~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


domingo, 11 de febrero de 2018

Femdom y dinero


Ya comenté en el sumiso financiero lo que opino acerca de que una relación femdom se base en el dinero. El resumen es que el sumiso en estos casos intenta comprar al Ama, como si pagase por un servicio. Es el caso opuesto a la dominación financiera, aunque parezcan temas complementarios. La diferencia es que en cada caso la idea de introducir el dinero nace de una u otra parte. Pero por lo general, es algo que consiste en dar/recibir dinero y oye, si se quedase en eso podría considerarse entrega y fetichismo cuando no se espera nada a cambio, pero cuando ya entra en juego hacer sesiones por cam o lo que sea, eso está más cerca de pagar por un servicio como digo.

En esos casos no se suele establecer una relación a todos los niveles entre Ama y sumiso, de hecho suelen estar en ciudades distintas, y algunos, en su desesperación o desconocimiento, pretenden ser algo especial para esa mujer a la que le faltan horas en el día para atender a las decenas de sumisos que reclaman su atención porque para eso han pagado... Así que aunque se critique a las amas de tributo, entre las que habrá de todo, no hay que olvidar que también hay sumisos que intentan comprar Amas a golpe de cheque. Si todos están de acuerdo, adelante, pero como digo siempre, eso tiene poco de Dominación Femenina, ya que el que paga quiere mandar. A mí me llegaron a contactar decenas de sumisos pagafantas, como se definían ellos, que lo pintaban todo como una entrega total de sus posesiones, como una fantasía de ser arruinados, de querer trabajar para que se lo quitase todo, y lo único que buscan todos esos es pajearse imaginando lo humillante que resultaría, sin intención de soltar ni una moneda. Pero aunque la intención sea real, con lo “rarita” que soy yo, veo el asunto como un favor que le haría al sumiso en cuestión, por cumplirle su deseo, y no enseñaría a cambio ni una foto de la uña de mi pie. Y claro, si esto lo consideramos como sumisión pura, con un fetichismo tan respetable como otro como podría ser el dinero, el sumiso tiene que dar dinero a cambio de nada, y esto se presta a lógicas estafas. Pero vamos, si él tiene pruebas de que se trata realmente de una mujer dominante o incluso la conoce en persona, ya digo que el fetichismo del dinero es un morbo como otro, pero que rara vez ocurre de esa manera “pura”.

Aunque la introducción me ha quedado un poco larga, lo que quiero comentar en este post es otra cosa: el asunto del dinero cuando ya existe una relación real ente Ama y sumiso. Habrá Amas que se sientan poderosas pagando ellas. En mi caso no es así. Algunos llegan al extremo de llamarte aprovechada si te pagan un café, cuando eso no se lo dirían a lo mejor a una mujer vainilla, y si un sumiso es tacaño en su vida normal lo seguirá siendo con toda probabilidad cuando esté con un Ama, a no ser que tenga claro que tiene que pagar por narices a una dominatrix.

El hecho de que pague él lo sitúa en una posición de servicio hacia mí. Pero, ojo, yo esto lo veo para empezar como algo placentero para él en vez de como una obligación a la que lo fuerzo. Si alguien me insinúa que ando detrás de su dinero cuando yo creo que estamos disfrutando de una serie de cosas que resulta que paga él, es que no entiende bien de qué va esto de someterse. Obviamente no voy a pedir que mi sumiso me compre un collar de perlas todos los días, pero ya sea una comida, un viaje, un capricho de lencería, eso lo va a tener que pagar, y si noto que lo hace a regañadientes, mal va. Si me sigues por twitter, habrás visto el vestido que me regaló hace poco iskandar, y también pagó por unas esposas-muñequeras para él. Así que, por resumir, el dinero no debería ser el centro entre Ama y sumiso, pero tampoco hay por qué dejarlo fuera, como bien dicen estas camisetas.

10 comentarios:

  1. Normalmente no suelo comentar en el blog, aunque no me pierdo una sola entrada, pero en este caso, responderé por alusiones jajaja.

    En mi caso particular, el tema de dinero es importante hasta cierto punto. Con esto quiero decir que a mi me gusta pagar cuando voy con Ama S, no porque ella sea mi Ama, o me obligue... cosa que no es asi, esto quiero dejarlo completamente claro. A mi me gusta pagar porque me gusta invitar a la persona que quiero, de la misma forma en que se hace un regalo, o se hacen otro tipo de gestos. Invitar es un gesto mas, como abrir una puerta, esperar a que ella decida que quiere pedir y un largo etc.
    Esto de invitar no es exclusivo de una relacion Ds, en una cita vainilla, por ejemplo, tambien es mas o menos comun que el hombre invite, o que sea caballeroso.
    En nuestro caso, el componente de Ds viene unido a esto, ya que yo pago para "agradarla" y de ahi yo saco placer. podriamos decir que yo invitandola soy egoista jajajaja

    un saludo, iskandar de Ama S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora entiendo ese brillo en tu mirada cuando sacas la cartera :P

      Sí, es un gesto, uno más de tantos otros, que además se puede hacer en público de manera discreta.

      Eliminar
  2. Ser tacaño es un problema. También quizás pueda serlo el exceso de generosidad. Luego lo explico.

    Me saca una sonrisa lo del paga él (o ella me da igual) una comida, o un viaje, o un detalle concreto ... Al final donde se ve de verdad el grado de tacañería o de generosidad es cuando se empieza a compartir cosas importantes: no 10, 20, 50 o 100 € ocasionales sino la letra de un inmueble, los gastos del comer diario, el pozo sin fondo de unos hijos (tiene fondo, pero es que la gente es muy exagerada también y muy consentidora con los críos también: demasiado) ...

    ¿Cuánta gente se casa hoy con gananciales? Mejor dicho: ¿cuánta gente da el paso y se casa? y si lo da, tiene generosidad mutua suficiente como para aguantar algo más de quince años juntos?

    Ahí, ahí es donde se ve de verdad el tema del dinero en pareja y si es éste está por encima de uno mismo y de la pareja o es algo simplemente instrumental al servicio de la familia y entorno.

    Sobre el exceso, simplemente estoy afectado por una persona cercana que ha vivido entregado a su mujer e hijos a tope: trabaja, es siempre él le llames a la hora que le llames el que está con los niños, siempre hace lo que ella dice (realmente manda ella y se nota... ya se notaba de solteros cuando eran novios), cuando nos juntamos ella es la que se echa la siesta, la que anda con el móvil, con una novela, mientras es él el que anda haciéndolo todo y bregando con los hijos. Tanto que he llegado a sospechar si detrás no habrá una relación de D-s. Pues bien, ahora ella le dice que conoce a un chico de su trabajo (que viene a decir que le mola), y le dice a su marido que es que este compañero es divertido y con chispa mientras que tú -le dice- eres más parado- (se ve que no se había dado cuenta del detalle en 12 años que estuvieron de novios y nosecuantos de casados) y que quiere alquilar un piso cerca y marcharse de casa... Así de fuerte. Deslealtad y puñalada al corazón directa.
    Por eso,.. bien. Entregarse es muy bonito. Pero hay que ser consciente de que uno se entrega a un pedazo de barro. Aunque el pedazo de barro nos parezca estupendo, lo más probable es que acabemos con las manos y la cara embarrada. Al final no somos nada...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probablemente no sea una relación D/s. El abuso, como el maltrato, suele darse paradójicamente más en parejas vainilla. De todos modos puede haber aprovechadas en todas partes. Y dentro de lo malo, la mujer esa no quiere quitarle a los hijos. Parece más bien que no lo quiso nunca o dejó de hacerlo hace tiempo y que no le apetece ser madre.
      Entregarse es muy bonito.. cuando te entregas a la persona adecuada, como digo por ejemplo en mi Guía para ser un buen sumiso. Cualquier hombre tiene la capacidad de saber si una mujer está con él por pura conveniencia, otra cosa es que sea el peor ciego: el que no quiere ver.

      Eliminar
    2. Bueno... ya veremos, porque ésto acaba de empezar. Lo mismo ella recapacita y simplemente es una crisis que han tenido o bien acaba separándose, juntándose con el otro y la siguiente es tratar de quitarle a los hijos o cosas incluso más gordas.

      Conveniencia no había por parte de ninguno de los dos: una pareja típica, ambos estudiaron juntos y en la universidad se conocieron y se gustaron.
      Creo que el problema está en si se junta egoísmo con confusión, confundir mariposas con amor, por ejemplo. Una confusión muy habitual.

      Eliminar
  3. Hasta las mejores personas pueden tener resbalones y herir a sus compañeros... somos humanos y más en un mundo con tanto ruido y confusión. Por tanto uno puede tener mucho pesqui y saber elegir muy bien a su pareja (espero sea mi caso), pero al mismo tiempo ha de tener en cuenta que el riesgo de deslealtad y de desamor siempre existe.
    Decía un profesor que tuve en la universidad (ahora sigue en una asignatura dedicada a la introducción a la profesión) que "el amor siempre era una aventura". Pero que ésta merecía la pena y el riesgo.
    Fíjate qué cosas nos enseñaban

    En realidad, la vida en sí misma es una apasionante aventura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La incertidumbre es de las cosas más complicadas de la vida. Incluso cuando crees tenerlo todo en orden, nada te garantiza que no venga un cambio a peor en cualquier aspecto: amor, dinero, trabajo, salud,etc. Una forma de combatir el miedo a la incertidumbre es tomarse la vida como esa aventura que quizá te vaya quitando cosas pero que siempre te da algo a cambio, ya sea experiencia, madurez o algo mejor de lo que tenías. Tal como lo cuentas, no parecía una relación equilibrada y lo mejor para él sería encontrar un amor verdadero.

      Eliminar
    2. Sabia respuesta. No puedo ni debo añadir ni quitar una coma. Pienso lo mismo

      Eliminar
  4. Estoy de acuerdo con el hecho de que un sumiso debe ser un caballero. Esta cualidad debería formar parte de su actitud de base, qué menos que querer invitar a la persona que te importa.
    Me gustaría saber si, al igual que algunas personas caballerosas podrían ser sumisos o sumisas, algunas chicas con carácter, capacidad de mando o facilidad para tomar la iniciativa pudieran ser Amas, me parece una posibilidad que es difícil de descubrir a menos que se empiece a conocer a la persona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Opino que una cosa no tiene por qué llevar a la otra, es como si dijéramos que un hombre muy varonil seguro que es heterosexual, cuando puede ser hetero, gay o bisexual. Una cosa es cómo seamos y otra, nuestras preferencias sexuales. Hay "mujeres alfa" que se sienten atraídas por hombres dominantes, o que quieren una relación igualitaria sin D/s por ninguna de las dos partes. Así que la única manera de saber estas cosas es, en efecto, conocer a la otra persona.

      Eliminar

Los comentarios anónimos no se publican.
Desde 25/5/18 blogger solo admite comentarios desde cuentas de Google, los publicados anteriormente con otras cuentas pasan a figurar como anónimos.