~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


lunes, 27 de abril de 2015

Cuando el sumiso se va

No abundan los blogs de parejas femdom reales y cabales, y menos en español. Entre los blogs en inglés que sigo, hay uno de un sumiso que lleva una mala racha de enfermedad:
Antes de eso consiguió el sueño de su vida: casarse con una mujer dominante a la que adora. Primero tuvo que encontrarla, y ya sabemos lo complicado que resulta dar con tu parte complementaria que además lo sea en el tema D/s. Y entonces el pobre hombre va y pilla unos dolores que lo dejan casi postrado. La vida no es justa, está claro. Sin conocerlos de nada me da mucha pena e incluso rabia el asunto; empatía se llama esto, aparte de que el tema me suena de algo, como sabéis los lectores fieles desde que nació el blog (no busquéis el post porque decidí dejar aquello para mi privacidad).


En varios posts comenta que le dijo a ella que le parece injusto ser el que está siendo cuidado en vez del cuidador, y que ella no se había casado para eso. Pero ella le respondió que se había casado justamente para ESO. No hay que tomarlo literal, lo que quería decir es que lo seguiría amando pasase lo que pasase.

Ahora él empieza a plantearse que ella debería dejarlo y buscar un sustituto, y que si no lo hace es por su honradez y grandeza como mujer, así que solo le queda rogar que ella no se arrepienta algún día de la decisión de quedarse. Hay una parte preciosa en la que cuenta que él llora de impotencia, y ella llora al verlo, y él llora más por haberla hecho llorar. Y que las fustas pillan polvo en vez de arrancarle lágrimas, unas lágrimas que se quedan cortas para las que está derramando ahora, no tanto por su dolor físico sino por el de hacerla sufrir a ella. Yo creo que leyendo todo eso también lloramos tod@s l@s que tenemos un gramo de sensibilidad.


Es un tema muy complicado, más que respuestas tengo preguntas: si el sumiso promete hacer feliz a su Ama hasta las últimas consecuencias, ¿debe “dimitir” si no puede estar a la altura? Y partimos de la base de que ella no lo va a echar ni es esa de las que usan y tiran sumisos como pañuelos.
De manera teórica, el sumiso debería alejarse por el bien de ella (él incluso se plantea hacerse un hombre insoportable para que ella lo deje con esa excusa). Lo único que podemos hacer nosotras es plantear las cosas muy claramente y decir lo que aceptamos y lo que no. La vida puede ser muy complicada, ya lo sabemos, y lo malo es cuando, sin serlo, hay gente que se empeña en complicársela a ellos mismos y a los demás. Por eso, cuando conoces historias como las de esta pareja, ves lo tontos que pueden llegar a ser los motivos y las barreras por los que alguien decide tirar la toalla.


La opinión más coherente que tengo de todo esto es la siguiente. A lo mejor no queremos al sumiso perfecto sino a ESE sumiso, elegimos nosotras al fin y al cabo. Pero, si una vez que le dejas claro que no quieres que se vaya, insiste en irse, pues adelante, oye, que se vaya, ¿quién quiere estar con alguien retenido contra su voluntad, aunque diga que se va por tu bien? En una relación DF el sumiso entrega su libertad, pero tiene dos momentos básicos de ser libre: cuando decide empezar la relación y cuando decide terminarla, y ahí nuestro poder no vale nada.

Hay otra historia, terriblemente triste también, que es el reverso de esta:
Ella es la que está enferma y también se aparta de su sumiso. No soy una entusiasta del matrimonio, pero creo que lo de "en la salud y en la enfermedad" es lo mínimo que podemos esperar/ofrecer en una relación del tipo que sea, ¿o acaso nos apartamos de padres, hijos, hermanos, amigos, etc porque enfermen? ¿O la parte dominante cree que pierde puntos si muestra debilidad? Es lo que comentaba yo hace poco en La vulnerabilidad del Ama, así que no lo repito ahora.


Al final lo que quedan son los sentimientos, de nada sirven las teorías o imaginarse en una situación, solo cuando te ves dentro y escuchas tus reacciones, puedes actuar en consecuencia. Y a estas dos parejas, aunque no me vayan a leer, les deseo la mayor de las suertes, ojalá sea solo una racha y que lo suyo salga fortalecido después de la dura prueba. El sumiso enfermo parece estar recuperándose por lo que se ve en su más reciente post, ya que está buscando la forma de acoplarle a la cama unas argollas para bondage. Espero que pueda usarlas mucho y bien en breve.

12 comentarios:

  1. Si amas a alguien y te comprometes a estar con él o ella, es en la salud y en la enfermedad. Si no es así, ahorrate el paripé del matrimonio...

    Otra cosa ya, es si hablamos de fuertes enfermedades mentales irreversibles como el alzheimer en fase avanzada, algún tipo de brote esquizofrénico agresivo, o cambios profundos en la personalidad.
    En ese caso podemos hablar prácticamente de una "muerte" en vida, de uno de los dos individuos tal y como estos han sido previamente a desarrollar esas enfermedades, por tanto la separación estaría más que justificada.

    Si las enfermedades puntuales que sufren estas parejas, no consiguen acabar con sus relaciones, es porque en verdad tienen un vínculo entre los dos por el que merece la pena luchar. Al final, lo que no los haya matado, los habrá hecho mucho más fuertes.
    Ójala tenga algún día un amor así por el que estar dispuesto a hacer sacrificios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy casi de acuerdo, así que matizo. Hay una frase que dice, ámame cuando menos lo merezca porque será cuando más lo necesite... No creo que se pueda mezclar en el mismo grupo todos esos casos extremos, si alguien está "de manicomio" está claro que necesita ayuda especializada y que por mucho que quieras ayudar y apoyar puede que no aportes nada en su curación. El alzheimer avanzado requiere también cuidados específicos, pero no sé si has tenido un caso cerca, a veces tienen destellos en la mirada de consciencia, y en todo caso, a alguien así no lo cuidas porque él/ella sepa quien eres tú sino porque tú sabes quiénes son ellos. Es lo que pasaba en El diario de Noa, bonita y triste hasta decir basta. Tú dices eso de ojalá y yo también digo ojalá tuviese a un hombre como ese, y por lo visto el libro está basado en hechos reales.

      Eliminar
  2. La dimensión de ser humano excede a todas las "máscaras" con que nos identificamos en la vida: la laboral, la familiar, la sexual, la bedesemesera. Frente a lo humano todo lo demás son maquillajes fútiles y efímeros. El dolor del alma disuelve todo lo demás. El amor verdadero es lo único real.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, el amor verdadero... casi o más difícil que encontrar sumiso verdadero :) Tal vez porque ambos conceptos van de la mano.

      Sin humanidad nada queda, está claro.

      Eliminar
  3. Soy sumiso y si quiero un ama es porque me quedo con aquellas personas con quienes puedo ser yo. Quiero poder amarla como ella quiera. Si no, dejaré que me quiera como ella quiera.

    Creo que a veces lo más dificil es dejarse querer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esta vida hay de todo, incluso gente que no se quiere a sí misma y por tanto incapaces de amar a alguien o de asimilar que alguien los pueda amar.

      Eliminar
  4. Las enfermedades son situaciones muy difíciles! Pero la vida tiene de todo.
    No creo que ya sean muchas mujeres las que se planteen tener hijos para que los cuiden cuando estén viejos y enfermos, más con la cantidad de opciones que hay para mejores cuidados... sin embargo, como hija, cuidar a mi madre es una prioridad ¿por que? porque quiero, porque de otra forma no estaría bien conmigo misma, porque la quiero, y porque aún enferma, ha sido una guía. (Afortunadamente ya anda bien, pero no importa, yo tengo mamitis y al que no le guste, peor para él).
    En el caso de una pareja, es igual, si estás ahí es porque quieres y me parece muy injusto cuando quieren hacerte a un lado porque no te lo mereces... (y sí, he pasado por ahí, aunque afortunadamente no tan gravemente como el caso que nos cuentas). Cuando quiero a un sumiso, que sea mío, lo quiero mío todo entero, con virtudes y defectos, con sonrisa o con lágrimas, no sé querer a medias y no pienso aprender. Por ventura o desventura, he aprendido que en la vida, en una cama de hospital también se aprenden cosas, y también hay buenos momentos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De todo se aprende, verdad, incluso de lo malo se aprende más todavía.

      A veces creo que nos sentimos decepcionadas porque no se nos entregan al mismo nivel que nos implicamos nosotras, y entran en la espiral de "no soy digno y me aparto porque cualquier día te topas con uno mejor" y claro, son ellos mismos los que provocan que eso ocurra. Si le dices a alguien "te quiero" y él no se lo cree, pues será que en realidad no se lo merece.

      Hay hombres muy apegados a su madre y otros que son todo lo contrario, con los primeros hay que mantener una competición entre figuras femeninas y sobre los segundos opino que tienen complicado saber amar a una mujer.

      Eliminar
  5. Pero puede pasar por la poca costumbre que tenemos a que las cosas salgan bien. Con mi actual sumiso doy saltos de felicidad de rama en rama, y todo el tiempo tengo la sensación de que él me da todo de sí mismo, y de pronto me entra la culpa de que tiene 10 años menos que yo y le estoy coartando la vida... que si no se arrepentirá un día porque igual se le ocurre tener una familia y yo no estoy para esas cosas (por convicción)... y además somos generaciones diferentes... y le puedo seguir dependiendo del día...
    Por su lado, él da saltos de felicidad, le brillan los ojos, su vida en general ha mejorado, hasta se entiende mejor con su familia a pesar de que regularmente me lo robo y me lo quedo, y él siente que yo le doy todo y él no me da tanto...
    El caso es que los dos sentimos que es el otro quien está dando con toda el alma porque los dos nos sentimos felices de lo que estamos teniendo y ¿será que sí le doy de vuelta todo lo que él/Ella me da?
    Como que no es fácil aceptar que las cosas salgan bien sin más... ¿cómo que no nos está costando trabajo y sangre?, con lo difíciles que son estas cosas y ¿el trabajo extra? y... ¿en serio tengo un sumiso al que le brillan los ojos cuando me ve, sonríe cuando lo muerdo, sube y baja y recorre la ciudad cada vez que se me ocurre (en el DF eso no es decir poca cosa) que quiero que se pase a ver los precios de la manzanilla en el mercado tal, que se escapa de toda otra obligación para pasar a verme un día que llego y no tengo leche para el cereal y llega con todo y leche, que organiza su agenda de forma tal que pueda verme cuando yo tengo tiempo, que va a clases conmigo porque como son muy temprano y a esa hora todavía no se me pegan las cosas y toma las notas necesarias para que cuando despierte me entere de lo que no me había enterado, ah y claro, que le dije "por qué no estudias reflexología" y al fin de semana siguiente estaba inscrito y de pasada masaje holístico, descontracturante, no sé cuál otro y el otro más, que se reporta cada vez que quiero oírlo? no sabe cocinar, pero prepara un cereal con leche bárbaro :P
    ¿Y todo eso a cambio de que yo sea yo? ¿de que me encuentre aún sin bañar cuando va a verme porque no me ha dado tiempo de llegar al agua? ¿de que no me haya depilado las piernas? ¿no estoy estafando a nadie? Y después de todo eso, me dice que yo hago todo y él no sabe como ser parejo conmigo que le doy tanto...
    El no se lo cree y yo no me lo creo... porque además, ha surgido todo solo... cuando le eché el ojo fue pensando en "ok, para no oxidarme, como quiera que sea, es buen chico" y las cosas se fueron dando sin trabajo, naturales, y han cambiado de estado, ya no es para entretenerme, ya es mío todo entero... y con todo y eso, un día me senté a platicar con él muy seriamente porque de alguna forma, creo que él podría querer algo más de la vida... una pareja, hijos, una familia Kellogs... y él volteó a verme triste triste pensando que ya no lo quería porque no me da lo suficiente y es todo lo contrario... bueno, al final, quedamos que si un día no somos felices, volvemos sobre el tema, y mientras los dos seamos felices, entonces es que por gracia del destino nos encontramos para caminar juntos un buen trecho... y por lo pronto ninguno va a decidir por el otro que no sea lo que el otro merezca o quiera o similar, de otras cosas yo decido de qué color usa los calzones y si los lleva o no... pero en ese detalle cada uno solito :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Uf para!, que la envidia me está nublando la vista :DDD Enhorabuena :)))

      Debería ser tan fácil como eso de estar a gusto juntos, de sentir mucho y pensar lo justo. Pero también hay que mirar por el futuro y lo de formar la familia típica les pesa a muchos todavía, te entiendo perfectamente, es como cuando te dicen "quiero tener hijos y quiero dos"... que te quedas pensando, y si viene uno o tres o ninguno, te divorcias, ¿no?...

      Con la diferencia de edad ocurre que hay como dos grupos, los que viven de adolescentes perpetuos que nada más piensan en salir de juerga y los que ya sufren por no sentar cabeza, y los primeros no te van a cambiar por sus amigos ni muertos y los otros te presionarán para que seas esa pareja con la que cumplir en sociedad. Las que no queremos ni lo uno ni lo otro tenemos una complicación extra aparte de tooodas las demás para encontrar sumiso.

      Y ata a ese hombre con lo primero y más resistente que pilles :)

      Eliminar
  6. Está atado XD y gracias :)
    Una de las cosas que pienso es que también, no se puede pensar mucho en el futuro, porque entonces te olvidas de estar y disfrutar del presente. Claro que sí es necesario para determinar el rumbo, pero querer que el rumbo no se desvíe te lleva a darte de topes contra la pared...
    Siempre he agradecido mi suerte, aquí entre nos, me considero la hija consentida de Dios, o similar porque hasta lo que me sale mal, me sale bien XD luego hay días que creo que más que como salgan las cosas, lo que importa es cómo las tome...
    Hace un par de semanas me pasó que... un miércoles, que salgo de una ciudad a otra a tomar una clase, primero entró una llamada cuando tenía que irme y se me fueron en ello 15 minutos, como llegué tantito tarde a la central de autobuses tuve que esperar 25 minutos a que saliera otro... así que ya llevaba 40 minutos de retraso, eso equivalía a no pensar en ir al baño ni fumar antes de clase, pero aún llegaba... Luego en la carretera no sé qué habría pasado que íbamos a vuelta de rueda y 40 minutos antes de empezar la clase seguía ahí... y me resigné y dije, ok, no llego a clase, ni modo... acto seguido avanzó todo... llegando al DF, voy a los taxis con toda la intención de llegar 20 o 30 minutos tarde a clases y entonces... se cae el sistema y que no dan taxis hasta que lo levanten.... :S Y bueno, en ese momento fue obvio para mí que el cielo quería que yo hiciera alguna otra cosa en vez de ir a clases, cuando dije para mí misma, ok, no voy a la escuela, me paso a comprar las cosas que tengo pendientes hace meses, levantaron el sistema de los taxis...
    Y sí, me había levantado a las 7 de la mañana para llegar a la clase de 12:30.... pero cuando el camino se tuerce hay que tomarlo también con alegría :D
    Y ya no sé por qué me solté con este cuento además de que eso de pensar en el futuro es algo que sale muy a medias y lo importante es decir "este es mi presente y me gusta" y si no te gusta, no hay que cambiar el futuro sino el presente XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que dice entre otros tu paisano César Lozano, que la vida no es lo que te pasa sino cómo te lo tomas :)

      Eliminar

Los comentarios anónimos no se publican.