~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


miércoles, 13 de mayo de 2015

Sucedáneos femdom

Comentaba yo el otro día acerca de un chico que me había parecido tener muchas cualidades pero la cosa no cuajó en su momento, porque no encajábamos a pesar de gustarnos mutuamente y de ser Ama/sumiso. Pero repito que es de las personas más interesantes y válidas que conocí gracias al blog, y como sumiso no me quedaba duda de que hubiese entregado hasta su médula ósea. Y ahora por azares del destino me entero de casualidad que se ha casado, lo cual me impactó por lo “oportuno” de mi mensaje, pero también por otro motivo que no voy a compartir con él (de hecho considero que lo mejor es no mantener más contacto) y de verdad espero que no lea esto, que ya bastante le tuvo que sacudir (tengo esa impresión) el hecho de que yo “apareciese” en el día de su boda. Después de quedarme bastante claro que era sumiso, y además de los auténticos, y después de que lo nuestro no se concretase, lo último que supe de él fue que estaba saliendo con una chica que, hasta donde conozco la historia, no era precisamente dominante. Y sospecho que se ha casado con esa. Todo esto me da qué pensar, y sobre ese tipo de casos voy a reflexionar hoy.

¿Por qué se empareja un sumiso con una chica vainilla? ¿Hay que darles la enhorabuena o compadecerles? ¿Miran para otro lado o es ella la que consigue taparle los ojos con respecto a su sumisión?...



Ya decía yo en D/s unidireccional que no me parece que podamos llamar relación femdom a una pareja formada por un sumiso y una mujer no dominante, y lo mantengo. Pero hay hombres que eligen una vía intermedia entre vivir abiertamente su sumisión y tener una pareja convencional. “Solamente” necesitan encontrar a una mujer lo bastante abierta de mente y/o comprensiva como para ceder a sus “rarezas” o peculiaridades, sobre todo en el terreno sexual, aunque ellas no lo disfruten ni compartan esos gustos. Por ejemplo, hay mujeres que bajo ningún concepto se dejarían chupar los pies, y hay otras que, sin entusiasmarles la idea, tampoco tienen problema en hacerlo por complacerlo a él. En esta última frase supongo que no soy la única que ve justo lo contrario a la sumisión masculina, pues es ella la que accede a hacer lo que él propone, pero vaya, si él pasa por alto el detalle... pues todos contentos. Y como en la sumisión hay niveles y niveles, tampoco tienen problema ciertos hombres en ese término medio en el cual cumplir sus fantasías y realizar sus practicas.


A mí no me llena ni me interesa algo así, y de hecho se equivocan de lado a lado los que vienen a mí creyendo que entenderé y atenderé mejor sus necesidades, porque yo no cumplo con el catálogo completo de prácticas ni me considero menos dominante por ello.


Cuando te enteras de que aquel sumiso, que hablaba de niveles elevadísimos de sumisión entre sus necesidades vitales, se ha emparejado con una mujer convencional, das por sentado que, o bien ha renegado de su supuesta naturaleza auténtica, o bien no era tan auténtica, o bien elige esa opción entre medias.


Visto así, tampoco es tan complicado para un sumiso ser feliz en el terreno de las relaciones. Nosotras no podemos hacer lo mismo a la inversa, al menos yo no puedo. Aunque casi todos los hombres se apuntan a un bombardeo en cuanto a temas sexuales se refiere, me parece que lo toman como una fase novedosa y transitoria que deja de interesarles pasado un tiempo. En breve espero comentar un libro que estoy leyendo acerca de cómo convertir a casi cualquier hombre en tu esclavo sexual, y mi conclusión resumida es esa, que no se puede basar la D/s en algo superficial basado en vaivenes hormonales, por mucha relación sólida que haya de fondo, y para l@s que vemos esto como algo más psicológico que nada, es algo tan evidente como que el sol sale cada día.



También pesa mucho lo convencional a la hora de buscar compañera en la vida, porque no entiendo que, siendo joven, se tire la toalla a la hora de encontrar Ama, pero claro, muchos se agobian si a los 30 no se han casado. Volviendo al chico este, era de los que quieren tener hijos sí o sí, y una boda católica sí o sí, y ahí desde luego chocó con mi punto de vista y aunque lo hubiese aceptado como sumiso y pareja, él me hubiese descartado a mí por no encajar en sus planes. Espero y confío en que no será de los que llevan doble vida, y que como mucho utilice su imaginación para colmar ese aspecto suyo, que a mí al menos me quedó claro que no era flor de un día. Si los sumisos verdaderos se emparejan con mujeres vainilla, poca esperanza nos queda a nosotras, pero en fin, a todos los que deciden ser felices de la manera que puedan o quieran, les deseo que les funcione, que para eso estamos aquí, o deberíamos estar.

7 comentarios:

  1. Hace muchos años no tenía idea de que yo era una Mujer Dominante, que me iba el BDSM y el FemDom, que me gustaban los hombres sumisos ni por qué tenía un placer muy extraño hacia conductas no convencionales como dar cátedra a mis amigos sobre cómo tratarme y cómo comportarse cuando estaban conmigo. Si me lo hubieran preguntado, habría dicho que yo era una mujer común y corriente sin ningún tipo de extravagancia...
    Sí me extrañaba un poco que me motivara revisarles las redacciones del colegio y que tuvieran errores para corregirlos, pero, pues eso es normal ¿no?
    Si por entonces me hubiera planteado, por llamarlo de alguna forma, una sexualidad alternativa, habría dicho que para empezar mi vida sexual era inactiva y se acabó la discusión...
    No podría decir que entonces fuera Dómina unidireccional porque si querían ser mis amigos se tenían que ajustar a mis normas... pero tampoco puedo asegurar que fuera bidireccional el asunto... ni siquiera podría decir si yo estaba en el asunto.
    Ciertamente he sido curiosa y he investigado desde entonces, pero creo que gran parte de mi aprendizaje básico fue pura casualidad.
    Y al mismo tiempo, cuando lo veo en retrospectiva, no me cabe duda de que fui Dómina de más de dos antes de tener claro qué era eso... Y no me dijeran que era novia porque me daba algo muy feo! ni frees, ni amantes, ni mucho menos! lo más a lo que pude llegar era a NO-novios, porque no había forma de definir la relación con otros términos más claros, era obvio que no eramos amigos, pero tampoco iban a ser mis novios, ni mis amantes, ni mis aventurillas, ni nada... Al menos eso ahora es mucho más sencillo, ya sé que somos XD
    Pero sí creo que puede haber un espacio en el que estemos en una relación convencional en la que haya una Dómina y un sumiso... y no le digan a nadie, pero estoy bastante convencida de que así era la relación entre mi mamá y mi papá, aunque mi madre se ha venido a enterar de que esto existe apenas a recientísimas fechas... Mi papá trataba a mi mamá como una reina en todos los sentidos, mi mamá se comportaba como una reina y todos felices XD que luego hubo otras circunstancias que dieron con todo al traste, pues las hubo, pero mi papá toda su vida, a pesar de que se divorciaron, siguió tratando a mi mamá como la reina del universo toda su vida...
    Lo sigo pensando, porque le di vueltas al tema en mi cabeza todo el día...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira, si te pasaba igual que a mí, que parece que sí, yo creo que estábamos en el asunto pero sin saberlo, porque las cosas tenían que ser a nuestra manera o no eran. Lo que ocurre es que los demás se ajustaban por no disgustarnos, no porque fueran sumisos. Y no creo que haga falta una sexualidad activa para comportarse como dominante, porque desde ahí empieza todo lo demás.

      Oye, qué bueno lo del no-novio, porque yo tampoco he tenido ni uno solo de los novios tradicionales :D Yo me sentía cómoda en no-relaciones que iban a mi ritmo.

      Sí, concuerdo contigo en lo de existir D/s sin que se le sepa poner etiqueta, porque solo le falta el nombre. Recuerdo cuando escuché por primera vez una palabra tan grandilocuente como masturbación, y me dije, ah, pero "eso" que hago desde pequeña se llama así? XDD Pues igual con todo.

      Por eso únicamente me interesan los sumisos que solo necesitaban ponerle nombre a lo suyo, y no los que, por el contrario, escuchan la palabra y se ponen a ver si encajan ahí, y va a ser que no...

      Eliminar
  2. Yo creo que yo misma no aceptaría la mitad de las cosas que hacía por no disgustar a alguien... digo, además se notaban los que lo hacían por no disgustar y los que les gustaba incluso...
    Pero creo que sí puede haber relaciones donde una mujer que no sabe que el FemDom existe como tal que sea lo suficientemente Dominante para que un sumiso esté feliz en una relación vainilla en la que es sumiso... A veces las palabras asustan más que las cosas... como los fantasmas, deben pasar por todas partes y ni nos enteramos, pero no te digan "un fantasma!" porque entonces el susto de la vida :P o mil cosas a las que socialmente se prefiere no nombrar y no somos todos para ir tirando tabúes por la vida...

    ResponderEliminar
  3. "Si los sumisos verdaderos se emparejan con mujeres vainilla, poca esperanza nos queda a nosotras"
    Cualquier sumiso verdadero está deseando tener a su Ama verdadera, ese y no otro es su sueño. Pero no vale cualquier mujer que sea dominante, como es lógico.
    Y en caso de que estén hechos el uno para el otro y los 2 quieran Femdom ens us vidas, a veces, el ver la vida de foma muy distinta, hace que la relación ideal de Ama y Sumiso verdadero, no sea factible.

    Renunciar al Femdom puede ser para muchos como renunciar a un brazo. Pero renunciar a tener hijos o a casarse por la iglesia X si es religioso, puede ser igual o peor de doloroso.
    Quizás en cosas tan decisivas ambas partas deban estar dispuestas a ceder un poco de su parte...
    ¿No quieres 3 hijos como yo? Pues tenemos solo 1...
    ¿No quieres hacer un Femdom público y selitista como yo? Pues lo hacemos conocido solo entre nuestros más allegados
    ¿No quieres dejar nueva york y venirte a vivir a mi aldea en los Alpes Suizos? Pues buscamos un lugar "intermedio" que nos guste a los 2...
    ¿No quieres casarte por la iglesia? Pues lo negociamos... y si no llegamos a ningún acuerdo de ninguna manera, no hay boda y ya está, que tampoco estamos obligados a casarnos, y al menos en las iglesas cristianas, el matrimonio no es un sacramento obligatorio...

    Y si no es posible llegar a un acuerdo, sintiéndolo mucho cada uno tendrá que buscarse a otra pareja Femdom compatible, o tratar de vivir feliz en una vainilla convencional. Tratando el hombre, de explotar el lado dominante de su mujer en caso de que potencialmente lo tenga ( que yo creo que muchísimas lo tienen y no lo saben).
    Y al revés...
    La propia Ama S dice que siempre ha tenido relaciones en las que ella ha sido sino la Ama, si la parte dominante. Y sí ha tenido a hombres dispuestos a servirla, es que tan infelices no serían con ella...
    Además el mundo de la Dominación al igual que el del BDSM es muy amplio y tiene muchos niveles... Para empezar, si la mayoría de mujeres entendieran en que consiste la "adoración femenina", y que la D/S no consiste solo en sometimiento, empezarían a plantearse el Femdom como modo de vida...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no ven la vida de la misma manera no entiendo cómo pueden estar hechos el uno para el otro. Es muy bonito mirarse a los ojos, pero también hay que mirar en la misma dirección.

      Oye, es que la gente es demasiado cuadriculada con ciertos temas, "quiero hijos, y quiero dos, y además la parejita". Joer, y si tienes uno o cuatro,¿ ya te deprimes o sientes que has fracasado o qué?. En vez de decir, pues me gustaría ser padre, pero no es el fin del mundo si no los tengo, o podría adoptar o ser padre de acogida, que hay mucho huérfano desgraciado ya en el planeta. No es que yo no respete lo que quieran los demás, es que si son tan cerrados de mente, poco futuro les veo en una relación real femdom, hay que ser menos rígido.

      Con la distancia pasa igual, que algunos parecen que tienen una anilla en el tobillo y son como flores delicadas que se mueren si las cambian de maceta, que es un trozo de tierra, coño! Es que las cosas que no entiendo me alteran.

      Pues ya te comenté hace poco lo que opino de por qué las mujeres en general no se pasan en bloque al femdom. Hasta que no tengan la bendición social no habrá nada que hacer.

      Bueno, podría pararme a analizar aquellas relaciones semi femdom que tuve pero sería escarbar en un pasado que prefiero olvidar. Por resumir, a esos hombres les interesaba yo, y mis "rarezas" eran algo con lo que tenían que cargar si querían tenerme ahí. También es cierto que algunos ramalazos de sumisión puede sacar cualquier hombre convencional, o le puede poner una práctica suelta como un mordisco en los pezones. Mi relato de diciembre pasado iba en esa línea, y como dije en los comentarios, estaba basado en hechos reales, en un porcentaje muy alto, aunque sé que cueste creerlo, pero la realidad supera a la ficción ;) Vamos, que de hecho solo cambié un par de detalles y la fecha para que fuera en navidad como los demás relatos. Aquel tipo se apuntaba a casi todo, pero no quería oír hablar de que lo atasen, por ejemplo. Repetía mucho medio en broma "tus deseos son órdenes" pero no había actitud detrás, era pura palabrería, su táctica para ligar era decirle a cada una lo que quería oír, como buen buitre. No creo que pudiese haberlo llevado por el camino de ser mi sumiso, y además demostró ser un completo capullo, así que al final dio todo igual. Eso sí, para mí fue fundamental ser yo misma desde el principio de mi vida sexual, que no es poco.

      Eliminar
  4. Siendo el aspecto sexual (o psicosexual si lo prefiere) importante en la vida y en una pareja, ni siquiera es el fundamental o al menos el único importante, ni en la vida ni en la pareja. Eso explica que haya sumisos que hayamos optado por parejas vainilla. Que encontremos algo en nuestras parejas que nos llegue a enamorar, a interesar, a amar a esas personas aunque en algún aspecto el encaje sea más difícil. Difícil pero no imposible: siempre hay cosas que podemos disfrutar las dos personas (en lo sexual) No me meteré en muchos detalles, pero entrar entre sus piernas y hacerla disfrutar es algo que ambos disfrutamos. El saberla llevar al orgasmo haya o no haya penetración, y haya o no haya orgasmo por mi parte, para mí ya es disfrute.
    Ella me conoce en el aspecto de la sumisión, nunca la he engañado pero tampoco presiono. Lo que le apetezca, cuando le apetezca; y en cualquier caso antes me adapto yo a sus gustos. Pero hay otro terreno compartido que nada tiene que ver con la sumisión, o al menos que yo sea consciente: jamás me he excitado tanto con los besos de una mujer (en la boca) que con los de mi mujer. Hay algo ahí que está desde novios. Desde la primera vez, y sigue ahí. Y es curioso porque siempre la única clave sexual que he tenido yo de excitación de verdad ha sido desde mi niñez, el sentirme dominado. Pero... está esa excepción.

    Eso sí si mi mujer además fuese dominante pues sería la rehostia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya digo, para un sumiso es más llevadero, y rizando el rizo, se puede sentir más sumiso por no esperar ni un miligramo de dominación a cambio. Dices que no la presionas, y vaya, faltaría más.

      Para mí lo importante en una relación, aparte de la compenetración mutua, es la DINÁMICA de la relación, y ahí me parece fundamental si se trata de igualdad, D/s o una mezcla o nada que ver.

      Se habla de escoger entre mujer dominante y otra "normal", pero muchas veces en la vida no tenemos un repertorio completo en el que escoger cual catálogo interminable, sino que vas conociendo a X personas y de ahí te quedas con la mejor. O no escoges a ninguna si no te llenan de verdad, que es la tercera opción que casi nadie usa porque lo último que quieren es estar sol@s, y por ahí van los tiros cuando algunos hombres sumisos, a pesar de comprobar que existen Amas cuerdas y humanas, priorizan tener una pareja convencional, les vale más pájaro en mano que ciento volando. En tu caso quién sabe si hubieses elegido (de estar en tu mano) a otra parecida y encima dominante.

      Tal vez ella también piense que si no fueses sumiso sería la releche. Todo el mundo acepta cierto nivel de defectos en la otra persona, el caso está en marcar el listón de lo que nos resulta inaceptable.

      Yo tuve un no-novio con el que lo único destacable eran los besos en la boca, y yo los daba en plan salvaje-dominante, lo cual no basta para enamorarte de alguien, pero que, sin embargo, si los besos no llegan a cierto nivel, no existe el tal enamoramiento.

      Eliminar

Los comentarios anónimos no se publican.