~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


viernes, 12 de diciembre de 2014

¡¿Qué es el sexo normal?!



En estos fragmentos de vídeo tenemos a una pareja disertando sobre lo que es el sexo normal. Él es sumiso pero no le resulta fácil explicarlo, aunque no lo hace mal, es bastante sutil y no la presiona. En cuanto a ella, bueno, no se le pueden pedir peras al olmo, demasiado que intenta seguirle la corriente a él.


Y sobre lo del sexo “normal”, opino que debería consistir en que cada cual explore y exprese la sexualidad que encaja de manera natural con sus preferencias. Pero nunca jamás hay que ponerle la etiqueta de anormal al sexo que no entra en el estrecho canon de siempre, el límite es no hacer daño ni coaccionar, y sin embargo demasiadas personas se sienten presionadas para cumplir con un estándar que no está hecho a su medida. No es normal -o más normal que otras cosas- el misionero, simplemente es el modelo que se repite hasta la saciedad; eso no es normalidad, eso es tiranía y monopolio sobre algo tan amplio y personal como es el ámbito sexual. Lo que no es normal es tener una estrechez de miras que tira de espaldas. 


8 comentarios:

  1. Hola Ama S.

    Uff que recuerdos me trae esta serie. Six Feet Under. Recuerdo que la vi cuando había terminado de emitirla, por lo que tenia todos los episodios, menudos maratones me di de ella. Altamente recomendable. Tiene un 8,8 en IMDB.

    Bueno iendo a la serie en si, después de que te las ves entera y reflexionas sobre ella te das cuenta de que toca muchos tipos sexuales. La mujer del video Brenda, tiene a su hermano loco, enamorado de ella, que esta loco por la frustración sexual tan grande que tiene al estar enamorado de su hermana. El novio de Brenda durante casi toda la serie Nathan, típico hombre egoísta, que le hace de todo, como dejarla plantada, ponerle los cuernos con una cuáquera cuando Brenda esta embarazada de él. Y en una de esas, que deja al "normal" Nathan conoce al chico del video, Joe.

    El actor por cierto, es Justin Theroux. Por cierto que si quiere ser mi sumiso, yo estoy dispuesta a darle una oportunidad, jeje. Ay! que está como un tren. Jennifer Aniston lo disfruta.

    Bromas aparte sobre la serie:

    La tal Brenda estaba todo el rato que quería a alguien normal, después de lo de su hermano, estaba obsesionada con la normalidad. Pero cuando conoce a Joe, este le sale con que es sumiso. Ves las caras que pone Brenda, de joder porque me pasan estas cosas.

    Yo cuando veía a Joe, me daba una envidia. Y eso que en ese entonces no sabía de "lo mío". Pensaba que hombres así, sólo los habían en el cine. Recuerdo el novio vainilla que tenia en ese entonces con el cual veía la serie, y le suelto, ¡Ay esta mujer es estúpida, no ve que se ha ganado la lotería!
    Buf menudo cabreo que se pilló mi ex. Me soltó unas perlas como,
    -Tú lo que eres una manipuladora y una vaga que quieres que los hombres sean tus esclavos, y bla, bla, bla.
    Como se puso el hombre. Si supiera lo que sé ahora, en ese mismo instante me hubiera largado y no me hubiera visto el pelo jamás.

    Por mi experiencia me he dado cuenta que los hombres que se consideran normales, se sienten amenazados por hombres como Joe, por hombres sumisos. Enseguida que una mujer hace un comentario positivo de un sumiso, saltan y se lo comen vivo a insultos o bien te insultan a ti. Creo que a nivel subconsciente, saben que son mucho mejores que ellos los normales y de ahí les viene todo el cabreo y la inseguridad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que la Aniston salió ganando cuando Brad Pitt se largó, el tal Justin me resulta más interesante, también es que de sumiso queda muy convincente :D

      También he notado eso que comentas, de los hombres "normales" criticando a los sumisos, o a las mujeres que nos gustan los sumisos. Quien se pica, ajos come, está claro.

      Eliminar
  2. Que buen vídeo, pero me he quedado con ganas de saber quien llamaba a la puerta... Igual era la visita era de la tía Margarita de 80 años que venía de Calatayud a hacerle una visita por sorpresa al hombre. Menuda sorpresa que se va a llevar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no recuerdo, pero su tía seguro que no era. Yo no jugaría a esa clase de humillación. Me hace gracia cuando me llega alguno con SU fantasía y dice que le gustaría que lo usase delante de mis amigas. Juas.

      Son el extremo opuesto a los enfermos de la discreción. Está visto que el punto medio es difícil o imposible de encontrar.

      Ah, ya vi tus links, o sea, no su contenido, pero ya los guardé. Y vaya culebrón en tu resumen, qué risas :D

      Eliminar
    2. Quien llama a la puerta es el "normal" Nathan. A decirle una gilipolles. No recuerdo bien que. Creo que cuando esta hablando con Brenda ve los pies de Joe. Y se va todo cabreado.

      Pues si que Jennifer salió ganando cuando el Brad la dejo. Me acuerdo de una entrevista de él que decía que lo mejor de vivir en pareja era poder tirarse pedos. Con un tipo así, mejor estar sola. A mi también me parece que Justin es mejor hombre. Pero no se sí estoy influenciada por su actuación de sumiso. Porque después de verlo ahí, siempre me parece sumiso.

      Eliminar
    3. A lo mejor se enamoró cuando la vio en esta escena :D

      http://amabuscasumisoverdadero.blogspot.com.es/2013/03/en-el-papel-de-mala.html

      Eliminar
    4. Puede que si. Ahí se le ve como una mujer muy segura de sí misma, lo cual por supuesto el misógino cine de Hollywood te vende como malo. Claro que si todas las mujeres fueran como ella, adiós a la supremacía masculina.
      En esa película, interpreta el papel de esposa falsa, siendo una esposa alocada e infiel, por eso le mete mano al camarero. Yo tiendo a pensar que muchas mujeres quisieran hacer eso y se contienen por el que dirán.

      Como siempre la sociedad dictando que hacer y la gente como ovejas al redil haciendo a pies juntitas lo que marca el canon establecido. Y así nos va.

      Eliminar
  3. Normal.
    1. adj. Dicho de una cosa: Que se halla en su estado natural.
    2. adj. Que sirve de norma o regla.
    3. adj. Dicho de una cosa: Que, por su naturaleza, forma o magnitud, se ajusta a ciertas normas fijadas de antemano.
    ¡Pero si hasta nuestro diccionario que yerra en algunas cosas lo deja claro, en ninguna de las tres acepciones fundamentales desentona la Dominación Femenina!

    Corte primero.
    Una relación convencional, que para lo que está dedicado este blog, pues no tengo mucho que comentar, es lo de cualquier película en la que salen escenas de cama. Lo que más se asemeja a la DF es cuando él se baja a darle placer a ella.
    Corte segundo.
    Hay una pista de lo que sucede en DF cuando el hombre intenta abrirse a su pareja. A ella se le hace raro que él se levante y le acerque la toalla. Cuando él le dice que podría estar sirviéndole todo el día, ella le da con la toalla, como si hubiese dicho alguna estupidez o locura. Él dice algo que es clave para la Dominación Femenina, “¡En serio, sería un hombre muy feliz!”.
    A continuación él da una clave totalmente normal, desde mi punto de vista, que es cuando él dice; “Descubrí que me empalmo muchísimo cuando me…, cuando se interpretan papeles… Me encanta esa dinámica en el que una persona es el jefe y la otra persona es… no sé, más dominante.” Creo que ese es uno de los problemas en DF; ya no la falta de comunicación, sino la falta de comprensión o entendimiento de la otra parte, que no deja de verlo como algo extraño cuando menos. A su vez en la frase que él dice yo veo una metáfora de la importancia de cierta indumentaria, y no me refiero al tópico de mujeres en cuero o arreos con remaches metálicos, sino algo tan femenino como un corpiño, corsé, medias o unos tacones. No deja de entrar por los ojos, y tampoco deja de ser una mirada
    A continuación ella suelta toda la retahíla de tópicos de la Dominación Femenina; prostitutas, dominadoras, clubes BDSM y ¿sados? Como no, toda la Dominación Femenina la resume a una mera fantasía, ella lo deja claro al decir; “Sé que hay tipos que sólo se corren si les…, no sé, si la chica está sentada encima de un globo.”
    Qué duro para alguien que siente la Dominación Femenina oír eso de “practicar sexo normal”.
    Ya vemos la respuesta de él medio “hundido”. “¡Sexo normal!”. Joder cuando le contesta ella, “Sexo normal, como lo practica la gente normal”. Ahora entiendo los cuernos y la piel azul verdosa que me veo al mirarme al espejo, ¡no soy normal! Y ella sigue con las fantasías, ni se emborrachan, ni fuman hierba para hacerlo interesante. ¡Pero si la Dominación Femenina es interesante y maravillosa per se!
    En el tercer corte, cuando empieza y ella se encuentra sobre la cama sentada y le dice; “Te echaba de menos. Estabas tan lejos, al otro lado del jardín”. Cuando se siente algo por alguien, lo que sea, pocos metros son mucho, y muchos kilómetros no son nada. La respuesta de él “Era reconfortante saber dónde estabas, aunque no habláramos.” ¡Es curioso, cuanto más pensaba en ello más me parecía el sexo normal!
    Ya el final es apoteósico, el súmmum de los tópicos. Él atado a la cama y ella entra insultando (bicharraco), y la manía de creer que por ser sumiso se es menos hombre (eunuco, castrato). Jajajaja, bicharraco, no bromees con eso, es un asunto muy serio. Antepone el sexo a los sentimientos. Castigos gratuitos, y él dice “te prometo que no me gustará”, o sea castígame no sé por qué, que ya sé que “no” me gusta. Cuanto ha tardado en aparecer el exhibicionismo forzado, y en vez de ver intimidad sale a relucir lo perverso y monstruo que es. Y “enfermo” también, que se le ha olvidado claro.

    ResponderEliminar

Los comentarios anónimos no se publican.