~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


domingo, 24 de noviembre de 2019

El sumiso rebotado



No iba a publicar este post por no dar importancia al asunto, pero me parece necesario por partida doble: para dar consejo a sumisos inexpertos y para zanjar definitivamente un tema con alguien que se ha perdido en sus vericuetos mentales y ha tenido la desfachatez de interpretar mis educadas palabras como insultantes y despectivas. ¿Que no te responda, dices? Por privado desde luego que no me voy a dignar, pero no esperes que me calle, porque no es mi estilo.

Sí, esto va por ti y sé que cederás a la tentación de leerme, por mucho que te jures a ti mismo que no volverás a “pisar mi casa”. El que se pica, ajos come, así que mándate mirar por qué te sientes insultado cuando simplemente soy sincera y me tomo la molestia de responder, brevemente, a un extenso mensaje que a cualquiera le daría pereza leer. No me siento obligada ni culpable ni responsable ante las expectativas ajenas, ni una reacción desproporcionada puede causarme otra cosa que gracia, pues ya realmente nada me sorprende. Hasta para rebotarse hay que tener estilo y cuando se pierden las formas y se cae en el histrionismo, se pierde la razón, porque eso contradice lo bien que quieren quedar, cuando en el fondo parecen unos niñatos desubicados.

Esto no lo escribo desde el orgullo, como puedes dar por sentado, al igual que pareces pensar equivocadamente mil cosas de mí sin tener ni puta idea de cómo soy o qué cosas me afectan, y no, tú no eres una de ellas. Me puedo alegrar por tus avances en la vida pero no te confundas, tu pataleta no puede ni rozarme.

Os pongo en antecedentes. Hace varios años, la verdad que ni recuerdo cuántos porque me habrán escrito unas mil personas desde que abrí el blog, recibí un mensaje de auxilio de alguien que parecía estar al borde del suicidio. Yo no pensé ni por un momento que fuese una broma, allá cada cual con su conciencia si usan el truco de hacerse las víctimas para lograr atención, así que le respondí con rapidez y traté de darle ánimos, tras lo cual siguió un intercambio de correos amistosos.

Llegó un punto en que no respondí más porque tampoco había mucho margen, era como contarme su vida, más monólogo que diálogo. Supongo que no hará falta aclarar que estoy en mi perfecto derecho tanto a responder como a no hacerlo, a quien quiera, por el motivo que sea. Casi siempre cierro las puertas y me molesto en dar una explicación pero como a cambio no recibo ni las gracias o para colmo recibo una mala contestación, ya dejé de hacerlo. Por mi parte se trataba de un lector al que aparentemente ayudé y ya está. Al otro lado parece que había otra cosa, dada la reacción que tuvo el chico este, quien antes de preguntar de manera civilizada el porqué de mi silencio, me escribió en plan trágico dando una importancia desmesurada a todo, más en la línea de amante despechado que de simple conocido, y en fin, que me dio otra razón para no mantener aquella correspondencia, porque si me malinterpretan de esa manera es absurdo dialogar. Es más, cuando comenté que me aporta poco hablar con gente que no conozco en persona, me dijo algo así como que para él era mejor no chocar con la realidad.

El caso es que vuelve a reaparecer hace poco, que por cierto no es el único en la línea aparezco-desaparezco desde que tengo este blog, y me cuenta cómo le va, lo importante que fui para que cambiase su vida y muestra una actitud ambigua acerca de sus intenciones al escribirme. Le respondo brevemente que me alegra que le vaya bien, pero dejo claro que no estoy para mantener contactos virtuales, aparte de que, aclaro, si lo hago con todo el que lo pide me tendría que clonar. Lo que era algo bonito, el haber sido una influencia positiva en su vida, se convierte de repente por su tendencia melodramática en un asunto turbio, en una respuesta fuera de lugar al sentirse insultado por mi frialdad (???).

Inciso. Tengo una vida bastante ocupada, pero aunque estuviese tumbada en una hamaca todo el día aburrida, a día de hoy, por evolución en la vida, no me da la gana de intercambiar mensajes por las buenas o no sé con qué objetivo. Lo de consejera particular pasó a la historia, ya solo respondo a través del blog como bien saben los habituales. Además hay casos en los que no hay consejo que valga porque se trata de un cacao mental, de no saber ni lo que quieres, y desde luego mucha claridad mental no le noto yo a alguien que reacciona tan fuera de lugar al saber que no estoy por la labor de responder a su tocho punto por punto. Debería plantearse por qué le sienta tan mal, si habla desde el egocentrismo de quien quiere comprobar hasta qué punto la otra persona lo recuerda o considera importante, o yo qué sé, o ni él mismo lo sabe. Lo de que no me preocupe, que no estás obsesionado conmigo... ejem, en fin, no creo que me vaya a quitar el sueño que alguien a quien no he visto ni en foto esté o no esté obsesionado “conmigo” sin conocerme.

Bueno, como puede verse, y quizá él lo vea cuando se le pase el berrinche, es todo una paranoia que no hay por dónde cogerla, con un punto cómico incluso, así que es de esas cosas desagradables que archivo sobre la marcha, ya se le pasará la locura. Porque es una absoluta ida de olla lo de decir que no quiero que estés en mi vida: eso está taaan fuera de lugar, puesto que nunca estuviste ni cerca alguna vez. Está bien perseguir sueños pero hay que aterrizar también y ser realista cuando toca.

Yo voy a aprovechar la desafortunada anécdota para dar un par de consejos para sumisos “con la boca caliente” que no son capaces de reflexionar sus respuestas ni por unos minutos. Este no tardó ni una hora en responderme indignado al saber que no recibiría más noticias mías, en vez de respetar educadamente mi decisión. Repito, no me da la puta gana de mantener correspondencia con quien no quiero mantenerla y punto. Demasiado tiempo gasto en ayudar a la gente sin nada a cambio, demasiado paciente soy, demasiado correcta como para soportar rebotes infantiloides, y me alegro de que reaccionen confirmando lo que ya sospechaba que eran, así no pierdo más tiempo de la cuenta. ¿Qué tal lo de empezar por ofrecer antes de pedir? Seguro que ni cruzó por tu cabeza que pudieras ayudarme en algo con tu nueva profesión, pero deja, no hace falta, ya me apaño yo sola desde hace años y no vayas a sacar la errónea conclusión de que estoy en deuda contigo por algo, lol. Si esto empaña tu imagen de mí, me da lo mismo, porque ni me conocías antes ni me conoces ahora.

Así que atentos, porque lo mismo el consejo le sirve a alguien, eso sí, ahorraos los mensajes con acuse de recibo, no es necesario.

Consejo número uno para sumisos rebotados, impacientes e inmaduros del mundo mundial:

En un entorno virtual debéis tener cuidado con los espejismos. A lo mejor eres mega fan de Beyoncé y gracias a ella has perdido 20 kilos bailando al ritmo de su música, por lo cual la consideras una de las personas más importantes de tu vida, pero no te confundas, no es amiga tuya ni nunca lo será. Yo no soy Beyoncé, ni ganas de dejar de ser anónima xD, pero me consta que le he cambiado un poco el chip a más de uno, aunque ojo, por mucho que yo predique acerca de femdom positivo, al otro lado debe haber alguien receptivo y capaz de poner en práctica lo que digo, y para colmo de males este chico no parece haber asimilado mucho de lo que digo si presume de honesto pero no se ve capaz de contarle a una hipotética novia que le va el femdom. Pero iba diciendo que no hay que equivocarse con la gente famosa o “famosa”. Ama S., al igual que Ama Perica de los Palotes, es una persona de carne y hueso, soy Ama pero soy mil cosas más, y tanto si acabas de llegar al blog como si llevas años siguiéndome, no tienes ni remota idea de cómo soy realmente. Seguro que te defraudaría en algunos aspectos, por ejemplo porque no encajo con tus fetiches, y seguro también que fliparías por lo increíblemente maravillosa que soy en aspectos que ni imaginabas. Así pues, no te montes películas con nadie, no te conformes con hologramas (un desconocido que solo te habla por mensajes es justo eso y quien piense lo contrario vive en el planeta Yupi), no abras tu alma a quien no conoces por aquello del anonimato en la red, no vaya a pasarte como a Ginny Weasley cuando vertió literalmente su alma en el diario de Voldemort. Habrá quien se entretenga contando su vida a un extraño o lo tome por un psicólogo gratis y pase página alegremente como si nada, y hay quien se lo toma tan a pecho que al final se siente vinculado con su confidente, por mucho que crea que no tiene nada que perder. Es muy típico hablar en términos de ganancia y pérdida cuando se dirigen a mí, sin pararse a pensar qué me llevo yo. Un breve “gracias por ayudarme a mejorar o a aclararme o lo que sea” es más que suficiente. Intentar colarse en mi vida desde detrás de un teclado ya es coger demasiadas confianzas.

Nadie se libra hoy en día de vivir en un mundo virtual, con tanto chat y tanta mierda irreal, y en ese error caí yo también en el pasado, pero ya tengo claro que lo que ocurre en virtual es una realidad a medias, y solo cuenta para mí la pura realidad. Es lo que hay y no tengo que pedir permiso ni perdón por pensar así, faltaría más.

Segundo y último consejo para sumisos con tendencia al rebote rápido:
Ninguna mujer con un mínimo de autoestima, y no te cuento nada si encima es dominante, va a tolerar niñaterías de ninguna clase. Si te haces el ofendido, si quieres dar a entender que algo no te afecta pero demuestras justo lo contrario con tu alterada reacción, si en resumen intentas nadar sin saber hacerlo mientras te hundes cuando sacudes las piernas en un intento por salir del agua... quedas a la altura del betún, tú mismo te echas mierda encima aunque le eches la culpa a los demás, por muy incapaz que seas de verlo. Así que, menos rebote y más remar en tu propio bote sin marear al prójimo.


Todos mis libros femdom en amazon

9 comentarios:

  1. Sabía que no iba a entender mis palabras, por lo que lo haré con una historia a ver si le parece más ameno.

    Imagínese a un niño y a una profesora, el niño es el más desgraciado de todo el patio, no tiene a nadie con quién jugar, tiene además problemas en la escuela y en casa. El niño pide ayuda,l profesora se da cuenta, y habla con el niño. Este le cuenta todos sus problemas, y la profesora pasa sus recreos con el, aunque prefiera descansar.

    Pasa el tiempo, el niño poco a poco resuelve sus problemas y gracias a la profesora va ganando amigos, confianza y pasa de curso.

    Pero el niño siempre recordara a la profesora. Seguramente no entenderá o no querrá entender que la profesora tiene su vida, sus problemas, y muchísimos más alumnos, a lo mejor más de 100 al año.

    Ese mismo niño vuelve dentro de un tiempo a hablar con la profesora que le escucho, porque ahora tiene muchos amigos, le va muy bien en el cole aunque anda un poquito regular en casa.

    Pues imagínese esa profesora en vez de escuchar las palabras del niño, que quiere contarle todo lo bueno que ha pasado, decide pasar de el por estar ocupada e intentar librarse con dos frases.

    Seguramente ese niño volvería a casa llorando.

    Y seguramente llegue a ser mayor y se de cuenta de las cosas, de lo egoísta que actuó, pero él solo quería que esa persona entendiese por qué era especial para ella.

    ¿Que se espera de un niño frágil y asustado? Miedo, miedo de que la única persona que parecía apreciarle no fuese sincero con el.

    ¿Que espera de un niño frágil y asustado? Rabia, pues la única persona que parecía apreciarle no quiere saber de él.

    ¿Que espera de un niño frágil y asustado? Tristeza, porque por mucho que trate de llegar a ser un hombre fuerte, decidido, valiente no deja de ser un niño frágil y asustado.

    Gracias por mostrarme claro lo que sospechaba, gracias por quitarme la venda de mi autoengaño, de pensar que alguna vez le había agradado como persona. Siento haberle escrito, molestado, haberle puesto en la situación de haberle malgastado un segundo de su tiempo. Seguramente con el tiempo me de cuenta de que la situación no era justa para usted, pero ojalá con el tiempo se de cuenta que nunca quise hacerle ningún tipo de daño, que solamente quise darle todo lo que tenía: mi sinceridad, mis palabras, mis pensamientos... ¿Duda acaso que si usted me hubiese pedido ayuda con la programación no le hubiese ayudado? Supongo que me pasa por suponerme cosas, como la de que soy una persona como el resto, da igual como me llame, o presuponer que alguien se va a interesar por mí o a fiarse de mi.

    Ya he entendido que para usted soy un mero lector, un número, un holograma, que no puedo incidir en su vida.

    Ojalá pudiese decir lo mismo de usted, ojalá no me hubiese autoengañado pensando que me leería, que me comprendería. Pero bueno, tomo nota de sus palabras como siempre.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No iba a publicar este comentario pero es una muestra de lo que digo: intento de manipulación emocional dando lástima, respuesta pasiva-agresiva, y toneladas de irrealidad. Que unilateralmente se me ponga la etiqueta de profesora, encima con deberes para con unos alumnos imaginarios on-line, es de traca.

      Eliminar
  2. Al chavalote que haya sido (si se me permite):

    1) Si una mujer (o un hombre, me da igual) dice que no: es NO. No importa que no cuadre con tus deseos: cuadra con los suyos y hay que respetarlo. El respeto por delante.

    2) Se supone que Ama S tiene pareja y planes de futuro. Un respeto por favor.

    3) Si estás obsesionado, es sencillo: deja el mundo inventado y mira el mundo real. El mundo inventado puede ser el digital, pero uno también puede inventarse a una persona en real: los típicos flechazos con la mujer a la que has escuchado un par de veces y ya te has hecho un cuadro de ella. Pues mala elección: el mundo real suele ser más complejo que el que tiende a crear nuestra mente.

    Frente a eso busca pisar en firme, en tangible. Mujeres hay millones en el mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es no, buen lema hoy en el día contra la violencia de género, y siempre. "Es que no te enteras, es que pobrecito de mí, es que eres insultante por no entrar en mi fantasía..." Espero que busque ayuda psicológica, o que empezase por ahí en vez de escribirme.

      Eliminar
    2. Hay algo que es impepinable: que el mundo decide por nosotros más veces de las que nos gustaría. Nos trazamos un plan, nos hacemos un esquema mental en la cabeza y viene un acontecimiento y lo pone todo cabeza abajo.

      Ese aprendizaje es algo que se adquiere con la experiencia. Los muy callejeros la tienen desde casi la niñez. Los que nos hemos criado en cambio "entre algodones" (lo entrecomillo) por fuerza la tenemos que adquirir siendo más mayores- Dentro de eso, los que son extrovertidos, al menos en el campo de las relaciones la adquieren antes porque desde antes experimentan contratiempos en sus relaciones. Los que han sido muy tímidos en cambio son vírgenes en ese aspecto: aún piensan que ellos pueden moldear el mundo ... y a los demás, embarcarlos siempre en sus propios esquemas y planes vitales.

      Si estás en esa situación de inexperiencia, bien porque te has movido poco, bien porque has tenido suerte de encontrar situaciones y personas que se han adaptado o encajado en tu propia dirección es posible que cuando te encuentras una puerta cerrada te sientas muy pero que muy mal, y se reaccione con patadas a esa puerta a ver si se derriba o al menos duela menos verla de pie. (Y entonces se usan todos los recursos que se tengan para ello: chantaje emocional, victimización de uno mismo, agresividad e incluso como lamentablemente pasa: violencia) ¿¿Cómo es posible que el mundo me cambie ¡a mí! los planes que yo tenía para el mismo?? ¿Quién es el mundo para hacer eso eh?

      Aparece la ira, la codicia (truncada) y la depresión (pobre de mí, pobre de mí)

      Cuanto antes se aprende que el fracaso o los cambios bruscos de planes, no es algo negativo sino aprendizaje y que las cosas no pasan porque sí, sino por algo, mejor para uno mismo, y mejor para los que te rodean, claro.

      Eliminar
    3. Justo ayer leí esta frase: "ocurra lo que ocurra, tienes dos opciones, que sea un buen recuerdo o una gran lección". Si sabe gestionarlo, se llevará ambas cosas. Eso sí, aviso para navegantes, a mí que no venga nadie nunca más con desagradables reclamos, que en el "contrato" de bloguera no entra eso. Vamos, es que los baneo en cero coma.

      Eliminar
    4. Buena frase! me la apunto.

      Una pregunta, cogiendo por los pelos el título de "sumiso rebotado", y puesto que anoche se me dió el caso:

      Presupongo que su sumiso hará las tareas domésticas (igual no es así y van a medias) En caso de que fuera así, si su sumiso se pone enfermo (nada grave, un enfriamiento, costipado, etc ...) ¿levanta usted la mano y hace las tareas que a su sumiso le perdona o aún así las tiene que hacer?

      Se me plantea la pregunta de cómo lo harán otras parejas, porque ayer tarde me puse regular (escalofríos, dolor de cabeza, ganas de estar tumbado ...) y lo que menos me apetecía era hacer tareas, con lo que me quedaron cosas pendientes. Mi Mujer al contrario, me cuidó y preparó leche con miel y se puso a fregar (rabia me daba encontrarme tan mal y no evitarle eso a Ella). Luego sí, se tumbó conmigo en el sofá y ahí ya no me perdonó: me hizo salir y servirla lo que a Ella le apetecía. Vine temblando por los escalofríos pero eso sí lo hice con ganas y sin negarme.

      Ella no me castiga cuando no cumplo suficientemente bien con las obligaciones comprometidas - No se ha animado a eso- así que tampoco sé si me castigaría en estas situaciones o si simplemente desconectaría la relación F/m en situaciones de éstas.
      Hablo de cosas muy leves (de las que te tomas un paracetamol y a la hora y media estás algo más potable) no de enfermedades serías donde sí sería una burrada simplemente el plantear ésto.

      Eliminar
    5. No seas sumiso-cotilla :P No doy datos concretos de mis relaciones, pero en general: no soporto el desorden así que me remango si hace falta. Ya luego es cuestión de sopesar las consecuencias según la gravedad o motivo para que se haya producido el desorden. Llegar al castigo es desagradable pero a veces no queda otra.

      Eliminar
    6. So no more questions!

      No quiero ser más cotilla; solo que me gusta conocer en general cómo asumen ciertas situaciones otras parejas F/m. Esta misma pregunta, ayer la hice en otros foros y blogs. Conforme me salen dudas pregunto.

      Gracias en cualquier caso por la respuesta

      Eliminar

Los comentarios anónimos no se publican.
Desde 25/5/18 blogger solo admite comentarios desde cuentas de Google, los publicados anteriormente con otras cuentas pasan a figurar como anónimos.