~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


lunes, 18 de mayo de 2015

El sumiso virtual


Hay “sumisos” que solo buscan relaciones ciber y lo dicen claramente, pero otros van de reales y se quedan en lo virtual: por internet lo dan todo, luego por teléfono van bajando el nivel y ya en persona el tema se desinfla hasta el punto de preguntarte dónde está la persona que creíste conocer por aquí. Esto no es un espejo al 100%, pero algunos fabrican un personaje paralelo y otros ni dan el paso de salir de las sombras cibernéticas. Es decir, son ciber sumisos pero no lo reconocen nunca hasta que descubres el pastel tras invertir tiempo y energía. Una cosa es jugar a algo, con consentimiento por ambas partes, y otra jugar CON alguien, con sus ilusiones y esperanzas, y eso tiene poco pase.


Este es uno de los posts más vainilla que voy a publicar, porque atañe al sumiso como persona, y si no es honesto ni íntegro, no podrá tener una relación honesta.


Si descubres el mundo femdom gracias a internet, al principio es tentador no fijarte en la persona sino en su faceta Dom/sum, y los sumisos (y Amas) virtuales se quedan con esa parte, sin importarles herir la sensibilidad del ser humano al otro lado del teclado.


Voy a aprovechar un comentario mío de hoy mismo en una entrada anterior que viene bien con este tema. La entrada era Esto no es un juego para mí, y mi comentario el siguiente:

A ver si aclaro aún más mi posición al respecto. Jugar no es malo, jugar es necesario en el desarrollo infantil y se ha demostrado que también es positivo en la edad adulta. Es perfectamente válido que la gente quiera jugar a lo que sea, faltaría más. Tal vez la aclaración sobra pero ahí queda.

Por otra parte, tod@s usamos el juego, o experimentación, o tanteo, o vamos a llamarlo X, cuando empezamos a descubrir esta especie de mundo paralelo en el cual al fin parecemos encajar, o donde encajamos mejor que en la corriente convencional. Entonces por chat o por cam o en persona, al principio no tienes una conexión intensa con la otra persona, y aún así sientes cosas, porque está en tu naturaleza, es como el sexo sin amor. Luego cuando ya sabes que una sesión suelta no te llena, te dedicas a conocer a la persona antes que nada, e incluso entonces hay una fase en la que no hay algo consolidado pero ya tienes sexo femdom, y ahí sigues tanteando e incluso jugando en cierto modo.

Es decir, el juego se vuelve a dar aunque tengas claro que no es juego lo que buscas, pero ya se queda en una fase inicial, y siempre teniendo claro que no es el fin que quieres. Esa es para mí la diferencia clara entre ambos "bandos".


Pues bien, el sumiso virtual se presenta ante ti como alguien que no quiere solamente jugar pero en el fondo miente, o pasado el tiempo demuestra que no sale del juego y no te deja ver qué clase de persona es más allá de la película que quiera contarte. Y ahí es donde estos tipos tienen un enorme peligro: las palabras. Las usan como armas de destrucción (o construcción en este caso) masiva, averiguan lo que deben decir para tenerte enganchada, en una fase permanente de tonteo virtual cómodo (por no hablar de los que mienten porque tienen pareja), con un aplazamiento indefinido para un futuro que nunca llega. Algunos usan esa fase hasta pillar cacho y otros vuelven a ella una y otra vez después de los encuentros reales.


No es una táctica al alcance de todos, hay que tener labia y ser lo bastante retorcido y frío como para mantenerse en el punto justo para no implicarse más allá. Hay mucho psicópata encantador suelto, y nosotras podemos ser las víctimas perfectas a falta de otro que apueste por la relación a muerte y que esté ahí de verdad aunque sea en la distancia, que algunos ni por teléfono se asoman. Por el contrario, algunos es lo que utilizan únicamente, como le pasó no hace mucho a mi bloguera australiana preferida: la chica contacta con un texano, guaperas, musculado y de sexy voz, que la tiene enganchada durante horas en conversaciones telefónicas que rápidamente pasan a la fase “cómo me gustas, no descarto que nos veamos”. Pero claro, él tenía que buscar hueco entre el gim y el pulido de sus botas de cowboy... Crees que un tipo está invirtiendo tiempo y energía en ti porque no dudará en avanzar en algo que parece merecer la pena y... nop, es que, oye, de eso, ni hay, ni hubo, ni habrá, nunca, nada, más allá de cuatro (o cuatrocientas mil) palabras para mantenerte “ahí”. Un hombre (inmaduro y egoísta) no va a renunciar a algo que no le suponga un compromiso; si no da un paso adelante debe darlo hacia atrás, y si no lo hace, cierra tú la comunicación. Si no te busca cuando desapareces, todo queda claro. No pierdes nada, ¡no puedes perder lo que no tienes!, una versión ciber de alguien no es una cosa real, por mucho que las nuevas tecnologías se hayan colado en nuestras vidas. Y tú tampoco eres lo que él percibe por esa vía. Mereces a alguien que quiera atiborrarse de ti hasta el empacho en el mundo real.


Algunos casos son bastante previsibles, como el chulito texano, pero somos humanas y mantenemos esa especie de inocencia estúpida, que a la vez es un don que nos evita ser unas amargadas y unas cínicas descreídas a pesar de haber besado sapos que no eran príncipes hechizados en más de una ocasión. La australiana planteó las cosas en firme, le dijo que pusiera fecha al encuentro y... el guaperas voló, sin dignarse a mandarle ni un mensaje, el muy miserable cobarde. Un “no” puede doler cuando hay ilusiones, pero el silencio es lo que aniquila hasta una posible amistad. Y peor es cuando no dicen ni sí ni no de manera clara y te ponen la vida en puntos suspensivos permanentes. Joder, ¿con qué derecho lo hacen? Y si encima lo hace un sumiso ya es para “quitarle el carnet”.

Todo esto puede estar provocado por la distancia, pero a algunos les viene de perlas esa distancia kilométrica para enmascarar su incapacidad emocional, o su caradura a secas. Y esto también puede pasar con alguien que viva cerca. Mi única relación de ciber sexo femdom fue con un tipo de mi ciudad, y el día que le dije que nos conoceríamos, me dio plantón. Encima pretendía el fresco seguir con nuestros momentos ciber mientras ponía por excusa que sus miedos y dudas sumisiles frenaban el paso a lo real, pero oye, para ponerse caliente delante de la cam no había duda ni miedo para el maldito cretino.

Todos estos personajes virtuales nunca tienen ni una gota de intención (REAL) de concretar en firme algo contigo, aunque lo juren, sospechosamente, al poco de contactar para engatusarte. Si te pones a tiro en su línea de fuego y te dejas seducir por su arrolladora personalidad ciber, tendrás “algo” siempre con ellos, te sentirás super especial, caerás como una estúpida en su red virtual antes de que te hayas dado cuenta. Si encima lo pueden combinar con encuentros fugaces de piel contra piel, eligiendo ELLOS la fecha, ya es la releche, la jugada perfecta, la mujer a la medida de SUS necesidades.


Tienen mala fama las calienta-braguetas, pero también existen los calienta-bragas, que ni se van ni se quedan, como el perro del hortelano, y tú como una idiota esperando que pase el cometa Halley para que algo cambie, creyendo lo que te cuenta, que no es su momento pero que no quiere perderte por nada del mundo y bla bla, porque las películas que nos podemos montar y tragar cuando alguno parece mejor que el resto son para ganar un óscar.



Tanta comunicación sin presencia física nos hace perder de una manera brutal el contacto con la realidad -entremos tod@s y que se salve quien pueda-, hasta el punto de creer, y hacer creer, lo que sea con tal de sentir que tenemos algo, cualquier cosa que se magnifica hasta adquirir la etiqueta, nada menos, que de relación, en nuestro pobre cerebro narcotizado de información virtual. En tu cabeza vives casi las mismas sensaciones que si fuera cara a cara, y cuando acaba no echas de menos “eso” o a la otra persona (imposible echar de menos a quien no llegas a conocer más allá de sus barreras), sino a tus sensaciones mientras duró, así que espera a quien te dé lo mismo lejos de un teclado.


Cualquiera te puede fallar, pero si entras en el juego del contacto virtual, ahí cabe todo lo posible y lo imposible. Con palabras se construye un mundo completo, y se derrumba con la misma facilidad, basta con cerrar una ventana o no responder un email. Es un hilo demasiado fino como para confiarle tus sentimientos o tu necesidad de femdom o lo que sea, y pocas veces nos paramos a pensar lo que significa este medio, sino que primero nos lanzamos, creyéndonos a salvo de todo, hasta que estás metid@ hasta el cuello en el barro de lo imaginario que, sin embargo, con la inercia de los meses pesa como una losa real. Si a todo eso le sumamos que al otro lado de la pantalla hay un tipo frío y pasota que no piensa en cómo te puede afectar y que seguirá con el juego hasta que te canses... ¿se puede pensar en otra etiqueta distinta a cabrón? O, como diría un juez, actuar con premeditación y alevosía.



Conclusión final: si quiero jugar me busco un vídeo juego, pero nadie tiene el maldito derecho de convertir vidas ajenas en uno de ellos, mucho menos cuando es consciente de lo que hace y tú ni te imaginas de qué va una película que, para colmo, te pilla de protagonista sin haber querido presentarte al casting. 

15 comentarios:

  1. Hombres con complejo de inferioridad,se montan su pelicula y asi se creen que son alguien, juegan con sentimientos ajenos porque ellos mismos no los tienen,no tienen ni saben lo que es la empatia y, la realidad es que son solo un fraude incluso para ellos mismos
    Saludos Ama S.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La buena noticia es que no perdemos gran cosa con tipos así. Eso del fraude tiene mucho sentido, si alguien no puede ni con su vida, imposible que pueda con la mía o con la nuestra en común.

      Saludos :)

      Eliminar
  2. Me has hecho recordar... y me sigue hirviendo la sangre!!!... espero nunca volverlo a ver y que se quede a muchos kilómetros...
    Deja tú del juego de la distancia y del eterno esperar hasta me decía "es que no esperaste lo suficiente porque yo ya me iba a comprometer"... y me salió más cabrón!! que se ha dignado a recorrer ocho horas de camino, pero eso sí... me pidió el coste de su pasaje!!! aghhh!!!.... y... Dios!! con ganas de aventarle el dinero como a una puta cualquiera (con respeto a las sexoservidoras)...

    No no no ... si ha jugado conmigo como se le ha dado la gana!! y sí... tienen razón es un fraude incluso para él mismo...

    Vive sólo del internet y de ilusiones... cuando vas cayendo en la cuenta de tanta mentira que se ha inventado.. agh!!... me sigue dando un coraje... he played me fool!!!....

    Otra de las razones más de volverse extra precavida ... o, en mi caso, dejarlo hasta ahí...
    Si he de conocer sumisos, que sea de los que la vida misma traiga en el día a día...
    Así, de frente no hay nada que perder...

    Saludos, Ama S!!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja encima pidiendo dinero, como un gigoló XDDD A mí me echó en cara uno el par de cafés que me pagó porque no quise ir más allá y azotarle el culo en su casa a la segunda cita, es que somos unas aprovechadas jajajaja.

      Ay ya no sé, la única manera de estar seguras es ponerles un detective o implantarles un chip anti mentira jaja.

      ¿Y lo que nos reímos acordándonos después pasado un tiempo? Es terapia sanadora :D

      Eliminar
    2. Yo no sé en qué momento me hice tan... ay, la palabra se me escapó... que sospecho de todo...
      Si trato con alguien que llega a las 10 pm en general de lunes a viernes, pienso que llega del trabajo y soy una distracción, si llega de 8 am a 5 pm, es que soy su distracción en el trabajo.... si no llega los fines de semana ni por equivocación debe ser casado... y a pesar de haberlos conocido cabrones y pésimos, siempre volteo al cielo a agradecer mi suerte, porque cuando tuve algún ciber del otro lado del mundo y un buen día le dije en 15 días llego a vivir a tu casa sí llegó al aeropuerto por mí! claro que dentro de mí llevaba el plan A, el plan B, el plan C, el plan D y el plan de rescate por si todo sale muy mal y resulta tratante de blancas y la vía de escape más factible... no resultó la compatibilidad en el cuerpo a cuerpo pasado un tiempo, pero viví en su casa varios meses, mis maletas más que yo para no ir cargando por toda España pero... no sé, cuando el interés es real, no hay miedo que no se supere, ni distancia que sea muy grande... ni... visita que se quede demasiado tiempo :P
      Y a pesar de todo, no puedo decir que por internet sea todo irreal, a veces es la forma de acercanos con quienes nos entendemos... caso aparte de los que están jugando, pero casi siempre se notan porque no tienen remordimientos y se sienten bien en general... con quien puedes avanzar, lo normal es que la distancia implicada sea un tormento tremendo que duele más que gusta.

      Eliminar
    3. Si no hay engaños, lo ciber tiene la ventaja de que te comunicas de forma desnuda de alma a alma, pero si luego la persona se esconde bajo mil capas cara a cara, ya no sabes con qué versión quedarte ni cual es la real. De todos modos sin comunicación no verbal ni entonación, todo lo que se dice por aquí hay que tomarlo con mucha cautela. ¿Hay cosa más absurda que una discusión por chat? Que te paras y piensas, ¿pero qué hago "gritándole" a una pantalla? Jajaja

      Me parece una buena clave, notar que él no sufre por estar lejos, ahí notas lo mucho o poco que le importas más allá de lo que dices. También estoy usando lo de darles su propia medicina, ¿tú pasas de mí? Yo paso el doble de ti, ¿dices que soy genial pero no mueves un dedo para venir? Yo no te invito a que vengas. Ojo por ojo, es lo que se ganan a pulso.

      Eliminar
    4. Tienes razón, Ama S. No hay nada como la risa sanadora.... jajajajajajaaja
      Creo que la palabra que buscaba Dari es suspicaz...
      Y es que sí, no nos queda de otra mas que sospechar de todo después de tanto jueguito... aunque luego recuerdo el sabio consejo de mi madre: "no te queda mas que darle el voto de confianza porque él no te ha dado razones para no confiar"...
      Me lo dice porque luego me paso de paranoica y no dejo que fluyan las cosas... y lo entiendo, el nuevo no tiene la culpa de los errores de los de atrás... pero no sé si soy muy ingenua o qué.... jajajajajaja

      Al final, como en todo.. hay que buscar el equilibrio... una no va a ser la misma ingenua de siempre, pero tampoco va ir acribillando a todos y desconfiando de todo... Creo que lo mejor para cacharlos es observar y esperar...

      Saludos!!! :)

      Eliminar
    5. Ya prefiero pasarme de desconfiada, es una vocecita que desde el primer momento me dice, uy, ese tampoco es, espérate al próximo... que así y todo tiro para adelante pero luego me digo, ves, ya te lo dije jaja. Eso sí, no me quedo con la duda de intentarlo.

      Luego también ya leo entre líneas. Cuando me dicen por ejemplo, "soy muy discreto", traduzco que tienen pareja o que quieren nada más que estar en una mazmorra y se mueren si se imaginan conmigo paseando por la calle. O si dicen tres veces en el mismo párrafo que son sinceros, es que mienten a todas horas jaja, dime de qué presumes y bla bla... Total, que voy recopilando un diccionario hombre-verdad que me resulta muy útil para no perder tiempo :D

      Eliminar
  3. Jajajajaaa... Poligrafo deluxe le saltan los circuitos de tanta mentira.son hombres y al fin y al cabo piesan con el cachito carne de entre las piernas,el vainilla para meterla y aqui para satisfacer su
    sumisión, cobardes que se les pasa la vida
    desgraciada que llevan sin saber que sitio
    ocupar,miente el mundo vainilla a sus parejas,novias
    o amigas con derecho a roce y ,aqui a lo que nunca
    alcanzarán ser ellos mismos a través de la entrega
    hacia una Ama verdadera.No hay que tratarlos con
    apelativos despectivos,de enfando sino como lo que
    son en realidad unos pobres infelices, desgraciados dignos de lastima que para "comerse algo y ser objeto de interes de Mujeres como nosotras no tienen otra arma que el engaño.Que vida mas triste por eso como dice Ama S reirse y terapia sanadora sin darle mas importancia,estos tipejos seguiran apareciendo por desgracia siempre,lo bueno es que todo en la vida se aprende y cada vez no es ma facil detectarlos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo intento no perder la fe en el género masculino, pero me dijo una vez cierto sumiso al preguntarle por su peor defecto: pues que soy un tío. Jaja. La verdad es que no sé si la culpa es de la sociedad o de los genes, en otros campos los hombres no son tan desastre, pero en las relaciones buff, y sobre el trozo de carne ese, resulta que ser la polla es lo mejor y un coñazo es lo peor, eso es lo que hay a nivel social.

      De donde no hay no se puede sacar, yo me consuelo mucho con esa frase :)))

      Eliminar
  4. No me cabe en la cabeza que esos sumisos que dicen serlo por internet, más tarde digan que no saben cómo afrontar la situación cuando Ella decide quedar para intentar un avance o simplemente conocerse como personas.

    Eso de dar un paso a lo real (quedar en una cafetería en vez del frío teclado) me suena a excusa de rebajas, ya que si un hombre es sumiso no cabe una relación ciber falsa y la otra en persona verdadera. Si ese hombre es sumiso lo es detrás de un teclado y delante del Ama.

    Entiendo que muchos son “sumisos” exclusivamente ciber, y posiblemente sea por eso de poner la distancia como excusa para seguir en su mundo, a pesar de saber, como Usted ha dicho, que los hay en la misma ciudad y buscan excusas peregrinas para no ir. Pero creo que incluso más que cobardía y de lo que tanto se quejan muchas Amas, es que todo lo que cuentan es mentira y se escudan tras el teclado.

    ResponderEliminar
  5. La Sumisión es la Mística del Culo.
    Me acuerdo, cuando pequeños, jugábamos "a médicos" y, cuando llegaba el momento de poner una inyección intravenosa, no alcanzábamos a ver el ojo o el aro de la pasión, según el género del enfermo imaginario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí es algo más profundo, y no estoy haciendo un juego de palabras. No me lo tomo a la ligera, tal como has hecho con tu mensaje privado al soltarme eso de que te someta de buenas a primera. Que no soy una máquina, hombre.

      Eliminar
  6. Justo estoy/estaba conociendo a un supuesto sumiso por internet, yo le diría calienta-bragas. Resulta que todo iba muy bien, justo el sumiso que quiero para mi, y lo curioso es que yo le preguntaba y el me respondía, vamos que no me decía las cosas para engatusarme, porque no sabía de que palo yo iba, y lo que me decía es justo lo que yo quiero, lo que me llena. Y encima es bajito, (me encantan los bajitos), jeje. Pues así llevábamos un mes, el chico es norteamericano, nunca me ha dicho a tus pies, ni nada de eso. Pues me da por llamarlo, la semana pasada, y nada que el móvil estaba apagado, al principio no sospecho, porque es Otorrino y trabaja en un hospital y tiene que tener el móvil apagado, pero cuando le digo que hablemos el sábado, me empieza a dar de largas, que no me preocupe que ya hablaríamos, que está muy ocupado, (se que esta estudiando otro doctorado), a lo que yo le digo que ponga el Skype en su móvil que nos hacemos una videoconferencia, otra vez que el chico no quiere, pero no lo dice claramente, se pone a marear la perdiz.

    Y a todo esto estoy con la duda, porque diablos no quiere hablar conmigo? He comprobado quién es, he mirado hasta en la web del hospital, y aparece su foto y todo (si, es que me he vuelto paranoica, no me creo nada de lo que dicen). El chico se que esta muy acomplejado, se cree que es feo, la verdad que es guapo. Y todavía no se, si es un mentiroso, miedo de que no me guste, tiene la voz de pito, o que diablos pasa.

    Por eso odio conocer sumisos por internet y estar con lo del chat, te haces ilusiones vano, porque al no verlo cara a cara, no puedes saber que tipo de persona es. El cara a cara te dice mucho de alguien. A veces solo a simple vista, le notas algo en sus ojos, algo que no te da confianza, que te da mal rollo, que no te sientes a gusto. Y la cosa acaba ahí, no tienes ni que tomarte un café, no pierdes tu tiempo ni esperanzas.

    Ojalá los sumisos se pusieran algo que los identificara a simple vista, igual para las Amas, así sería todo mucho más sencillo.

    Uff, los calienta-bragas. Que curioso que menciones esto, da la casualidad que los dos hombres calienta-bragas que he conocido resultan que iban de sumisos. El primero lo conocí en vivo y después de marear la perdiz y ponerme el caramelo en la boca, cuando decidí tomar las riendas del asunto, me hizo la "cobra" y resulto que de pronto ya no era sumiso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que tenemos para escribir el quijote femdom entre unas y otras. Yo al extranjero todavía no me he asomado pero quizá sea lo próximo. Esa historia me recuerda a uno que al poco de cambiar mails dijo que iba a estar por tema laboral en mi ciudad, así que quise ver qué impresión me daba en persona, pero primero tenía que oírle por teléfono. Bueno pues tras la charla se lo tragó la tierra, y cuando le pregunté por dónde andaba, me dijo que la charla no había salido bien, pero sin explicar por qué... todo eso por mensajitos de móvil, y yo repasando la charla mentalmente, que me había parecido "normal", hablando de su tierra y de la mía y tal y cual, peeero al final dijo que se había quedado con ganas de preguntarme mil cosas, y es que claro, este no vio mi dominación por ningún lado y pensó que para encontrarse con una "tía normal" que no le iba a hacer una sesión de golpe, no le compensaba quedar conmigo. Ah y dijo que de repente "había visto en su interior" que lo de sumiso no se lo tomaba tan en serio... Y para rematar, como yo me estaba dejando los dedos en el teclado, lo llamé a ver si me decía las cosas directamente, pero me colgó la llamada. Le dije, suerte cobarde, y bye bye.

      Yo creo que hay mucho caradura jugando a ser sumiso que a la hora de la verdad se viene abajo. Se pueden llevar meses con la tontería pero si le pones los pies en el suelo, huyen antes de que la realidad los atrape. No son sumisos o no están preparados para reconocer que lo son. Y lo mejor es quitarles la careta pronto. Importante también: no ilusionarnos antes de tiempo.

      Eliminar

Los comentarios anónimos no se publican.