~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


sábado, 9 de marzo de 2019

¿Cómo naturalizar una relación femdom?



Este post podría quedar muy largo, porque primero habría que ver de qué clase de relación hablamos. Yo voy a referirme al tipo de relación positiva del que hablo en el resto del blog, así que ponte al día si no sabes de qué va la cosa. Ya traté este tema en Comportamiento social del sumiso, pero voy a darle otro repaso.

La respuesta corta es: la forma de naturalizar es que ni hay que ir con una pancarta ni hay que fingir ser lo contrario de lo que somos.

El otro día alguien comentó en la entrada anterior dedicada a la discreción, contando cómo se comportaba en público:

A mi ese exceso de discreción tampoco me gusta, te impide vivir la relación plenamente al estar limitada siempre a las cuatro paredes de casa. Tampoco me gusta dar la nota por la calle, pero si que me gusta que se note que existe una jerarquía entre los dos componentes de la pareja.
Por ejemplo en mi última relación FemDom cuando estábamos en público tomábamos el rol de jefa-empleado con total naturalidad. Era una forma de mantener la jerarquía fuera de casa pero sin llamar demasiado la atención.
Si entrábamos en una tienda y el dependiente o la dependienta se dirigía demasiado a mi, enseguida hacía algún comentario ingenioso dando a entender que yo era solo un acompañante, o directamente me pedía que la esperase fuera de la tienda, con lo cuál conseguía que el dependiente se medio avergonzara por su error y le prestara toda la atención a ella.
En una ocasión dando un paseo nos encontramos a una amiga suya, y dijeron de tomar algo para ponerse al día, y cuando íbamos a entrar al bar que estaba más cerca se volvió y me dijo "espérate aquí hasta que salga". Y entraron ellas dos mientras yo me quedaba esperando fuera, como el perrito que dejan atado a la puerta en un sitio donde no dejan entrar animales. Por un lado humillado pero por otro lado admirado por la seguridad y el liderazgo de esa mujer que ha tomado el control de tu vida.
Para mi este tipo de detalles fuera de la estricta intimidad hacen que la relación sea más plena y real. Sin caer en circos ni artificios, pero tenido presente todo el tiempo el rol de cada uno en la relación.

Bien, empezando por el final, dice que no quiere caer en artificios pero sin embargo mantienen un rol de jefa y empleado sin serlo... Iskandar me comentó al hilo de esto, que a él no le saldría hacer algo así, que lo veía complicado, que no iba a decir en voz alta algo como “jefa oiga usted, ¿qué le pido al camarero que le traiga, Señora?”... Ya que pongo este ejemplo, nosotros no hacemos ese tipo de juego de rol cuando comemos por ahí, pero hay detalles, como que yo pida primero, como que él me pregunte, en tono normal, lo que me apetece, etc. En cierta ocasión un camarero dijo “qué caballero, que deja que pida primero la mujer”, a lo que respondí “¡claro!”. Tampoco añadí “como debe ser” porque respeto la libertad de que cada cual sea sumiso o astronauta, y no me va la ostentación pública, como me pasó con un aspirante a sumiso que me invitó al teatro y me llamaba de usted a pleno pulmón, como si solo le faltase tatuarse en la frente Orgullo Sumiso. Ya digo, el punto de equilibrio es la línea a seguir, en mi opinión.

Acerca de la palabra jefa, como comentaba otro lector, ahí creo que sí es un tímido avance que algunos se atreven a comentar en público, aunque haya también cierta sorna a veces con lo de “mi mujer es la jefa”. En cualquier caso es una buena forma de expresar sin aspavientos algo tan natural entre Ama y sumiso, un paso sencillo que puede suponer un buen cambio, sobre todo para l@s que estamos más cerca de la vertiente sumiso-caballero que de su opuesta de sumiso-piltrafa.

8 comentarios:

  1. No son en absoluto necesarios los artificios, ni extraños protocolos, ni siquiera forzar un "jefa".

    Creo que en el inconsciente colectivo español está asumido que en los matrimonios mandan ellas. O que al menos mandan en una gran mayoría.

    Y la experiencia me dice lo mismo. Constantemente, por mi trabajo -y llevo dos actividades- me llegan clientes muy diversos, siendo la mayoría parejas y familias. No falla, en la gran mayoría ellos le ceden la palabra y las decisiones últimas (al menos en lo que yo puedo percibir) a ellas. Y en una de las actividades se tratan de decisiones sobre temas que ya condicionan para toda la vida o largos periodos de tiempo. Unos pocos casos hay resistencia por parte de ellos y hay conato de discusión o veo que discutirán después. Y en una minoría se ve que el que decide principalmente es él o ella se deja llevar.

    Es decir, que al menos por mi zona, en general, es cierta esa "leyenda urbana" de que la que decide (al menos lo importante) es ella.

    Igualmente, al menos por aquí, cuando vamos a algún bar normalmente se dirigen primero a ella, antes que a mí, pero yo lo entiendo como un gesto de cortesía. Si alguna vez lo han hecho hacia mí siempre le he preguntado a ella (para que el camarero se dirija a ella) pero es algo que no lo he hecho por sumisión sino simplemente, por educación. La que me han dado (yo el último). Y porque me sale. Sin más.

    Sobre lo de "jefa", yo lo he usado, desde hace poco, y entre nosotros. No es una palabra que yo esté acostumbrado a usar en este contexto y por tanto, para mí es forzado (aunque la sienta como jefa). Por ello la digo en pocas ocasiones y cuando "me sale" con más naturalidad porque el contexto acompaña. Pero sí que conocí un chico de un pueblo de Jaén, que fue cliente (y medio amigo), y él sí tiene esa costumbre de llamar jefa a su pareja. Y le sale natural. Lo hace cuando habla con ella pero lo hace también para referirse a ella sin estar. Y no con tono burlón o haciendo ver que es mandona ni nada por el estilo, sino de forma natural. Entiendo que eso lo ha mamado en su casa, o en su entorno, igual que hay gente que está acostumbrada a llamar de usted a sus propios padres (también conocí a un chico de la Mancha que mantiene esa costumbre)

    No es necesario forzar nada ni mucho menos disimularlo o esconderlo. Que la mujer mande en la pareja no es algo ajeno a nuestra sociedad. Está en nuestra cultura... y me atrevería a decir que mucho más que en otras culturas de nuestro entorno, incluso de latitudes más septentrionales, pese a lo que se pueda pensar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por desgracia muchos dejan que la mujer mande en casa porque es el ámbito doméstico, en contraposición a la esfera social o externa al hogar.

      Y de tanto hablar de jefas me ha dado por hacer añadir un diseño a mi tienda femdom :D
      https://www.redbubble.com/es/people/ama-s/works/37651771-jefa?asc=u&p=contrast-tank&rel=carousel

      Eliminar
    2. Venimos de una sociedad donde sólo hace unas pocas décadas que se produjo la incorporación masiva de la mujer al mundo laboral ("masiva" entre comillas debería decir, porque aún es menor que la del hombre y con menor penetración de sus carreras profesionales, a menudo truncadas en favor de hijos, padres, suegros ... la eterna sacrificada de la pareja por el cuidado de la familia cuando la cosa debería ser cosa de dos)
      De ahí esa dicotonomía. Tengo en mente una pareja mayor (él me da bastante trabajo aunque ya está el hombre jubilado) En esta zona la gente es muy inquieta, hasta jubilados andan buscando extras, y no en este caso porque lo necesite físicamente aunque igual sí lo necesita para sentirse vivo y sano. Él provee y ella dispone. Una pareja de las de antes. La jefa del dinero, quien lo administra y quien decide todo (salvo pequeñas parcelas) en la casa es ella. Pero ella está de ama de casa, sin más. A pesar de que él tiene mucho carácter, quien decide las cosas es ella.

      De ahí venimos.

      Ahora las hijas que han visto mandar a sus madres de forma natural, además tienen unos estudios (creo que ya hay más chicas que chicos conformación superior) y se incorporan al mundo laboral ...

      ... falta por ver qué sale de ahí

      Si los chicos asumimos el cuidado familiar como algo tan o más importante que la carrera profesional, el cambio es inmediato.

      Falta eso.

      Si no, pues una de dos: o iremos a una sociedad sin compromisos, sin familias y sin hijos (con lo que eso implica a medio y largo plazo) y además, con nuestros mayores, como mínimo afectivamente abandonados o bien no habrá cambio significativo: seguirán siendo las mujeres las que prefieran medias jornadas o quedarse en casa o no asumir puestos de responsabilidad para poder compatibilizar con la familia

      He echado un vistazo al enlace. La idea está bien, aunque veo que no es la única que ha tenido esa idea: aparecen un montón de diseños en esa misma linea

      Eliminar
    3. Tengo un par de vecinos ultra machistas que dejan que la mujer se ocupe de todo y eso no es precisamente dejarle que mande sino que se encargue de resolver marrones domésticos. El matiz está en cómo son ellos y por qué se da la situación, así que habrá de todo.

      Uy qué típico del patriarcado evaluar y criticar, mándatelo mirar :P Mi diseño es Boss Girl y lo que abunda es girlboss, luego hay de jefa y de todo, porque en esa tienda hay millones de diseños, con lo que cual lograr una venta es alegría doble, y sip, algo vendo, que además del diseño en sí es la "marca" Ama S.

      Eliminar
  2. (Él)- ¿Dónde te apetece ir a cenar hoy?
    (Ella)- Decídelo tú ...
    - ¿Pizzería?
    - No me apetece mucho ...
    - ¿el Chino?
    - (gesto como que no)
    - ¿Burger?
    - Sip

    Cuántas veces de novios se habrá repetido la escena ... decide tú, pero ... decide ella. Más natural, imposible

    xD

    Y entonces no hacíamos ni semanas ni evaluaciones

    ResponderEliminar
  3. No sabía dónde poner ésto:

    https://www.youtube.com/watch?v=uKJ9-1qwb34

    En un programa argentino "Caso cerrado" aparece una relación Ama-sumiso. No sé si es el mejor ejemplo, pero desde luego ni ella ni él tienen pelos en la lengua.

    Cómo no, entre argentinos tiene que aparecer el psicólogo :) -psicóloga en este caso- a intentar explicar lo que obviamente no está normalizado y choca a mucha gente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Primero, a saber si son actores, pero bueno... El título es equívoco porque no es esclavo de su mujer, ella es una loca que quiere tener una piltrafa y el pobre negro está traumatizado. Poco femdom y mucho tópico veo yo ahí.

      Eliminar
    2. Casi seguro que son actores.

      Me pasó como a usted, que en una primera impresión me pareció errado el título, pero en realidad dice "el esclavo de su mujer", refiriéndose al "ofendido" marido o ex-marido que no acepta que su mujer tenga un esclavo y todo ese rollo que se traen en el programa.

      A mí el negro no me choca; podría ser blanco y no ser inmigrante ilegal y comportarse igual. Hay sumisos (o "sumisos") como prefiera, que no les importa ese exhibicionismo tan brutal, tan grosero y exagerado de su sometimiento. Me sorprende más ella

      Eliminar

Los comentarios anónimos no se publican.
Desde 25/5/18 blogger solo admite comentarios desde cuentas de Google, los publicados anteriormente con otras cuentas pasan a figurar como anónimos.