~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


martes, 26 de diciembre de 2017

Un verano con mi tía- Relato Femdom

Ya sé que estáis ansiosos porque cumpla con mi tradición de relato de fin de año, así que aquí va. Esta vez cambiamos de estación y nos vamos de verano femdom, por no caer en la rutina :P

Mi tía está de muy buen ver a sus cincuenta años. Pero me atrae sobre todo por su carácter decidido y autoritario y también por el hecho de que no es realmente mi tía. Estuvo casada con mi tío materno durante veinte años y al fin se separó, harta de no vivir la vida que quería. Esa última parte pertenece casi más a mi fantasía que a la realidad, pero todo lo que rodea a mi tía ha estado siempre en una nebulosa de sueños húmedos.
A pesar del divorcio, ella mantuvo el contacto con mi familia, sobre todo con mi madre. Son buenas amigas, y por eso pareció de lo más natural que yo acabase ese verano en su chalet de las afueras, a solas los dos. Yo había suspendido demasiadas asignaturas ese año, más de las que mi madre estaba dispuesta a pagar en el nuevo curso de la universidad.
No te vendrá mal un poco de la disciplina de tu tía —me dijo, consciente del carácter estricto de su estimada cuñada—. A ver si te centras de una buena vez, que te distraes hasta con el vuelo de una mosca. Seguro que ella sabe cómo meterte en cintura, porque yo ya no sé qué hacer contigo.
No sabía nadie lo mucho que yo deseaba que ella me metiese en cintura, pero no tenía muchas esperanzas de que pasase algo remotamente parecido a un encuentro sexual. A pesar de la gran figura que conservaba mi tía, siempre se vestía de manera discreta, incluso en verano, y tenía claro que no me dejaría ni asomarme a su escote.
Fingí ante mi madre que iba a regañadientes y me dirigí al chalet en cuanto terminé de hacer la maleta. Mi tía me recibió con un tibio beso en la mejilla y me indicó enseguida las normas de la casa, que eran bastantes. Sentí que no me compensaría estar cerca de ella con tan poco margen de movimiento. Los horarios de cocina parecían salidos de una academia militar, hasta el punto de que fuera de las horas marcadas por ella, esa puerta permanecería cerrada con llave. En cuanto al resto de horas, me dijo que yo no podía usar la piscina ni tumbarme como un zángano al sol.
Este año tienes que reconocer que no te has ganado ese privilegio, ¿no crees, Borja?
Cierto, tía, no lo merezco —dije, avergonzado como si fuera un párvulo.
Qué manía con llamarme tía. No vuelvas a hacerlo o atente a las consecuencias —dijo, con una media sonrisa de picardía.
Lo siento, Rosa, es la fuerza de la costumbre, y por escuchar a mi madre todo el rato hablando de ti con ese título.
Bueno, basta de charla, tienes mucho que hacer y mejor que empieces cuanto antes.
Deshice con desgana la maleta y me instalé en la habitación de la planta alta que me indicó. Lo único bueno de ese cuarto era que daba justo a la piscina. Por un lado era una tortura mirarla sin poder disfrutar de la natación, pero para mi suerte, mi tía pasaba largas horas tumbada al sol al borde del agua. Por la mañana sólo nos veíamos en el desayuno, antes de que ella saliese a donde quiera que fuese. Quizá iba al gimnasio, a juzgar por el buen estado físico que tenía siempre. El caso es que me dejaba solo toda la mañana.
Ya sabes que la llave del jardin la tengo yo, pero aun así, no quiero que te dediques a otra cosa que no sea estudiar aquí dentro de la casa. Porque sabría si lo haces, y no me preguntes cómo.
Yo estaba convencido de que me decía esas cosas por pura presión psicológica, y lo más curioso es que funcionaba para tenerme con la nariz pegada a los libros. Luego comíamos juntos, aunque apenas hablábamos mientras mirábamos hacia el televisor. La cena la hacía solo, porque ella tomaba un yogur o algo parecido en su dormitorio. Y luego trataba de dormirme temprano, a pesar de las imagenes que me asaltaban a esas horas.
Cuando mi tía salía al jardin para nadar en la piscina y luego tomar el sol, yo no perdía detalle desde detrás de la cortina. No resultaba fácil, ya que desde su posición podía verme en cualquier momento, pero casi siempre leía o miraba su móvil, de manera que fui relajando mis precauciones y bajando la guardia a medida que pasaban los días. Así fue como me habitué a mi paja diaria de sobremesa, mirando ese escultural cuerpo desde mi ventana. Cuando se ponía crema solar sobre las tetas desnudas era capaz de correrme en medio minuto.
El verano no estaba yendo tan mal, dadas las circunstancias. Pero todo cambió cierto día. Y no precisamente a peor.
Estaba tan absorto en mirarla y tan concentrado en lo mío, que me pilló desprevenido que ella se bajase las gafas de sol de repente, mirando hacia mi ventana. No sirvió de nada que me retirase de golpe: demasiado tarde, me había pillado in fraganti. Y me dispuse a pagar las consecuencias. Porque sabía que ella no pasaría por alto ni un solo fallo por mi parte.
Al cabo de dos minutos la tenía en la puerta, con los brazos cruzados y mirada desafiante. Seguía en bikini, y yo apenas podía reaccionar ni tapar mi erección con la camiseta.
¿Y bien? —dijo ella, acabando de entrar y cerrando con un portazo—. ¿Así es cómo estudias? ¿Así es como agradeces que te acoja en mi casa? ¿Se lo cuentas a tu madre o se lo cuento yo?
Al fin reaccioné. Aterricé un poco a la realidad. Una cosa eran mis fantasías y otra lo que me podía acarrear mi libido descontrolada.
No, por favor, Rosa, no hace falta que cuentes nada, no ha pasado nada, en serio, te lo juro, sólo estaba descansando un momento. No creo que mirar por la ventana sea un crimen.
Zas. El bofetón me pilló por sorpresa.

Sigue leyendo:

4 comentarios:

  1. Conciso, breve, y bien escrito como siempre!!; me sacó más de una sonrisa c:

    Sólo un detalle que me llama la atención de hace tiempo; por qué es que todos sus relatos siempre contienen tanto cunnilingus?

    Le deseo un próspero año nuevo!, desde Chile!!

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que me hagas esa pregunta. A diferencia de los relatos escritos por sumisos y de los vídeos porno, no me centro en lo que ella le hace a él sino en el placer de ella. Además no es simple cunnilingus sino que hay componentes de dominio: él atado o arrodillado, etc.

      Buen año también para ti :)

      Eliminar
  2. Feliz Año Nuevo Ama S.! Me ha gustado tu nuevo relato navideño, el primero que leo en los días siguientes al de su publicación, ya que los anteriores los he leído con mucha posterioridad, de años incluso.
    Me ha parecido curioso el cambio de estación, también el contexto de una relación entre ex-sobrino y ex-tía. ¿Verá Rosa con otros ojos a un Borja más aplicado? El final da pie a imaginar una continuación, en otras vacaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta dejar los finales abiertos, en plan "lo mejor está por llegar".
      Feliz año.

      Eliminar

Los comentarios anónimos no se publican.
Desde 25/5/18 blogger solo admite comentarios desde cuentas de Google, los publicados anteriormente con otras cuentas pasan a figurar como anónimos.