por qué narices pretendes que los demás cambien porque te dé la gana? Y todo porque no tuviste huevos de plantearlo antes de tener una relación. Y antes que nada, pregúntate si tú quieres tener Ama o si simplemente buscas dominación a la carta según el menú que tú decidas, porque si encima de todo eres un falso sumiso que quieres “someterte” diciéndole a ella lo que debe ordenarte hacer, entonces le puedes decir tranquilamente a tu mujer vainilla, o sumisa, que en realidad estás mandando tú, y todos contentos…

Ya quisiera yo tener fórmulas mágicas y que esto fuera menos minoritario, no porque me importe salirme de la norma social, sino por el arduo camino de años que conlleva encontrar a alguien compatible que encima sea sumiso (o Ama, para ellos). Y encima de minoritario, está este problema de los clichés, tanto por parte de los (y las) que buscan una especie de película porno femdom llevada a la vida real como por parte de las que se horrorizan por el hecho de que un hombre quiera someterse.

Recuerdo cierto libro que, sin pretenderlo, trataba un poco de todo esto. Él es víctima de un hechizo que lo obliga a obedecer a la dueña de cierto objeto, y excepto una de ellas, que es la típica cruel de postal, las demás no abusan de su privilegio. Hasta que llegamos a la protagonista y dueña actual, que directamente decide que nunca usará su poder, para mi gran decepción jaja. Pero es interesante porque lleva razón en una cosa: él no elige obedecer, es que no tiene más remedio. Y con las otras dueñas siempre buscaba el punto débil para darle la vuelta y salirse él con la suya. Y es que, a pesar de lo que puedan creer por ahí, y de lo que fantasean muchos, lo de forzar a un hombre contra su voluntad en un contexto femdom es pura contradicción.

Un ejemplo. Supongamos un facesitting sin ataduras. La mayoría de hombres puede liberarse con un simple movimiento del peso del cuerpo de la mayoría de mujeres, en caso de que empiece a asfixiarse y ella no quiera apartarse. Aparte de que antes de llegar a ese punto se supone que conoces a la otra persona y tienes la confianza de que no te hará ningún daño. Aquí no hay pobrecitos desvalidos sufriendo, sino que ellos están deseosos de ser usados y disfrutan con ello. Que desde fuera, o con actores porno, parezca una tortura dañina, es una percepción equivocada.

Dijo Jean-Paul Sartre: “Aquel que quiere ser amado debe querer la libertad del otro, porque de ella emerge el amor; si lo someto, se vuelve objeto, y de un objeto no puedo recibir amor.” No le faltaba razón si lo comparamos con esos sumisos y Amas de sesiones, sin vínculos de ningún tipo, que se utilizan mutuamente para calmar un calentón. Pero someter a alguien, ojo, con su consentimiento, no le quita humanidad ni capacidad de sentir emociones. Sin embargo, esto último es lo que menos abunda, desde dentro del mundillo y también visto desde fuera. Ya digo, son estereotipos, que se encargan de perpetuar las profesionales y sumisos de doble vida.

En ese libro, que no voy a recomendar como otras veces porque en el fondo es anti-femdom, la protagonista no quiere saber nada de dominación femenina, pero sin embargo está encantada cuando él le agarra las manos y la inmoviliza mientras la empotra. Ella, como muchas otras, opinan que forzar al hombre a obedecer es hacerle sentir mal, es algo desagradable para ambos, injusto, poco sexy, hasta contrario a los derechos humanos jaja. Un hombretón como el del libro, fiero, luchador, fuerte, varonil, no debe someterse, no es el orden natural de las cosas… Eso es lo que muchas creen. Pero como digo, nadie busca pasarlo mal en todo esto, excepto los cuatro zumbados que hay en cualquier ámbito. El hecho de sentirse dominado es algo excitante para los sumisos, y debería ser tan respetable como lo contrario. Cuando la sociedad los empuja al camino opuesto, el de dominar y ser machos alfa, para qué iba ninguno a complicarse la vida y escoger un camino lleno de sufrimiento y estigma social. Obviamente, es algo que les nace, que nadie les impone, por si todavía no queda esto claro. Y no lo digo tanto por mis lectores habituales, que lo tienen claro, sino por hacer difusión social entre el resto de lectores no sumisos. Me atrevo a decir que alguna mujer cree que debe adoptar el papel de sumisa porque su pareja se lo inculca y porque era el esquema típico en el pasado y también ahora, aderezado por el supuesto glamour de la moda 50 sombras. Pero ningún hombre tiene esa presión ni una moda que seguir, por tanto la sumisión masculina rara vez es algo fingido, aunque haya muchos falsos sumisos, pero esa es otra historia. Todo es respetable desde el consenso y la cordura pero que el dúo amo-sumisa sea lo normal incluso dentro de cualquier relación supuestamente igualitaria me parece terrible.

En cuanto a que no resulte sexy, no entiendo en qué momento se impuso la idea de que un hombre varonil que acata todos tus deseos no es como para derretirse. Me fastidia que la pasividad se entienda como propia de hombres que no valen para nada o que esconden una homosexualidad mal resulta, aunque de todo hay. Me parece triste que una mujer crea que no es excitante ser la parte activa, la que le arranque la ropa al hombre y lo use a su antojo, pero no para tomar la iniciativa primero y luego dejarse hacer lo que él quiera, como esas escenas que abundan en muchas películas, sino para marcar el ritmo en cada momento. Ojo, que respeto todo tipo de deseos del prójimo, pero cada vez que se caricaturiza el esquema mujer activa-hombre pasivo, se produce una falta de respeto brutal y se levanta cada vez más alto el muro de la intolerancia hacia un femdom natural y sano. Y quizá si tuviese más peso el femdom real y no la idea llena de prejuicios de la mayoría de la gente que resume esto en las dominatrix, los peleles, las psicópatas y todo ese tipo de circos, quizá, digo, muchas se animarían a dar el paso de descubrir lo que realmente desean más allá de lo que se les trata de imponer desde la sociedad, y con bastante éxito por lo que parece. Y tampoco se dejarían confundir por lo que su pareja de repente le propone, para más beneficio de él que de ella.

Todos mis libros femdom en amazon

6 comentarios:

  1. Me estoy aficionando a este blog porque me parece de lo más realista en cuanto al femdom se refiere, de hecho a veces desanima un poco.... jajajaja
    Pienso que este mundillo no es tan pequeño y que si hay muchas mujeres que son dominantes sin saberlo y no lo saben por un tema de cultura, presion social...que no les deja ver lo que realmente son. En mi opinión cuando se "normalice" habrá muchas más mujeres que se darán cuenta quw son Amas de vocación.
    En cuanto a los sumisos la verdad es queblo he pensado mucho menos pero haciendo de abogado del diablo puedo llegar a entender que muchos sumisos tengan una visión equivocada del tema por todo el porno que existe relacionado con este tema. El problema es que este tipo de "sumisos" son los que hacen más ruido y llaman más la atención pero creo que también saldrán a la luz muchos verdaderos sumisos con el tiempo.
    Una vez más, muchas gracias por aterrizar el femdom y ayudarme a pensar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá la normalización nunca llegue. De momento, esto se construye con cada relación que se sale de la norma. No tiene sentido esperar a una revolución social. Es mejor "convencer" a esa mujer en concreto del buen sumiso que se está perdiendo.

      Eliminar
  2. Hoy en día nos resulta imposible imaginar esa "revolucion" pero llegará más pronto que tarde, el mundo avanza muy deprisa.
    Y mientras tanto estoy totalmente de acuerdo en que tenemos que demostrar a esa mujer cada día el buen sumiso que se está perdiendo.
    Yo creo que todo acaba llegando

    ResponderEliminar
  3. Buenos días, hace bastante que descubrí el blog y lo sigo, aunque hace una temporada que no entro. Soy un seguidor silencioso, de los muchos que, imagino, pasamos de puntillas por aquí pero nunca comentamos.
    Sin embargo después de leer esta entrada, siento la necesidad de hacerlo.
    Y siento esa necesidad porque, vaya, me he reconocido a mi mismo en sus palabras...
    Desde la autorepresión impuesta en relación a esos sentimientos que, porra salirse de lo estándar, llegan a incomodar, a hacer sentir una absurda culpa, hasta la frustración de no poder llegar a tener una relación plenamente satisfactoria precisamente por ese ocultismo.
    La verdad es que según iba leyendo me parecía como si me fueran desnudando, dejando sin escudos, hasta llegar a la realidad.

    Muchas gracias por su blog, y nada, por aquí seguiré pasando de puntillas!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo primero, un tirón de orejas. A mí no me desanima el hecho de no recibir comentarios, pero que los haya ayuda a que cualquiera que entre vea que no soy la única que opina igual. Ya que hablo de difusión social, es un pequeño gran gesto que no cuesta nada y que ayuda de paso al que comenta y se desahoga y se sincera aunque sea anónimamente.

      La culpa sólo viene si se hace daño a otra persona o a uno mismo. Por lo demás, y usando tus propias palabras, no deberíamos pasar de puntillas por nuestra propia vida.

      Eliminar
  4. Bien merecido tirón de orejas, sin duda.
    Supongo que lo que me pasa es bastante habitual, y no debería serlo, es verdad, pero ahí está el sentimiento que no se quita...

    ResponderEliminar

Los comentarios anónimos no se publican.
Desde 25/5/18 blogger solo admite comentarios desde cuentas de Google, los publicados anteriormente con otras cuentas pasan a figurar como anónimos.