~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


viernes, 13 de julio de 2018

Cuando la sumisión es un cáncer...


En cierta ocasión un sumiso me comentó que su sumisión debía mantenerla a raya, porque sentía literalmente que para él era como un cáncer. Fuerte... ¿no?. Ya de entrada la comparación me parece altamente desafortunada, pero lo dijo así y por ahí voy a enfocar el post. En concreto dijo que él no iba a permitir que la sumisión invadiera todos los aspectos de su vida como si fuera un cáncer ni iba a dejar que una obsesión sexual lo ocupase todo.

Obsesión... Es una palabra que curiosamente usan mucho también los que llevan doble vida para escudarse, para justificar que deban vivir una vida paralela en la cual dar rienda suelta a todos sus instintos oscuros e inconfesables. Como si eso no fuera posible acotarlo en el tiempo y el espacio con su pareja convencional, ains. Pero bueno, cada cual se engaña como le da la gana con los argumentos que le convengan y yo sobre ese tema de utilizar la confianza de la parienta para vivir de manera egoísta ya he hablado (para mal) bastante. Sin embargo, lo menciono porque es la clave común de todos los que viven “eso”, esa “rareza” suya, como algo que les haría morirse de golpe si los demás sospechasen remotamente que es lo que necesitan en la alcoba, o más allá.

La verdad es que este grupo de renegadores de la sumisión no suele querer ir más allá de la sumisión sexual, y es algo lógico. Si lo ven como un impulso con el que no acaban de reconciliarse internamente, tendrán mucho cuidado de que no salpique a sus posibilidades de estar con una mujer en general, sin que esa cosa tan molesta les corte las opciones de pillar cacho.

Yo creo que el problema es el enfoque, la palabra mágica para ese bloqueo mental es “obsesión”. Si tienes obsesión con el tema que sea, tienes un problema, un gran problema. Ya sea comida, ya sea ropa, ya sea sexo; si no tienes una manera sana y equilibrada de tratar un asunto, te moverás entre la compulsión y el ayuno absoluto, y caminarás hacia la autodestrucción. Vamos, creo que no estoy diciendo nada que no se sepa, pero claro, está extendida la manía de separar la D/s de los asuntos terrenales y buscarle unos códigos diferentes.

Así que no creo que el problema sea la sumisión sino cómo te la tomes. Yo no hablaría de la sumisión “plena y a tiempo total” como cáncer ni como enfermedad ni como nada anómalo, sino de obsesiones y comportamientos compulsivos asociados a esa sumisión. Si no eres capaz de seguir siendo una persona cabal dentro de una relación femdom, mi consejo es que lo estirpes con todas tus fuerzas. Por eso incluí ciertas preguntas en el Autocuestionario para sumisos: si no estás bien y si extirparías si pudieras tu sumisión, no creo que eso sea lo tuyo en el fondo. Puede ser que tú mismo no te aceptes, aunque creas que sí, o puede ser que te absorba hasta tal punto que perderías la cordura si te dejases llevar por tus impulsos. En ambos casos, o te alejas del todo o estás de prueba como esclavo 24/7 para confirmar o descartar que esa es la vida que te haría feliz. Porque, oye, a lo mejor eso de que te absorba todas tus energías no es malo, si es lo que te llena. Aunque en casos así, creo que daría pie a todo tipo de abusos extremos por parte de la parte Dom. Y no creo que una persona desequilibrada que se toma todo con una intensidad estratosférica sea buen candidato a estar a los pies de nadie.

Tras este tipo de temores se mezcla de todo un poco. El miedo al que dirán, empezando por lo que les dice su propia conciencia, contaminada de lo que es normal en la sociedad; el hecho de ver esto con una falta de naturalidad tremenda, poniéndose en situaciones hipotéticas de ruptura radical con su entorno que no tienen por qué llegar a producirse si se unen a una mujer cabal, etc.

Sobre el miedo a acabar siendo sumiso con todo el mundo, ya dije que no es algo que se contagia, y ese post vino motivado por el comentario de un troll, cosa lógica también: es muy comprensible que los falsos sumisos sean incapaces de comprender y vivir de manera sana lo que ellos suponen que es la sumisión, y que en realidad no se parece ni de lejos a sus calenturas mentales y no mentales.

Pero, sea como sea, si por cualquier motivo o sin él te sientes fatal con tu sumisión, si crees que te amarga la vida, si te hace ser peor persona, etc., entonces intenta salir de ahí, como el que sale de una drogadicción. Ahora bien, piensa con calma si te sientes mal por el motivo equivocado. Tampoco quiero convencer a nadie; ya digo, si te hace sentir mal, olvídate del tema.

Puedes quedarte a medias también, claro: si alguien tiene muy claro que lo suyo es sumisión sexual en exclusiva, pues que se quede con eso y no le de mil vueltas a la cabeza. Creo que cada vez más, un número menor de mujeres se escandalizan por los juegos que le proponga un compañero de noches locas o para toda la vida.

Así que... Si tiene cura y lo necesitas, cúrate. Si no la tiene y no te importa, sarna con gusto no pica. Y si eres del grupo que me gusta a mi, es decir, los que integran con naturalidad su sumisión en la vida real sin fantasías extremas y sintiendo que crecen como personas con ello, bienvenido al club; espero que disfrutes y hagas disfrutar a tu mujer complementaria.

6 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo contigo, si un sumiso considera que, la sumisión es un cáncer, demuestra que no sabe de lo que habla, o como bien dices es un falso sumiso,
    Felicidades por la entrada, saludos.
    Wanda

    ResponderEliminar
  2. Las cosas siempre con la cabeza encima de los hombros. Estoy de acuerdo contigo.

    Entiendo también al que dice eso, por el tema de que la sensación que viene de la sumisión, para un sumiso es muy potente, muy inmersiva e imagino que de ahí el riesgo que apuntaba ese sumiso.
    Para que no ocurra eso (el "obsesionarse" dice ¿no?), basta con tener las piedras bien ordenadas en tu mochila y saber el lugar, el tiempo y el alcance de cada elemento de tu vida para poder darle un enfoque tranquilo al tema, que vaya mucho más allá de los calentones y de las (muy fuertes sí) sensaciones que acompañan algunos momentos.

    Es más, si esa entrega va únicamente guiada por las sensaciones, paradógicamente puede dejar de ser una entrega a la otra persona sino a tus propias sensaciones, con lo cual igual no estás realmente preocupándote por buscar las prioridades de la otra persona sino las tuyas propias y esa entrega no sería real.

    Hay que parafrasear a Trump, cambiando "América" por tu pareja... pero con la cabeza sobre los hombros y sabiendo lo que merece la pena y quien merece la pena, por supuesto.

    Una vez me topé con una chica alicantina que buscaba un sumiso pero en su petición buscaba cosas como que renunciara el sumiso a su familia (lo decía con otras palabras) -padre, madre, hermanos, -hijos supongo- aunque por aquel entonces estaba soltero y sin hijos.
    Pues nada, las locuras, para los locos. Si una de las piedras bien colocadas de mi mochila es la familia, no me encajaba esa otra piedra ... Le dije que suerte. Y mira que la tenía cerca.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Renunciar a la familia es una exigencia áas o menos velada en todo tipo de parejas y la persona que lo exige es simplemente insegura y celosa patológica. Y si la familia política es intrusiva o directamente tóxica, es algo que tu pareja debe resolver con ellos a solas.

      La sumisión no es pensar menos de ti, es pensar menos en ti, así que todos esos que están aterrorizados de perderse en sus paranoias mentales, están más centrados en ellos que en Ella.

      Lo de Trump no lo pillo, no suelo atender a las palabras de alguien que no me cae bien. Conozco la frase de Kennedy: no preguntes lo que tu país puede hacer por ti sino lo que puedes hacer tú por tu país. Esa frase sirve para un sumiso cambiando país por Ama.

      Eliminar
    2. A mí tampoco me cae muy bien... pero dijo eso de "America first"

      Eliminar
    3. Esta noche me toca aerobic con mi jefa (lo seguimos en la pantalla del ordenador que nos sale más barato que ir a un gimnasio). No es algo que me apetezca (prefiero hacer el ejercicio con la bici) pero ... ella quiere, ella manda, ella desea, y satisfacer sus deseos sí que me apetece mucho.
      Dos meses y medio sin masturbarme -ya batí todas mis marcas- y sin eyacular pues en dos meses todo ha sido sexo oral y caricias para ella hasta su climax, cuando a ella le ha apetecido, que tampoco ha sido todo lo a menudo que yo quisiera ... pero lo que yo quiera queda en segundo plano. Tampoco se lo he pedido (el si me deja tocarme -quedamos en que para hacerlo tendría que ser con su consentimiento-) aunque hay veces ya que cuesta contenerse, quiero que mi servicio sea lo mejor posible e intuyo que el estar en castidad me ayuda a no bajar la guardia. Por otra parte igual se lo pido y me dice que no o me da largas, porque ella también va acostumbrándose a lo bueno y a que esté bien centrado en mis obligaciones. Y si sigo entretenido aquí no me va a dar tiempo a cumplirlas por cierto, que aún tengo una pila de ropa y el suelo sin barrer y he de hacerlo antes de las siete (que uno también trabaja y recibe gente)

      Eliminar
  3. Es normal obsesionarse cuando uno no encuentra su sitio. Muchas veces parece que no hay nada más difícil que ser un hombre sumiso que no busca morbo.

    ResponderEliminar

Los comentarios anónimos no se publican.
Desde 25/5/18 blogger solo admite comentarios desde cuentas de Google, los publicados anteriormente con otras cuentas pasan a figurar como anónimos.