~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


miércoles, 1 de abril de 2015

Como a ella le guste, me gustará


Como no hay dos sin tres, vuelve a visitarnos Ryan Gosling en actitud sospechosamente sumisa. La delirante historia (¿te referías a esta, Tammy?) va sobre un chico demasiado introvertido que vive en su burbuja hasta el punto de comprarse una muñeca de tamaño real y convertirla en su novia. Más allá del punto cómico, la película (Lars y una chica de verdad) nos habla de otros temas más serios, porque la personalidad del protagonista desde luego da para un tratado de psicología.



Llevando el tema a mi terreno, como hago siempre, me ha llamado la atención una serie de rasgos de este personaje entrañable. Es un niño grande que no ha madurado al ritmo habitual, con carencias afectivas y sociales, hasta el extremo de sentir dolor con el tacto de los demás (no es que sea un masoca en la escena de la consulta con la doctora), y claro, con un punto sumiso innegable. No digo que una cosa lleve a la otra, aunque por supuesto que hay hombres acomplejados o disfuncionales que se cuelgan la etiqueta de sumisos, como ya he dicho otras veces. Pero en este caso se trata de una fase transitoria, y la muñeca le sirve para curarse de sus asuntos pendientes. Si su lema sigue siendo siempre esa frase que titula el post, qué afortunada la chica (de carne y hueso) que al final se queda con él. 



10 comentarios:

  1. Hola Ama S.

    Esa es la película que te comente. El chico llevaba a la muñeca hinchable en silla de ruedas. Primero le dijo a la familia que tenia una novia, y cuando le dijeron que se la presentara, apareció con ella en silla de ruedas. La familia alucinaba con el. Y el hermano, no recuerdo bien, no entendía que locuras se traía, y los demás le seguían la corriente. El psicólogo les dijo cuando dejo a la muñeca, que es que ya no la necesitaba, o algo parecido. No te digo yo, que ese actor me huele a sumiso, tienes unos cuantos papeles así, y lo bien que le queda el papel de sumiso, lo calca. Aunque no ha confesado nada públicamente como Daniel Craig. De todas formas seguiré su filmografía a ver con que más nos sorprende.

    El pobre chico en esa película, no digo yo si se acaba creando una novia imaginaria, tenia unas carencias afectivas tremendas. Cuando pueda volveré a ver la película.

    Así estamos, los pocos sumisos que hay buscándose novias sintéticas o amas falsas, y las amas verdaderas buscando sin encontrar a ningún sumiso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabemos cómo será en la vida real, aparte de macizo jaja, y parece que no va de divo engreído. Luego, por lo que llevo visto hasta ahora, hace casi de todo en sus papeles, vaya, como actor que es ;)

      En el tumblr he puesto una mini escena de otra peli suya, Solo dios perdona, que yo la habría llamado mejor Solo apta para los aficionados a la sangre de ketchup, pero vaya momentazo, atado a la silla mirando como ella lo provoca.

      Lo que necesitan muchos es una amita hinchable para que sean y hagan lo que ellos quieren, a ver si las inventan pronto con voz y movimiento y nos dejan en paz a las de verdad.

      A la inversa podría ser hasta más fácil, tener un sumiso-muñeco que se esté quieto (eso no tendría problema jaja) mientras lo atas y demás. Si le ponen una lengua a pilas la cosa puede tener su interés, tienen que evolucionar con los juguetes sexuales jaja. Hay que buscarse alguna diversión mientras llega alguno de carne y hueso, que desde luego como dices no aparecen ni buscándolos con el FBI.

      Encontrar a un doble de Gosling y encima sumiso es imposible, pero soñar es bonito y además gratis ;)

      Eliminar
  2. Ufff espero no tener que llegar nunca a eso por desesperación... Quien sabe, igual algún día fabrican muñecas femdom... XDD

    Me apunto la peli en la lista de "posibles" para esta semana santa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedes empezar jugando con esto :P
      http://ama-s.tumblr.com/post/105471709168

      Eliminar
    2. No me van ni los falos de goma, ni las barbies rubias de bote con cara de lerda (en plan leticia sabater), pero algo es algo...
      : s

      Eliminar
    3. Hay varias fotos en esa línea, era un ejemplo sobre muñec@s.

      PD.- ¿Has visto algún post en este blog acerca de falos de goma...?

      Eliminar
  3. Ryan Gosling el rey de los sumisos! Por qué será que sospecho que si sigues viendo pelis suyas seguirás encontrando escenas de "tu terreno" :P

    Por cierto, afortunada también la muñeca! jejej

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que no, que también hace el chico de judío nazi (El creyente) o de psicópata (en más de una) y de lo que se tercie, pero de todos modos yo me seguiré castigando las retinas :D

      La muñeca al final se la rifan todos, tiene la vida más intensa de todo el pueblo, y encima un hombre a sus pies; visto así, tiene suerte, claro, lo de no respirar es accesorio :P

      Eliminar
  4. Admirada Ama S.

    Tampoco para nosotros es fácil, si no quieres que “ELLA” sea la chica (del club en mi caso) que te insulta o te pega en proporción a las copas consumidas, ni una tirana cualquiera (sea dicho con el mayor respeto a las chicas de club, las copas consumidas, y las tiranas cualquiera). Pero si lo que quieres es otra cosa, eso ya, es otra cosa.

    Me parece muy interesante su trilogia “atado por amor”, “demasiado sumiso” y “como a ella le guste, me gustará”.

    Porque trata un momento de la relación D/S que debe ser uno de los momentos más importantes en una relación D/S y me llena de dudas y, por qué no reconocerlo, de miedos: el momento de confesarle a esa chica, que ha “hackeado” tu alma sumisa, que con ella podrías vivir llamándola ama el tiempo que ella quisiera, si quisiera.

    Igual es mejor seguir el ejemplo del chico de “atado por amor”, y esperar, deseando sin quererlo, que llegue el momento en que me “oblige”, con cuerdas o sin ellas, a reconocer que soy material destinado a complacerla.

    O podría decirle inmediatamente que estoy dispuesto a ser lo que ella quiera que sea, sin condiciones, si me acepta; pero temo que me rechazase (“sucede en demasiado sumiso”), pensando que es la típica propuesta ligera de la inexperiencia que confunde querer con saber. Y seguramente tendría razón, no hay nada más triste en la vida que descubir que las cosas más bonitas que te han dicho son mentira.

    Quizás (como en “como a ella le guste, me gustará”) lo más adecuado sería convercerla de mi capacidad de servir, de decidarme a ella, de cuidarla, de atenderla, de necesitarla más que ella a mí, sin importarme lo que la gente pueda pensar, por ejemplo cosas tan tontas como que esa no es una relación real.

    Disculpe que hable de mí y de mis dudas, y además tan largamente. Quería decirle que es verdad que sus artículos me han parecido muy interesantes, de los que intento aprender, me han hecho pensar en cosas que me pasan.

    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El miedo al rechazo no tiene cabida cuando la otra persona al final no te acepta tal como eres. ¿Para qué estar con alguien que no se complementa contigo? Otra cosa es que ella sea dominante sin esconderlo y tú temas no gustarle, pero ahí tampoco tiene sentido, si no le gustas poco puedes hacer.

      Lo de esconder lo que eres me parece fatal, ya es bastante complicado conocer a un sumiso como para que se meta detrás de una cortina. Y hay formas sutiles de decir las cosas, no hace falta ir con una pegatina en la frente.

      Eliminar

Los comentarios anónimos no se publican.