~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


sábado, 21 de julio de 2018

Qué a gusto se está estando a gusto


A veces, iskandar, haciendo honor a su nombre, se pone guerrero y me sugiere que le dé caña de la buena a la gente que intenta mancillar el buen nombre de mi blog, de lo que me informa con demasiada puntualidad y frecuencia jaja. Pero qué pereza más grande darles el protagonismo que suplican a voces, qué hartura de tener que explicar por qué un percebe que se quiere hacer pasar por sardina es una sardina falsa. Si es que lo entienden hasta los de media neurona. Además, yo comprendo que hasta las dominatrix, como ya comenté, se apunten al carro de usar la expresión “sumiso verdadero” en un intento de chupar rueda de mi ranking en internet, y que haya gente que incluso me copia títulos de posts y temas y de todo, pues es algo inevitable cuando los pobres no dan para más ni tienen ideas propias. Antes se burlaban de mí porque, según ellos, no iba a encontrar a mi sumiso en toda la vía láctea, y ahora que lo tengo siguen como niños enfurruñados buscando la manera de “desprestigiarme”. Y eso que son del lema: yo soy feliz siendo una sabandija y paso de todo. ¿Entonces por qué les escuece lo que escribo (y ellos leen, los muy masocas)? Pues porque gracias a mi labor continuada durante años, muchas mujeres han abierto los ojos y ya saben distinguir un poco mejor al simple morboso mentiroso del tipo honesto que tiene esto como algo más que un rol, del que se entra y sale cuando te interesa, arrasando con ilusiones femeninas si hace falta. Porque claro, es imposible encontrar alguien afín si eres una boñiga, tendrías que unirte a otro trozo de mierda y el resultado no sería muy atrayente, a no ser que estés metido en el rollo scat, juasss.


Pero, como digo en el título, llega un punto en que no pierdo el tiempo en ir uno por uno con esos casos porque no es necesario, ya se descalifican ellos solitos al abrir la boca o cuando los hechos caen por su propio peso. Aunque sí que es cierto que es hasta divertido cuando iskandar “me tira de la manga” en plan “mire, mire, lo que dijo tal”. Tiene bastante gracia darse una vuelta por las redes y ver cosas tan “fascinantes” como que un Ama que empezó anteayer como quien dice en estos mundos, se deje deslumbrar por el pelota de turno que esconde el pequeño dato de que ejerce violencia de género contra su mujer, porque de esa clase de maltrato no se habla, pero es de las peores: coger la confianza de tu compañera de vida y tirarla a la alcantarilla, llevando una agenda paralela de cuernos premeditados sin cargo de conciencia. Pero ya digo, tiene su punto divertido ver como Ama novata aplaude lo que el gusano pontifica... qué coño, es para partirse de risa jajajaja.


Pero no quería desviarme del tema, que era contar eso de lo a gusto que se está cuando se está a gusto. Sí, me podéis decir que una persona sin escrúpulos también está la rehostia de a gusto, de hecho incluso más que alguien con conciencia moral sobre sus actos. Pero no sé yo, me queda la duda de si sobrevivirá alguna gota de ética intacta a esas alturas, si no está del todo asesinada esa vocecilla interior que nunca nos engaña, por mucho que llevemos una careta ahí afuera. Todo el mundo sabe lo que hace, locos incluidos, y acerca del bien y el mal hay cosas básicas que también sabemos todos. Por eso digo que sobre el tema de la Dominación Femenina, yo estoy, y estuve, siempre muy a gusto. En las temporadas sin sumiso, lo estaba porque actuaba acorde con mis principios innegociables. Y con sumiso, porque estoy en el punto que no quise sacrificar con tal de echar un “polvo femdom” al precio que fuera. Se tarda más, cuesta más esfuerzo, a veces te dan ganas de tirar la toalla, pero el resultado merece la pena, como todo en la vida. Así que, adelante, que vengan críticas y ataques, y pataletas de hormigas luchando contra elefantes, porque debe ser jodido no tener relevancia en tu terreno, y atacar a la competencia parece la única vía posible, pero si no eres el dueño de coca-cola y la atacas porque no sabe igual que tu jarabe de estiércol, oye, encima no te quejes, porque haces un ridículo considerable, y la gente no es tonta, que ahí está el contador de mis visitas. Para quien me lea desde versión para móvil, aquí la dejo.

1 comentario:

  1. Muchas cosas pueden contribuir a estar a gusto:

    Hacer las cosas bien hechas, hacerle el bien a alguien, superarse a sí mismo (bien a gusto me quedé el otro día cuando hice toda una etapa de montaña en bici sin bajarme... cuando la semana anterior me tenía que bajar cada dos por tres con la lengua fuera jeje) pero también ser consciente de las propias limitaciones y aceptarlas, contemplar la naturaleza: el mar, una puesta de sol, un cielo estrellado ... Ver y fijarse sobre todo en lo positivo de la gente que te rodea y no sólo en lo negativo. Todo ello contribuye a disfrutar y estar a gusto con uno mismo y con lo que te rodea.

    Una mezcla de aceptación y humildad, con ganas de superación y optimismo vital. Lo contemplativo aporta mucha felicidad, y también la acción, si ésta contribuye a mejorar algo a tu alrededor.

    La gente que va dirigida por su ego en vez de dirigir a su ego, sólo tiene momentos de felicidad cuando su muy exigente director queda satisfecho. Sin embargo cuando uno no es dominado por la soberbia, por la vanidad o por la codicia o cualquier otra manifestación del ego, la felicidad llega de forma tranquila a tu vida porque tus prioridades cambian, esos obstáculos al "estar a gusto" se desvanecen y cobran importancia cosas "importantes" que sí aportan serenidad y felicidad interior... que es la que es como el agua: una vez rebosa el vaso comienza a derramarse hacia quien tienes contigo al lado.

    ResponderEliminar

Los comentarios anónimos no se publican.
Desde 25/5/18 blogger solo admite comentarios desde cuentas de Google, los publicados anteriormente con otras cuentas pasan a figurar como anónimos.