~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


lunes, 4 de mayo de 2015

No quiero un perro inútil

Ya lo dije aquí pero lo repito, igual que se repiten hasta la náusea este tipo de candidatos. Sé que es mucho pedir que los que me mandan una simple línea de mensaje se dignen a mirar siquiera los títulos de los posts, pero por intentarlo que no quede. Hace poco me llegaba el enésimo personaje soltando la ultra típica frasecita: soy un perro inútil y necesito servir... Pues chico, si eres un completo inútil a ver cómo puñetas me vas a servir en algo. Pero claro, nos ponemos a hacer una búsqueda rápida de palabras como femdom, Ama, sumiso y tal y cual, y lo que encuentras es eso, unas “actrices” o jugadoras de rol que van llamando perro inútil a todo el que se les acerca y que quieren ser servidas en cuestiones como lametones en los zapatos. Muy respetable todo. Pero también muy lamentable para l@s que no vemos esto como un juego ni nos quedamos en la superficie ni en la parafernalia.


Repito, ni quiero un perro ni quiero un inútil. Quiero un hombre normal y corriente, con dignidad, con ideas propias, con personalidad, virtudes y defectos, que se someta a mí, y únicamente a mí, porque yo sea la mujer que le provoca esa reacción, no porque mi nick contenga la palabra Ama y tenga un blog sobre el tema.


Hay de todo en esta vida, ya se sabe, y gente que hace cosas sin motivo especial, pero yo seré tan rarita de querer sentirme mejor en una relación, de avanzar como persona, y de hacer que él evolucione también. No me sirve un hombre sin valía ni pretensiones de mejorar gracias a mí y a lo nuestro, ni alguien cerrado de mente, cabezota o lleno de vicios que no dejará por mí, ni uno al que le falten objetivos en la vida. Sobre dejarse mejorar por una relación femdom ya hablé aquí:
http://amabuscasumisoverdadero.blogspot.com.es/2013/10/moldear-al-sumiso.html


Como fantasear es gratis y bonito, a veces imagino que en la intimidad de ciertas parejas existe un componente femdom. El señor de la foto, Angus Young, es uno de los mejores guitarristas del mundo. Ya tocaba la guitarra antes de conocer a su esposa, pero me gusta pensar que ella influyó en imponerle la disciplina necesaria para llegar a la cima. En esa imagen desde luego parece estar dándole una orden con una simple mirada y él parece pendiente de un hilo hasta que ella le diga algo, no sé si soy la única que percibe cierto halo de poder femenino, y no es solo porque ella sea “superior” físicamente, que a más de cuatro bajitos casi enanos conocí yo que iban por el mundo en plan dictador.


Como muestra de su nivel -calidad de audio aparte-, un botón, sacado de su concierto más reciente de hace unos días. No se apreciará bien, pero lleva esparadrapo porque se dejó las rodillas hechas cisco; este hombre tiene una gran afición a arrodillarse en el escenario... ¿y tal vez a solas con la rubia también? Si es que todo cuadra :P

video


Fantasías e imaginaciones mías aparte, traigo a este hombre como podría hablar de cualquier otro que destaque por algo. No busco un número uno mundial, pero sí que quiero sentirme orgullosa de mi sumiso. Y bueno, tampoco es tan casual lo del guitarrista, como saben (sabemos) los fans de los incombustibles AcDc.


En cualquier pareja existe (se supone) un apoyo mutuo para ser mejores, pero en la Dominación Femenina se produce otra vuelta de tuerca y otro nivel de relación; nosotras somos el motor activo para que el sumiso mejore (excepto las malas de manual que buscan gusanos inservibles arrastrados) y al mismo tiempo ellos nos motivan para ser también mejores nosotras, porque somos el referente y el punto más alto hacia el cual mirar, y cuanto más justas e intachables seamos, más eficiente será nuestra influencia sobre ellos. Al final, como siempre, esto es un círculo entre ambos, y ahí está lo bonito. Lo de los perros inútiles me parece una gilipollez, dicho con todos mis respetos hacia los perros del mundo animal.

5 comentarios:

  1. Muchos de estos hombres que van con amas profesionales, supongo que creen que son sumisos y necesitan ser sometidos, pero como Usted ha dicho en diversas ocasiones, no son más que hombres con calentón. Un hombre de esos lo único que busca de una mujer es aplacar sus instintos sexuales no los emocionales, y solamente el hecho de verse "sometidos" y hechos una piltrafa les llena, mientras que un sumiso que siente la sumisión necesita servir a su Ama sin que ésta le ningunee como si no le importara en absoluto. El sumiso para el Ama es una persona con unos sentimientos parejos y por ello un Ama de verdad no se conforma con alguien que lo único que hace es servirse así mismo, sino con alguien que siente la sumisión desde que se acuesta hasta que se levanta.

    P.D.

    No sé si ya he comentado esta entrada, por eso la comento ahora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y si es desde que se levanta hasta que se acuesta, todavía mejor :D

      Pues como ves no habías comentado.

      Eliminar
  2. Eso mismo Señora, y si es un día lunar mejor, se arañaría alguna "horilla" a la Dominación/sumisión, jajaja.

    Por eso lo mejor es comprobarlo y pronto, se ahorra tiempo y se sale de dudas. Yo ya he salido, jeje.

    ResponderEliminar
  3. Si me permite un breve comentario, es razonable que cualquier persona equilibrada, desee como pareja y con el sesgo que prefiera según sus querencias, pero que por encima de todo, sea una pareja útil, no inútil.
    Cualquier compañer@ de viaje, ha de tener para la relación, un efecto catalizador que aporte a ambos aquello que les permita sentirse mejores, más plenos, más satisfechos.
    Tengo la impresión que este concepto, sencillo y redundante. Es fundamental para cualquier relación teñida del sesgo que ambos decidan.
    Si ambos no aportan, no se mejoran, no se complementan, no se apoyan, no se necesitan... Posiblemente su relación y ambos por ende, no crezcan, no evolucionen, no se enriquezcan y finalmente, no forme parte del proceso vital de su relación, el reconocimiento, la complicidad, el respeto, la lealtad, el cariño, la ternura... Posiblemente, lo único que valga la pena vivir.
    Gracias por compartir sus aportaciones.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si alguien no mejora tu vida ni tú influyes para bien en la suya, es momento de terminarla.

      Eliminar

Los comentarios anónimos no se publican.