~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


lunes, 15 de enero de 2018

¿Eres sumiso o kinkster?

Primer capítulo de mi libro Guía para ser buen sumiso.

Vamos a empezar por el principio, que no es otro que preguntarte a ti mismo, sinceramente, qué eres en realidad. No te garantizo que vayas a encontrar Ama, o a mantener a la que tienes, respondiendo a esa pregunta, pero estarás más cerca de ello. ¿Cuál es la diferencia entre sumiso y kinkster? En los círculos BDSM se suele unificar todo, y parece que es lo mismo sumiso, esclavo y kinkster. No sé si te sonará la palabra kinkster. Podemos usar también bedesemero, pero en definitiva se trata de una persona que practica una sexualidad alternativa, para diferenciarla de la convencional o vainilla. Palabrejas aparte, lo que debes preguntarte es si lo tuyo consiste en una serie de gustos apartados de lo “normal”, como fetichismo de pies, placer con el dolor, afición por el bondage, etc. ¿Te excita lamer pies? ¿Te excitas si te azotan el culo? ¿Te pone a cien que te aten las manos? Todos esos gustos sexuales apartados de lo que se supone que es más frecuente se llaman parafilias, y la lista es muy extensa. Pues bien, la diferencia entre sumiso y kinkster es la siguiente. El kinkster disfruta cuando consigue cumplir sus deseos de sexo alternativo, y más allá de esos momentos, no se siente sumiso con ninguna mujer. Lo ideal es que se relacionen con mujeres que lo vivan al mismo nivel que ellos, y todos felices, pero el conflicto viene cuando se definen como sumisos, sin serlo.

El problema, como digo, es que en el mundillo BDSM se llama sumiso a cualquiera que quiera ponerse esa etiqueta, y al final entran en el mismo saco los que quieren pasar un rato de sexo alternativo, los curiosos morbosos, los que engañan a cualquier mujer que se deje con tal de cumplir egoístamente sus fantasías, etc. Y hay un grupo de hombres que no se quieren quedar en los ratos de sexo BDSM, sino que se sienten plenos y realizados entregándose a una mujer a todos los niveles, que disfrutan priorizando el deseo de ella, que son complacientes en el sexo y en todo lo demás, que son felices haciendo feliz a la mujer, etc. Es decir, hay sumisos que merecen mucho más ese nombre, a pesar de que se lo hayan adueñado por las buenas todos los demás. Un caso extremo de sumiso, o de kinkster según sea su ámbito, es el esclavo. Hay esclavos sin límites que son kinksters que se prestan a que hagan con ellos prácticamente de todo, aparte de matarlos o mutilarlos, aunque algunos descerebrados tampoco se negarían a eso. Y hay esclavos 24/7 que quieren vivir en una sesión BDSM permanente.

Así pues, debes hacer examen de conciencia para aclararte contigo mismo y saber qué clase de sumiso eres. Si eres un kinkster, no pasa nada, asúmelo y no vayas diciendo por ahí que eres algo más allá de eso. Mi consejo en tu caso es simple: sé honesto y busca una compañera afín. Practica el SSC, es decir, todo debe ser consensuado y estar dentro de unos límites razonables dentro de unas sesiones realizadas con cordura y medidas de seguridad.

Quizá te preguntes por qué un kinkster habría de tener problema en reconocer lo que es. Pues bien, la respuesta rápida es: hay pocas mujeres dominantes, y las que hay no se conforman con esta especie de sumisión-a-ratos. Otra razón es que, desde una postura egoísta, prefieren pasar los ratos sueltos que necesitan para colmar sus oscuros deseos, con mujeres que lo viven como forma de vida. Es como si escoges el mejor plato de la mesa si crees que está a tu alcance. Es comprensible querer obtener el mejor resultado posible con el mínimo esfuerzo. Pero en esos casos se produce una falta de simetría y una injusticia evidente, y no tarda en caer la careta o en aparecer el sentimiento de que ahí falta algo. Porque ninguna mujer que sea Ama vocacional, y no kinkster, se va a conformar con menos que un sumiso auténtico.

Creo que en el fondo todos sabemos quiénes somos, pero si eres muy inexperto o no te aclaras, hagamos un test rápido. Imagina esta situación: una mujer (dominante) te dice “vas a hacer lo que yo te diga”. ¿Cómo reaccionas?
a- en el sexo te parece perfecto, fuera de ahí, ni de coña
b- en el sexo te parece perfecto, siempre y cuando se ajuste a tu ritmo, y puedes hacerle el favor de ceder en algo si eso te garantiza llevarte sexo kinkster
c- fuera del sexo también te atrae la idea, de hecho te excita obedecer en cualquier cosa que te pida
d- te atrae dentro y fuera del sexo, y te libera dejar en manos de ella la relación, sin que lo conectes todo con lo sexual

La clasificación que acabo de hacer es muy generalista, pero la clave está en ver qué papel juega lo sexual. Puede que sea el único motivo, o puede que hagas otras cosas como medio para llegar a eso, o puede que no necesites ni que esté presente para seguir sintiéndote a gusto en una relación donde manda ella.


Tengo que aclarar que con sexo en este contexto me refiero a cualquier práctica entre hombre y mujer en clave femdom, es decir, no hablo de coito, que es lo más de lo más en el mundo vainilla. Una tanda de azotes es algo sexual, por supuesto, porque no se produce como un ejercicio en un gimnasio: es un momento íntimo compartido por hombre y mujer que conduce a la excitación, ya sea en ese momento o después al rememorarlo. Habrá quien diga que el sexo no pinta nada en todo esto, por ejemplo cuando se le pone al sumiso un CB (cinturón de castidad), pero incluso ahí estamos actuando sobre su sexualidad, así que es justamente la protagonista. Concretamente con el CB se pretende controlar los orgasmos, no anularlos por completo. 


Versión Kindle: En Amazon

5 comentarios:

  1. Me identificaría con la d) (dentro y fuera del sexo y me libera dejar en manos de ella la relación)

    Sin ser mi mujer dominante, conociendo ella mi tendencia, sí que hace uso en los momentos en que le interesa. Y uno de esos momentos es el sofá: se ve en la tele lo que ella quiera y le apetezca -me guste o no- y yo estoy conforme (y gustoso, aunque a veces me cueste) con esa situación y sólo me deja cambiar de canal si ella se duerme y sólo mientras esté dormida (si se despierta me toca cambiar el canal a donde ella quiera). Además una vez se sienta en el sofá, el que se levanta a todo (a atender a las niñas, a prepararle y llevarle cosas a ella, a salir a comprarle alguna chuchería llueva, truene o granice etc...) soy yo, sin excepción (bueno, alguna vez he estado malito y entonces ha sido ella la que me ha mimado) y ya se ha quedado como una norma: que no se me ocurra negarme pues es mi obligación "como marido" ;) Si ella fuera más dominante y le gustara llevar las riendas de todo, las tendría del todo, sin excepción. En cualquier caso yo le ofrezco y ella decide, cuando le apetece.
    En casa trabajamos los dos, pero yo lo hago desde casa. Por ese motivo yo soy el que me encargo más de las niñas (llevarlas y traerlas del cole, hacerles la merienda, cambiarlas, ir a los cumples etc...) y al estar en casa, también pareciera que las cosas de la casa fuesen más cosa mía.. En realidad y en justicia no tendría que ser así, ya que ambos trabajamos y lo justo es que los esfuerzos fueran al 50%, pero, aunque yo no pueda rendir en el trabajo lo que rendía de soltero y sin hijos -siendo un trabajo que además me encanta- me siento a gusto con la situación de desigualdad a su favor y mi ideal, que no siempre es posible, es que ella llegue de trabajar , se encuentre todo hecho y ordenado y le ponga sus zapatillas y su bata para que se siente en el sofá a jugar con las crías (si le apetece) o a ver la tele mientras preparo la cena.
    Como la he medio acostumbrado a eso, algunas veces que he ido más liado y no se ha encontrado con ese ideal, se me ha quejado -aunque comprende perfectamente que mi trabajo es lo primero- pero me encanta el hecho de que se queje (que de alguna manera reclame su bienestar)

    Dicho todo eso, no lo veo incompatible con ser además fetichista ¿quién ha dicho que no sea posible ser sumiso y además encantarle la situación de que ella se le siente en el rostro?

    "A mí me" encantaría que si a ella, en mitad de la noche, con el frío que hace, le entran ganas de ir al baño a un pipí, no tuviera que salir de entre las sábanas y me usase a mí. Sabe que tengo experiencia; que es una práctica que es segura -orina estéril-, pero una vez ella sabe mi disposición es ella (que me contesta con un "tal vez algún día..") la que si quiere probará o no probará... E incluso su negativa o postergación sin límite... también me gusta, pues ella decide (en ese caso ¡faltaría más que ella no decidiera!)

    Es decir, ambas cosas conviven y están presentes, mi fetichismo escatológico en este caso con mi deseo de que sea ella la que decida y lleve las cosas de los dos.

    No es incompatible... Aunque exista quienes busquen sólo el fetichismo o prácticas bedesemeras (que les azoten por ejemplo) y luego lo de obedecer o entregarse lo dejan para el gato. A esos también les diría que se aclaren y no despisten al personal, porque también habrá gente que le pase como a mí y son a quienes les pasa como a mí a quienes también perjudican.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el fondo todo el que se auto-engaña y (trata de) engañar a los demás, se perjudica a sí mismo.

      No es incompatible, claro, es todo parte de lo mismo, solo que el kinkster a secas va a lo suyo y punto. Que tampoco debería estar reñido con ser generoso y solidario, pero...

      Eliminar
  2. ... pero el que busca hueco sólo para lo suyo ya no le queda espacio en su mochila para el de al lado. Imposible la generosidad y la solidaridad en ese caso.

    En internet sin duda hay de todo, también quien merece la pena puede asomar la nariz por este medio; pero se presta sobremanera a que los suyistas abunden a la caza de algún trofeo, y por eso abundan.

    Imagino que de eso podrías escribir hasta una tesis doctoral.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que a estas alturas esa tesis ya la tengo medio escrita en este blog xD

      Eliminar
  3. ¡Sin duda! Menudo trabajo tienes hecho aquí; además que se nota que el tema te apasiona

    ResponderEliminar

Los comentarios anónimos no se publican.
Desde 25/5/18 blogger solo admite comentarios desde cuentas de Google, los publicados anteriormente con otras cuentas pasan a figurar como anónimos.