~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


sábado, 27 de junio de 2015

Trucos para ligar en clave femdom

Esta serie, byb, no la vi más allá de un resumen protagonizado por Dani Rovira, quien ya estuvo por aquí por méritos sumisiles. Y al parecer ahí hace el papel de un chico “demasiado bueno” e inocente. Le lleva cafés a la chica que le gusta y la ayuda en un problema económico gordo sin esperar que se lo devuelva.



El lugar de trabajo ofrece posibilidades para esto de ofrecer/pedir favores y darles otro matiz si la persona te interesa. Otra opción es que te conviertas en millonaria y contrates a un chófer o cocinero o jardinero o mayordomo, y utilices la ventaja de partida para abusar de poder, que es lo que hace la pija de la primera parte del vídeo.

video 

martes, 23 de junio de 2015

El vainilla curioso


El otro día me llegó un mensaje privado a través de mi canal youtube. Alguien me preguntaba: ¿qué es femdom, es bondage? Ante una pregunta tan (para mí) absurda, me vi en la obligación de hacer difusión social jaja, tal vez era un adolescente o alguien que no sabía buscar por internet o un aburrido. Le dije que femdom es Dominación Femenina, un tipo de relación en el que ella manda y él obedece. Entonces me preguntó si es en todas las actividades o solo en sexo. Le respondí que algunas parejas lo hacen a tiempo completo y otras en el tema sexual. Me dio las gracias (menos mal, ya pensaba que ni eso) y me hizo una nueva pregunta: una persona bisexual, ¿tiene más interés en un trío? Ahí ya dejé de responder porque una cosa es difundir y otra que me tomen por consultorio gratis. Además, todas las dudas iban a tener la misma respuesta: pues depende de cada persona, hay de todo. Que me parece genial que la gente quiera informarse, peeero... algunos lo que hacen es cotillear y punto, y para eso mejor que pillen una revista de famoseo. Y luego están los que se apuntan a un bombardeo, como nuestro próximo “amigo”.

Inciso. De vez en cuando “me infiltro” en la sociedad “normal” para investigar cómo se toman este tema ahí afuera, porque desde luego para pillar sumiso no es (no los encuentras en condiciones ni en sitios especializados, cuanto menos ahí). Sí que noto al cabo de los años que a la gente le empieza a sonar algo todo esto pero la confusión es grande todavía. Anécdotas de estas ya conté en otra ocasión, desde el que me toma por dominatrix que hace vídeos, pasando por el que presume de ser un entendido por conocer alguna práctica, hasta el que se ofrece a hacer una cruz de san andrés a buen precio jaja.


Pues bien, este es el intercambio de mensajes con uno de estos curiosos que vio mi solicitud de búsqueda de sumiso en cierta web vainilla:

Él: Hola...se pueden tratar los terminos?
Yo: jaja, nop, yo no domino a la carta...
Él: No me referia a eso mujer jejeje, sino que tendras un limite y demas no? Ya que todo no vale ehhh
Yo: Vamos a ver, el límite lo tendrá el sumiso más bien. Tú eres un curioso, ¿verdad?
Él: En parte si, pero me atrae mucho ese mundillo desde siempre y estoy abierto a todo...por eso pregunto a alguien que sepa decirme y probar con alguien que sepa que hace...te molesta eso?
Yo: Yo te entiendo pero no estoy para que nadie pruebe por probar, lo tienen que tener muy claro, para informarte del mundillo tienes muchos sitios en internet, suerte
Él: No quiero probar por probar, quiero probar para quedarme...te atreves?
Yo: jaja oye no me río de ti, pero sí de las cosas que dices, ¿que si me atrevo? Eso debería preguntarlo yo. Mira, reconozco de lejos a quien sirve y a quien no. Un saludo y hasta siempre.


A partir de ahí lo bloqueé porque ya el tipo se estaba animando y lo próximo iba a ser prometerme que se encadenaría a mi cama cada noche. A saber lo que quería probar. “Con alguien que sepa lo que hace”. Ah claro, se trata de hacerle cosas, cómo no, lo de sentir y ofrecerse ni le suena. Si le atraía desde siempre esto, ¿qué hacía a sus 40 tacos sin haberlo intentado? Venga ya, cuentos chinos a otra. Me pone de los nervios todo ese rollo de ligón de discoteca con las malditas frases de “atrévete” y similares. ¿Qué pasa, que hay que ir con casco de protección a una cita con estos tíos? ¿Es un riesgo, un peligro, una aventura tan emocionante que hay que llevar una caja de tranquilizantes? ¿Pero de qué van? Se ponen la etiqueta de premio gordo, como el regalo que te llevarás si te “atreves” a probar con semejante macho. Por-fa-vor, si es que lo de la risa que pongo ahí no era fingida, es que me partía ya con dos frases.

Y no es la única anécdota reciente en esta línea. Ya sabía yo que lo del club de escritoras me iba a dar satisfacciones. Un compi de allí (sip, se ve que hay discriminación positiva a la inversa) me mandó este bonito y breve mensaje, lo bueno si breve... ya se sabe: “Sométeme, andaluza”. Se nota que es autor de micro-relatos jeje.


Es que me complico la vida demasiado, ¿verdad? Así de simple y efectivo sería mejor. Pero una es como es y la primera reacción que tengo es responder (bueno, de hecho la primerísima es NO responder) algo así como, “vale, te someto con una sola orden: ve a que te domine tu reverenda prima”. No es algo personal, le respondo lo mismo a cualquiera que venga dándome una orden, lo llevo mal, las dominantes preferimos ser las que ordenan, raritas que somos... Por cierto, qué ilu, es el tercer escritor que se me arrima, el primero es el autor del bodrio más infumable que sobre femdom se hizo, y el segundo no sé ni lo que escribe pero vino a ponerme fina por decirle que la cornamenta y el femdom no son ni primos lejanos. ¡La cosa va mejorando! Se me saltan las lágrimas, casi tanto como con la poesía de mi compi sobre uno que sujeta una cabeza femenina mientras ella le abre la bragueta, me llegó a la fibra, él si que conoce al género femenino, ains, qué majo, y qué pedazo de sumiso me he perdido.


En fin, que cuando das el paso de vivir según lo que eres y contactar solo con sumisos, a pesar de los desastres que te encuentras, lo de pasar a ese otro lado del mundo de los no-sumisos se hace muy cuesta arriba, ya me molestan la vista hasta los “ehhh...”, los “jeje mujer...” y similares, que no es que yo sea fan del protocolo vacío pero es que estos, de modales, andan cortitos. Lo bueno de esos casos es que me reafirmo una y otra vez en lo que no quiero. Pobres, se quedarían esperando mi respuesta, menos mal que seguro que se les pasa con aquella otra que busca un castigador o con la que quiere un astronauta submarinista, y a todas les dirán lo que se tercie para intentar pillar cacho. Qué poco selectivos, todo lo contrario a mí, que no tengo diez sumisos cada semana porque no quiero, tontorrona que es una.


Al final siento que no encajo en ninguna parte, ni en el mundo vainilla ni en el bdsm de buscadores de fantasías vacías para pasar el rato, y para colmo de males, aparecen estos que son mezcla de lo peor de ambos mundos. Y digo peor porque llevan con letrero luminoso la intención de utilizar a quien se cruce en su camino. La buena noticia es también esa misma, que se ven venir a kilómetros de distancia.



Parte de la culpa de todos estos aburridos metidos a sumiso opino que la tiene “el contagio” del mundo liberal en el que todo cabe (sí, es un doble sentido...) y todo vale. En un vistazo rápido a ciertas webs de contactos bdsm lo primero que salen son fotos de pollas en primer plano con un mensaje diciendo “soy muy sumiso”... O yo me equivoco de parte a parte, o esos, de sumisos, no tienen ni las uñas, o el pirulí. Venderse como un trozo de carne a lo mejor les funciona con las que buscan justo eso, pero repito, yo soy tan tiquismiquis que necesito que me interese la PERSONA que es el sumiso en cuestión, lo demás es un mercado para llenar ratos vacíos, y yo no quiero tapar huecos (otra vez doble sentido) sino compartir mis mejores momentos con alguien. Que sí, que ya sé que las páginas de contactos -vainilla o bdsm- van todas en la línea de aquí te pillo aquí te mato, y por eso mismo, el hecho de que alguien se anuncie con la “bandera al aire” diciendo que busca mujer, hombre, trío, transexual o un cangrejo de río que pase por allí, me deja muy clarito la clase de “sumiso” que es. Y que den por sentado que por decir que eres dominante ya te vas a apuntar a hacer intercambio de sumisos, cesiones de los mismos a amos, cornamentas y orgías en grupo es otro efecto colateral de la fusión liberal-bdsm que prolifera como setas en el monte, por desgracia para l@s que buscamos mucho más que juegos de carne.


Como resumen final, reivindico dos cosas que me parecen fundamentales en todo esto:
-la principal condición para tener Ama es ser sumiso. De perogrullo, ¿no? Pues en eso falla el 90% de los “sumisos”

-deberían usar otro nombre distinto a sumiso para referirse a lo suyo todos los que fingen ser lo que no son, todos los que buscan nuevas sensaciones y todos los que quieren tener contacto con un Ama al precio que sea. Yo ya propuse un nombre cuando traté hace tiempo el tema del vainillismo o sumisos-vainilla que a ratos se sienten de una manera u otra: SUINILLA.



Ains, cuánto tiempo ahorraríamos tod@s si no hubiera tanto lobo disfrazado de cordero y tanto aburrido de su vida vainilla buscando morbo fácil.

martes, 16 de junio de 2015

Top service


Me pregunta alguien lo que opino sobre este tema. Se trata de supuest@s dominantes que disfrutan sirviendo a la parte sumisa, de manera que están encantad@s con lo de dominar desde abajo (top from the bottom). En femdom consiste en que el sumiso es el que elige las prácticas y el Ama se las ofrece encantada. Sí, como las dominatrix profesionales, pero gratis y por pura generosidad...


Pues chico, qué voy a opinar, este es un blog de DOMINACIÓN FEMENINA, ahí el bdsm aparece como un medio, no como el fin último, y a veces ni aparece, que lo único importante es lo que decidimos nosotras. No te digo yo que no podamos hacer un regalo de cumpleaños por ejemplo al sumiso y acceder a algo puntualmente, pero de ahí a tomarlo como norma, pues no.


Cada pareja funciona según sus parámetros, recuerdo a cierta Ama de cierto foro que se refería a su sumiso como su perrito consentido. Otro ejemplo de top service es lo que hacen las mujeres vainilla que aceptan ser las Amas a medida de su hombre sumiso, y si les va bien, perfecto, pero eso no es femdom, y a veces no es ni bdsm tampoco, porque ella no disfruta con el juego, solo se presta a hacerlo por tener contento a su pareja o por no perderlo.

También me pregunta este lector algo que no entiendo bien:
¿Podrían varios ser sumisos, como mínimo, parciales?
Supongo que se refiere a que un hombre puede ser un poco sumiso, o sumiso a ratos, o sumiso según para qué. Pues sí, por supuesto, ya hablé de esto en grados de sumisión. Bajo mi punto de vista solo se puede ser sumiso o no serlo, pero vaya, por haber hay de todo en este planeta.

Y por último, una matización con ejemplo práctico. Imaginemos que un sumiso está “perdiendo fuelle” en una situación sexual. Si tú sabes lo que le produce una erección instantánea, como meterle un pie en la boca o sentarte encima de su cara o darle dos bofetones contundentes, pues lo haces, PERO no estás complaciendo sus deseos -un poco sí- sino que en el fondo es un método que usas para que él te siga complaciendo, es decir, como digo sobre el bdsm, será un medio para ti, no un fin, el objetivo último no es darle placer sino que él te lo de a ti, que precisamente es la manera de disfrutar que tiene el verdadero sumiso, y todos felices.

sábado, 13 de junio de 2015

Vivir o fingir

¿Qué hacemos con la única vida que tenemos?... Esta película, Brokeback mountain, puede servir para reflexionar sobre cualquiera que viva una vida prestada, sometido a la presión social de lo “normal” hasta que es demasiado tarde y se ve metido en una jaula de conformismo. Por cierto, os recomiendo una en habla hispana de argumento parecido, Contracorriente. En esa otra se habla también de apariencias, pero es una muestra perfecta del egoísmo de los practicantes de la doble vida, que lo quieren tener todo incluso pisoteando a las personas que supuestamente quieren.


Traigo la escena esta por el “momento pie” y porque la chica lo tiene todo mucho más claro: quiere un masaje y lo pide, así, sin rodeos. En pocos minutos vemos dos actitudes opuestas, una vive, el otro solo busca excusas para no hacerlo, dejando a medias a todos los que intentan vivir a su lado. Me recuerda a mí a más de cuatro sumisos que conocí y que se quedaron por el camino. Ojalá les vaya bien.

video

martes, 9 de junio de 2015

Cómo tener Ama

Para empezar, el sumiso que quiere tener Ama lo está planteando horriblemente mal. No se puede tener un Ama, solo se puede pertenecer a una. En todo caso se tendrá una relación con ella. Pero por simplificar vamos a dejar lo de “tenerla”.


El otro día leí algo muy interesante que me pareció de aplicación inmediata a nuestro tema. Se trataba de cómo mucha gente quiere “tener” como primer paso, saltándose los que vienen antes, que son los más importantes. Es decir, la secuencia lógica es Ser-Hacer-Tener, y sin embargo la mayoría quiere tener porque sí, por arte de magia. Vaya, lo mismo que quieren los sumisos que creen que un Ama caerá del cielo sin que muevan un dedo.


Para empezar, viene lo de Ser. ¿Eres sumiso? Es una pregunta fundamental. Hay muchos que no lo son y sin embargo tienen el morro de querer tener Ama, como si aceptásemos a cualquiera. Podrán tener Ama durante el tiempo en que logren engañarla haciéndose pasar por lo que no son, si es que lo consiguen.
Después viene lo de Hacer. ¿Haces lo correcto? Si no tienes la actitud adecuada, si no haces lo que debes hacer y no evitas todas esas cosas que bajo ningún concepto tienes que hacer, lo llevas crudo.
Y por último, si eres y haces, el Ama se sentirá atraída de manera natural hacia ti, reconocerá que eres el diamante entre tanto pedrusco y con tus actos le demostraras que puede confiar en ti para depositar su dominación.


Pues bien, la inmensa mayoría de los que van como almas en pena quejándose de que no encuentran Ama, como si fuera a aparecer de la nada, lo hacen justo a la inversa. Primero quieren al Ama, la que sea, como sea, “solo” piden un poco de atención, una oportunidad de estar en contacto, aunque resulten menos apetecibles y tentadores que una cucaracha en un escaparate, y entonces, una vez que “tienen al Ama” enganchada, porque sí, porque ellos lo valen, vendrá lo de hacer. Entonces, no antes, empezarán a Hacer, a hacer lo que ellas le digan, como una obligación, no porque les nazca de dentro; que ella se encargue de domarte y moldearte, que tú solo tienes que tumbarte de espaldas y dejar que ella trabaje a lo grande. Y, por último, quieren llegar a Ser sumisos. No antes. No desde el principio o desde antes de tener Ama. No. Quieren Ser al final del proceso, cuando aparezca por arte de magia el Ama y sea ella la que haga todo el trabajo sucio.


De locos.

Así es como opina la gran mayoría de señores “sumisos”. Y así les va, claro. Y ninguna pena me dan. 

jueves, 4 de junio de 2015

Ella manda


En esta película, ¿Quién manda?, que con semejante título tuve que ver sí o sí, tenemos a un donjuan de pacotilla que usa y tira mujeres hasta que se topa con la horma de su zapato y resulta ser el cazador cazado. Al final, por cursi que suene, manda el amor. Pero mientras, tenemos unas escenas de esas que me ponen una gran sonrisa, doblemente porque se cuelan en una película “normal”.


video

lunes, 1 de junio de 2015

L@s comentaristas

Si no eres habitual del blog, esta entrada te la puedes saltar, al igual que si nunca lees los comentarios (y te aseguro que te pierdes una parte importante). Me decía el otro día un lector que le llamaba la atención que siempre comentasen los mismos por aquí, a pesar de las numerosas visitas que recibo. Así que aprovecho para decir algunas cosas al hilo de esto, que nunca he dedicado post al tema, aunque he agradecido varias veces que estéis ahí, sobre todo los que participáis.


Hasta ahora hay unos 4.500 comentarios publicados, pero la mitad pueden ser míos, ya que respondo a casi todo el mundo. Dos mil y pico tampoco es una cifra despreciable, aunque son pocas las entradas con 50 comentarios, pero haberlas haylas. Me alegra por cierto no tener cien comentarios porque se me iría media vida en leerlos y responderlos. No voy a seguir dando datos, lo que quiero decir es que con todo lo que se dice en los comentarios se podría hacer otro blog paralelo, y a veces salen temas que me voy anotando para entradas futuras. Esa es una de las utilidades para mí del hecho de que la gente deje su opinión, pero la más importante es el respaldo que siento, y en serio que admiro a los que tienen blog a pesar de no tener comentarios, o tener muy pocos. Como dato curioso, creo recordar que solo dos entradas se quedaron sin comentario en su día y reconozco que me llevé un pequeño disgusto jaja, pero también ocurre que siguen llegando opiniones en todas incluso pasado mucho tiempo desde que fueron publicadas. Para mí no hay caducidad en nada de lo que escribo así que me siento incluso un pelín orgullosa de reafirmarme en lo que pienso desde hace años cuando me releo a mí misma.

Pero voy al meollo de este post: vosotros, los que estáis ahí, ahora, o en el pasado, o incluso en el futuro cuando llegue el momento. Los que habéis leído mi novela sabéis que la dedicatoria va destinada precisamente a mis lectores fieles del blog, me apeteció hacerlo así y sabía que los primeros compradores saldrían de ese grupo. Algunos sé quiénes son y otros no, porque me consta que hay seguidores que nunca han escrito por aquí ni a mí por privado, pero mi radar de visitas me lo chiva casi todo :)

Los más curiosos se preguntarán, ¿qué fue de los comentaristas que ya no se asoman? A poco que os deis un paseo por entradas antiguas, veréis que en cada etapa había un grupo de fijos que con el tiempo dejaron de aparecer, como seguirá pasando, porque nada es eterno y entiendo que hay otras cosas en la vida aparte de seguir un blog, por mucho que te guste. Pues bien, a esa pregunta no siempre sé responder. ¿Qué pasó con ellos? Eso me gustaría saber en algunos casos, así de repente me acuerdo de walkariano, que tenía unas ideas muy interesantes acerca del sumiso como una especie de guerrero luchando por su dama, contrastando con la lamentable imagen de los gusanos arrastrados que tanto abunda en ciertos círculos. Pero podría dar muchos nombres y esto sería eterno.

Entre los casos en los que conozco lo que ocurrió para que dejasen de venir, hay de todo un poco. Algunos se “echaron” novia vainilla y dejaron esto (y su sumisión por lo que parece), atrás, o a un lado, o en un paréntesis. También hay candidatos míos a sumiso, que tras ser rechazados, o no cuajarse la cosa, no volvieron a participar, lo cual entiendo. Hubo un par de casos de conflicto, incluso una guerra encarnizada con otro bloguero con cruce de posts incendiarios incluidos, jaja, y trolls a los que expulsé, y algún toca narices, pero realmente, dado el volumen de visitas y opiniones, el balance es positivo porque la gente tiene un nivel alto de cordura, educación y empatía, y no es por llevarme la razón pero me alegra saber que no soy la única en la línea del femdom sano y constructivo, en contraposición al dañino y destructivo que tanto veo por otros sitios.

Por seguir con la lista de casos, alguno sé que ya no participa pero sigue leyéndome e incluso me envía líneas por privado, otros reaparecen por temporadas, hay unos cuantos que han escrito bajo distintos nicks porque lo cambiaron con el tiempo y sé que son los mismos porque lo dicen o porque reconozco la forma de expresarse, y hay hasta uno que sospecho que disimula a ver si no lo pillo jaja. Alguno voló al pillar otra Ama, y me alegro sobre todo porque ellos no eran lo que yo buscaba, y en fin, ya digo que hay de todo. Unos estuvieron meses y meses (incluso años) por aquí, otros bastante menos, hay quien ahora participa desde facebook, etc etc.

Una mención aparte merecen las mujeres, porque hubo largas temporadas en que no comentaba ni una, y lejos de alegrarme por la posible falta de competencia, me hacía sentir un poco sola y como el bicho raro en el grupo de las Amas de postal. Algunas empezaron unos blogs muy prometedores que se quedaron en pocos posts por desgracia. Y de un tiempo a esta parte tengo a tres que comentan casi siempre, y extensamente, y aunque ya les digo a veces eso de sentirme acompañada en mis opiniones, lo repito: gracias, chicas ;)

Y hablando de chicas, entre las visitas a perfiles por supuesto se llevan la palma ellas. No me consta que se haya formado ninguna pareja gracias a mi blog, pero oye, si es el caso, me tenéis que invitar a unos langostinos para celebrarlo :D

A algunos ex comentaristas confieso que no los echo en falta, porque soltaban cada tostón tamaño quijote que tengo claro que solo me leía yo, y a los que me gustaría seguir viendo por aquí les deseo lo mejor estén donde estén.


Y bueno, esto que iba a ser un post de dos líneas me ha vuelto a quedar largo, y con la sensación de que me dejo cosas en el tintero, pero por resumir, quería decir que estoy segura de que mucha gente llevará un trocito de mí o de mis ideas dentro aunque pase el tiempo, al igual que cada uno de los comentaristas que me dejaron huella formarán parte de mí de alguna manera siempre :) Y ahora paro que hasta me estoy emocionando :D