~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


viernes, 10 de abril de 2015

Mi Ama


Qué mala impresión da un sumiso que llega diciendo “mi Ama” a la primera que le dirige la palabra, ya con eso demuestra que quiere “tener” Ama, que es muy distinto a entregarse a ella como sumiso. Y esta película se llama justo así, My mistress, pero ni ella es Ama de verdad (y no lo digo porque sea una dominatrix profesional) ni él es su sumiso de verdad, tan solo proyecta sobre ella sus fantasías de sumisión, como hace cualquier pajillero, escena que no falta en la película en el momento-ducha. Así que con todo eso, mejor se debería llamar Amores imposibles, o Crecer duele, porque el tema D/s va metido con calzador. Para “variar”, ambos son unos personajes atormentados, así que se “redimen” por medio del rollo sado. Aparte de eso tienen un intento de historia sentimental, pero 35 años de diferencia es mucha traca. Y poco más que comentar, porque femdom no es, y bdsm, tampoco, porque no es sano ni seguro ni consensuado. Él la medio obliga a que le haga lo que le gusta, ella se pasa por el forro la palabra de seguridad y todo es bastante enfermizo. La cosa se queda en una simple caricatura y ya está; para muestra, véase la escena del látigo a lo Indiana Jones de la dominatrix enloquecida.

En fin, para un argumento en la línea sadomaso y con diferencia de edad, ya estaba Castígueme, que le da cien vueltas. Qué pena malgastar un título así en semejante historia. Pocas películas sobre femdom hay y no salen de los cuatro tópicos. Uf.



video

2 comentarios:

  1. La mayor lástima es la de 50 sombras. Como la autora tampoco era una experta en el tema, tuvo que meter traumitas infantiles y excesivo sentimiento de control para darle más dramatismo a la trama... Y claro, muchos tontos ya se hacen una imagen que no es de tema... Aún con todo prefiero la imagen más o menos romántica que da 50 sombras, a la que da en gran medida el BDSM plan años 50 con los cueros y las cosas raras, el que dan las "dominas profesionales" de los documentales, o no digamos ya el que dan las sissy, o los enfermos mentales de internet...

    En cuanto a las películas, tenemos también que entender, que lo que buscan es el sensacionalismo, a veces el escandalizar o llamar la atención... Y parece que cuanto más exceso, vicio y descontrol metan, mejor... Pero peor para los que estamos hartos de estos clichés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muchas clases de películas y el cine no se inventó en la década de los 90... Es cierto que en la actualidad la corriente más seguida es la de impactar al espectador o dar un giro sorpresa, pero también hay mucho cine independiente y por ahí puede venir algo de esperanza.

      Tanto en el caso del "pobre" Grey como el de esta dominatrix neurótica, echo en falta una frase o algún gesto que informe al público general de que el bdsm tiene poco que ver con eso. En ese tipo de historias, las prácticas D/s forman parte de un período transitorio de los protagonistas, que acaban curándose o dejando atrás con el tiempo. Para este tipo de visibilidad, mejor quedarse en una cueva de por vida

      Eliminar

Los comentarios anónimos no se publican.