~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


jueves, 6 de septiembre de 2018

¿Puede un sumiso tomar la iniciativa?



Este post surge de algo que ocurrió el otro día en la intimidad con iskandar. Estábamos tumbados en la cama mirando la tele y de repente él se puso una máscara-antifaz. Es decir, quedó con los ojos tapados. Medio juguetón, dijo que iba a dedicarse al vicio. Sé que ya al ponérselo, él “se puso”. Yo ni le había ordenado que se lo pusiera ni él esperó permiso para ponérselo. Se quedó quieto, tumbado de lado, “mirando” hacia mí. Yo, que disfruto más de un tease que de un caramelo, lo dejé así y seguí mirando la tele. Al rato lo besé y la cosa se animó.

Podría haberle castigado, o ignorado, o quitado la máscara. Podría haberme incluso molestado el hecho de que no se dedicara a mirarme extasiado :P El caso es que fue un caso evidente de iniciativa del sumiso, casi de provocación, o dejémoslo en incitación, como si una mujer se desnudase delante de un hombre con mirada pícara.

Alguno se preguntará: ¿eso no es un intento de dominar desde abajo? La respuesta es no. Lo sería si yo cayese en ese tipo de trampas, de haber sido una, pero lo que ocurrió exactamente fue que él se ofreció, se quedó dispuesto para lo que yo quisiera, que fue lo pasó, claro, como siempre. Esa es la clave, el sumiso puede proponer, pero quien dispone siempre es su Ama.

Yendo un poco más lejos, supongamos que un sumiso conoce tan bien a su Ama, que sabe qué “tecla” pulsar para que ella empiece a dominarlo como loca. En general, esa clase de ofrecimiento, ese presentarse como un objeto disponible para ser usado, es difícil de rechazar para una mujer dominante, y si encima estamos en una cama ligeros de ropa, ya ni te cuento. Pero aun así, eso no garantiza nada. Puedo estar cansada o apática o enganchada con lo que veo en la tele. No era el caso ese día, jaja, pero vamos, que es casi imposible que un sumiso de por sentado que pasará tal o cual cosa.

Otro tema es que sean sesiones pactadas en las que ella “cumplirá” con las fantasías pactadas de mutuo acuerdo. Opino que el hecho de que falte el factor sorpresa le quita esencia, me parece una especie de femdom descafeinado.
Así que sí, un sumiso puede tomar la iniciativa, de hecho no me gustan los sumisos pasivos que parece que les da igual todo. Y por cierto, yo me llevé mi orgasmo, pero él tuvo que esperar a otra ocasión.


2 comentarios:

  1. El otro día precisamente me surgió la duda con un tema concreto. Por las mañanas mientras sale a andar le dejo todo listo adelantándome a lo que va a hacer. Sé que se va a duchar, pues le preparo el baño (toalla bien doblada a mano, alfombrilla desplegada, cuando haga frío le dejaré el secador, etc...), le preparo el desayuno calculando para que cuando termine de ducharse tenga la leche en su punto de temperatura, y con las cosas que le gustan (he comprado hoy naranjas y le voy a dar el sorpresón de un zumo de naranja natural en el desayuno que además tras hacer deporte seguro que le apetecerá), recojo todo (sé que le gusta todo bien ordenado) y procuro dejar lisito el cubre sofá, con el cojín listo invitando a sentarse por si le sobra tiempo antes de irse a trabajar y quiere leer o ver la tele. Está ahora leyendo una novela que le gusta, y el otro día le dejé el libro sobre el sofá. Al día siguiente iba a hacer lo mismo pero pensé que casi parecía que le estaba diciendo lo que tenía que hacer -que igual no le apetecía-, y entonces dejé el libro en su sitio aunque sí arreglé el sofá igualmente. Esa fue la duda.
    Pues nada, ese mismo día a mediodía al llegar de trabajar me comenta "¡hoy se te ha olvidado ponerme el libro!"
    Me encantó que asumiera esas pequeñas iniciativas mías o detalles para con ella, como costumbre y obligación para mí como servidor suyo. Le expliqué mi duda. Y ya al día siguiente tenía su libro preparado... en cualquier caso, si no le apetece ese día leer ya me tocará recogerlo luego.

    Creo que las iniciativas de este tipo son la sal de una relación así. Y de cualquier relación de amor, dicho sea de paso. Lo otro sería muy soso.

    ResponderEliminar
  2. Lo del zumo le ha encantado ... le había dejado, aparte de los cereales y las galletas (por si le apetecía unos u otras) un trozo de pan integral, por si lo quería mojar en la leche, y me dice: "te ha faltado que el pan vaya con tomate y ajo"

    lo cual es genial, porque me ha tomado la iniciativa ¡y me pide más! (ufff, me encanta) Así que a perfeccionarme toca: mañana le haré lo que me ha dicho (más el zumo) pero el pan se lo voy a tostar además, para que esté más rico y lo disfrute aún más.

    Ayer dudaba si irse a andar, porque empezaban las niñas tocaba ducha para ellas y creía que no iba a dar tiempo. La convencí de que sí que no se preocupara (no quería ni que se perdiese su deporte y su momento, que le encanta, ni que me chafara la sorpresa del zumo obviamente) y por suerte ha ido. Se ha encontrado todo hecho, las niñas duchadas desayunando y su desayuno perfecto (o casi, espero que mañana sí sea perfecto o si me pide más, para eso estoy, a sus pies y a su disfrute)

    Eso sí, a última hora, parece que no le ha terminado de parecer bien que yo lo haga todo y ella sentarse a leer o a estar con las peques, porque se ha puesto a fregar las tazas. Le he dicho que no hacía falta que yo me encargaba, pero quería hacerlo ella. Ella manda. Llegará el día en que no le de reparo ninguno que yo me encargue de todo mientras ella se dedica a lo que le apetezca e incluso sea más exigente al respecto. (Ahora debería recordarme eso del "cuidado con lo que deseas" no sea que se me haga realidad jeje)

    ResponderEliminar

Los comentarios anónimos no se publican.
Desde 25/5/18 blogger solo admite comentarios desde cuentas de Google, los publicados anteriormente con otras cuentas pasan a figurar como anónimos.