~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


miércoles, 28 de junio de 2017

La mala fama del femdom

De vez en cuando bloqueo a alguien que se apunta a seguirme en tumblr o twitter. Suele tratarse de alguna dominatrix que busca publicidad, o de algún cliente de las anteriores. Me indigna demasiado que pretendan estar en el mismo barco que yo, cuando ni siquiera viajamos en el mismo medio de transporte. Luego me da la risa cuando pienso fríamente en el teatro que tienen montados entre unas y otras. Me explico.

Las “modernas” esas son en realidad unas rancias que perpetúan el machismo de siempre. El falo sigue siendo el centro, y ellos son “putas” o maricones por sentir placer con la penetración anal. Otro clásico es rebajar al hombre por someterse a la mujer. Entonces, ¿qué valía tiene esa entrega? Si un ser de cuarta categoría te adora, ¿en qué te conviertes tú? Si te mueves entre sumisos-basura, ¿no eres tú parte de la basura? ¿Te sirve de algo estar por encima del lodo? Joder, si habitualmente no te sientes por encima del lodo, es que tu autoestima necesita que cualquier arrastrado babee por ti. ¿Qué clase de diosa te crees que eres entonces?


Yo entiendo que el negocio es el negocio, y que hay que fingir ser la más dura del barrio para destacar entre tanta currante del sexo, aunque algunas se pasan de rosca y muerden la mano que les da de comer. Lo bueno de todo esto es que existe la contrapartida, un mercado de hombres que les vienen como anillo al dedo, la mayoría viviendo una cara B de espaldas a su vida A de tipo “normal”, fomentando la hipocresía social del que ataca en público todo lo que se sale de lo convencional y luego llama a un 803. Lo peor, evidentemente, es que se nos mete a tod@s los demás en el mismo saco, cuando echan un vistazo superficial al tema desde fuera. Así que por eso reivindico una y otra vez que es posible un femdom sano y positivo, entre personas cuerdas, con autoestima y sin complejos. Yo jamás me he interesado por un sumiso que no me pareciese valioso como persona, ni por esos otros que lo son pero que buscan rebajarse cuando se cuelgan la etiqueta de sumisos.


Luego está la opinión de ciertos psicólogos, que tachan de trastornados a todo el que se sale del molde convencional. Dicen que llegamos a esto por carencias emocionales... Vamos a ver, si hoy en día encontrar pareja compatible en femdom es como toparse con un unicornio verde, no es extraño que acabes sintiendo esa carencia DESPUÉS de reconocerte como Ama o sumiso y tras llevar años de infructuosa búsqueda, ¡pero no antes! Vamos, es que me parece de chiste que alguien se sienta desamparado en la vida y diga, voy a meterme en eso del femdom que seguro que me va mejor... ¿En serio...?


Con todo el panorama anterior, no me sorprende que los trolls de la línea femdom negativo se fastidien tanto por lo que escribo, porque les disparo justo en medio de la frente. Pero me encanta saber que molesto, porque significa que voy por el buen camino y que mi opinión se va extendiendo, por suerte :) Ah, hablando de frente, o de poca frente, estos no saben que no son los únicos ni los primeros que intentan molestarme con sus tonterías, ni que conozco sus IP en cuanto ponen un pie en mi blog, así que espero que se alegren de tener bonitas noticias de la policía por acoso cibernético (toma nota, catalán, orange, firefox, win 7 etc etc, y búscate una vida, pobre troll...).


6 comentarios:

  1. Estoy seguro que no eres la primera acosada por ese caballero. Ya conocía (a nivel de email) a una chica catalana muy muy valiosa, que ya hace un montón de años, tuvo un percance con un cierto "falso sumiso" también de allí. Atando cabos no me extrañaría que fuera la misma persona.

    Respecto al tema, ... es que tú ofrecías y buscabas (y encontraste) una relación, que es algo muy diferente a una actuación teatral pagada.

    Sobre lo diferente, los albinos en las tribus de Centroáfrica lo pasan muy mal, y no porque en sí el color de piel claro les haga daño. El miedo y el rechazo a lo diferente es lo que de forma natural nos sale. Luego vamos aprendiendo que en realidad todos somos diferentes entre sí. Y entonces lo que se aprende es a descubrir al otro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de caballero evidentemente será ironía. No es el único troll catalán que he tenido y lo gracioso de estos tíos es lo fieles que son a un blog que tan poco les gusta y el tiempo que pierden intentando llamar la atención en vano. Pero por la forma de escribir, se nota que están locos y son tontos, a partes iguales.

      La ignorancia y el miedo es lo que hacía que los primeros gays en salir del armario recibieran palizas. Esta claro que el problema no es interno sino del ignorante asustado que mira. Pero si en el escaparate están los locos radicales y las aprovechadas disfrazadas de nazis... difundir una imagen positiva es como predicar en el desierto.

      Eliminar
  2. Buenos días Ama S.

    Me gusta el post y sobre todo interesantes estos 2 comentarios. Yo diría: "Normalización", creo que falta mucho de eso entre las personas que no salen del armario en este tipo de relaciones Ds. Hay que verse normal uno mismo primero. Pienso que es algo así como lo de "quererse a uno mismo" primero y después vendrá que los otros te quieran (aunque no es un buen ejemplo porque en el caso este, para que los otros "te quieran" hay mas matices e importantes).

    En este sentido, hay que alabar y agradecer la "labor" de personas como Ud, que ayuda a estas relaciones a salir de lo underground en todos los sentidos de cara al resto del mundo, por un lado, y a la identificación personal con otros "iguales" y quitar el autoestigma a este tipo de sentimientos y a uno mismo para ir viéndose cada vez más "normal", por otro. Para esto, fundamental esta concepción de este tipo de relaciones como algo natural y perfectamente llevable a lo cotidiano.

    Buen día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El único ámbito en el que veo cierta normalización de un tiempo a esta parte es en los juguetes sexuales, a pesar de que la publicidad de bondage nos muestra en 9 de cada 10 casos a la mujer atada.

      Supongo que hay que dar tiempo al tiempo, y ayudar a la difusión hará que los plazos se acorten.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. La palabra "normal" hace referencia a la norma, a lo que más se repite. Tampoco creo que el patrón D/s sea el más habitual en la sociedad.

    Probablemente estemos en uno de los laterales de la campana de Gauss. Por eso yo incido más en la aceptación, primero de uno mismo tal cual es, y luego en la aceptación de cómo es cada uno de los demás.
    Eso sí, incluso logrando la aceptación en pie de igualdad, por parte del resto de la sociedad, lo que es poco común siempre llama la atención. Es como los pavos reales: nadie les niega su condición de aves, nadie afirma que su colorido se deba a alguna enfermedad, pero llaman más atención que los gorriones. Aquellos, son pocos y más vistosos. Es inevitable.

    En cualquier caso, estamos en una sociedad libre, con lo cual, lo más importante es sentirse uno mismo libre (lo cual implica la aceptación de uno mismo tal cual es) y los demás, que te sigan, o no. Da igual. Tiene su coste, claro, como el pavo real tiene el suyo al ser más vistoso... hasta que se acostumbran a verlo.

    ResponderEliminar
  4. Yo hablo de "normalización", y de "normal" (palabras que ponía entre comillas porque era un uso arriesgado de esas palabras, pero esto es sólo terminología) aludiendo sobre todo a uno mismo: "autoestigma" (otra palabra que usé) o lo contrario (autoaceptación, "normalización", verse uno mismo "normal"), pero siempre uno mismo. Es lo más importante, o lo único importante, estoy de acuerdo.

    Pero es que esa es la batalla yo creo, o al menos la primera y más importante, que libra prácticamente toda persona que se acerca a este mundo (o una grandísima mayoría).

    ResponderEliminar

Los comentarios anónimos no se publican.