~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


domingo, 26 de enero de 2020

El Caso McNamara- Reseña




Sinopsis:
La investigación sobre la desaparición sin pistas de un ciudadano británico en tierras españolas, recae en la Inspectora de la Europol en Reino Unido, Savanah Ferguson, junto al Detective español Nicolás Wenta. El caso parece circunscribirse al mundo del BDSM, y más concretamente al exótico (por minoritario y extraño) mundo del femdom (apócope de female domination), dominación femenina en inglés. En su investigación, la Inspectora se topará sorpresivamente, además de la propia extravagancia del caso, con la reaparición de un dilema trascendental de su pasado personal, que creía, erróneamente, superado, y que no tendrá más remedio que confrontar, provocando un vuelco radical a su vida.


Os recomiendo este libro, que es un entretenido thriller conectado con el mundo femdom, como se puede suponer con solo mirar la portada. No es erótico en plan explícito aunque hay un par de momentos sutiles narrados con buen gusto. El punto original del libro es precisamente que no está en la línea de los libros puramente BDSM y se dirige al público general, lo cual me parece positivo para dar visibilidad y difusión al mundillo femdom.


Aparte de todo lo anterior, por si no basta para despertar interés, añado que algo he tenido que ver con el resultado final, pues leí el borrador de la novela en primicia y le di un par de indicaciones al autor acerca de cómo se comportaría una mujer dominante en un momento dado y también contribuí a que conociésemos algo más de dónde le viene la sumisión masculina a cierto personaje. En el agradecimiento final se comenta esto, así que aquí lo traigo:

Aunque no me disgusta la ciencia ficción, no me considero demasiado friki, razón por la que me cuesta mucho hablar o escribir sobre temas difícilmente tangibles, como empecé a considerar el de la dominación femenina, y andaba ya buscando una atmósfera distinta que diera cobijo a la trama, cuando casi por casualidad pude cerciorarme de que el femdom tenía su rinconcito real en este multiverso medio loco y absurdo, que es la sociedad humana. Sucedió al descubrir el Blog de una mujer que hablaba, me pareció desde el principio, abiertamente, sin tapujos y con absoluta honestidad, de sus tendencias dominantes y su deseo, por no decir necesidad, de mantener una relación verdadera y duradera, de dominación femenina. Más tarde, localicé por la red muchos más blogeros-as, cuyas páginas hablaban en términos parecidos, y sostenías ideas casi idénticas sobre el femdom y sus deseos, de sumisión ellos, de dominación ellas, parecidos a los de la mujer a la que me estoy refiriendo.

Existen, pues, las parejas femdom, totalmente al margen del mundo de la pornografía y de la prostitución, sí. Y según pude extraer como conclusión principal, son parejas normales, que viven su relación de común acuerdo, porque ambos miembros lo desean así. La bloguera de la que hablo, cuyo nombre “en clave” es Ama S, y el de cuyo blog http://amabuscasumisoverdadero.blogspot.com/” (y que me inspiró, he de decirlo, el personaje de la atractiva y sabia Mistress Wild), me proporcionó la información clave, precisa y valiosa, para aclararme todas las dudas que me surgieron sobre mis ideas preconcebidas al respecto, en mi búsqueda al tum tum por la red. Además de ello, tuvo la delicadeza de leer el borrador de la presente novela, aportando algunas correcciones y sugiriendo añadir ciertas escenas que echó en falta, puesto que a su parecer, había quedado un tanto mutilado el espíritu de la relación que iniciaban Savanah y Marcus, criticando que el personaje del sueco quedaba incompleto, ya que solo se centraba en una descripción física, un bello cuerpo masculino, pero huérfano de contenido psíquico o anímico en su interior. Desde aquí, mil gracias por el tiempo, gratis (quiero subrayarlo, puesto que hoy en día parece que nadie regala nada), dedicado a su lectura, y a su valiosa crítica constructiva previa a su publicación.

Pues eso, que si leéis este libro, tened en cuenta, mérito aparte del autor, quien logra un resultado más que aceptable, que la mano de Ama S. planea un poco también por sus páginas. 

domingo, 12 de enero de 2020

Qué hacer si descubres que tu marido es sumiso



Muchos me preguntan cómo convertir a la pareja en Ama, pero por parte de ellas nunca recibo la pregunta opuesta, cómo convertir al marido en sumiso, quizá porque saben de sobra que no se puede convertir a alguien en algo que no es, y si son Amas, lo más probable es que no lo oculten y se emparejen con un sumiso de entrada. Aunque también está el caso de las que tienen sumiso aparte de pareja vainilla o incluso dominante. No voy a analizar ni a juzgar ese caso así que sigo con otro posible escenario.


Imaginemos el caso de todos esos sumisos que saben que la mujer no es Ama ni lo será nunca, aunque esto último es imposible de saber si no le plantean el tema abiertamente o sutilmente. Pero vamos, esas cosas se saben o se notan, y no creo que una mujer, a estas alturas, se haga pasar por sumisa o reniegue de la dominación femenina. Si ese fuera el caso, problema resuelto y premio de lotería para el sumiso.


Vamos con el caso más habitual. Sumiso que esconde su sumisión a la pareja, con enorme secretismo hasta el punto de que sería un milagro que la mujer sospeche que tiene un sumiso en casa. Y digo marido por resumir, que lo mismo sirve para novio, rollete o lo que sea. Pues resulta que un día, por un descuido de él, ella descubre algo o todo lo que esconde el marido. Alguna notará que le robaba las bragas para ponérselas él, otras verán algo en su ordenador que indica que ve porno femdom, y en el peor de los casos, descubrirán que él va con dóminas profesionales o directamente tiene Ama en su vida paralela.


Fijaos que ella podría sospechar algo de la manera positiva, es decir, en cosas que le afecten a ella para bien. El ejemplo de ponerse bragas a ella ni le va ni le viene, aparte de que pensará que él es marica. Pero ella podría notar que él siempre le da prioridad, que le hace la vida más fácil, que hace recados sin rechistar y un largo etcétera. El que se mueva en esa línea lo tiene más fácil para salir del armario. El que simplemente quiera que la mujer sea su dominatrix gratis, lo tiene más crudo. Y lo peor es que ella puede acceder si está ciegamente enamorada o si no quiere perderlo por motivos diversos como el asunto económico, el qué dirán, los hijos, el estatus o lo que sea.


A veces sí que me preguntaron cómo ser Ama del novio o de un tipo al que acaban de conocer. Lo bueno de esos casos es que ellos lo plantean al principio de la relación, y esas chicas en concreto estaban dispuestas a probar el tema y por eso me pedían consejo. Quiero decir que muchas mujeres tratan de adaptarse o de aguantarse, porque es lo que creen que deben hacer, aunque eso de dominar les suene a chino o les provoque rechazo. Si es una solución intermedia que les sirve a ambos, fantástico. Si por el contrario es una fuente de sufrimiento, mejor que se replantee si quiere seguir con ese hombre. Y eso es lo que temen muchos, que se queden sin encontrar Ama, con lo difícil que es, y encima sin pareja vainilla, que tampoco es sencillo. Lo de estar sin pareja es la tercera posibilidad que, visto lo visto, ni se plantea la mayoría, aunque me parece lo más honesto y gratificante.


Entonces, si eres una de esas mujeres que de repente descubres, o confirmas, que tu marido es sumiso de espaldas a ti, te comento lo siguiente. Lo primero que sentirás es que te traiciona, que no le pareces suficiente, que la relación no funciona, y no te falta razón al pensar así. Alguien que oculta una parte importante de su personalidad traiciona tu confianza y no aporta sinceridad plena a la relación. Si se va con otra, pagando o gratis, es una infidelidad y en mi caso sería motivo de ruptura definitiva, aunque “solo” tengan sesiones bdsm. La relación no funciona, piensas, pues así es, no funciona, del todo, puesto que haría falta femdom para que así fuera. En cuanto a que no seas suficiente, bueno, el hecho es que busca a tus espaldas algo real o fantasioso para colmar sus necesidades de sumisión, así que digamos que, a pesar de que seas una mujer estupenda, no estás por debajo de nadie, pero estás en otra liga distinta a las mujeres dominantes. 


Entonces, ¿qué puedes hacer? ¿Ponerle la maleta en la calle? ¿Enfadarte con él? ¿No darle importancia y guardarte el secreto? ¿Convertirte en su Ama, tanto si te gusta eso como si no? ¿Obligarlo a que deje de ser sumiso?...


Te digo desde ya que él no va a cambiar, así que si no te molesta que vea porno femdom mientras siga contigo, piensa que quizá justo cuando estáis en la cama él está fantaseando con esas cosas. Oye, que muchos vainillas (no-sumisos en el argot bdsm) estarán fantaseando con una modelo en ese momento. A mí me parece igual de triste, así que tú sabrás si te sirve una relación así.


Sobre lo de convertirte en su Ama, que es el consejo que seguramente estarán esperando mis lectores, solo te digo esto. Ni se te ocurra hacer tal cosa si no lo vives como algo natural que te apetece a ti. Quizá reprimas tus impulsos dominantes, si es que los tienes, porque choque con tus valores éticos acerca de la igualdad entre sexos, o porque la sociedad te vería como una maltratadora. Si buscas un poco por internet, verás que hay cosas que se suponen que son Dominación Femenina pero que realmente son cuatro locas y locos que caen en una espiral de abuso y degradación, en un binomio de psicópata narcisista y gusano sin autoestima, y lo mismo sirve para el caso amo-sumisa. El hecho de ser su (buena) Ama no es lastimarlo ni convertirte en una abusadora, de hecho puedes enfocar de manera positiva la relación y quitarle malos hábitos a la vez que tú tratas de mejorar para dar buen ejemplo. Sea como sea la manera en que lo enfoques, si es que te animas a dar el paso de probarlo, si de verdad queréis que sea femdom real, no te dejes llevar a su terreno, ni siquiera porque él tenga más experiencia que tú, al menos en la teoría. No quieras ser su amita de postal, esa fantasía onanista inalcanzable, no seas lo que él quiere porque entonces la dominada eres tú. Y si mañana le da por decir que le va el rollo swinger, le seguirás como una tonta a todo lo que te proponga, que es otro caso típico de los que meten a la mujer en el mundillo femdom, convenciéndolas de que hacerse putas delante de ellos es el no va más de la Dominación. Puaj. Así que mejor céntrate en cómo puede mejorar tu vida, y que demuestre que es tan sumiso como dice. Si es un simple pajillero que a la hora de la verdad no quiere ni sacar la basura, dile algo así como: ¿sumiso tú?, juas, déjate de historias. Muchos quieren Ama pero no la merecen, así de duro. O son simples fetichistas de ciertas prácticas sexuales apartadas de lo convencional, como ponerse bragas, lamer pies y un largo etcétera. Así que lo primero es que defina qué entiende él por sumisión, porque consiste en supeditarse a los deseos de la mujer, desde el respeto y el consenso, y ser feliz por ello.


En resumen, sin dejar de ser tú misma, explora sin presiones si eso del femdom es para ti y libremente decide lo que quieres hacer al respecto. Independientemente de cómo seas, probablemente te han inculcado un modelo de hombre de verdad, un macho alfa que el único interés que puede tener en la sumisión es convertirte a ti en su sumisa. Piensa, si es que la idea de un hombre sumiso te produce rechazo, a qué se debe; si es por el qué dirán, porque no cumple con tus expectativas sociales o porque realmente no va con tu naturaleza. Según donde busques información, sacarás la conclusión de que eso te repele o te atrae. Quizá te horroriza, con razón, apalear a un tío hasta hacerlo sangrar, pero lo de que te trate como a una reina, con razón también, seguramente te encante. Ojo, que no todo lo que brilla es oro ni todos los sumisos son tan entregados como dicen, que lo que buscan muchos es calentarse la entrepierna con fantasías alternativas. Si tienes muchas dudas, has llegado al lugar adecuado, porque en el fondo, aunque me leen más hombres que mujeres, toda la información está orientada a detectar a un auténtico sumiso en pro del bienestar femenino. Para mí un hombre sumiso de verdad es lo más parecido al mito del príncipe azul, teniendo claro que nadie tiene que rescatarme como si yo fuera una pava inútil ni darme una felicidad que solo me puedo dar yo misma. Así que ante todo infórmate bien, piensa en lo que necesitas en una relación y en lo que no estás dispuesta a aceptar y actúa en consecuencia. Habrá quien no tenga reparo en enviar al marido a una dominatrix o dejarle hacer su vida paralela y habrá quien lo meta en una FLR (female-led relationship: relación de autoridad femenina) del tirón. En cualquier caso, me parece que todos deberían dar el paso de ser honestos con quien comparten, se supone, algo más que los gastos de la hipoteca.


Todos mis libros femdom en amazon