~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


viernes, 26 de febrero de 2016

La Venus de las pieles


Por si alguien no lo conoce, el libro del mismo título fue escrito por Leopold von Sacher-Masoch, de quien procede el término masoquismo. No trata por tanto de Dominación Femenina en sentido estricto, y cuando lo leí hace varios años me quedé con la sensación de que era más un “mandar desde abajo” que otra cosa.


Si no conoces la historia, puedes saltarte el spoiler que viene a continuación.
El hecho de que él convenza a la chica para que le de la caña que necesita, ya resulta chocante. Luego ella le coge el gusto y se pasa de cruel, con lo que se hace cierto aquello de que hay que tener cuidado con lo que se desea porque puede hacerse realidad. Y el final es previsible teniendo en cuenta que lo de ella no es precisamente vocacional: cae rendida por un típico macho alfa y reconoce que está más a gusto siendo la sumisa de la relación.


En la versión cinematográfica de Roman Polanski todo se desarrolla en el escenario de un teatro, durante el casting que el autor de una adaptación de la novela hace para elegir a la protagonista. La película tiene cierto mérito por lo limitado del entorno y porque poco puede aportar al original, pero he tardado mucho en verla porque me olía a aburrida y no he cambiado de opinión tras haberlo hecho. A ratos se pone interesante cuando ella se mete en el papel y maneja la situación, pero enseguida habla desde su personalidad vainilla y se distancia de lo que pasa en escena, con lo que se convierte en una escenificación perfecta del Ama de sesión y rol, algo que no cuadra para nada con mi forma de vivir la DF.



De todos modos, hay pocos libros y películas que traten de estos temas, aunque la mayoría se queda en el tema sadomasoquista, pero en fin, menos da una piedra. 

video

***
Te pueden interesar mis libros femdom:

5 comentarios:

  1. Excelente publicación Ama S.
    Al ver las imágenes de la película de Roman Polanski, me hacen revivir casi de manera palpable los diálogos que tenía con Mi Reina cuando ella dudaba o a veces se resistía a ser Mi Reina.
    Las ideas y vueltas del FemDom en nuestros comienzos, pero que poco a poco fuimos puliendo de la mejor manera y ambos logramos una química y un estilo de vida FemDom que se ajustó a medida en pos de nuestros intereses comunes.-

    ResponderEliminar
  2. Hace tiempo que te sigo pero nunca he comentado. Con tu permiso te doy mi opinión sobre Polanski.
    Su extensa filmografía está llena de momentos Femdom, se ve que le interesa el tema. Se me ocurre el ejemplo de Tarantino y su fetichismo de pies, la inmensa mayoría de sus películas y colaboraciones incluyen alusiones más o menos explícitas al tema.
    Sólo en dos películas toca de lleno el tema, en esta y Lunas de Hiel, de la que ya leí tu articulo.
    La novela de Masoch es un clásico, además de su valor literario, es la primera vez que alguien en la historia da forma a lo que ahora se ha dado en llamar bdsm. Como ya comentas, ella se deja arrastrar por Severin, es él el que marca las pautas. Aunque en algún momento parece disfrutar de su rol la novela termina tal como empezó.
    Polanski añade algunos elementos novedosos, pero no deja ser más de lo mismo.
    Sólo esto, te animo a que sigas publicando, muchos te seguimos en el anonimato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí Polanski me parece muy interesante, no suele recorrer caminos trillados y tiene una variedad notable en su filmografía, no es fácil reconocer al mismo director detrás de películas tan distintas como El baile de los vampiros, La semilla del diablo o cualquier otra de las suyas.

      Gracias por el apoyo ;)

      Eliminar
  3. Acabo de descubrir su blog y me parece realmente interesante. Andaba husmeando en busca de material acerca de la relación entre el cine y el BDSM y esta película es una de las que más llamó la atención. Personalmente, me pareció acertado la interpretación de roles en la película, dando así la oportunidad al director de expresar sus sentires, puesto que considero que es su película más personal.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Bueno, el señor Masoch claramente era un masoquista (valga la redundancia xD), y no un sumiso en sentido estricto.

    Yo hace un tiempo me leí una recopilación de cuentos suyos; "Cuentos de Amor y de Sangre", que son de fácil lectura, y en los que queda muchísimo más claro que era lo que más le motivaba en el fondo.

    Por ejemplo; en uno de los cuentos, la imponente protagonista castiga a su infiel pretendiente cersenandole las orejas. Se asegura de esa forma que nunca más vuelva a ser atractivo, y por ende, tamien su "fidelidad" y "obediencia".

    En otro, un explorador se enamora de la princesa de una tribu canibal... y bueno, ya os imaginarás el resto xD.

    Sin embargo, obsesiones aparte; en su obra magna hay un detalle de vital importancia, sin el cual no se entiende el sentido mismo de la obra (Y que casi todos pasan por alto).

    Me refiero al momento inicial del libro, cuando el narrador conversa con Venus (y al que Polanski sabiamente hace referencia al final de libro), que es lo que da la clave sin la que no se entiende el resto de la obra.

    Cito algunos fragmentos;

    "—¿Qué puede haber más cruel para quien ama que la infidelidad del ser amado?

    —¡Ay! —contestó—. Somos fieles en tanto que amamos; pero vosotros exigís que la mujer sea fiel sin amor, que se entregue sin goce. ¿Dónde está ahora la crueldad, en el hombre o en la mujer? Las gentes del Norte concedéis demasiada importancia y seriedad al amor. Habláis de deberes donde no hay otra cosa que placer.

    —Sí, señora. Tenemos sobre ese punto sentimientos respetables y recomendables, y, además, sólidas razones.

    —Y siempre la curiosidad, eternamente despierta y eternamente insaciada, de las desnudeces del paganismo; pero el amor, que es la mayor alegría, la pureza divina misma, eso no les conviene a ustedes los modernos, hijos de la reflexión. Les sienta mal. En cuanto se hacen ustedes naturales, se ponen groseros. La naturaleza les parece una cosa hostil y hacen de nosotras, rientes genios de los dioses griegos, de mí misma, un demonio..."

    "Gracias por su lección clásica, contesté—; pero no me negaréis que, así en vuestro mundo lleno de sol como en nuestro brumoso país, el hombre y la mujer son enemigos por naturaleza, con los cuales el amor hace durante cierto tiempo un solo y mismo ser, capaz de una misma concepción, de una misma sensación, de una misma voluntad, para desunirlos luego más, y que —y esto lo sabéis vos mejor que yo— el que no sepa sojuzgar al uno será pronto pisoteado por el otro.

    —Y lo que usted sabe mejor que yo —contestó doña Venus con arrogante tono de desprecio— es que el hombre está bajo los pies de la mujer.

    —Seguramente, y de aquí no me haga ninguna ilusión.

    —Lo que quiere decir que sois siempre mi esclavo sin ilusión, por lo cual no tendré yo misericordia.

    —¡Señora!

    —¿No me conocéis aún? Sí, soy cruel; ya que tanto te gusta esa palabra. ¿Pero no tengo derecho para serlo? El hombre es el que solicita, la mujer es lo solicitado. Esta es su ventaja única, pero decisiva. La naturaleza la entrega al hombre por la pasión que le inspira, y la mujer que no hace del hombre su súbdito, su esclavo, ¿qué digo?, su juguete, y que no le traiciona riendo, es una loca."

    Al final, el libro completo no es más que Venus, quien con su forma humana, trata de demostrarle al protagonista lo que afirmó en las líneas citadas (mediante la historia de Severino en el libro, y mediante la actriz misteriosa en la pelicula -que se revela como Venus al final de la obra de Polanski-), protagonista que "se supone", no es más que un hombre "enamoradizo".

    Se entiende muy bien que la obra no sea de su gusto, pero pienso que más que tratar de "mandar desde abajo"; su obra era un intento de ejemplificar su particular vision del "amor".

    Digamos que el Sr. Masoch era medio amargado, pero ciertamente un amargado con muuuucho estilo jajaja.

    ResponderEliminar

Los comentarios anónimos no se publican.