~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


domingo, 22 de enero de 2017

Ser o no ser... sumiso


Es normal que a lo largo de los años se repitan las mismas consultas que me llegan. Y entiendo que el blog no se lee entero en dos días (ni en dos semanas), así que lo del título es algo que me preguntan con cierta frecuencia. Ya lo comenté en otras entradas (No sé si soy sumiso , Ser o no ser sumiso), pero no está de más repetir los temas básicos.


Uno de los mensajes en la misma línea es el siguiente:

Hola Ama S. ¿Qué tal está?, antes de nada me gustaría agradecerle su blog, estoy seguro que le lleva mucho tiempo y me gusta mucho pues me parece que es un sitio distinto a la mayoría de los que tratan sobre dominación femenina, en cierta medida es único y a veces me siento identificado. Gracias.

No le escribo porque quiera ser su sumiso, soy demasiado joven para usted y no vivo cerca de suyo ni voy a vivir cerca en un futuro próximo. Le escribo porque desde que descubrí que me gustaba la dominación femenina he buceado un poco en internet buscando información y he hablado con algún ama y no me ha gustado nada, únicamente me ha gustado su blog. Alguna vez he llegado a pensar que pueda ser un sumiso en menor grado o que soy un falso sumiso de esos pero yo creo que no, simplemente veo la sumisión de manera distinta, como no estoy seguro humildemente pido su consejo ya que seguro que usted tiene mucha más experiencia que yo y ha visto muchos más sumisos que yo. Puede que le sirva para escribir algo en su blog


Le voy a explicar cómo veo yo la dominación femenina. Para empezar no me gusta nada el bdsm, no me gusta que me azoten ni que me hagan daño, como mucho que me esposen y aten pero vamos que si me entrego a un ama me gustaría que no le gustase mucho. He leído muchas entradas suyas diciendo que la dominación femenina y el bdsm no tienen por qué ir juntos y estoy de acuerdo. Hasta ahí ningún problema, la mayoría de los sitios de internet tienen bdsm por en medio pero bueno.

Lo que yo creo que más me diferencia es lo siguiente, no me gusta nada ser humillado, y por humillado no me refiero hacer algo que se pueda ver como humillante. Me refiero a que no me siento inferior a mi ama y no me gusta que me obliguen a hacer cosas para hacerme sentir inferior a ella o que ella se sienta superior, por ejemplo no me gusta que me pongan motes humillantes ni que me obliguen a dormir/sentarme en el suelo o que la tenga que tratar de usted o llamarle ama/diosa...etc. Para mí la sumisión no es ser inferior a otra persona, como decían en una película servir es el arte supremo, Dios sirve a los hombres pero no es su siervo.


Además yo para entregarme a un ama necesito sentirme querido al 100%, querer y confiar en mi ama a ciegas y todas esas prácticas lo único que consiguen es que no confíe en esa persona y que piense que quiere que me vaya mal para sentirse superior. Yo no me siento inferior pero es verdad que una relación en la que la mujer tenga todo el control le da mucho poder pero necesito saber que esa mujer no va a utilizar ese poder para hacerme sentir inferior, porque no lo necesita. De hecho me parece que dominar a una persona que consideras inferior a ti no tiene ningún mérito pero dominar a alguien que consideres igual a ti me parece que debe ser muy excitante, igual que ser sumiso de alguien que es igual que tú sólo porque quieres hacer a esa persona feliz no solo me excita sino que me hace muy feliz. Ojo con esto no quiero decir que si tuviese un ama no me pudiese mandar lo que a ella le plazca pero si tuviese un ama me aseguraría que no quiere a alguien “inferior” sino que quiere a un sumiso que sea lo mejor posible, que la complazca en todo y que no necesite que la trate como si fuese una diosa y yo un gusano.

Como puedo entregarme a un ama que le guste un poco el bdsm pero sería incapaz de hacerlo con un ama que me haga sentir inferior y casi todos los sitios femdom tratan a los sumisos como inferiores me gustaría saber qué opina usted, si le parece que soy un falso sumiso o tengo una sumisión de grado bajo y si cree que alguna vez conoceré a un ama que lo vea de la misma forma. A lo mejor le sirve para escribir un post .

Como seguro que recibe muchos mensajes y este es larguísimo no tiene por qué contestarme pero aun así gracias si lo ha leído y muchísimas gracias si me contesta=), mis mejores deseos.

P.D: He leído en una de sus últimas entradas que a lo mejor necesita ayuda para traducir una de sus novelas al inglés, yo no soy filólogo ni nada pero se bastante inglés si necesita ayuda no dude en pedírmelo. Si además necesita algún otro tipo de ayuda pídamelo también.


Como ya indiqué más arriba, la respuesta que di en posts anteriores puede servir para esta consulta, pero por matizar y resumir: por supuesto que el sumiso no es mi inferior, yo lo veo como el pedestal que me permite elevarme, y debe ser valioso, no se le encomienda a cualquiera semejante tarea. Es una pena que algo tan bello se distorsione por culpa de toda la panda de abusonas y gusanos sin autoestima, pero mensajes como este cada vez me van llegando en mayor número, así que confío en que ganemos la batalla los del bando del femdom positivo.

Acerca de la propuesta de traducir mi novela (o mis novelas), yo también tengo nivel alto de inglés pero se necesita ser nativo, bilingüe o traductor profesional para semejante tarea. Lo que me recuerda que hace un tiempo alguien se ofreció para hacerlo y no pasó del prólogo de Despertar sumiso. Se ve que se le desinfló pronto la buena intención.

Sobre lo que dice de estar obligado a tratar al Ama de Usted ya hablé en El protocolo femdom, así que tampoco voy a añadir nada más.

11 comentarios:

  1. ¿Ser o no ser sumiso?; yo creo que eso ni se pregunta, ni se elige, uno lo sabe desde bien temprano en la vida...

    Sabes que eres sumi cuando nunca te sentiste atraido hacia esas compañeras dulces y complacientes en la escuela. Cuando la primera chica que te volvió loco, fue esa compañera arisca y pesada que te hacia buying, pero sentía algo por tí en el fondo. Cuando el porno que te mostraban tus amigos en la adolescencia te daba nauseas. Cuando tus primeras relaciones fracasan porque eras muy dócil según ellas. Cuando al iniciar tu vida sexual descubres que te carga tomar la iniciativa en la cama. Cuando bajas la mirada de forma automatica cuando una mujer que admiras y te atrae te mira a los ojos. Cuando sientes que podrias hacer o dar cualquier cosa por ella cuando te enamoras de verdad...

    Y como no es algo que uno elige, no tiene sentido sentirse menos por ello; sería como avergonzarse por haber nacido en una familia humilde, o por ser gay, o por tener rasgos asiaticos... Uno debe avergonzarse por otras cosas, no por los rasgos o condiciones con las que se nacen :P

    Mi humilde opinión :)

    Por cierto, que bonitas las imagenes de esta entrada y la anterior, a que son del mismo fotografo/artista verdad??? :o

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que has entendido bien por donde vienen esta clase de dudas, por la vergüenza del sumiso. En el fondo todos saben lo que son y lo que no son.

      Pues normalmente no sé de dónde viene cada foto, las voy guardando de aquí y de allá y es una colección grande :D

      Eliminar
  2. Quería introducir un matiz respecto a un punto que creo que es importante. Tanto la persona que hace la consulta como en varios post del blog, por una parte se hace tanto hincapié en desvincular lo "masoquista" (humillación, BDSM...) de la sumisión, como en vincularla expresamente a la "entrega". La palabra "entrega" aparece casi como una identificación con la palabra "sumisión", o al menos así me lo ha parecido tanto en la intervención de esta persona como en algunos post.

    Y creo que es un error. O al menos una definición incompleta. Creo que además de la entrega por parte del sumiso, existe un ingrediente básico sin lo cual, la relación no sería de dominación-sumisión: el intercambio de poder: dos personas voluntaria y consensuadamente hacen expreso (o implícito) un intercambio de poder.

    Si lo dejamos en entrega, palabra maravillosa que hace referencia a una experiencia MARAVILLOSA (y aquí hablo en primera persona), la relación no necesariamente es de dominación-sumisión, sino que puede ser una relación de amor. Quiero recordar que en el rito católico de una institución tan antigua y fuerte como el matrimonio se dice "Yo, xx, te recibo a ti, xx, como esposa y me ENTREGO a ti y prometo serte fiel en la prosperidad y en la adversidad, en la salud y en la enfermedad, y así amarte y respetarte TODOS LOS DIAS DE MI VIDA."

    Entregarse a una persona es algo grande, sobre todo sabiendo que esa persona es tan imperfecta como uno mismo y por tanto no te entregas a algo perfecto ni más grande que uno mismo, y es satisfactorio...duro en el día a día porque implica ser paciente, implica perdonar continuamente, implica abstenerse, implica implicarse, implica renovar día a día la ilusión, implica pensar en el bienestar de la otra persona antes que en el propio, implica DEDICAR TIEMPO, ese bien tan tan escaso en nuestros días (sobre todo para los que somos profesionales y además empresarios) y por tanto para dedicar tiempo hay que hacer renuncias de todo tipo, incluso profesionales o económicas si hace falta, implica ceder, implica más que compartir, implica esforzarse uno mismo por ser mejor para que la otra persona tenga a alguien mejor que el día anterior si es posible... lo implica todo... pero satisfactorio porque las personas aún egoístas, estamos diseñadas para amar. En definitiva: la palabra entrega es muy grande, la gente la maneja como quien coge un misil nuclear para jugar a los petardos: sin saber lo que tiene entre manos. La palabra entrega merece un respeto, porque es de las palabra más sagradas que tiene nuestro diccionario.

    Peero: entrega NO ES IGUAL a sumisión, aunque aquella sea un ingrediente, también en mi opinión, ESENCIAL de ésta.

    Sin intercambio de poder, habrá entrega, .... habrá amor en definitiva, pero no habrá relación de dominación-sumisión.

    Es mi opinión al menos. El cocido madrileño lleva su hueso de jamón, su chorizo o morcillo, ... pero sin garbanzos no hay cocido. Sin intercambio de poder no hay relación de D-s.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El intercambio de poder implica que lo "normal" es que el hombre mande. No me gusta nada ese planteamiento del femdom.

      Por amor se pueden hacer muchas cosas, pero si alguien no lleva la sumisión dentro, vivirá ciertas situaciones como un castigo en vez de disfrutarlas, y esa es la diferencia entre ambos tipos de entrega.

      Eliminar
    2. No, de ninguna manera. El "intercambio de poder" es una expresión que también usan cuando el dominante es el hombre y la sumisa la mujer. Yo lo entiendo como que una relación sin D/s ambos tienen el mismo poder, al menos en principio y teóricamente (luego habrá parejas donde acabe mandando más ella que él y lo contrario). En una relación consensuada de dominación sumisión, partiendo de esa igualdad de poder, una parte DA poder a la otra sobre sí y la otra ASUME ese poder de forma, normalmente explícita (aunque ya puede ser implícito simplemente aceptando uno que es sumiso y el otro que es dominante).
      No lo entiendo de ninguna manera como que partamos de una situación donde el hombre manda y el "intercambio de poder" sea "que la mujer mande". Eso en cualquier caso sería "intercambio de rol" asumiendo una tesis machista en que el hombre manda -tesis que no acepto-.

      Es lo que he comentado: los dos, como personas constituyentes de una pareja, tienen en principio el mismo poder, el derecho a tener el mismo poder de decisión en una pareja....pero en una relación aceptada como de Dominación-sumisión, ese equilibrio se rompe adrede por ambas personas: otorgando más poder a una que a otra (o todo el poder a una respecto a la otra)...por eso hablo de intercambio de poder: yo te otorgo una parte de mi poder a ti, para tu bienestar, puesto que yo disfruto de ese recorte de poder en tu beneficio y tú disfrutas de esa soberanía "extendida" sobre mí.

      Respecto a la entrega, no diferencio tipos: si uno voluntariamente se entrega a otra persona, nunca vive como castigo esa entrega sino como forma de vida. Si lo vive como castigo es que no está entregado sino que uno vive para sí mismo y no para la otra persona. Si lo vives como castigo, es señal de que no hay entrega realmente sino resignación. La entrega se vive con alegría y naturalidad o no es entrega.

      ¿Podría decirsese que la diferencia de un matrimonio (pongo el ejemplo del matrimonio cristiano donde se promete esa entrega expresamente) y una relación D-s, es que en el primero ambas personas se entregan mutuamente y lo hacen sin intercambio de poder?. Incluso la primera premisa diría que es discutible, porque en una relación D-s el dominante también puede entregarse al sumiso (amarle y darse a él/ella ¿o dominar a un sumiso no es un modo de amar al sumiso?) pero la diferencia clave y esencial para mí es la cesión de su (parte de) parcela de poder, de soberanía, asumida por la parte dominante, cosa que no se produce en una relación igual a igual en un matrimonio o pareja convencional donde puede (y debe) existir esa entrega mutua pero en cambio no existe (ni necesita existir) esa cesión expresa, consentida y disfrutada de poder por parte de uno de los miembros de la pareja.

      Eliminar
    3. Hasta el último párrafo no lo has dicho bien: cesión de poder, no intercambio.

      No voy a devanarme los sesos para encontrar parecidos o diferencias con el matrimonio cristiano que además no me interesa para nada...

      Eliminar
    4. Sí, sería más preciso llamarlo flujo de poder que intercambio de poder, ya que fluye en una dirección y parece que intercambio tiene connotaciones de dos sentidos. El término cesión sólo describe lo que ocurre en una parte, no todo lo que ocurre: cede el sumiso, pero si no hay una pareja dominante que asuma esa cesión el hecho de la dominación no se produce.

      En cualquier caso y dejando aparte si son galgos o podencos, ese era el matiz que quería introducir: que no basta la entrega (que es un hecho que ocurre en otros tipos de parejas, y entregarse significa lo que significa, sin que ello sea un castigo) sino que falta, en mi opinión un ingrediente igual de importante para que sea una relación de dominación-sumisión: que exista ese flujo de poder, esa redistribución de soberanía, esa cesión de poder del sumiso asumida por la dominante.

      Eliminar
    5. Es lo que digo siempre de la bidireccionalidad de la D/s.

      Eliminar
  3. Es difícil 'nombrar' o incluso nombrarse a uno mismo sumiso. Puedes tener toda la intención del mundo, pero hace falta exteriorizarlo también. Con cabeza. En cualquier caso una relación de dominación no tiene porqué ir implícita a las prácticas -sexuales o no- bdsm. Eso sí, cuando se unen, es diver, jeje.

    Un saludo, Ama.S!

    ResponderEliminar
  4. ¡Feliz 2017!
    Esperando que este año sea más amable que el anterior... hola XD
    Y qué bonito es encontrarse con esas expresiones y analogías compartidas, lo del pedestal también la uso yo, y siempre digo que por fuerza tendrá que ser alguien en quien confíe y que confíe en mí, porque sino, en una de esas se tambalea y me mato...
    Paso corriendo a leer otra entrada, y luego sigo corriendo, que así ha tocado la vida.
    Un beso y un abrazo Ama S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Feliz año para ti también :) De momento no arrancó mal :D

      Abrazotes

      Eliminar

Los comentarios anónimos no se publican.