~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


viernes, 23 de diciembre de 2016

El asiento de atrás- Relato femdom



El día no estaba yendo según lo previsto, la aglomeración en el parking del centro comercial en fechas navideñas les había retenido durante media hora. Y no parecía que la cola de coches fuese a avanzar más rápidamente a corto plazo. Pero decidió sacar partido de la adversidad. No hay mal que por bien no venga, pensó. Y puso en marcha su plan improvisado. En cuanto vio aquel hueco libre resguardado entre paredes, aparcó de nuevo y se quitó la sensación de prisa. El estrés se lo pensaba curar de otra manera.
-Vamos al asiento trasero -ordenó a su acompañante.
Habían quedado un par de veces y no tenía claro si era el sumiso que andaba buscando. Pero para eso tenían que conocerse mejor, y eso incluía comprobar cómo se portaba en ese terreno carnal.
Pareció sorprendido por la orden pero obedeció sin pensarlo.
-Por supuesto, Señora, ahora mismo.
Salió del coche y se metió en el asiento de atrás. Sin embargo, ella no hizo lo mismo. Se giró y lo miró sin decir nada. Enseguida él cayó en su error. Volvió a salir y se acercó hasta ella.
-Perdón, debí abrirle la puerta, soy un maleducado, lo siento.
-Sí, sí que lo eres -dijo ella, y le dio un sonoro bofetón en cuanto salió del coche.
Él bajó la mirada y no se atrevió a moverse.
-Arrodíllate -añadió.
Cuando estuvo en posición, ella le agarró el pelo por la nuca y dio un tirón de su cabeza hacia atrás.
-A ver cómo te portas, porque no has empezado muy bien que digamos.
-Soy un estúpido, perdóneme, por favor.
-Ya veremos si te perdono después. Vamos adentro.
Esperó a que ella se acomodase y fue a sentarse. Pero hizo una pausa.
-¿Hay algo que deba hacer antes de entrar?
-Me alegra que lo preguntes. Sí, echa los asientos hacia delante todo lo que puedas.
Hizo lo que le indicó y regresó a sentarse, pidiendo permiso primero. Cuando estuvo en su sitio se quedó muy quieto, con el corazón acelerado. No sabía lo que ella tendría en mente y sentía una mezcla de ansiedad, excitación e incertidumbre difícil de controlar. Empezó a retorcerse las manos, sin saber qué hacer con ellas.
-¿Estás seguro de esto? -preguntó-. Piénsalo bien porque luego no habrá marcha atrás.
Él no deseaba otra cosa que ser suyo, así que asintió con la cabeza.

Sigue leyendo:

10 comentarios:

  1. Wow... estoy seguro que cuaquiera que lea su relato con los colores subidos al pecho, se llevará una enorme sorpresa con semejante final. El relato es como un tease & denial en sí mismo jaja.

    Pero me gustó el que te hace pensar; la idea que te deja luego de leerlo... que es como la otra cara de la moneda de sus otros relatos. Y creo que ejempllifica muy bien lo que (NO) es la entrega.

    Felices Fiestas!! =), y ojalá que este nuevo año llegue esa persona especial que busca; pues por lo que llevo leyendóle pienso que se lo merece más que nadie =)

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la idea, hacer pensar a los lectores, aunque se dificulte la tarea con... los colores y los calores xD

      Felices fiestas, Diego :)

      Eliminar
  2. Lo único que se aproxima a la realidad es la cola para entrar al Centro Comercial. Lo de encontrar un hueco ya empieza a ser literatura.

    Respecto a lo siguiente, salvo que sean un par de exhibicionistas -por muy retirado que esté el aparcamiento.. se les ve o como mínimo se les intuye-, lo normal es que hubieran salido a airearse un poco ... y lo probable que hubieran vuelto luego al coche con alguna bolsa en la mano, porque alguno de los dos habría caído en la cuenta de que faltaba algún regalo para algún familiar y ya que estaban ahí...

    Encontrar el regalo adecuado no deja de ser una tarea excitante, entre tanta lucecita y gentío. Llevarle la compra a la señora, todavía más.

    Gracias por el relato y felices fiestas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cola era para salir del centro comercial y se da por sentadísimo que él había cargado con las compras :P

      El lugar para aparcar es de esos que ves cuando ya casi te lo has pasado, el típico hueco que queda desaprovechado. ¡Es que tengo que explicarlo todo! :P

      A mí el gentío me parece poco excitante, pero para gustos... xD

      Feliz resto de fiestas.

      Eliminar
  3. Me quedo con "No estaban allí para que él se lo pasase bien. Podría ser el caso, pero primero venía el placer de ella. Incluso ese simple gesto fue suficiente para que él se ruborizase a causa del abultamiento creciente en su pantalón" me ha dado así como un no se qué de sentirme identificado... Jeje. Guay, guay.

    Un abrazote y felices fiestas, Ama.S. ¡Espero que hablemos pronto! :)

    ResponderEliminar
  4. Gracias por el regalo navideño, un saludo y felices Fiestas

    ResponderEliminar
  5. Que salvaje y aventurero relato. me ha gustado mucho, muy juvenil. No se preocupa mucho de su Ama, su sed de sumision y sexo nublaba sus sentidos...jejeje.
    Y zas! A la puta calle...me parto de risa.
    Te deseo Ama S unas Felices Fiestas y un prospero Año Nuevo.

    ResponderEliminar

Los comentarios anónimos no se publican.
Desde 25/5/18 blogger solo admite comentarios desde cuentas de Google, los publicados anteriormente con otras cuentas pasan a figurar como anónimos.