~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


sábado, 2 de diciembre de 2017

El sumiso que no puede convertir a su mujer en su Ama

El mensaje que traigo hoy lleva en mi buzón más de un año. No lo traje antes porque ya di consejos parecidos en el pasado, pero cada vez es un pasado más remoto, así que es momento de retomar el tema. A él le respondí pronto y de manera resumida, y quedó pendiente hacerlo de manera pública por si le sirve a alguien más. Así que vamos allá.
Primero me gustaría darle las gracias por seguir manteniendo el blog. Me esta ayudando mucho a entender lo que es vivir en una relación D/s estable. Ojala hubiera descubierto esta faceta sumisa que tenia dentro antes de casarme.
Después de vivir unos años tranquilos como una pareja recién casada, entre trabajo y vida social (10 años mas o menos) y tener un hijo se instala la monotonía y las discusiones ya casi diarias. Intente iniciar a mi mujer en la Dominación para convertir nuestra relación en una Femdom.
Primero empece con colaborar mas en las tareas domesticas para que tuviera mas tiempo para ella. Le hacia masajes cada vez que me lo pedía sin rechistar. En el sexo me limitaba en centrarme en su disfrute, incluso me guiaba para mejorar con la boca y manos. Hasta había veces que no me dejaba penetrarla porque estaba cansada. Yo lo aceptaba y le daba un beso de buenas noches y las gracias. Mientras pasaba el tiempo le iba explicando como me sentía, que me encantaba obedecerla y sobre todo que me excitaba y me hacia feliz que ella tomara las decisiones. Le comente que me gustaría que fuera mas exigente y que me hiciera sentir de verdad que ella era quien mandaba en casa y que solo ella tenia la ultima palabra. Cada vez que me ordenaba algo le daba las gracias.
Después de un tiempo obedeciendo, pidiéndole permiso para ir a tomar café (no siempre me lo permitía, y para su sorpresa obedecía sin enfadarme). Solo tenia orgasmos cuando me lo permitía (siempre le pedía permiso para correrme). Hemos comprado varios juguetes como un arnés, un consolador y un cinturón de castidad. Me llego a penetrar (me da vergüenza reconocer que disfrute, porque no soy gay).
Siempre era yo quien se abría diciéndole como me sentía y disfrutaba siendo ella la máxima autoridad en casa. Pero jamas me dijo como se sentía, llegue a pensar que lo hacia por mi. Le busque información en la red para que pudiera investigar y así avanzar juntos, pero no le hizo caso.
Poco a poco me fui cansando de ser el único que se habría (como un jilipollas). Ella seguía sin implicarse o con el mínimo esfuerzo. No se que le gusta, o que le disgusta de todo eso. Sencillamente porque no habla nunca de fantasía. Así que poco a poco me fui cansando y volví a disfrutar de la D/s visitando blog etc......... No consumo porno.
Lo intente durante un año y medio, y fracase. No fui capaz de despertar su curiosidad ni que se abriera como lo he hecho yo. Y eso me da mucho que pensar. Ella es una mujer que le gusta mandar y dirigir y con carácter. Por eso me atreví a plantear le reciclar nuestro matrimonio.
Disfrutemos del sexo como nunca, ella mas que yo. Hasta que lleguemos al punto que conseguir disfrutar de sus orgasmos como si fueran míos. Muchas veces después del sexo me ordenaba limpiar mientras ellas que descansaba le obedecía y le daba las gracias. Incluso lleguemos hasta el punto de que cuando yo llegaba del trabajo me ponía con las tareas domesticas mientras que ella cuando llegaba se ponía a ver la tele, leer o al ordenador. Y yo disfrutaba estando bajo su batuta.
Le enviaba wasap diciendo le que "mi felicidad consistía en hacerla feliz", que la quería, que era feliz siendo un marido sumiso y obediente, etc. Me encantaría construir una relación D/s con una mujer estricta, exigente, severa, cariñosa y atenta cuando las circunstancias lo exijan. 
Ahora sigo haciendo las tareas domesticas (aunque menos, sencillamente para no discutir), pero el sexo ya no es lo mismo. Incluso no me excito con sexo vainilla. Prácticamente vivimos mas bien como compañeros de piso que como pareja. No se como terminaremos, pero tengo muy claro que si algún día nos separamos no volveré a una relación vainilla.
Cuando leo su blog disfruto con sus escritos, no me importaría aunque sea tomar café con usted y charlar un ratito. Se abra dado cuenta que la literatura no es lo mio y le pido disculpa por mi forma de escribir.
Un saludo
Es duro decirlo, pero una mujer no se va a convertir en dominante dentro de la pareja si no le tira el tema. Ojo, no digo tampoco que vaya a ser sumisa (o quizá sí), pero muchas mujeres asocian estos temas con algo sucio y marginal. Puede que tu mujer tenga carácter... y que quiera que su pareja también lo tenga. Es tan fácil como eso.
El mundo está mal repartido y dios le da pestañas a quien no tiene ojos. Muchas mujeres dominantes tardan (tardamos) años en encontrar pareja que encima sea sumiso, y las que tienen marido sumiso "lo desperdician". Ya por el hecho de que no mires porno tendría que valorarte tu mujer más. No es lo habitual, y aunque está extendido y normalizado, en realidad el porno es un fracaso de la civilización (me da igual que me llamen talibana en este terreno). Por supuesto que he visto porno toda la vida, a falta de algo mejor, y cada vez tardo más en volver a caer en mirar un vídeo, porque el porno normal está cada vez más lleno de burradas directamente maledom, y en femdom lo que hay es también lamentable en líneas generales. Además, si se piensa bien, excitarse mirando a otras personas no deja de ser un asunto que roza la infidelidad, y el cerebro se lo toma como una droga (hay estudios sobre esto). Aún no he dedicado post al porno femdom, pero adelanto que un sumiso que se acostumbra a correrse de esa manera, en la vida real puede que no consiga ni una erección con una mujer de carne y hueso.
Por otra parte, si una pareja va mal, no creo que la solución sea convertirla en una femdom, a no ser que sea un deseo reprimido por ambas partes. Puede que funcione durante una temporada, por la novedad y la renovación de las prácticas sexuales, pero todo acaba cansando si no te llena. Hablando de sexo, lo de creer que alguien es gay por ser penetrado analmente, me parece del siglo pasado. No sé que tendrá que ver, parece como si los gays tuvieran la exclusiva del placer anal. Un hombre será gay en todo caso si le gusta que le penetre otro hombre, pero no una mujer. Además, entonces, si a una mujer le gusta el sexo anal... ¿acaso es una especie de gay también pero en cuerpo equivocado...? Por cierto, si esto lo hizo la mujer como “una obligación” dentro del femdom... me parece un error. Año y medio puede parecer mucho, pero si se mete de golpe el tema de varios juguetes sexuales a la vez, es demasiado para asimilarlo.
Me parece que el camino adecuado para intentar sacar el lado dominante de una mujer (si es que lo tiene, ojo) es hacer todo eso de ocuparse de las tareas, de complacerla, de pasar a segundo plano, etc, PERO, si una mujer llega de trabajar y se tumba a ver la tele, aprovechando que el marido está con sus “rarezas femdom”, lo que ocurre es eso, que se aprovecha y nada más. No tiene por qué disfrutar con ese cosquilleo de saber que él lo hace por obedecer, como nos ocurre a las Amas de vocación. No es de extrañar que un sumiso se harte de una situación tan desigual, porque ya digo, una cosa es la jerarquía aceptada y disfrutada por ambas partes, y otra es la sumisión unilateral que se topa con una pared de incomprensión o rechazo.
Yo creo, por lo que parece, que esa relación no va bien por varios motivos, y si ambas partes no ponen empeño en reconstruirla, poco futuro tiene. Me parece digno de aplauso la decisión firme de no volver a una relación vainilla, en esa pareja o en una futura. Y creo que merece un aplauso triple el hecho de no buscar Ama a espaldas de una pareja vainilla, que sería la vía “fácil”.
Sé que es duro sentirse solo en estos temas, pero hay puntos de encuentro en internet donde poder desahogarse. Lo digo porque no daría abasto con todas las proposiciones para tomar café. Yo espero que te vaya bien y me alegro si te he ayudado con el blog y con este post.
Aprovecho para saludar a los que les está sirviendo mi libro de consejos :) 

4 comentarios:

  1. Uf.., se despide diciendo que no le importaría quedar "aunque fuera para tomar un café y charlar"

    Ese detalle particularmente ya me indica por dónde van los tiros.

    Quería comentar la frase "Prácticamente vivimos mas bien como compañeros de piso que como pareja" y responder con una pregunta:

    ¿Darías tu vida por un compañero de piso?

    En mi caso, yo he convivido no ya con compañeros de piso, sino con compañeros de habitación, y no, aprecio mi vida (que la encuentro hermosa pese a sus asperezas) lo suficiente para no darla por ninguna de las personas con quien he compartido piso o habitación.
    Sin embargo por mi mujer ni lo dudo. Darla, bien de golpe en una circunstancia extrema, bien poco a poco, a base de disgustos, de entrega y de trabajo: gustosamente.

    Mi caso y el suyo pueden tener ciertas similitudes: mi mujer no es dominante. Es más ni siquiera es mujer mandona y con carácter. Y si nos vamos al sexo, más bien vibra con la sumisión. Nos parecemos tantísimo en tantos sentidos que incluso en lo sexual nos parecemos... y eso es un problema, porque lo óptimo sería complementarse en ese aspecto (que es lo que pacientemente busca Ama S) y no ser dos iguales. Pero como siempre ocurre cuando hay un problema entre dos personas que se quieren, es que la pareja se crece, y se buscan soluciones. Se buscan puntos de encuentro. Y se pone además cada cosa en su justo valor.

    Igual que la estructura de un edificio reposa en el terreno firme a través de unos buenos cimientos, hay que identificar que es lo más importante en una relación de pareja ... y no, contrariamente a lo que se piensa en esta sociedad más bien hedonista, no es el sexo lo más importante. Y reitero: los compañeros de piso no dan su vida el uno por el otro sin pensárselo. Lo más importante es la entrega mutua: estar el uno para el otro... se establezca esa entrega de uno u otro modo, y por supuesto en todos los aspectos de la vida.

    Lo que percibo yo de este caso que expone Ama S. es una queja de falta de comunicación. Él se queja de que desconoce cómo lleva su mujer interiormente esa vivencia de sumisión unilateral de su marido
    y yo me pregunto ¿por qué no se lo pregunta? Si de verdad quiere entregar su vida a su mujer y no entregarse a sí mismo y su propio placer buscando fuera lo que no encuentra dentro, ¿por qué no le pregunta? No me creo que ante una pregunta directa ella eluda o calle y más si él insiste en que es importante.
    Y además de la pregunta, si fuera él me preguntaría ¿qué es más importante para mí, sentir el placer del vivir la sumisión o simplemente entregarme genuinamente y sin buscar necesariamente recompensa a la mujer que quiero? Si el problema es simplemente que no se le empina y eso le frusta, tampoco se acaba el mundo con eso. Que lo hable con ella, que le exprese lo que le pasa.

    (sigo porque me ha salido el post de respuesta largo)

    ResponderEliminar
  2. (sigue de antes)

    A mí me sucedió en la misma noche de bodas, y algunas veces más al principio sobre todo... Aunque ella ya sabía que yo era sumiso, no se había imaginado que mi "botón" de activado sexual era tan así. Fue hablar, fueron muchos días de "hacerme la flor", de ser paciente la una con el otro y el otro con la una, y mucho mucho mucho hablar y mucho mucho mucho probar... hasta que fuimos dando con las vías comunes. Alguna vez que ella realmente pulsó el botón (haciéndome sentir sumiso a ella de verdad) llegué a correrme dentro sin ni siquiera ella moverse (simplemente por el poder de la palabra) y no perder ni un ápice de excitación ni de erección dentro de ella tras la eyaculación y seguir hasta que ella tuvo su orgasmo. Y los dos alucinando claro. (Yo porque no sabía que se podía mantener erección perfecta tras el orgasmo y ella por descubrir lo que era pulsar ese botón, tras creer que yo no funcionaba...)

    Cuento estas intimidades porque primero soy anónimo y segundo, porque creo que tal vez pueden ayudar a alguien.

    También yo aprendí a pulsar su botón. Y sí es cierto que tenemos un campo compartido bastante más restringido que el que tendría una pareja absolutamente complementaria en el sexo. Pero es suficiente para ambos. Y aunque el sexo tiene su importancia en una pareja (ya se que para esta sociedad materialista ES lo importante o la condición NECESARIA y a veces hasta suficiente) para nosotros tiene su lugar, por debajo de otros muchos aspectos.

    La entrega mutua es un asunto tan impresionante, que eclipsa lo demás. Lo demás son accesorios. Hasta los hijos son accidentes.
    Por eso ver que alguien se aleja de su pareja, como me parece que es el hombre del ejemplo con el que Ama S ilustra el post, por tema de sexo y falta de comunicación, me entristece. Tiene una personita en su casa a la que AMAR y parece que ya no lo valora. Valora que pueda ser su AMA, y no tanto su AMADA. ¡¡¡¡Disfrútala!!!! ¡¡¡Ámala!!! ¡no te pongas tú en primera persona,... parafraseando al bruto de Trump: -¡SHE first!- y por lo que consideres más sagrado ¡comunícate con ella! Verás como me lo agradeces, aunque sea un desconocido.

    Si yo en su día hubiese encontrado una chica dominante, lo primero que le habría dicho en caso de hacernos pareja es que me avisara si yo en algún momento priorizaba el que fuera mi ama por encima del que fuera mi amada, porque en ese caso estaría equivocando las prioridades y llevando al desastre la relación. Lo primero, es lo primero. Aquí, y en la China mandarina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre viene bien tener más opiniones y puede que tus palabras le sirvan a este lector o a otro.
      Yo siempre he opinado lo mismo acerca de este tema, las relaciones D/s son bidireccionales y complementarias. Ya lo que cada cual haga para ser feliz a su manera, es respetable, claro.
      Obviamente el que nada espera es feliz si es su modelo de vida. Pero no se sabe si es abnegación o resignación, porque es comparable a no tener pareja para no salir lastimado.
      Ni el sexo es lo primero ni es lo ultimo. Este hombre no parece que se esté centrando en el sexo, a no ser que lo de hacer tareas domésticas sea dar un rodeo para llegar a eso.
      Haciendo de abogado del diablo, llegar a la noche de bodas sin hablar abiertamente de sexo, no es comunicación plena, y además, creencias religiosas aparte, no incluir el sexo como parte del conocimiento y disfrute de una pareja, me parece una locura, que en casos así lleva a sorpresas tan grandes como descubrir que la otra parte no se mueve dentro de lo convencional.
      El amor es amistad mezclada con erotismo, ojo, no hablo de sexo y mucho menos de lo que nos venden como el único sexo posible, ya que mencionas la penetración.

      Eliminar
    2. En nuestro caso sí habíamos hablado de sexo y desde luego a menudo le había dicho que lo que me activa es sentirme dominado; pero claro, en mi caso, en sexo con penetración sí llegué virgen al matrimonio, luego el cómo reaccionaría era una incógnita incluso para mí. Experiencias sexuales, piel a piel, sí había tenido algunas, ... alguna muy precoz -de niño- y alguna otra previa a conocer a la que es mi mujer, con otra chica dominante también afincada en tu ciudad. Pero nunca con penetración.

      De ahí que más que falta de comunicación fue puro desconocimiento... pura aventura. ¿Locura? Tal vez, pero, viéndolo con retrospectiva probablemente de haber intentado tener de novios sexo con penetración, y no sólo caricias, besos y sexo oral antes de querernos de verdad, es muy posible que nuestra relación hubiera muerto antes de nacer, ¡y nos habríamos perdido los dos una relación genial!.
      Ambos hemos aprendido el uno del otro para encontrar los puntos en común para relacionarnos sexualmente satisfactoriamente, incluso con penetración - aunque para mí, ésta puede ser prescindible para mi disfrute, y en muchos casos ella tampoco la necesita (otros sí)

      Luego puedo decir que nos salió bien la jugada, al iniciar la aventura sexual completa, juntos cuando ya nos queríamos de verdad y no cuando aún estás tanteando. Cuando llevas saliendo poco y no hay un gran compromiso asumido por ambos ni necesidad de asumirlo, ni un amor demasiado maduro por el otro, más allá de la atracción y las primeras complicidades, el grado de paciencia del uno con el otro es aún pequeño, insuficiente para superar determinados obstáculos. A nosotros nos cogió recién casados pero ya con ganas de querernos, casi pasara lo que pasara.

      Sobre este hombre ... vieja discusión entre tú y yo: para mí todo ese comportamiento de sumisión va buscando un sentimiento que es potente cuando la otra parte participa. Es un sentimiento que activa (y recompensa) sexualmente. Es parte de su sexualidad. Lo cual es fabuloso... pero sería triste si por un tema sexual deja a su pareja. Por eso digo que valore a su amada antes que a su ama... y volverá a vibrar con ella.

      Eliminar

Los comentarios anónimos no se publican.
Desde 25/5/18 blogger solo admite comentarios desde cuentas de Google, los publicados anteriormente con otras cuentas pasan a figurar como anónimos.