~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


lunes, 31 de mayo de 2021

Aviso para suscriptores por correo electrónico

Este es un post corto para comentar que en breve dejará de funcionar el gadget de Seguir por correo electrónico, por si no lo sabéis. Blogger avisó sobre esto con este mensaje:

El widget FollowByEmail (Feedburner) va a desaparecer.

Has recibido esta información porque tu blog utiliza el widget FollowByEmail (Feedburner).

Hace poco, el equipo de Feedburner anunció que el servicio de suscripción de correo electrónico se retiraría el julio de 2021 a través de una actualización del sistema.

A partir de julio de 2021, tu feed seguirá funcionando, pero el servicio de envío de correos electrónicos automatizados a tus suscriptores, no.

Pues eso, que si la única forma que tenéis de leer mis entradas es cuando os llega un correo, ya mismo dejará de ser posible. ¿Alternativas? Podéis usar feed (en barra lateral, suscribirse a novedades) o servicios gratuitos como feedly o similares. También si eres seguidor con una cuenta Gmail, entra en Lista de lectura desde blogger. O guarda en favoritos, o sígueme en Twitter, que ahí enlazo los posts. O en mi página de Goodreads, ahí también se enlaza el blog. O busca el blog y entra :P


Todos mis libros femdon en amazon 

domingo, 25 de abril de 2021

Feliz… día especial

 


No se me ha olvidado la fecha, no. Así que aquí va la sorpresa, aunque más bien es un tease and denial jajaja. Este regalo lleva ya demasiado tiempo en mi poder y casi que me quema en las manos. Obviamente sólo lo verás en persona pero lo más importante del regalo, como de cualquier cosa, no es el objeto en sí ni el precio ni nada, sino esos detalles especiales que no se ven a simple vista y que tienen un significado que no todos captan, como ocurre en una buena relación femdom. Por eso traigo el detallito, o detallazo, por aquí. Y ojalá la normalidad de verdad, no la nueva normalidad y sucedáneos, después de nuestra particular pandemia, vuelva de una puñetera vez. Un beso (no añado un azote que está muy visto jajaja).

Todos mis libros femdon en amazon 

miércoles, 3 de marzo de 2021

La mirada del sumiso

 


Ya sabéis que me suelo centrar en las actitudes negativas del sumiso. No por nada, sino porque es lo que más abunda xD Voy a intentar centrarme ahora en algo positivo de la sumisión masculina. No va a ser un post muy largo porque estoy de año medio sabático con el aniversario del blog y tampoco hay mucho que explicar. Hay cosas medio abstractas como la famosa entrega, aunque yo tengo claro lo que es, pero de eso ya hablé en el pasado. Vamos con algo realmente tangible.

Con esto de la mirada del sumiso me refiero a lo siguiente. No siempre tenemos la misma expresión, excepciones aparte, pues hay gente menos inexpresiva que una maceta. Yo no tengo siempre la misma mirada y aunque no me veo, seguro que en esos momentos de dominación se me nota a través de los ojos lo que siento y pienso. Al sumiso le pasa igual. No me refiero a que ponga cara de estar calentorro perdido, que también, sino a una mirada especial en la que pasa de tener la cara que pone normalmente para ir por la vida a esa otra mirada en la cual notas que se “viene abajo”, se rinde ante ti, se le dulcifica el rostro, o se pone muy serio, o por el contrario se le pone una sonrisa que no puede disimular. Y todo eso es muy bonito, claro. Y tenía que contarlo, así que ahí quedó.


domingo, 21 de febrero de 2021

Cómo ser buena Ama

 


He recibido una consulta de una mujer dominante acerca de cómo avanzar en su camino femdom. Dice que ya tuvo relaciones en las que dominaba y cuidaba de ellos. No es habitual que alguien aclare este último punto así que me parece genial. Si tienes algo, lo cuidas porque es tuyo. Pero algunas cuidan más a sus zapatos que a los sumisos, a los que presumen de tratar como basura. En fin, relaciones tóxicas hay en todos lados.

La consulta se parece a otras que ya recibí en el pasado pero es diferente por un par de cuestiones. Ella ya se reconoce como dominante, no es como esas novatas totales que básicamente quieren complacer a sus hombres sumisos. Y luego dice que quiere desarrollar su parte como Ama, para lo cual pregunta por cursos o talleres. Intento retroceder a un punto parecido de mi pasado, cuando ya era Ama sin ponerle nombre, y confieso que jamás pensé que pudiera haber cursillos para esto.

No la critico por ello, simplemente me sorprende que alguien piense que esto se puede aprender o desarrollar en un curso, aunque hoy en día hay cursos para casi todo. Supongo que cuando hay dudas intentas explorar y ver la manera de avanzar de otra forma que no sea a base de ensayo y error. Creo que lo típico es buscar sumiso, probar, y aprender de la experiencia. Pero oye, a lo mejor nos podríamos ahorrar ir de relación en relación fallida si antes tuviésemos unas nociones teóricas. Al fin y al cabo llevo años dando una especie de cursillo desde el blog, aunque no esté organizado como tal, pero sí que está todo recopilado en mis libros. Aunque nadie escarmienta en cabeza ajena, me consta que mis libros ayudan, incluso los de ficción, aparte de que proporcionan ratos más que agradables, ya me entendéis.

Pero una cosa es teorizar y otra impartir un taller, con no sé qué contenido. ¿Clases prácticas de dominar a tu sumiso? Es que no lo veo, la verdad. No conozco este tipo de talleres más allá de clases de shibari o cosas así. Nos podemos quedar en la superficie y practicar protocolos, clases prácticas de usar una fusta o lo que sea, pero la idea que intento transmitir al hilo de esta consulta es que no se puede aprender a ser algo. O lo eres o no. Y me parece un poco preocupante que una mujer que ya sabe disfrutar dominando, que lo hizo de manera sana y positiva teniendo claro que ellos eran algo valioso a los que cuidar, ahora crea que le falta algo para ser “más Ama”.  

Así que voy a responder su consulta por aquí, entre otras cosas porque no ofrezco asesoramiento personalizado, y sobre todo por si le sirve a otras mujeres en la misma situación. También por aclarar la duda de muchos sumisos: ¿todas las mujeres dominantes son Amas, incluso sin saberlo? Pues no. Alguna habrá, pero es raro que no sepan lo que les atrae, por mucho que la sociedad ponga en un pedestal al modelo de macho alfa. Hay mujeres con pinta de mandonas que luego en la cama son gatitas obedientes, y ojo, viceversa. Entonces podríamos decir que un Ama es una mujer que asume la parte dominante en sus relaciones con sumisos. El par Ama-sumiso es lo que forma una relación femdom, obvio. Luego hay que ver la compatibilidad personal y de gustos dentro de la sexualidad no convencional: fetichismos, bondage, castidad, sado, etc.

Normalmente cuando se habla de ser Ama se centra todo en las sesiones bdsm, en la parafernalia, el cuero, las fustas, las prácticas, etc., empezando la casa por el tejado. Para mí todo eso es secundario y cualquiera puede hacer teatro en un momento dado, como demuestran las dóminas profesionales, que entran y salen del papel, o todos los que juegan a femdom-rol de espaldas a su vida vainilla.

Así que, ¿cómo ser “buena en esto”? La respuesta corta es, tú no necesitas nada más que ser tú misma. No sabes lo difícil que les resulta a los sumisos encontrar mujeres que se definan como dominantes por naturaleza, así que esa es la base. Lo malo es que muchos de ellos simplemente buscan que cualquier mujer les haga tal o cual cosa para cumplir una fantasía. Y si el sumiso es el que intenta llevar a la mujer a su terreno, ella se siente presionada para cumplir con un modelo de Ama porno o algo parecido.

Cada mujer debe conocer su camino dentro de la Dominación Femenina, y algunos sumisos malpensados podrán pensar que una mujer que necesita un cursillo es que realmente no lo lleva en la sangre. Ser Ama no es convertirte en otra persona ni hacer cosas muy alejadas de tu naturaleza, aunque muchas juegan un rato o se disfrazan de latex y hacen un teatro. Si no te va la ropa fetichista o directamente nunca te vistes de negro, no pasa nada, ponte seda roja. El hábito no hace al monje, aunque los sumisos, como todos los hombres, son muy visuales en los asuntos eróticos. Pero la mujer más sexy no es la que tiene medidas de modelo. Lo sexy es la actitud, la seguridad en una misma, que se note que estás a gusto contigo misma. Y si estás pendiente de no partirte la crisma subida a unos tacones imposibles, así es difícil transmitir nada de lo anterior.

La única diferencia si ahora estás con un hombre que dice abiertamente ser sumiso, en contraste con haber sido tú la parte dominante con chicos vainilla, es que él debería asumir su lugar fácilmente en la jerarquía femdom. Pero no por eso tienes tú que hacer algo extra, sino dejar libremente surgir de tu interior lo que realmente eres.

Lo del cursillo suena a “haz esto y lo otro”. Ser Ama es, para empezar, conocerte bien y saber lo que te funciona, cómodamente, sin presiones. No te sientas forzada a hacer lo que no te atrae y no dejes de hacer lo que te apetece, todo dentro de la cordura, el respeto y la salud. Si él tiene más experiencia que tú y te compara con otras Amas, tú le paras los pies y punto. Si no hay compatibilidad, pues nada, ya vendrá otro.

Este consejo sobra porque ya dices que cuidaste de tus parejas, pero no está de más decirlo, por si en el paso de ser “Ama de pleno” te pierdes un poco: no hagas daño nunca, ni física ni psicológicamente. Si notas que el sumiso tiene algún problema de este tipo, mejor que lo resuelva antes de dar el paso de empezar algo.

Si a pesar de lo que comento de que ser dominante y Ama es casi lo mismo, por no decir que es igual, aunque por ahí dicen que no eres Ama si no tienes sumiso, pero bueno; yo me defino como Ama porque a la hora de establecer relaciones, el único modelo que me funciona es el de Ama-sumiso. Como digo, si lo de Ama te parece que es más complicado, debes plantearte al principio de la relación hacia dónde quieres ir. En el pasado, ciertos sumisos con mil dudas me hicieron perder un tiempo valioso, y lo mismo les puede ocurrir a ellos si su supuesta Ama no se aclara.

Lo de ser “buena” Ama es un poco sinsentido. Las únicas Amas malas son las que buscan desplumar a los incautos, sacando dinero fácil de “cuatro tontos” según sus palabras, o las que maltratan para esconder sus frustraciones y complejos. Por lo demás, no hay dos relaciones iguales y hay que buscar lo que le funciona a cada cual. Si quieres hacer sesiones y luego olvidarte del tema, déjaselo claro, y que él haga lo mismo. La confusión más frecuente es que los sumisos en el fondo sean kinksters en busca de experiencias excitantes pero que se vendan como sumisos completos, o sea, complacientes más allá del sexo.

Puedes aprender a hacer bondage, por ejemplo, pero cuando hay sentimiento femdom y sentido común, hasta el nudo más sencillo basta para crear un momento mágico. Las técnicas se pueden aprender, las emociones no.

No dejes que te manden ellos con disimulo, a no ser que te guste lo de complacerlos y consentirlos. Utiliza tu experiencia previa, ya que la tienes, para saber lo que te gusta y lo que no. No empieces de cero, los hombres sumisos son como otros hombres, solo que con unos gustos determinados, y no esconden su naturaleza delante de una mujer complementaria.

Y para terminar, te animo a que te dejes de etiquetas y te lances sin mucho miedo. No sobran las mujeres que vivimos esto sin parafernalias, de forma natural y sin complejos, así que adelante. Si eres dominante de siempre y ahora vas a estar con un sumiso, no tengo mucho más que comentar, aparte de darte la enhorabuena.


Todos mis libros femdon en amazon 

domingo, 24 de enero de 2021

Aniversario de blog: una década de femdom positivo


Este gráfico de las estadísticas de mi blog no lo pongo por hablar de aburridos números, sino por comprobar que la mayoría de los lectores que llegan aquí no lo hacen de casualidad, vienen buscando específicamente lo que yo cuento, y ese es el verdadero éxito de cualquiera que se dedique a difundir el tema que sea. 

Diez años ya. Se dice pronto, eh. En 2011 arrancaba este blog, en otoño concretamente. Pero la idea me rondaba desde hacía tiempo, así que durante todo este 2021 considero que oficialmente, y porque lo digo yo xD, este blog cumple una década. Puedo escoger cualquier entrada al azar y sigo pensando lo mismo que escribí en su momento. Y sigo aprendiendo. Cada vez más sabia y, por qué no decirlo, con un poquito menos de ilusión que entonces. No por el femdom, sino por poner por escrito lo que en el fondo es lo mismo una y otra vez. 

El balance global ha sido positivo, desde luego. A mí me ha servido de mucho y me ha dado momentos imborrables. Conocí personas, algunas más válidas que otras, pero de todas las situaciones aprendí algo, que de eso se trata. Incluso los supuestos fracasos los valoro como experiencia para el futuro. Publiqué libros, muchos, y la lista sigue creciendo. Pillé la costumbre de encontrar escenas femdom en cualquier cosa que veo, que he ido recopilando sin parar, y me consta que es una costumbre que se le ha pegado a más de un lector/lectora. Aquí no encontraréis vídeos porno, excepto uno que puse y tuve que retirar por la censura de blogger, sino escenas normales pero con connotaciones claramente femdom.

Imposible resumir o quedarme con algo en concreto. Ahí tenéis el archivo completo para que saquéis vuestras conclusiones. Consejos, experiencias, libros, vídeos, y mucho más. Creo haber cubierto un hueco que no estaba muy poblado, el de las Amas de vocación que vivimos una Dominación Femenina sensata sin parafernalias ni teatros, que valoramos a los verdaderos sumisos como la joya escasa que son, y yo al menos espero contribuir a que este modelo de relación esté cada vez más naturalizado. Así que, fuera estigmas y a vivir con valentía la única vida que tenemos.

En lo personal, mi situación está en pausa entre pandemias y circunstancias ajenas a mi voluntad, y no tengo la relación Ama-sumiso plena que me gustaría tener a día de hoy. Y hasta ahí voy a contar. Lo que sí puedo contar es que todos los momentos de plenitud femdom que he vivido hasta ahora, con esta persona y con otros sumisos, son tesoros que nadie me puede quitar y que son la felicidad en mayúsculas que otros persiguen en vano durante toda la vida.

Hablando de personas, los comentaristas cada vez comentan menos, algunos se fueron cansando y a otros los eché yo. Y la verdad es que hay muy pocos trolls, que me hacen gracia por lo parecidos que son siempre. Supongo que hasta será la misma persona xD. Repiten mucho que seguramente soy un hombre. A muchos les choca que una mujer pueda escribir tan bien y de forma tan coherente, o que no hable de cuatro frivolidades mientras enseña las tetas. Ahí en el lateral tenéis la única foto mía que publiqué hasta la fecha, y quien vea en eso a un hombre (detrás del sumiso arrodillado, claro :P), que se revise las gafas.

Hay muchas anécdotas y cosas que ocurrieron entre bambalinas que solamente sé yo y los implicados, y que no voy a compartir. Pero, sin dar nombres, hubo hasta escarceos entre Amas y sumisos en los comentarios, así que para los vagos que no comentan, ya saben lo que se pueden perder :P Al hilo de esto, os recuerdo que tengo otro blog para eso de las citas femdom, aunque no tenga tanto alcance como este:

https://citasfemdom.blogspot.com

Por contar una anécdota cualquiera, recuerdo a una chica que llegó enviada por un ex candidato a sumiso mío bastante decepcionante, para buscar consejo, o para que ella de alguna manera se convirtiera en mi clon jaja, y le di el único consejo sensato: huye, chica, y no mires atrás. En fin, anécdotas hay bastantes, quizá algún día las recopile y todo.

Hubo algunos puntos de inflexión en el tirón de mi blog, que supera de sobra el millón de visitas. Fueron momentos en los que dije que no hay que dar por sentado que en femdom todo es válido ni entramos todas en el mismo corsé, y me refiero al mental. Cuando dije que la feminización es machismo encubierto, todos esos que querían ser putitas se llevaron una gran decepción. Y lo mismo sirve para los cuernos, la absurda teoría supremacista y todo el repertorio porno de lo típico que supuestamente deberíamos hacer todas las Amas y todos los sumisos. Me da igual perder seguidores cuando son gente que no tiene nada que ver con mi visión de esto. No llegué aquí porque estuviera harta de relaciones vainilla fallidas aunque en mi caso no puedan funcionar, por ser como soy, ni me introdujo ningún amo ni nadie en esto, ni vengo del mundillo liberal buscando nuevas sensaciones. Soy así y punto.

En 10 años las cosas cambian, aunque no sabría decir en qué cambió la sociedad en este tiempo con respecto a la D/s, más allá de la estúpida moda de las 50 sombras. Quizá ahora los jóvenes se apuntan a cualquier novedad sexual sin complejos, pero sin tener sentimiento sumiso, con lo cual en el fondo hay cosas que nunca cambian: las dobles vidas, los que no se aclaran, los que usan internet para engañar al prójimo en vez de aprovechar el potencial que supone, etc. También aumentó el número de las putillas chonis que se meten a findoms, pero pronto se darán cuenta de que no hay tanto supuesto pardillo para financiar a tanta tía vulgar buscando pasta fácil.

No digo “por otros 10 años” porque quién sabe, los blogs a este paso puede que desaparezcan, si no lo hacen mis ganas por publicar. Ya va todo en la línea de lo inmediato, de las 4 frases en twitter y a otra cosa. Pero podría dejarlo aquí y sentirme feliz y satisfecha :)

Este año me lo tomaré casi sabático, creo yo. Aún no he decidido cómo celebrar la efeméride, pero alguna sorpresa habrá, así que atentos.


Todos mis libros femdon en amazon 

domingo, 27 de diciembre de 2020

Fin femdom para 2020


Bueno, pues este año horrible va llegando a su fin. No voy a extenderme en hablar de lo que ya sabemos, de esta pesadilla hecha realidad que nunca imaginamos posible. Pero ahora toca mirar al futuro, tratar de pasar página y esperar que encima no empeore todo: crucemos los dedos. Y para este blog, el año 2021 es una fecha especial, porque se cumplen nada menos que… 10 añazos desde que empecé a escribirlo. Así que quizá haya alguna sorpresa de esas dignas de ocurrir una vez cada década, ya veremos.

Buen final de año y espero que hayáis dado un ejemplo positivo en el uso de la mascarilla, qué menos, ¿no? Y si ya va con mensaje femdom, mejor que mejor.


Despido este año con uno de mis recopilatorios de escenas femdom captadas por ahí en películas y series vainilla. Este vídeo contiene escenas recogidas por mí durante años, más alguna contribución de mis queridos lectores. Como veréis hay de todo y de diversa calidad de imagen. El audio varía porque como digo es un mix de muchas cosas distintas y ya bastante curro es montar esta clase de vídeos como para unificar el volumen. Así que no quiero quejas :P Venga, derechitos a youtube a mirar el vídeo y a darle like.

Hasta el año que viene.

https://youtu.be/Av5G7hPx7HY

 

Todos mis libros femdon en amazon 

domingo, 15 de noviembre de 2020

Estereotipos femdom

 


Al hilo de varias consultas que me siguen llegando y que son temas repetidos ya, voy a comentar algunos motivos acerca de tanta confusión y problemas a la hora de establecer relaciones femdom. Uno de los problemas es ese de los estereotipos, las ideas preconcebidas, las falsas expectativas, etc. No sé cuántas veces he visto ya lo mismo: esa novia vainilla que acepta a regañadientes jugar a lo que su chico sumiso le propone pero que en el fondo piensa que eso le quita hombría; esa mujer que parece dominante pero solo es una loca agresiva; el típico caso del que quiere llevar a la pareja al lado oscuro sin conseguirlo; dar por sentado que una mujer con carácter fuerte automáticamente está interesada en los sumisos y ejemplos por el estilo. Y en el fondo es todo lo mismo, se trata de querer que los demás encajen en el molde que nos montamos en la cabeza o caer en los rígidos modelos que se monta la sociedad desde tiempos remotos. Todo debería ser tan sencillo como aceptarse a uno mismo, para empezar, y aceptar y respetar al otro, y ya según eso, buscar compatibilidades.

Pero claro, la mayoría empieza la casa por el tejado. No se aceptan a sí mismos en sus tendencias sumisas, aunque las tengan desde la pubertad, y acaban emparejados con una mujer que no tiene ni idea de lo que esconde él en el armario. Así es difícil que acepten algo que desconocen, y cuando lo saben o descubren, con las cuatro ideas preconcebidas que tiene cualquiera, los aceptan menos todavía, y tampoco los respetan. Con lo cual, es una bola de nieve que empieza por la falta de sinceridad del sumiso, continúa con las ideas equivocadas de las  mujeres vainilla acerca de mazmorras y latigazos, y culmina en una vida de engaños e insatisfacciones entre dos personas que probablemente no debieron emparejarse nunca.

Y de repente quieren, por arte de magia, convertir a la pobre en algo que no es, ni le interesa ser, ni lo será nunca. Que parte de la culpa es de la idea generalizada de que todo esto va de malvadas abusadoras y peleles sin autoestima, pues vale, pero ya ahí entra la capacidad de cada cual para tener sus propias opiniones en base a la realidad de lo que le demuestre el sumiso en cuestión. Pero, ay, la realidad… La triste realidad de muchos de estos es ahorrarse el dinero de una dominatrix y tener el repertorio porno femdom gratis en casa con la parienta. Que por supuesto no debería haber mejor persona a la que someterse que tu pareja, que se supone, ejem, que es tu alma gemela y que te conoce mejor que nadie, ejem ejem… Es lo que tiene empezar la casa por el tejado, como digo. Guardarse ese “secretillo” hasta que entienden que es algo básico para su sexualidad. Y aunque sea más honesto intentar ese milagro, que a veces hasta saldrá medio bien, que irse a ponerle los cuernos con cualquiera que encuentren en los chats de sado, al fin y al cabo se trata de forzar una situación y hacer tambalear una relación que de entrada no se planteó bien.

Poneos por un instante en el caso opuesto, majetes. Imagina que tú te encuentras con que un día tu mujer te dice que le van los unicornios azules, y tú, que no te pareces ni de lejos a eso, lo primero que sientes es que te están rechazando (con razón…), que ella es una loca por tener unos gustos tan raros, que eso no es propio de una mujer normal, que no te da la gana de acompañarla en sus tonterías, y razonamientos por el estilo. 

¿Lo entiendes un poco mejor ahora? Esto no consiste en comprarle un traje de cuero y ponerle una fusta en la mano ni nadie puede cambiar a otra persona a su antojo. ¿Cambiaste tú alguna vez por obligación externa? Pues eso, que tú no eres otra cosa ni te da la gana de serlo, a no ser que en el fondo lo seas sin saberlo, lo cual es harto improbable ya a ciertas alturas. ¿Así que por qué narices pretendes que los demás cambien porque te dé la gana? Y todo porque no tuviste huevos de plantearlo antes de tener una relación. Y antes que nada, pregúntate si tú quieres tener Ama o si simplemente buscas dominación a la carta según el menú que tú decidas, porque si encima de todo eres un falso sumiso que quieres “someterte” diciéndole a ella lo que debe ordenarte hacer, entonces le puedes decir tranquilamente a tu mujer vainilla, o sumisa, que en realidad estás mandando tú, y todos contentos…

Ya quisiera yo tener fórmulas mágicas y que esto fuera menos minoritario, no porque me importe salirme de la norma social, sino por el arduo camino de años que conlleva encontrar a alguien compatible que encima sea sumiso (o Ama, para ellos). Y encima de minoritario, está este problema de los clichés, tanto por parte de los (y las) que buscan una especie de película porno femdom llevada a la vida real como por parte de las que se horrorizan por el hecho de que un hombre quiera someterse.

Recuerdo cierto libro que, sin pretenderlo, trataba un poco de todo esto. Él es víctima de un hechizo que lo obliga a obedecer a la dueña de cierto objeto, y excepto una de ellas, que es la típica cruel de postal, las demás no abusan de su privilegio. Hasta que llegamos a la protagonista y dueña actual, que directamente decide que nunca usará su poder, para mi gran decepción jaja. Pero es interesante porque lleva razón en una cosa: él no elige obedecer, es que no tiene más remedio. Y con las otras dueñas siempre buscaba el punto débil para darle la vuelta y salirse él con la suya. Y es que, a pesar de lo que puedan creer por ahí, y de lo que fantasean muchos, lo de forzar a un hombre contra su voluntad en un contexto femdom es pura contradicción.

Un ejemplo. Supongamos un facesitting sin ataduras. La mayoría de hombres puede liberarse con un simple movimiento del peso del cuerpo de la mayoría de mujeres, en caso de que empiece a asfixiarse y ella no quiera apartarse. Aparte de que antes de llegar a ese punto se supone que conoces a la otra persona y tienes la confianza de que no te hará ningún daño. Aquí no hay pobrecitos desvalidos sufriendo, sino que ellos están deseosos de ser usados y disfrutan con ello. Que desde fuera, o con actores porno, parezca una tortura dañina, es una percepción equivocada.

Dijo Jean-Paul Sartre: “Aquel que quiere ser amado debe querer la libertad del otro, porque de ella emerge el amor; si lo someto, se vuelve objeto, y de un objeto no puedo recibir amor.” No le faltaba razón si lo comparamos con esos sumisos y Amas de sesiones, sin vínculos de ningún tipo, que se utilizan mutuamente para calmar un calentón. Pero someter a alguien, ojo, con su consentimiento, no le quita humanidad ni capacidad de sentir emociones. Sin embargo, esto último es lo que menos abunda, desde dentro del mundillo y también visto desde fuera. Ya digo, son estereotipos, que se encargan de perpetuar las profesionales y sumisos de doble vida.

En ese libro, que no voy a recomendar como otras veces porque en el fondo es anti-femdom, la protagonista no quiere saber nada de dominación femenina, pero sin embargo está encantada cuando él le agarra las manos y la inmoviliza mientras la empotra. Ella, como muchas otras, opinan que forzar al hombre a obedecer es hacerle sentir mal, es algo desagradable para ambos, injusto, poco sexy, hasta contrario a los derechos humanos jaja. Un hombretón como el del libro, fiero, luchador, fuerte, varonil, no debe someterse, no es el orden natural de las cosas… Eso es lo que muchas creen. Pero como digo, nadie busca pasarlo mal en todo esto, excepto los cuatro zumbados que hay en cualquier ámbito. El hecho de sentirse dominado es algo excitante para los sumisos, y debería ser tan respetable como lo contrario. Cuando la sociedad los empuja al camino opuesto, el de dominar y ser machos alfa, para qué iba ninguno a complicarse la vida y escoger un camino lleno de sufrimiento y estigma social. Obviamente, es algo que les nace, que nadie les impone, por si todavía no queda esto claro. Y no lo digo tanto por mis lectores habituales, que lo tienen claro, sino por hacer difusión social entre el resto de lectores no sumisos. Me atrevo a decir que alguna mujer cree que debe adoptar el papel de sumisa porque su pareja se lo inculca y porque era el esquema típico en el pasado y también ahora, aderezado por el supuesto glamour de la moda 50 sombras. Pero ningún hombre tiene esa presión ni una moda que seguir, por tanto la sumisión masculina rara vez es algo fingido, aunque haya muchos falsos sumisos, pero esa es otra historia. Todo es respetable desde el consenso y la cordura pero que el dúo amo-sumisa sea lo normal incluso dentro de cualquier relación supuestamente igualitaria me parece terrible.

En cuanto a que no resulte sexy, no entiendo en qué momento se impuso la idea de que un hombre varonil que acata todos tus deseos no es como para derretirse. Me fastidia que la pasividad se entienda como propia de hombres que no valen para nada o que esconden una homosexualidad mal resulta, aunque de todo hay. Me parece triste que una mujer crea que no es excitante ser la parte activa, la que le arranque la ropa al hombre y lo use a su antojo, pero no para tomar la iniciativa primero y luego dejarse hacer lo que él quiera, como esas escenas que abundan en muchas películas, sino para marcar el ritmo en cada momento. Ojo, que respeto todo tipo de deseos del prójimo, pero cada vez que se caricaturiza el esquema mujer activa-hombre pasivo, se produce una falta de respeto brutal y se levanta cada vez más alto el muro de la intolerancia hacia un femdom natural y sano. Y quizá si tuviese más peso el femdom real y no la idea llena de prejuicios de la mayoría de la gente que resume esto en las dominatrix, los peleles, las psicópatas y todo ese tipo de circos, quizá, digo, muchas se animarían a dar el paso de descubrir lo que realmente desean más allá de lo que se les trata de imponer desde la sociedad, y con bastante éxito por lo que parece. Y tampoco se dejarían confundir por lo que su pareja de repente le propone, para más beneficio de él que de ella.

Todos mis libros femdom en amazon