~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


sábado, 26 de septiembre de 2015

La Señora y el sirviente


Esta película, La señorita Julia, prometía. Tenemos una situación que puede dar para mucho, en el aspecto femdom: la dueña de una casa que se enamora del criado, o sea, alguien que en principio tiene poder y que puede usarlo libremente sobre él. Ojo, que no estoy a favor de todo el rollo de esclavitud a la fuerza, lo único que digo es que esa base podría haber dado lugar a una relación D/s sana una vez que ella lo hubiese liberado de su trabajo por amor y lo hubiese convertido en su sirviente exclusivo a todos los niveles.



La primera parte no tiene mala pinta. Tenemos a un criado orgulloso que parece ir perdiendo los humos a medida que ella saca su lado dominante en un contexto sexual. Pero... esto no es una película sobre femdom (ninguna para el público mayoritario lo es...), así que, por supuesto, y “para variar”, ella resulta ser un ser atormentado y él un canalla farsante. Y para colmo, ella llega a pedirle que le dé órdenes y le besa las botas, con lo cual todo vuelve al cauce “normal” que cabe esperar en una mujer “normal”, sobre todo en aquella época. Cuando confiesa que su supuesta dominación se debe a una promesa hecha a su madre moribunda y que es más bien fruto del odio generalizado hacia los hombres, ya se acaba de borrar cualquier indicio de femdom positivo en la historia. Pero en fin, aquí quedan estas pinceladas de lo que podría ser una buena historia para un público al que los guionistas nunca les interesa llegar, y no me refiero al contenido porno.


video

4 comentarios:

  1. Como todo lo que deja en este blog yo lo miro con ojos de sumiso, este fragmento de la película (hay que estar ciego para no verlo) no iba a ser menos, y lo miraré de la misma manera aunque la realidad sea otra distinta.

    Como Usted dice prometía mucho, pero que mucho, pero en esta vida no se puede tener esperanzas de todo lo que parece bueno. La película toca otro tema del que mucha gente, incluida Usted, rechazamos; los cuernos o incluso dominar desde abajo.
    El criado teniendo pareja hace oídos a lo que la señora le ordena “involuntariamente”, pues se ve que lo que está esperando (aunque sea un cara dura) es que ella le dé la orden para hacerlo.

    Lo de las escaleras para mí es sublime, cuando ella se para que la recoja el vestido y no hay ni una palabra, solo el taconeo al subir a ritmo de Schumann.

    A la amplia mayoría de directores sólo les interesa el sometimiento del hombre acabando o en penetración o en el tópico del macho que rescata a la dama en apuros. Solamente leí una entrevista o artículo de Luis García Berlanga en la que apuesta por que sea la mujer quién lleve las riendas, declarándose sumiso por su manera de ver la vida en relación con las mujeres (no recuerdo dónde lo leí).

    Otra es la adaptación de la Venus de las Pieles de Roman Polanski o John Malkovich en el papel de Sacher Masoch en el Fantasma del Placer. Éstos últimos son más dirigidos al SM, aunque la primera de estas la vi excesivamente contemporánea y teatral.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las dos películas que mencionas tratan más de masoquismo que de sumisión, pero las tengo pendientes, porque sé que les dedicaré post y lleva tiempo montar los vídeos.

      La escena de la escalera es la única de DF pura, en efecto.

      Eliminar
    2. De las dos películas, la de John Malkovich no la he visto, y mire que la busqué. La otra es más bombo y platillo que otra cosa; por lo menos para mí. Como aparece Sacher Masoch por medio y el porqué se le conoce, la curiosidad está servida.

      Esperaré los post pacientemente.

      Eliminar
  2. Mmmm....a mi me ha encantado, me has hecho disfrutar, gracias.

    ResponderEliminar

Los comentarios anónimos no se publican.