~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


domingo, 12 de enero de 2020

Qué hacer si descubres que tu marido es sumiso



Muchos me preguntan cómo convertir a la pareja en Ama, pero por parte de ellas nunca recibo la pregunta opuesta, cómo convertir al marido en sumiso, quizá porque saben de sobra que no se puede convertir a alguien en algo que no es, y si son Amas, lo más probable es que no lo oculten y se emparejen con un sumiso de entrada. Aunque también está el caso de las que tienen sumiso aparte de pareja vainilla o incluso dominante. No voy a analizar ni a juzgar ese caso así que sigo con otro posible escenario.


Imaginemos el caso de todos esos sumisos que saben que la mujer no es Ama ni lo será nunca, aunque esto último es imposible de saber si no le plantean el tema abiertamente o sutilmente. Pero vamos, esas cosas se saben o se notan, y no creo que una mujer, a estas alturas, se haga pasar por sumisa o reniegue de la dominación femenina. Si ese fuera el caso, problema resuelto y premio de lotería para el sumiso.


Vamos con el caso más habitual. Sumiso que esconde su sumisión a la pareja, con enorme secretismo hasta el punto de que sería un milagro que la mujer sospeche que tiene un sumiso en casa. Y digo marido por resumir, que lo mismo sirve para novio, rollete o lo que sea. Pues resulta que un día, por un descuido de él, ella descubre algo o todo lo que esconde el marido. Alguna notará que le robaba las bragas para ponérselas él, otras verán algo en su ordenador que indica que ve porno femdom, y en el peor de los casos, descubrirán que él va con dóminas profesionales o directamente tiene Ama en su vida paralela.


Fijaos que ella podría sospechar algo de la manera positiva, es decir, en cosas que le afecten a ella para bien. El ejemplo de ponerse bragas a ella ni le va ni le viene, aparte de que pensará que él es marica. Pero ella podría notar que él siempre le da prioridad, que le hace la vida más fácil, que hace recados sin rechistar y un largo etcétera. El que se mueva en esa línea lo tiene más fácil para salir del armario. El que simplemente quiera que la mujer sea su dominatrix gratis, lo tiene más crudo. Y lo peor es que ella puede acceder si está ciegamente enamorada o si no quiere perderlo por motivos diversos como el asunto económico, el qué dirán, los hijos, el estatus o lo que sea.


A veces sí que me preguntaron cómo ser Ama del novio o de un tipo al que acaban de conocer. Lo bueno de esos casos es que ellos lo plantean al principio de la relación, y esas chicas en concreto estaban dispuestas a probar el tema y por eso me pedían consejo. Quiero decir que muchas mujeres tratan de adaptarse o de aguantarse, porque es lo que creen que deben hacer, aunque eso de dominar les suene a chino o les provoque rechazo. Si es una solución intermedia que les sirve a ambos, fantástico. Si por el contrario es una fuente de sufrimiento, mejor que se replantee si quiere seguir con ese hombre. Y eso es lo que temen muchos, que se queden sin encontrar Ama, con lo difícil que es, y encima sin pareja vainilla, que tampoco es sencillo. Lo de estar sin pareja es la tercera posibilidad que, visto lo visto, ni se plantea la mayoría, aunque me parece lo más honesto y gratificante.


Entonces, si eres una de esas mujeres que de repente descubres, o confirmas, que tu marido es sumiso de espaldas a ti, te comento lo siguiente. Lo primero que sentirás es que te traiciona, que no le pareces suficiente, que la relación no funciona, y no te falta razón al pensar así. Alguien que oculta una parte importante de su personalidad traiciona tu confianza y no aporta sinceridad plena a la relación. Si se va con otra, pagando o gratis, es una infidelidad y en mi caso sería motivo de ruptura definitiva, aunque “solo” tengan sesiones bdsm. La relación no funciona, piensas, pues así es, no funciona, del todo, puesto que haría falta femdom para que así fuera. En cuanto a que no seas suficiente, bueno, el hecho es que busca a tus espaldas algo real o fantasioso para colmar sus necesidades de sumisión, así que digamos que, a pesar de que seas una mujer estupenda, no estás por debajo de nadie, pero estás en otra liga distinta a las mujeres dominantes. 


Entonces, ¿qué puedes hacer? ¿Ponerle la maleta en la calle? ¿Enfadarte con él? ¿No darle importancia y guardarte el secreto? ¿Convertirte en su Ama, tanto si te gusta eso como si no? ¿Obligarlo a que deje de ser sumiso?...


Te digo desde ya que él no va a cambiar, así que si no te molesta que vea porno femdom mientras siga contigo, piensa que quizá justo cuando estáis en la cama él está fantaseando con esas cosas. Oye, que muchos vainillas (no-sumisos en el argot bdsm) estarán fantaseando con una modelo en ese momento. A mí me parece igual de triste, así que tú sabrás si te sirve una relación así.


Sobre lo de convertirte en su Ama, que es el consejo que seguramente estarán esperando mis lectores, solo te digo esto. Ni se te ocurra hacer tal cosa si no lo vives como algo natural que te apetece a ti. Quizá reprimas tus impulsos dominantes, si es que los tienes, porque choque con tus valores éticos acerca de la igualdad entre sexos, o porque la sociedad te vería como una maltratadora. Si buscas un poco por internet, verás que hay cosas que se suponen que son Dominación Femenina pero que realmente son cuatro locas y locos que caen en una espiral de abuso y degradación, en un binomio de psicópata narcisista y gusano sin autoestima, y lo mismo sirve para el caso amo-sumisa. El hecho de ser su (buena) Ama no es lastimarlo ni convertirte en una abusadora, de hecho puedes enfocar de manera positiva la relación y quitarle malos hábitos a la vez que tú tratas de mejorar para dar buen ejemplo. Sea como sea la manera en que lo enfoques, si es que te animas a dar el paso de probarlo, si de verdad queréis que sea femdom real, no te dejes llevar a su terreno, ni siquiera porque él tenga más experiencia que tú, al menos en la teoría. No quieras ser su amita de postal, esa fantasía onanista inalcanzable, no seas lo que él quiere porque entonces la dominada eres tú. Y si mañana le da por decir que le va el rollo swinger, le seguirás como una tonta a todo lo que te proponga, que es otro caso típico de los que meten a la mujer en el mundillo femdom, convenciéndolas de que hacerse putas delante de ellos es el no va más de la Dominación. Puaj. Así que mejor céntrate en cómo puede mejorar tu vida, y que demuestre que es tan sumiso como dice. Si es un simple pajillero que a la hora de la verdad no quiere ni sacar la basura, dile algo así como: ¿sumiso tú?, juas, déjate de historias. Muchos quieren Ama pero no la merecen, así de duro. O son simples fetichistas de ciertas prácticas sexuales apartadas de lo convencional, como ponerse bragas, lamer pies y un largo etcétera. Así que lo primero es que defina qué entiende él por sumisión, porque consiste en supeditarse a los deseos de la mujer, desde el respeto y el consenso, y ser feliz por ello.


En resumen, sin dejar de ser tú misma, explora sin presiones si eso del femdom es para ti y libremente decide lo que quieres hacer al respecto. Independientemente de cómo seas, probablemente te han inculcado un modelo de hombre de verdad, un macho alfa que el único interés que puede tener en la sumisión es convertirte a ti en su sumisa. Piensa, si es que la idea de un hombre sumiso te produce rechazo, a qué se debe; si es por el qué dirán, porque no cumple con tus expectativas sociales o porque realmente no va con tu naturaleza. Según donde busques información, sacarás la conclusión de que eso te repele o te atrae. Quizá te horroriza, con razón, apalear a un tío hasta hacerlo sangrar, pero lo de que te trate como a una reina, con razón también, seguramente te encante. Ojo, que no todo lo que brilla es oro ni todos los sumisos son tan entregados como dicen, que lo que buscan muchos es calentarse la entrepierna con fantasías alternativas. Si tienes muchas dudas, has llegado al lugar adecuado, porque en el fondo, aunque me leen más hombres que mujeres, toda la información está orientada a detectar a un auténtico sumiso en pro del bienestar femenino. Para mí un hombre sumiso de verdad es lo más parecido al mito del príncipe azul, teniendo claro que nadie tiene que rescatarme como si yo fuera una pava inútil ni darme una felicidad que solo me puedo dar yo misma. Así que ante todo infórmate bien, piensa en lo que necesitas en una relación y en lo que no estás dispuesta a aceptar y actúa en consecuencia. Habrá quien no tenga reparo en enviar al marido a una dominatrix o dejarle hacer su vida paralela y habrá quien lo meta en una FLR (female-led relationship: relación de autoridad femenina) del tirón. En cualquier caso, me parece que todos deberían dar el paso de ser honestos con quien comparten, se supone, algo más que los gastos de la hipoteca.


Todos mis libros femdom en amazon

9 comentarios:

  1. Pienso que todo sumiso debe hacerse las siguientes tres preguntas antes de entregarse a nadie:

    1) ¿Realmente soy sumiso y lo voy a seguir siendo hasta que muera y no tengo remedio?
    2) ¿Voy a comprometerme y cumplir religiosamente a obedecer sin chistar todas las órdenes y deseos de esta mujer a la que me entrego, incluyendo aceptar castigos si fueran necesarios? (ahí si se quiere con los límites que se pacten: yo no obedecería dejar de atender a mis padres ancianos si me lo exigiera ni cometería un delito ni tomaría drogas) -sé que mi Mujer jamás me pediría eso y si se volviera loca para ello, no la obedecería en eso, pero para lo demás soy dócil y obediente, incluso activo y propositivo para adelantarme a su bienestar.
    3) ¿Estoy dispuesto a trabajar duro por mi Señora, a asumir todas las tareas domésticas, a ser siempre el que lleva toda la carga, el que está dispuesto para cualquier mandado en cualquier momento, dispuesto a ser su chófer, su camarero, su cocinero, su chacha, a traer dinero a casa sin decidir sobre el mismo, a ser su masajista, suchicoparatodo...? Ser sumiso no es profesión para vagos

    Si las tres preguntas se responden afirmativamente hay vía libre para ofrecerse uno a su pareja en ese sentido, pero es imprescindible hacerse uno mismo ese examen.

    Si es la mujer la que descubre la sumisión de su marido, creo que es preciso que averigüe si realmente su pareja respondería afirmativamente a las tres; y ella se plantee también si le gusta un marido con una actitud entregada, activa y obediente hacia ella. Son todo ventajas y es importante que exista esa comunicación en la que ambos son conscientes de ese deseo de sumisión.

    Me cuesta pensar que haya mujeres que rechacen esa actitud de entrega. Distinto es el que acepten y disfruten de un tratamiento desigual (ser llamadas Amas o Señoras), entren en dinámicas de tease-denial, control, ejecución de castigos (aunque sea de forma instrumental y ocasional), o juegos de "humillación" (de colocar a cada uno "en su lugar") etc ... que puede entrar dentro de las cosas que le hacen tilín al sumiso pero no necesariamente a la chica que tiene de pareja al sumiso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvo excepciones, la mayoría de mujeres no ponen reparo a ser tratadas como una reina, eso por supuesto. El problema es cuando ven actitudes enfermizas como el masoquismo extremo, la coprofagia y demás, o la posible homosexualidad encubierta asociada al falo de plástico y a la bisexualidad forzada. Vamos, es lo mismo que me pasaba a mí cada vez que he rechazado a un "sumiso" durante todos estos años.

      Eliminar
    2. El sumiso tiene una energía muy potente. Es como tener energía de fusión: si la usas mal destruyes una ciudad si la usas bien con un rato le das energía por un año.

      Cuando buscaba Ama, me encontré con tres que les ponía muchísimo penetrar al sumiso por detrás. Con una, la única que vi algo parecida a mí para plantearme un quizás como pareja y fui a conocer a Sevilla, la ciudad donde vivía entonces. No fui con ánimo de tener sesión, sino de conocerla en real (y pasamos cuatro días juntos en su casa ... ahora lo pienso y digo yo chalado y ella también porque eso es de locos, tanto por mi parte como por la de ella) Fueron unos días muy chulos, me presentó gente del mundillo de la universidad de allí, amigos suyos y sí hubo una sesión, que salió de ella el último día.
      A mí eso de ser penetrado no me llamaba la atención precisamente. Sí en cambio la lluvia dorada que ella nunca había probado. Obviamente yo hice lo que ella quiso que hiciera: hubo masajes, oral, me penetró con un dildo-arnés y se hizo pipí (por primera vez en su vida) en la boca (y yo bebí absolutamente todo, lo cual no es enfermizo ni insano sino un puro intercambio de poder) - experiencia que a ella le encantó, de hecho desde entonces posteriormente me dijo que lo hacía cuando podía porque le encantaba la sensación de poder haciendo eso.
      A mí la penetración me dolió un huevo -a pesar de sus cuidados de dilatarme mientras le hacía oral, etc ..., aunque aguanté sin quejarme hasta que quiso terminar- Hubo más sufrimiento que disfrute pero sí llegué a disfrutar un poco de la sensación de posesión y de pensar que ella estuviera disfrutando.
      Me comentó luego que en ese rato ella no había sentido lo que le gusta sentir: que conmigo no le salía "ser mala" (la vena sádica imagino, que ella sí tenía). Con el tiempo pienso que igual precisamente mi docilidad: el no haber gritado porque me dolía de verdad o no haber intentado zafarme jugó en contra de ella, de que realmente disfrutara.
      Matizaría tu afirmación en que no creo que todo el que se presta a sexo anal es homosexual o bisexual: simplemente puede ocurrir que su masoquismo o su deseo de sometimiento es un estímulo sexual mayor que el rechazo que puede causarle a un hombre que le haga su pareja una penetración

      Eliminar
    3. Sobra tu matización porque ya puse "posible" homosexualidad.
      Una cosa es que en una situación límite alguien recurra a beber orina para no deshidratarse y otra que no sea perjudicial, es material de deshecho al fin y al cabo. Que sea tu fetiche, vale, pero no generalices.

      Eliminar
    4. Creo que -si no me equivoco- precisamente para rehidratarse está desaconsejado porque contiene demasiadas sales, con lo que la necesidad del cuerpo de agua aumenta no disminuye. Es decir que beber orina contribuye a deshidratar no a hidratar. De ahí que si se practica esta ingesta conviene acompañar con una mayor hidratación.

      Pienso que no es perjudicial, al menos si se toma con moderación. He tenido periodos de mi vida en que he tomado orina casi regularmente y estoy sano como un roble (toco madera). En sí es un material estéril (salvo que la persona tenga una infección claro).

      En un periodo concreto fue con otra niña (éramos ambos muy jóvenes) y fue un verano casi completo y casi a diario, y no pequeñas cantidades precisamente: a veces más de una vez en un mismo día.
      En otro periodo concreto de mi vida pero bastante extenso era mi propia orina.
      No sé si a la larga tendrá alguna repercusión. Ya tengo cuarenta y varios y soy de los que sólo pisan el médico para acompañar a alguien: a la Seguridad Social hasta la fecha le he salido muy barato.

      Aún así, ante el desconocimiento o falta de estudios serios al respecto, sí soy partidario de la moderación. Si alguna vez mi Señora quisiera darme ese gusto (porque lo sería, como dices es un fetiche y por tanto, en mi caso un atajo para sentirme en ese subespacio) y si resultara que de pronto descubriera Ella que le gustara tanto como a mí, o le resultase en realidad tan cómodo el tenerme para ese servicio "de proximidad" como se siente para que le traiga al sofá unas pipas o un colacao, creo que deberíamos ser cautos y no abusar de ello. Y en cualquier caso yo tener la precaución de siempre de beber algo más agua de lo acostumbrado cuando me "usara", sobre todo en verano.

      No bebo ni fumo pero todo no iba a ser perfecto...

      Eliminar
    5. En una situación límite es algo que seguro hace la gente por el simple impulso de beber, que deshidrate o no ya depende de lo diluida que esté, pero vamos lo que quiero decir es que la urofagia está considerada como un trastorno, no sexual ni mental, sino alimentario, y por tanto más cerca de lo mental. Beber la propia orina desde luego ya ni sumisión ni leches.

      Sobre lo de "tu Señora", a falta de que ella opine por aquí, cosa que jamás ocurrirá, mejor harías en dejarla fuera de todo esto. Perfecto no creo que seas, y eso que ella ni se imagina todo lo que escondes, que no es precisamente para alardear, como lo de beber orina, por muy normal que te parezca.

      Aprovecho para decirle al troll que te stalkea, que me interesa cero por ciento lo que mis lectores hagan en otros foros, que si roban caca ajena o se lo inventan, mi estómago está mejor sin saber esas cosas.

      Fin del tema.

      Eliminar
    6. No insisto en el tema.

      Sobre mi Señora sabe perfectamente de mis experiencias con la lluvia dorada, y no se cierra a probarlo algún día

      Eliminar
  2. Sobre los "trastornos", pienso que el ser humano, con demasiada facilidad considera de "locos" o de "trastornados" o "enfermos" aquello que no comprende. Ya sabe: eso que se sale de la norma pone nervioso.

    Aún muchos profesionales del coco, consideran también un trastorno o parafilia el sentir placer por dominar a otro o el sentir placer por someterse a otro. Justo hace un rato lo he visto en unas cuantas páginas de psiquiatría: como trastorno mental. Al final si nos descuidamos volverán a tildar de trastornados a los homosexuales o tildarán de sufrir un trastorno alimenticio a las chavalas que les guste tragarse el semen de su pareja o a los que nos guste hacerle un oral a la nuestra y tragar sus jugos. Así que ojo con juzgar si tal o cual cosa es "trastorno" o "enfermedad" porque volvemos a la caverna.

    En mi opinión: lo que no le impide la vida a uno mismo o a los que le rodean mejor que quede lejos de enjuiciamientos, sobre todo cuando el que pretende juzgarlo no es capaz ni de comprenderlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué ascazo que alguien coma mierda, no quiero imaginarme el aliento que se le queda.
      Yo voto porque estás como un cencerro, empezando porque te inventas que tu mujer sabe algo de tu tema.
      Llevas tiempo soltando parrafadas en mi blog y mejor será que te quedes en esos foros de scat que van más en tu línea.
      Adiós y suerte.

      Eliminar

Los comentarios anónimos no se publican.
Desde 25/5/18 blogger solo admite comentarios desde cuentas de Google, los publicados anteriormente con otras cuentas pasan a figurar como anónimos.