~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


jueves, 25 de diciembre de 2014

Su primera vez. Relato femdom

Bueno, pues por continuar con lo que se está convirtiendo en una tradición por estas fechas, aquí os dejo el tercer relato femdom navideño en la historia del blog, salido de mi puño y letra. 




Ella no sabía lo que era un Ama. Ni un sumiso. Ni algo llamado Dominación Femenina. Solamente sabía que no era “normal” ni le ponían las cosas típicas. Y eso que tampoco tenía mucha experiencia en cosas típicas ni atípicas dentro del sexo, pero sabía de sobra lo que no quería probar. Sí que tenía experiencia en tener orgasmos sola y sabía que no necesitaba a ningún chico para tenerlos. Le daba igual estar fuera de las estadísticas acerca de cuándo “estrenarse”, pero ahora ya le pedía el cuerpo probar más allá de su cuerpo en solitario.

Él lo tenía todo planeado; aprovechando las vacaciones navideñas podrían pasar un día entero juntos sin renunciar a sus salidas con los amigos. Pasar un momento por el piso de un familiar que no estaría allí para recoger algo no le pareció la excusa más original del mundo, pero tampoco le podía pedir más, -ni violines, ni rosas rojas-, a un rollete ocasional al que iba a utilizar para saber hasta dónde quería llegar, piel con piel, bajo sus condiciones, con quien se dejase hacer. ¿Se dejaría él? No lo podía saber, de momento se amoldaba a sus ritmos de quedar o no verse, y tampoco había insistido, como tantos otros, en hacerse el macho-man a la primera de cambio. Podría ser él, sí, ¿por qué no? No estaba enamorada, era una “no-relación” cómoda, en un momento de la vida en que no necesitaba más que eso, probar y conocerse mejor a sí misma.

Además, ¿cómo enamorarse de un fanfarrón que presumía de tanta experiencia? “Pues hoy quizá no te sirva de nada todo tu curriculum amatorio, casanova”, pensó ella con malicia mientras fingía tragarse la encerrona del piso familiar. Y tras el almuerzo allí llegaron, él disimulando muy mal sus intenciones con unos falsos abrazos de cariño repentino, y ella con una mezcla de infinita curiosidad y una firme decisión de no hacer nada que él propusiera sin ofrecer resistencia. Siempre se le había cortado el rollo en cuanto le intentaban meter mano sin miramientos. “A ver cómo se porta este”...

De entrada estuvo a punto de estropearlo todo.

Él: ¿vamos a la cama, cariño?
Ella (con cara de enfado): ¿A la cama, para qué?
Él: esto... a nada... es la hora de la siesta, ¿no?

Bien, sabía que aquello no se lo tragaba nadie, pero estaba algo cansada así que pasaron a una habitación con una gran cama y un cuadro ridículo sobre el cabecero. Ella hace una broma sobre eso pero él ya está quitándose el pantalón.

Ella: ¿pero qué haces?
Él: es para que no se arrugue, pero ya no me quito nada más.

Se meten en la cama, ella vestida por completo excepto por los zapatos. Él cierra los ojos y hasta parece que va a dormir de verdad, aunque ella cree ver un esbozo de sonrisa y le dice “¿de verdad te vas a dormir?” Y responde que sí. Pero abre los ojos y dice que se va a cambiar de sitio porque el otro le gusta más. Pasa por encima de ella, a escasos centímetros, y se tumba de espaldas otra vez con los ojos cerrados.

Parecía buen momento para hacer la prueba. Había algo en la situación que le gustaba. Él no estaba iniciando nada, aparte de haberla llevado hasta allí, y si era una estrategia estaba funcionando. Aquello le permitió tomar las riendas, que era lo que necesitaba para ir más allá de los besos compartidos hasta el momento.


...Sigue leyendo en Mi libro de relatos en amazon 

12 comentarios:

  1. Bueníiiiisimo.
    Lo mejor es la parte del beso negro, y las pullitas que le mete la chica. Aunque no me ha quedado muy claro lo de "beso negro de película". De película pono quiere decir ¿no?. Jajajaj porque (por desgracia) en ninguna cinta triple A de hollywood he visto yo un beso negro... Y mira que sería interesante...
    Imaginaros lo que ganarían películas que ya de por sí son obras maestras con actos de amor y confianza como son los besos negros:

    "Mamasita- Zeñorita Ehcarlata, zeñorita ehcarlata... Eztoy llamando al zeñorito y no encuentro por ninguna parte...
    Scarlatta O' Hara: - Calla idiota, ¿que no ves que ahora mismo lo tengo bajo mi culo? Tiene la lengua dentro de mi ano, por eso no contesta."

    ""-Métemela otra vez Sam, la lengua digo..."

    Aprovecho para proponer a los lectores de este blog firmar un change.org con el que pedir a Ama S considerar el meterse a directora de vídeos Femdom. Dios, un solo vídeo escrito y dirigido por una mujer que sienta esto de verdad valdría más que 100.000 de los de pornsites de internet.
    Un besito negro y navideño a tod@s. : *

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja buena versión de los clásicos del cine XD

      También daría juego hacer fanfics empezando por los hermanos grimm: "y entonces cenicienta dijo, antes de probarme el zapato lamerás cada cm de mi lindo piececito, que por muy príncipe que seas aquí se hace lo que mando yo, ¿entendido?".

      Pues nada, a recoger firmas, que si sale adelante la propuesta yo "me sacrifico". Qué bien me lo iba a pasar en los castings y rodajes... "no te veo en el papel, repite otras diez veces a ver qué tal" :DD

      Eliminar
  2. Supongo que para muchos sumisos el relato no será de Dominación Femenina. A poco que estos escarben verán una relación convencional; dos adultos, él practicándole sexo oral a ella, cunnilingus y beso negro, (éste último en cualquier pareja no DomFem pero sin tabúes, es algo de lo más placentero y excitante) ella encima para que él no se lo curre mucho pero que sea el que más disfrute..., hasta el diálogo se ve que es “normal”. Él en el papel de “macho ibérico” y ella resistiéndose a las pretensiones de éste.

    Pues deberá ir a la óptica el que no vea Dominación Femenina en este relato, eso sí, hay que leer entre líneas por la elegancia de cómo se explicita sin palabras del porno, por eso que Usted explica con meridiana claridad, pero sutil, cada paso y frase de los protagonistas como: “Él; como quieras, tus deseos son órdenes. Ella; Vaya, así que te gusta esto”, y como indica cada sentimiento de dominación de ella.

    En la escena en que ella se sienta sobre el rostro de él, “Él obedece y entonces ella se imagina viendo la escena desde fuera: él arrodillado y entregado a adorar a lametazos el valle de sus nalgas”.

    Quién en estas escenas orales y sus comentarios de cómo transcurren no vea DomFem no sé qué más quiere.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunos no verían auténtica DF ni con un trasplante de córnea.

      Eliminar
  3. Y esta es la auténtica Dominación, la que resulta más increíble que un día en la nieve :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La auténtica Dominación es la más creíble, por su realismo y naturalidad, aparte de resultar increíble, valga el juego de palabras.

      Eliminar
  4. Que bonito resulta ver que el sentimiento de dominación vive en su interior y forma parte de ella. Emerge y eclosiona sin que pueda evitarlo, pues no puede evitar ser ella misma. Rebosa autoridad, sin embargo es humilde y no pierde la elegancia en ningún momento. Buenísima combinación, la verdad es que es sublime (dejando de lado la habilidad retórica de la autora).

    Eso sí, debo decir que no he podido resistirme a leer los dos anteriores y si tengo que quedarme con uno, me quedo con el primero que tiene muchísimo encanto. En estas fechas a más de uno le vendría bien tener una buena conversación como Ama Noel, y me incluyo. Tengo la sensación de que dicha Señora rebosa experiencia, además de ser culta y elegante. Un par de consejos suyos deben valer oro ;).

    PD: Feliz entrada al nuevo año! Que todo te vaya genial este 2015. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Hola de nuevo, disfrute mucho tu relato Ama S, es casi exactamente igual a un encuentro que tuve con una chica. estoy asombrado, como lo manifiestas en esta historia es cual mi voluntad hubiera sucumbido a la de ella, incluso ahora que lo noto aunque siempre busco salirme con la mía. en los momentos que ella se pone firme elijo complacerla y hacer lo que dice. Noto como yo trabajo por conquistar cada parte de su cuerpo y el deseo que siento de darle placer, al final sentí lo mismo que el protagonista, impotencia, frustración, sentí una derrota. Parece que tengo algunas tendencias sumisas, a veces trato de ser distante y alejarme, y a la vez inconscientemente estoy entregado a ella cuando la veo, Noto como inconscientemente se lo que quiero.

    Feliz 2015 para ti.Ama S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, cuánto tiempo sin "verte" por aquí :)

      Entre tú y yo... es que la historia es bastante auto biográfica, así que por eso te habrá transmitido realismo.

      No sé si conoces la expresión "la cabra siempre tira al monte", creo que una tendencia o una forma de ser se lleva siempre dentro y acaba encontrando el camino para salir a flote.

      Hay derrotas muy dulces, me parece que lo único que necesitas es no sentir que pierdes cuando te entregas a tus sentimientos, sino que ganas, y lo que ganas es tu libertad de ser como te apetezca, porque además, no es nada malo ni degradante servir a una mujer, es tu cerebro programado por la sociedad machista el que lo ve de esa manera.

      Feliz año para ti también ;)

      Eliminar
  6. No realismo, es idéntica, con lujo de detalles. El gatillo de mi entrega como hombre es el deseo de controlar, servir y ser protegido, y en verdad estoy cómodo así, claro concuerdo en que el sistema "patriarcal" cataloga como incorrecto mi manera de ser.
    Tal vez en tu juventud te hayas parecido a la chica con la que salí, lo digo por que mencionas mucho la entrega como un aspecto critico en la relación y ella en eso es lo máximo, es cariñosa y preocupada considerada y empenosa. Ahora. ella es declaradamente sumisa, y yo en mi historia así como el protagonista de la tuya solo pensaba en dominar y controlar la situación. Podría servirte buscar en el otro lado de la fuerza, yo creo que hay personas que actúan sexual y relacional mente de una manera y sin embargo secretamente buscan tirar al monte y "quedar en la otra"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para empezar, sigo siendo joven. Por otra parte, no me interesan los vainilla con momentos sueltos de sumisión ni los sumisos que se avergüenzan de serlo, pero te agradezco la sugerencia y que quieras ayudar.

      Eliminar

Los comentarios anónimos no se publican.