~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


miércoles, 29 de enero de 2014

El auto-sumiso


En un par de comentarios ha salido este tema, y en la vida real me topé con varios casos, así que voy a comentar esto aprovechando que recibí hace poco el siguiente mensaje:



Bien, yo también iré al grano, aunque puedes imaginar la respuesta ya que no me he molestado en decirte nada en privado: vete al bosque a buscar setas.


El mensaje se corta tal como se ve. Tal vez le bastó con escribirme para tener diez orgasmos. O tal vez batió el récord de mensajes de copia-pega a todas las Amas en 1.000 km a la redonda.

Bueno, sigo. Y espero que haya soltado ya los chismes de auto-tortura, no vaya a salir en las noticias como aquel del experimento casero. Esto de la auto-sumisión no es muy diferente a todas las variantes de falsa sumisión que existen. En todos los casos se trata de lo que el sumiso busca/quiere/necesita por encima de lo que necesita la mujer, que al fin y al cabo es otro simple objeto más que ese hombre usará para conseguir lo que busca.


Un comentario aparecido en un post antiguo decía esto de manera resumida:

Llevo 5 días de castidad ... :-) ... Es algo que he decidido personalmente ...
Entiendo el sentido psicológico que puede producir que una mujer te lo imponga y quizás hasta la posible excitación que implica que sea la mujer quien controle los orgasmos de uno. Pero, puede ser perjudicial en la salud estos aparatos?


Mi respuesta fue:

Pues como todo, será sano si lo usas bien.

Otro tema es eso de la auto-castidad. Dices que "puedes" entender cuando la mujer controla, pero yo es que no tengo manera de entender qué se saca de la auto-sumisión. Será algo así como el sexo en solitario, o no-sexo en este caso. Para mí la D/s es algo entre dos, pero en fin, cada cual con sus cosas.


Luego el hombre insistió en que no era auto-sumisión y ya no respondí, porque para mí era un ejemplo de blanco y en botella. Y otro comentario más reciente decía lo siguiente:

¿por que un fetichista simplemente no "sacia su ansia" yendo a una playa y pegándole una buena chupada a los pies de una chica descuidada?, no sería lo más loco que se ha hecho en una playa, seguro que con algo de habilidad ni se arriesga demasiado.


A lo que respondí:

jajaja, hombre, puede ser hasta peligroso si lo intentas bajo el agua y te confunde con un tiburón. Hay que llevar casco por si las moscas XD Tenía yo un post medio escrito sobre esto de la auto-sumisión, en tono de humor. Porque la realidad es que muchos solo buscan prácticas, y si no encuentran compañía para hacerlas, a pesar de que no son muy exigentes, pues las hacen ellos solos, como ponerse cinturón de castidad o auto-azotarse. Por eso es tan distinto el bdsm puro de la D/s, ya que esta última se basa en lo mental y en los sentimientos.


Si un “sumiso” de estos se pone un cinturón de castidad o se cuelga de la lámpara del techo por unas pinzas en los pezones, estará realizando una práctica sexual o masoca o bedesemera determinada. ¿Y? ¿Dónde encaja la D/s en todo esto? La D/s es algo bidireccional. Algunos lo toman como algo unidireccional, siendo supuestamente sumisos con mujeres no dominantes y estos le dan otra vuelta de tuerca al tema y a falta de mujer se lo montan solos. La diferencia es abismal entre ponerte un cinturón porque te da morbo o ponértelo, porque te da morbo también PERO antes que nada sientes que entregas tu voluntad a ESA mujer en concreto (si te sirve una dominatrix o la primera tía que pillas en un chat sigue siendo auto-sumisión).

Pero si es que esto se entiende muy bien con un ejemplito. Imaginemos que un hombre busca pareja (convencional) igual que este, porque según lo que cuenta, ya que se separó, es porque busca el completo mujer-Ama. Y ese hombre va y lo primeríiiiisimo que le suelta a una posible candidata a ser su churri es: oye, mira, al lío, que estoy aquí practicando el kamasutra entero con mi osito de peluche, ¿cuándo vienes p'acá? Date prisa, que luego se me corta el rollo y me importa una mierda cómo te venga a ti...


Pero claro, una Ama es otra cosa, por supuesto. Dormimos con una fusta bajo la almohada por si nuestro sumiso, o un sumiso cualquiera que pase por ahí, nos llama, que allí vamos, a aliviarle las tensiones y calenturas varias.


Esta forma de falsa sumisión es hasta divertida (aunque roce lo patético, y en ocasiones lo imposible, como en el caso del auto-bondage), así que otro día daré consejos, en clave de humor por supuesto, para hacerle la vida más llevadera a esos pobres, ejem, que no encuentran Ama que les cumpla sus ocultos deseos. ¿Por qué será, oye...? No tiene nada que ver con que no se molesten ni en saludar ni en preguntar qué tal estás como el sujeto del mensaje, ¿verdad?... Ains, tengo ganado el cielo, joer. Eso sí, el tío pone en el asunto del mensaje “sumiso de verdad”... con dos cojones... jajajaja, ay que me da el ataque. Angelitos del infierno...

sábado, 25 de enero de 2014

Pégame y hazme tuyo


A veces me vienen flashes de películas que vi hace tiempo. Por supuesto esta no es femdom, pero ese momento en concreto me impactó, y aún la recuerdo más de una década después.


La escena no hacer falta comentarla; seguro que más de uno desearía que fuera tan fácil como decir “pégame” y que ella se anime y todo. Y acerca de ella, bueno, la chica no se atreve/decide a beneficiarse al mozo y un par de tortazos no vienen mal para liberar tensiones y desatar la fiera que lleva dentro. Qué mordiscos, qué arañazos. Breve pero intenso.


video

sábado, 18 de enero de 2014

Perversidad, aprovechadas y soplagaitas



Para entender este post creo que sería necesario que viéseis primero una película titulada Perversidad. Pero en fin, empezaré por resumirla, sé que no es fácil encontrar cine clásico.


Chica guapa absurdamente enganchada de un chulo castigador, al que ella considera el no va más de los machos entre los machos, se cruza con un hombre feo y mayor, al que le saca hasta el último centavo, para dárselo, cómo no, al chulo. Por su parte, el señor mayor está casado, solamente por no estar solo, con una mujer que no lo quiere en absoluto, lo tiene de chacha doméstica y lo compara constantemente con su difunto ex, que también era el más macho entre los machos.




No voy a destripar el final, pero aquello no acaba bien, es lo que tiene jugar con fuego y tal. Bueno, va, solo un poco: es el abusado quien la mata a ella cuando descubre que está liada con el chulo (en este caso no es cornudo consentido, aunque todo indica que lo hubiese aceptado y lo que le duele es que se lo oculte) y le echa la culpa al otro, que también acaba muerto, en la silla eléctrica.


Bueno, pues ahora voy a contar una historia parecida, cambiando un poco los personajes.


Supuesta Ama, según se denomina ella misma, que humilla a un sumiso recordándole lo poco hombre que es, mientras se deja dominar por un macho-man, y le saca toda la pasta posible al tal sumiso, que es, por supuesto, su sumiso financiero. Por su parte, el hipotético sumiso, siguiendo la norma de lo que el pobre diablo cree que debe ser un sumiso, suelta pasta porque es el único medio de que ella le haga algún caso, y le cumpla su fantasía de ser cornudo y su otra fantasía de ser humillado porque el hombre quedaría el último en un concurso de belleza y de tamaño viril.


La diferencia entre la primera historia y la segunda es que una es ficción y la otra es realidad, la triste y patética realidad que pretenden vender tanto unas como otros acerca de lo que se supone que es auténtica dominación femenina. De hecho, la historia ficticia está basada en unos hechos que se repiten desde los albores de la humanidad. Aprovechadas y tontos los hay desde que el mundo es mundo. Ahora lo único que cambia es que algunas en vez de Abusadoras se ponen el cartel de Amas, y ellos, los que se llaman sumisos, son soplagaitas, así, a secas. Son A. y s., cierto, pero solo se parecen en las iniciales. Algunas ponen pose de tía dura y ya está, etiqueta de Ama al canto y vía libre para abusar de incautos y no tan incautos.



(Inciso. Me estoy acordando de cierto sumiso que me comentaba que fue esclavo financiero de una switch, hasta que paró porque sospechaba que ella le daba el dinero a su amo...)


Hay algo en común en todo este tipo de historias, ya sean fantasía o realidad, y es lo que las diferencia de una verdadera relación DF. Me refiero a que la única manera de saber si estamos ante una Ama y un sumiso en una relación sana o ante una pirada/aprovechada y un alelado o un hombre sin autoestima o un hombre que se excita con prácticas determinadas pero le da la vuelta y lo llama sacrificio y entrega, en definitiva, ante una historia de abuso o utilización maquillada de DF es... el tipo de vínculo que los une.


No hablo ya de que Ama y sumiso sientan un amor infinito el uno por el otro (aunque esto es lo ideal para mi modelo de relación DF), sino de que ambos deben valorar a la otra parte como personas, antes que como un objeto para conseguir lo que quieren, tanto la una como el otro, porque ambos son igual de responsables. Por si no queda claro, sigo explicándolo con un ejemplo.


Ama Despiadada, que podría ser lesbiana para más señas, o vainilla, recluta esclavos (muy desproporcionada la palabra para unos hombres a los que ve de tarde en tarde, ya que la mayoría están hipócritamente, ups, digo, felizmente, emparejados) que deben pagarle en dinero y especies por sus servicios, ups, digo, por el privilegio de que ella les dedique tiempo en sesiones de determinada duración. No es ama profesional pero le falta poco. De hecho creo que sale más caro una de estas, pero eso sí, a cambio ellos pueden llenarse la boca diciendo que tienen ama “vocacional”. Ya digo, vocacional como una monja en un burdel, porque a estas no se les ponen duros los pezones ni con 100 esclavos de esos. Ah, bueno, esperad, que me olvido de que esto lo llaman bdsm y no es sexual, que son juegos de rol. Bueno, vale, aceptamos pulpo como animal de compañía, no hay vínculo sexual entre ellos, pero siguen siendo ama y sumiso (me cuesta a estas alturas del post poner Ama en mayúsculas). Así que ellas no sienten excitación al “dominar” a ningún hombre. Pero bueno, es algo que reconocen, ahí no engañan a nadie. Si ni siquiera les van los hombres, es complicado que sea de otra manera. Y si les gustan los macho-men, lo mismo. No hay vínculo sexual, no hay vínculo emocional, no hay... vínculo de ninguna clase. Me recuerda al vínculo cliente-banco, aunque creo yo que los banqueros sí que sienten un cosquilleo sádico por la espalda cuando nos despluman con comisiones y depósitos-timos-encubiertos.


No me extiendo sobre los soplagaitas, que son igual de condenables (me refiero a su manía de proclamarse sumisos), porque ya tengo el resto del blog con suficientes entradas acerca de esto, pero como resumen, una pincelada: un hombre que desea, repito, desea, ser corneado y desplumado por una desconocida, o amiga, rollete, llámalo X, de la que solo necesita saber el tamaño de las tetas y la altura de los tacones, la utiliza a ella tanto como ella a él. A ella le importa una mierda ese hombre, y a él le importa ella otro tanto, por mucho que la llame diosa, porque solo es esa mujer que le va a cumplir su fantasía. ¿O acaso habéis visto muchos testimonios de estos sumisos acerca de lo mucho que les llena intelectualmente o personalmente su ama...? Un Ama no es más que un trozo de carne enfundado en latex para muchos “sumisos”. Es el mismo machismo de siempre, por muy disfrazado que esté. Y ya se sabe que el peor machismo es el de las mujeres machistas, que siguen al pie de la letra el catálogo de lo que toda mujer-muy-mujer debe hacer. Dios los cría y ellos se juntan, alguna hasta hace A, B y C porque él le recuerda, sin presionar pero presionando, lo que debe ser toda Ama que se precie: borde, egoísta, ninfómana, y un largo etcétera que no voy a enumerar, pero por decir algo más, hasta cómo debe vestirse ella he llegado a ver por ahí.


Total, que no me enrollo más, digo como en otras ocasiones: quien no me entienda, o no me quiera entender, no merece que me gaste los dedos tecleando, y los demás ya me captan a la primera.



PD.- Todos los personajes mencionados en este post, excepto los de la película, existen, y están a la vuelta de la esquina de la blogosfera, despotricando contra los que no les dejan echar en paz toda su mierda al mundo de la Dominación Femenina. Yo desde luego no me voy a callar, porque estoy harta de que los sumisos que buscan información solo encuentren esa basura, porque reivindico que es posible una relación Ama-sumiso entre hombres y mujeres que se respetan y no necesitan fingir ni utilizar al otro para SENTIR (que esa es la clave, coño, SENTIR), porque no hay nada más maravilloso que acoplarte con tu parte complementaria en la Dominación/sumisión mientras os miráis a los ojos y no necesitas nada más que eso. Sentir, sentir, sentir. Ni cuernos, ni billetes, ni látigos, ni adornos, ni disfraces, ni mentiras disfrazadas de verdad. Ni aprovechadas. Ni soplagaitas.  

domingo, 12 de enero de 2014

Periodismo y femdom

Nada, que no hay suerte. Incomprendidos desde todos los frentes. Primero (en orden de aparición en este blog) fueron los psicólogos, con sus etiquetas sobre lo normal y lo anormal; después, la moda de los libros oscuros, con todos los aprovechados que se arriman al tema y, a la sombra del sombrío Grey, nos pintan la D/s como esa aberración de la que se sale al final como de un túnel putrefacto. Que no digo yo que no haya tarados y taradas metidos en esto, que los hay, y soy la primera en levantar el dedo acusatorio en su dirección, pero que no me parece la manera ideal de divulgar un tema; es como si en un planeta extraterrestre intentamos explicar las relaciones convencionales poniendo como modelo la violencia de género.


Pues bueno, ahora llega el periodismo intrépido del que se lee dos blogs, consulta a tres sumisos, y en la línea de “pregúntame lo que quieras que te responderé lo que me de la gana”, pregunta lo que quiere y publica lo que le apetece.

Sé que no se puede generalizar, y de hecho, una periodista bajo seudónimo publicó un libro que se acerca bastante por momentos al femdom más cabal y naturalizado.


Voy a comentar poco, solo voy a poner enlace al reportaje en cuestión, y a dejar constancia aquí del “making off” de parte del mismo. Un seguidor de mi blog, y bloguero también, que se dará a conocer si le apetece, me informó de este tema, y me dejó ver las preguntas y respuestas previas al artículo. También me pidió permiso para hablarle de mi blog, por si quería tener una visión del femdom desde la parte dominante. Le dije que mejor lo tantease antes. Y, en efecto, como sospechaba, el hombre no quería trabajar más de la cuenta, uy, digo, documentarse creo que lo llaman... Es gracioso cuando dice que ya había hablado con un Ama... Claro, di que sí, lo mismo da una que otra, somos todas iguales... Sea como sea, no veo reflejada esa información por ninguna parte.


Pero veamos el artículo en cuestión:
"Yo soy sumis@: cuando la dominación se elige solo en la cama".


Las preguntas son peculiares, como lo de estar casado. Y peculiares son las respuestas. Alguna tuve que leerla dos y tres veces: anularse... ¿anularse?... ¡anularse! Comparar sometimiento con anulación no parece una definición muy apropiada en el seno del SSC, y es el único comentario que voy a hacer.

Bueno, he aquí la trastienda del reportaje. Como digo, es la parte de información recabada al último sumiso citado, al “radical”, como lo llama el periodista.


Me pongo en contacto con usted porque estoy preparando un reportaje sobre hombres orgullosos de ser sumisos, a raíz de todas las críticas que está generando el libro llamado 'Cásate y sé sumisa'. Por eso, me gustaría hablar con usted sobre este asunto. Le paso algunas preguntas, por si quiere contestarlas.
- ¿Qué significa para ti ser sumiso?
- ¿Por qué te gusta la sumisión?
- ¿Estás casado? ¿Qué edad tienes?
- La polémica del libro que te comentaba, 'Cásate y sé sumisa', se debe a que la autora hace un llamamiento a la sumisión en la vida doméstica. Por ejemplo, la mujer es la que debe cuidar de los hijos, satisfacer siempre al marido, hacer siempre lo que él diga, renunciar a sus hobbies... ¿Tú eres sumiso también en la vida cotidiana o no tiene nada que ver?
- El libro ha generado polémica porque los partidos políticos argumentan que de esos planteamientos a la violencia de género solo hay un paso. ¿Tú qué opinas?
- ¿Crees que la sumisión es humillante para la mujer o para el hombre?

Hola, me gustaría que tuviese repercusión el reportaje que dices que estás haciendo para normalizar, que no publicitar como si del Otoño en el Corte Inglés se tratara, un tipo de relación que es del todo sana, segura y consensuada entre personas con inquietudes como cualquier otra, pero que ven las relaciones interpersonales de una manera ligeramente diferente de cómo han sido vistas desde que salimos de las cavernas y que una parte de la relación siempre ha estado en el mismo papel, el pasivo.

Referente al libro publicado, no me parece bien en absoluto que se utilice un tipo de relación entre personas para justificar que la mujer se quede en el puesto que le han dejado desde siempre por OBLIGACIÓN, no por placer o decisión propia. Y la otra porque si lo hace para sacar dinero a costa de recortar los derechos fundamentales de las personas, conmigo van de lado.

En lo concerniente a las respuestas a tus preguntas, no tengo ningún inconveniente en contestarte.

¿Qué significa la sumisión para mí?
Resumiendo un poco, no es que ser sumiso sea algo como ser pobre y que te toque la lotería. Uno se siente muy bien, como cualquier hombre que mantiene una relación convencional y está enamorado, es algo natural pero que para él es como tocar el cielo con los dedos por haber encontrado a su parte complementaria. 

Vamos a ver, es un sentimiento como cualquier otro, te realiza en el aspecto humano de relación dejar que la mujer tome el control de la relación y por qué no decirlo, de tu vida. Ser sumiso es tal y como aparece reflejado en el diccionario de la RAE, pero no solo peyorativo, ser sumiso es poner conscientemente las necesidades de la mujer, en este caso con la que compartes relación, por encima de las propias, y esa decisión te hace feliz a ti y a tu parte complementaria, pero eso no significa que el hombre quede anulado como ser humano. Cuando un hombre se entrega de verdad, lo hace sabiendo que es lo que hace, por qué lo hace y cómo lo hace.

¿Por qué te gusta la sumisión?
Mira, esta pregunta es muy fácil de responder. ¿Por qué a una persona heterosexual le gusta el sexo opuesto? Pues tan sencillo que porque no lo puede evitar, lo lleva dentro en su ADN. La sumisión como complemento de la Dominación Femenina no es como la música que te gusta un género u otro, aquí no hay dos caminos, lo sientes o no pero eso de levantarte un día y decir hoy me gusta ser sumiso, no existe. Es cierto que hay hombres que buscan relaciones excitantes por probar cosas nuevas, pero no es sumisión verdadera, esos hombres no son capaces de entregarse para ver bien a la mujer que tienen a su lado (arriba) y ser felices viendo esa felicidad.

¿Estás casado?
No. Y de las peores cosas que puede haber no solo en este tipo de relación sino en cualquier otra, es vivir de una manera diferente a la que realmente sientes por el que dirán. Ten en cuenta que casarte y formar una familia tradicional y buscar Ama fuera del matrimonio para realizarte como sumiso, es jugar al engaño con una persona que ha depositado toda su confianza en ti. Si sientes de una determinada manera, que mejor que tener confianza con dicha persona, que a lo mejor para tu grata sorpresa tengas a tu lado a esa persona que buscas fuera. Mentir sólo para salvar una vida o algo realmente importante.

Por cierto, puede chocarte eso de “buscar Ama”. No creas que es retroceder al siglo XVIII e ir al mercado a por esclavos, sabemos que existen declaraciones de derechos humanos y todo eso, es más como decir, te entrego mi sumisión para que seas/amos felices siendo tú quién gobiernas en la relación.

¿Qué edad tienes?
Bueno, más de 30 y menos de 50. Realmente la edad no es importante para mantener una relación adulta. Lógicamente lo “ideal o normal” es que haya un equilibrio entre ambos. Tampoco es cuestión de edad ser sumiso o Ama, de quien es mayor o menor, es cuestión, como te decía anteriormente, de sentir, sentir de verdad y que eso que sientes es lo que te realiza. Tampoco es que a partir de cierta edad ya estés preparado para ser sumiso. Eso viene de serie, como el aire acondicionado de los coches.

Sobre Cásate y sé sumisa.
El libro, el dichoso libro. Como campaña publicitaria, ni Dolce & Gabana, pero mira, mi sentir en una relación con una mujer, es pasivo, por eso no concibo la segunda parte del título del libro. Dicho esto, toda persona tiene derecho por la constitución a la libertad sexual y libre elección para desarrollarse profesionalmente como mejor vea conveniente, y el libro, sin ser jurista, creo que atenta por lo menos a estos dos derechos fundamentales. Hablando claro, si una mujer se siente realizada siendo sumisa, ole ella, pero que sea una decisión suya coherente a sus sentimientos, no porque lo diga otra mujer que a lo mejor es “sumisa” por educación, de los años 50, de la mujer en casa y con la pata quebrada.

Claro, la mujer cuida de los hijos, (que el hombre no es padre), satisfacer al marido, o según ella será sultán y por eso hacer lo que él diga (en Dominación Femenina se hace lo que dice la Mujer por consenso muto), claro hombre, renunciar a sus pasatiempos y ya de paso le diría a esta señora que con cinco pelotas y hacer malabares.

¿Si soy sumiso en la vida cotidiana? Jeje. Me acuesto hombre y me levanto igual. Ayer era español y hoy sigo siéndolo. Por supuesto, ser sumiso no es una chaqueta que te quitas cuando está sucia, es un sentimiento no una moda, es algo intrínseco.


Sobre los políticos.
Ya salió el gordo. Toca los políticos. Mira, si tú y yo estamos de acuerdo en una cosa y se mete por medio un político, lo fastidia todo y nos enfrenta. Los políticos van al sol que más calienta incluso cuando defienden algo justo. Los políticos no quitan las desigualdades porque no quieren. ¿Por qué no cambian las leyes que quiebran los derechos de personas? Este libro es como un cabo en un naufragio, se van a aferrar a él por votos, no por soluciones.

Por supuesto que empiezan con esa frase de; ¿Eres tonta o qué?, y vemos estupefactos como aparece otra mujer asesinada que había denunciado hasta en cuatro ocasiones. Luego los políticos y muchos periodistas dicen que no nos debemos dejar llevar por la víscera, pero entonces si no hacen nada por evitarlo, ¿por qué nos dejamos llevar?

¿Si creo que la sumisión es humillante para las personas?
Siempre que se haga contra de la voluntad de alguna de las partes sí.
A mí no me gusta el pescado, ni blanco ni azul, ¿por eso es malo? La sumisión es algo que algunas personas ven exclusivamente como algo peyorativo, pero que según el diccionario de la RAE en su primera acepción dice:
1. f. Sometimiento de alguien a otra u otras personas.

¿Qué tiene de malo eso si es consensuado? Nada.

Un saludo y espero que haya podido aclarar algo a la gente que se echa las manos a la cabeza.


Muchas gracias por tus útiles respuestas! Aún me quedan algunas dudas, que te paso a exponer por si me puedes ayudar a entender un poco más ;)
- hablando con otro sumiso, él me decía que únicamente se considera sumiso en el ámbito sexual y que fuera de él es como una pareja "normal". ¿Tú crees que se puede ser sumiso en un sólo ámbito?
- por otro lado, tengo dudas respecto al contrato de esclavitud. ¿Qué es exactamente? ¿Qué contendría a grandes rasgos uno de ellos? ¿Todas los amas/sumisos firman uno o no es necesario?



Lo primero quiero aclarar un detalle en el que podemos caer en error. La Dominación Femenina y la sumisión no es una ciencia exacta que se estudia y se aprende. Y referente a lo de sumiso por horas, no. El que es sumiso lo es por sentimiento no por convicción. No puedes separar la vida íntima de los sentimientos. La sumisión es como la Dominación por parte del Ama, has de sentirla como algo natural.

Un contrato de esclavitud no es otra cosa que un acicate para ciertas parejas, pero que sin él la relación funciona igual de bien o mejor. Simplemente es un aderezo, eso sí, excitante, que te recuerda que perteneces a alguien.

Como cualquier otro contrato puedes poner lo que quieras, desde el número de latigazos por las faltas cometidas, hasta cómo has de presentarte ante el Ama.

De la cantidad de contratos de esclavitud/"sumisión" que hay, no tengo ni idea, pero no creo que sean muchos, creo que es más como un deseo o fantasía.

De todas maneras tengo que decirte algo importante acerca de la sumisión. Por sí sola no sirve para nada sin la parte complementaria, el Ama. Un sumiso no es nadie sin tener un Ama a quien servir. La parte dominante no es que sea importante, sino que es imprescindible para que un sumiso pueda existir coherentemente. Igual que existimos los sumisos, existen las Amas.

Se cometen grandes injusticias en esto de la Dominación Femenina por ese machismo patriarcal que nos han metido con calzador, y la gente se piensa que es algo exclusivo del hombre por ese machismo del que te hablo.

Yo soy sumiso porque lo siento, me gusta servir a una mujer dominante, por que las hay. Igual que existimos los sumisos, existen las mujeres dominantes por naturaleza, mujeres que no conciben una relación con un hombre si no es ella quien marca los tiempos de la misma.

¿Podrías separar el oxigeno del hidrógeno y que siguiera siendo agua? No, verdad. Pues la sumisión masculina no se entiende, no tiene sentido sin la Dominación Femenina. Hay gente que no es que no lo entienda, es que no quiere entenderlo. Las dos partes, la sumisión masculina unida a la Dominación Femenina forman un todo, es algo natural. Soy sumiso porque es mi naturaleza. Pues la mujer dominante lo es porque es la suya.

Creo que lo justo sería que contrastaras la información de un sumiso con la de un Ama. Hace ya un tiempo tuve la suerte de encontrar un blog de Dominación Femenina donde lo explica con meridiana claridad. Está ordenado y no verás ni una sola contradicción, no está lleno de fotografías con cuero, látigos o imágenes explicitas como si de un sex shop se tratara. Trata el tema con naturalidad y coherencia, y desde mi punto de vista es un referente en ese sentido.
Yo te estoy agradecido de que te hayas fijado en mi blog, pero en justicia creo que deberías también ojear la otra parte, la que nos hace latir a los sumisos.

Muchas gracias! Ya he hablado también con un Ama ;)

Y para concluir, aquí dejo el comentario que me hizo llegar el sumiso en cuestión sobre el artículo. Es más o menos lo que opino yo, así que le cedo la palabra.

Me parece que el artículo no está mal como tal, pero creo que lo único que hace es poner encima de la mesa lo que ya sabemos, que hay personas que “juegan” a ser sumisas y otras que no lo entendemos como un juego. Creo que se centra en recabar información y exponer pensamientos de personas, pero no clarifica de qué va, en este caso, la sumisión.

Las primeras declaraciones son de las que crean confusión, porque una cosa es que te guste jugar y tu condición sea sumisa y la adoptes en dicho juego, y otra bien distinta es hacer creer que solamente es un juego.

La primera entrevistada lo vive exclusivamente como un juego, así que creo que no sirve para clarificar lo que es la sumisión, pues no la siente en plenitud.

Karla, es de las que se suben al carro de la moda por leer el dichoso libro, que no sé porqué tiene tantas sombras sin apenas tener luces, que parece ser el Vademecum de estas relaciones, donde todo lo que pone en él es la verdad incuestionable de esto. ¿Sumisión en sentido moderno? Esto no es la colección primavera-verano del Corte Inglés que pasa de moda, yo lo llevo sintiendo desde muy joven, aunque no le pusiera nombre, eres o no eres pero no es ni moderno ni anticuado, simplemente es. Es que ni siquiera como dice el sociólogo, es moderno en conducta sexual, Sade y Masoch eran, uno del siglo XVIII y el otro del XIX, su conducta sexual era la que era, no hay más.

Karla sigue diciendo que fuera de ese contexto (la cama según ella) “es inaceptable cualquier tipo de dominación y sumisión”. También habla de participantes con sus límites y palabras, como si de una partida de paintball se tratara. Estas personas son las que, como he dicho, hacen daño, pues no ven y en el caso de Karla, no respetan más allá de un mero juego, obviando los sentimientos de los que SI nos sentimos realizados de esa manera.

Además, podemos ver como se cae en el error de siempre, comparar la Dominación Femenina y la sumisión con el BDSM. No deben saber que un sumiso no tiene que ser necesariamente sadomasoquista, y un sadomasoquista no tiene que ser sumiso por necesidad. A eso yo le llamo encasillar.

Es chocante que Spirit diga eso de “…que cada uno lleva el juego como considera…”. Más que nada porque los que lo sentimos interiormente no lo consideramos un juego, pero bueno, lo respeto.

La pregunta ¿Por qué les gusta? entra ya un psicólogo, como si de una enfermedad o un trauma se tratara. ¿Por qué me gusta el chocolate? Pues no lo sé pero no pienso ir a un señor de estos para que me lo explique, porque por otro lado no tiene explicación.

Dicen que los “"expertos” coinciden (seguro que ninguno siente la sumisión) que estos ¿juegos? no tienen porqué ser peligrosos siempre que se tengan claros los límites”. Los límites, creo que se llama compenetración y conocimiento del uno y otro.

Bueno, el tal Daniel soy yo, y no sabía que mis planteamientos son de kale borroka (radical). Es cierto que tengo la creencia de que no se puede separar la vida íntima de los sentimientos, pero no sólo en la sumisión, sino en todo. Creo que si quieres algo, lo quieres estando de fiesta o en lo más íntimo.

lunes, 6 de enero de 2014

Carta a las Reinas Magas



Estaba yo pensando que el problema de escribirle a los Reyes Magos es que, como hombres que son, entienden el concepto de sumiso a su manera, y claro, así no hay manera de pedirles nada. Así que esta vez mejor me encomiendo a Ellas, que seguro que me entienden mejor. Sé que tampoco hacen milagros, pero creo que van a captar lo que les digo...


Queridas Reinas Magas,

Esto no es una carta de petición. No pido nada, así de simple. Al contrario. No quiero que me traigáis, sino que os llevéis, y bien lejos. No me interesa que las fuerzas cósmicas (y las cómicas también por lo que me llega a veces...) me envíen ni un solo ejemplar más de homínido sumisil de los incluidos en esta lista que sigue:

-El que anda más perdido que un pingüino en el desierto.
-El que presume de experiencia y pretende compararme con otra/s.
-El que no tiene experiencia y pretende compararme con el producto de su imaginación.
-El que tiene clarísimo que soy el Ama que busca y espera que lo acepte YA, que para luego es tarde, diciendo aquello tan lamentable (e incierto en el 99% de los casos) de “yo soy lo que busca usted”.
-El que tiene millones de dudas y propone que nos conozcamos con sucesivos tiempos muertos, como en un partido de basket.
-El que dice A y hace B en menos de 24 horas.
-El que soltará que está en una mala racha cuando le toque demostrar que lo suyo son más que palabras, olvidando el pequeño detalle de que la racha le dura desde antes de decirme hola y que (esto es de traca) eso no fue obstáculo para pretender meterse en mi vida.
-El que pretende utilizarme para tener experiencia real y luego desaparecer como secuestrado por los extraterrestres.
-El que desaparece por miedo.
-El que desaparece por pereza.
-El que desaparece porque no sabe ni lo que es la buena educación.
-El que desaparece porque se va detrás de cualquiera que agite el látigo en su dirección.
-El que desaparece porque es lógico... es lo que hacen todos los fantasmones.
-El que olvida comentar el pequeño detalle de que tiene una “amiga”/rollete/prometida/esposa sabiendo que las dobles vidas me dan arcadas.
-El que dice que sueña conmigo tan solo por leer el blog y me cuenta con detalle cuantas veces reacciona sexualmente ante la idea de mi existencia, pero no suelta datos personales porque “eso es demasiado personal”, dejando esa información para un forzado (según su estrategia) encuentro en persona, porque sí, porque él lo vale, con dos webs.
-El que es sumiso 100% en teoría pero no lo ve incompatible con ligarse en plan macho alfa a cualquier escoba con falda que se cruce en su camino.
-El que se cree el rey del universo sumisil y pretende ponerme a prueba a ver si paso el test de la mega ama del universo.
-El que no tuvo “suerte” con las tropecientas Amas anteriores porque las muy tontas no supieron apreciar la joya que tenían delante.
-El que quiere ser mi trapo/felpudo/basura y se siente decepcionado si lo trato con un mínimo de humanidad.
-El que vive en esa nube fantasiosa que no soporta ni el primer roce con el antipático espejo de la realidad, que le devuelve la imagen de un hombre y una mujer, ni más ni menos.
-El sumiso mega ultra estratosférico que espera una colisión entre galaxias como señal de que está ante el Ama de su vida.
-El que es un experto en las mil teorías y subteorías del mundo femdom pero luego en el paso a la realidad es un pato fuera del agua.
-El que se lo toma todo tan solemnemente que aburre hasta a las ovejas.
-El que se olvida del pequeño detalle de que soy una mujer y una persona y le importa un pimiento todo lo que se salga de “mi papel”.
-El que sabe a dónde quiere llegar pero no sabe/puede hacerlo.
-El que no sabe a dónde va pero quiere ir de todos modos, o que le lleve yo más bien, con el riesgo de que se salga en la primera curva.
-El que no sabe ni a dónde va ni cómo llegó a mi puerta.
-El que no sabe ni dónde está de pie y/o le falta un hervor.
-El que está pero no está, y ni se va ni se queda, ni se aleja ni se acerca.


Tampoco quiero abusar de vuestra paciencia, que la lista podría seguir y seguir y no es plan de ponerme pesada, que sé lo mal que sienta eso. Y la mayoría de casos me quedan tan lejos que parece que los viví en otra vida, pero los nombro por si acaso se repite la mala suerte de que asomen la patita de nuevo.


Gracias por adelantado y buen año, aunque en la eternidad qué más da un año que otro, ¿no?


Y si eres de los que se lanza a escribirme tras un minuto aquí, te aconsejo que vayas a mirar en páginas de clasificados, que allí solo tienes que leer dos líneas. No te pido ni que leas la lista de arriba, porque ya es mucho pedir que te reconozcas en alguno de ellos, sería como verse el culo sin espejo.



Año nuevo, vida nueva, dicen, ¿no? Pues a ver si eso sirve para la blogosfera, aunque me da a mi que... va a ser que no, que algunas cosas no cambian nunca.