~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


sábado, 28 de septiembre de 2019

Felicidad femdom


Voy a comentar la historia que mencioné hace un par de posts. Es una historia de femdom feliz y ya de paso os recomiendo otra vez los libros recopilatorios que tiene la bloguera australiana sobre este tipo de historias; eso sí, están en inglés como es lógico, así que para los que no les suponga un problema, los tenéis en el post original que enlazo abajo.

La historia más reciente que comenta en su blog es “sencilla”, pero qué complicado es llegar a ese punto de compenetración, de que todo fluya con naturalidad y dos personas encajen a nivel persona, valga la redundancia, y a nivel femdom. Es como la aguja en el pajar...


El sumiso es quien nos narra la historia, expresándolo todo de forma muy acertada e intensa, y en resumen lo que cuenta es que no iba con la lista de fetiches en la mano buscando a cualquier mujer que se los cumpliera, que es el principal error entre los principiantes. Él llevaba nada menos que 10 años sin pareja ni rolletes ni nada, porque no quería conformarse con algo a medias, y lo comprendo a la perfección. Es que lo de tener pareja no es obligatorio eh, jaja, por mucha presión social que haya y bla bla bla.


Destaco una idea que en mi opinión resume lo que significa la felicidad femdom, o la felicidad en cualquier tipo de relación: sentirse como en casa. Creo que no necesito explicar nada más, y si alguien necesita explicaciones, dará igual que lo explique diez veces jaja.

El post original lo podéis leer aquí.

4 comentarios:

  1. Todos los inicios de historias de amor son muy bonitos, llenos de detalles preciosos, de pasión, de brillo ...

    Vería más interesante un testimonio de una pareja femdom que lleve 20 años de rodaje, donde cuenten su evolución, su día a día. Que seguro que las hay ojo. No quiero que se me malinterprete, simplemente creo que sería mucho más útil una historia con solera que una en sus inicios... que los inicios son como son, pasan tres o cuatro años, se pierde el brillo inicial, se van las mariposas volando a África y te queda la persona, con todas sus virtudes y todos sus defectos, con sus manías y con sus familiares (los cuñados, los suegros, etc ...) igual que uno mismo para el otro.
    En 20 años da tiempo también a tener experiencia de familia, a que haya niños fruto de esas pasiones femdom, a que el estrés de un trabajo o del otro o de la falta de él, o de los problemas de los vástagos que requieren atención reste tiempo de calidad a lo de ambos o reste energías o ambas cosas al mismo tiempo.

    Esas son las experiencias que quiero yo ver plasmadas, más que los cuentos de hadas de cualquier noviazgo, por mucho que éste sea femdom.

    Relaciones forjadas ya al fuego de la vida, de la vida dura real, y cómo se ha mantenido y fortalecido esa imbricación entre el Dominante y el sumiso. Ese marido que lo hace todo en la casa o todo quiere hacerlo por Ella, aunque Ella esté atenta para intervenir y ayudar cuando la carga es excesiva. Esas parejas que tras 20 años de relación, se miran a los ojos ... Y AÚN LES BRILLAN AL MIRARSE. Esas que Ella hace un gesto, y él ya sabe lo que hay que hacer. Esas donde él comete una falta y se pasa dos días pidiéndole perdón a Ella, abrumado por haberle fallado, pero finalmente ese perdón se produce y su servicio se perfecciona.

    Esas quiero yo, no las de los recién conocidos, que para aquellas ya tenemos Hollywood

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si yo sabía que había que explicarlo más :P Sentirse como en casa es algo que puede pasar a las dos semanas o no pasar nunca, y tampoco es literal, a lo mejor es irse de senderismo juntos.

      En 20 años puede pasar de todo o puede ser una de esas parejas aburridas con días idénticos. Hay relaciones de 2 años que son más intensas que otras de 50. Hay tragedias a los 4 meses o puede que no haya nunca nada grave que ponga a prueba la relación. Hay gente que vende una foto feliz de cara a la galería y en el fondo simplemente se aguanta con lo que tiene. Hay de todo, vaya.

      Con lo difícil que es encontrar pareja femdom afín, en vez de conformarse con vainillismos, es normal que te plantes en los 40, 50 o 60 sin pareja y más complicado aún cumplir 20 de relación. Pero si llego a abuelita femdom, ya contaré qué tal me va.

      Eliminar
    2. Si la cosa empieza bien, ya hay bastantes probabilidades de que continúe bien, sobre todo si pasan esos primeros estadios en que las hormonas van locas (el enamoramiento) y aún miras a los ojos a tu pareja y deseas quererla con locura (y en el caso femdom servirla o guiarla a tu servicio), si hay puntos en común sólidos más allá de la atracción física-química (que es algo que sube y baja y vuelve a subir o a bajar innumerables veces a lo largo de los años y las circunstancias de la vida: yo he llegado a sentir más por mi mujer hoy que estando de novios, por ejemplo. Hay picos, subidas, bajadas ... no es terreno firme para cimentar la relación aunque le de sabor), tener aficiones comunes, tener de qué hablar, admirarse mutuamente, tener educación parecida ... es básico, para no sentirse solo en un núcleo de dos. Poder comunicarte con alegría y confianza. Y no ser de esas parejas que dejan de hablarse porque ya no tienen nada de lo que hablar, ni ganas de hacerlo. (sigo)

      Eliminar
    3. (sigue)

      Yo soy de los que pienso que en el amor lo principal es querer querer (tener ganas de quererla). No va conmigo el "se fue el amor", "se me fueron las mariposas volando" como si uno fuese un ente pasivo en la pareja y no alguien activo que construye el día a día la relación junto con el otro o como si el amor fuese sólo tener cosquillitas a todas horas y darse besos de varias horas. La voluntad es clave, mucho más de lo que nos venden las historias romanticonas. Aceptar al otro como es, con sus virtudes y sus defectos. Perdonar y saber pedir perdón. Ser paciente, comprensivo, humilde ... importante (mucho más si uno es sumiso) querer agradar a la otra parte, contar con la otra parte, hacerla sentir que es importante para uno. Fundamental. Para ello? querer hacerlo.

      Por eso a mí me interesan más las historias de parejas largas. Y me interesa especialmente en las parejas femdom. No lo tome a mal: me ha encantado el enlace y el tema de este post! Pero me encantaría si encontrase enlace a una historia Femdom consolidada, que las tiene que haber, donde se cuente su día a día y su evolución, las dudas y miedos que hayan podido surgir, cómo hacen con el condicionante de los hijos, de la familia política, etc ... qué complicidad hay, Si ha habido evolución de una situación vainilla a una situación Femdom o si empezaron como Femdom desde el principio.

      El tema me interesa y mucho.

      Sobre el tema de la tardanza, mi opinión es que no importa si la dicha es buena. Más vale tardar y dar la campanada que apresurarse y fastidiarla.
      Yo no había besado a una chica hasta que tuve treinta y pocos, porque no me valía cualquiera, y tardé más de un mes saliendo con ella hasta que hubo beso, y fue ella la que tomó la iniciativa. Era la que tenía que venir: con el tiempo he ido descubriendo el porqué las circunstancias me fueron conduciendo hacia ella. No soy de los que creen en la media naranja sino en que hay unas cuantas medias naranjas. Sin duda ella es una de éstas, y la que quiero y quiero querer. Pocas pueden reunir tantas coincidencias conmigo en todo lo esencial, en las piedras más fundamentales.

      Mi historia sí sería de esas que pasan paulatinamente de lo vainilla a lo femdom. Ella desde el principio supo que yo era sumiso, y yo desde el principio advertí de que era en esencia dominante -aunque su educación le haya impreso una piel distinta, en apariencia. Y más lo noté en los primeros años de matrimonio, cuando algo no salía como ella quería o las escasas veces que yo que normalmente coincido en forma de pensar con ella y parecemos en eso almas gemelas ante gran cantidad de posicionamientos y soluciones trato de dar soluciones que la complazcan incluso en los escasos problemas en que ha habido diferencia de criterio, cediendo o adaptándome yo a ella, las escasas veces que no he podido darle lo que ha querido las consecuencias han sido duras para mí. Se enciende como una pavesa y tarda horas e incluso días en apagarse y reaccionar pidiendo perdón, y en ese tiempo me quemo o abraso con su calor o indiferencia o enfado pidiendo perdón o dando explicaciones.

      Al igual me encantaría conocer otras historias, cuanto más largas mejor, más interesante: sean intensas o sean plácidas como un río trufado de meandros.

      Eliminar

Los comentarios anónimos no se publican.
Desde 25/5/18 blogger solo admite comentarios desde cuentas de Google, los publicados anteriormente con otras cuentas pasan a figurar como anónimos.