~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


sábado, 25 de octubre de 2014

Ains, qué pocos sumisos hay y mis blogueras preferidas


El otro día alguien comentaba en facebook (en femdom paradise) que parece que no me viene bien ningún sumiso. Y le respondí que con la fauna que pulula por estos mundos es normal que así sea, y que de lo positivo no doy detalles porque no soy exhibicionista. El post de hoy hace tiempo que lo tengo escrito así que lo saco ahora del cajón en el que lo puse porque es un poco repetitivo como sabéis los habituales, pero para eso estoy aquí, para repetir el mensaje a ver si consigue calar algo de lo que digo. Además hace tiempo que os quiero recomendar unos blogs de Amas en habla inglesa y espero que si no sabéis inglés echéis mano de traductor para pillar aunque sea el sentido general porque no tienen desperdicio.

Me comentaba en este post una lectora (saludos :)...) que solo le llegan hombres buscando cumplir su fantasía sexual y que dicen ser sumisos. Así que, siguiendo la línea del post hablo hoy de la queja nº 1 de mis “compis” Amas y de la mía: la falta de autenticidad de los hipotéticos sumisos que se nos acercan. Algunos son conscientes de que no son sumisos pero lo esconden de manera traicionera, y otros creen serlo... pero no saben que no lo son.

Un sumiso, por propia definición de la palabra, es alguien que se somete, y de ahí le viene el placer. Pero toda la colección de buscadores de prácticas, experiencias y juegos, no son sumisos, sino que aparentan serlo por un rato, y esos solo encajan con Amas que lo vivan al mismo nivel. Todo perfecto, la mayoría utilizan los términos Ama y sumiso en el marco de un juego de rol, dios los cría y ellos se juntan, como digo muchas veces, el problema es, que el grupo de mujeres que tenemos como única o prioritaria forma de vivir nuestra afectividad/erotismo/sexualidad de esta manera a tiempo completo, lo tenemos francamente complicado para encontrar a la persona complementaria, dejando circunstancias y afinidades aparte. Por supuesto que cuesta encontrarlo, es como una aguja transparente en un pajar, nunca mejor dicho por lo de pajilleros a tutiplén. Para mí, si no hay la conexión que se desprende de esta imagen, ni me sale ni me llena dominar a nadie. O si lo hago me quedo luego con una sensación infinita de vacío.





Más de uno habrá puesto los ojos en blanco al leer el título del post, ya que se supone que ocurre justo lo contrario. Se da por sentado que hay más sumisos que Amas, lo cual es cierto, en cantidad al menos es así, pero, si hacemos una criba entre todos los que se ponen la etiqueta, se llega a la conclusión de que, sumisos-sumisos, hay bastante menos de lo que parece. Sin ir más lejos, todos esos que pueblan los chat diciendo que son perros buscando Ama y saludan con un “Mi Ama” y se despiden con un “A Sus Pies”, de sumisos tienen el nick nada más y usan esas frases como palabras vacías. Y lo peor es que lo saben y les da igual jugar con ilusiones ajenas, o no saben que lo hacen, que para el caso es lo mismo. Incluso los que no hablan desde el calentón, cuando dicen eso de “A sus pies” a tooodas las Amas, quedan peor que mal.

No es tan simple la cosa como soltar “soy sumiso”, se trata de aclarar en qué punto nos situamos cada cual, qué esperamos y, sobre todas las cosas, qué podemos ofrecer a cambio de eso que tanto anhelamos encontrar, ya sea juego esporádico o relación de por vida, que algunos se quejan de no encontrar pero no se han mirado en el espejo, ni por fuera ni por dentro.


Una de mis blogueras preferidas, la que mencioné en El sumiso narcisista y Qué busco en un sumiso, lleva la friolera de 15 años buscando sumiso en la red. Como suele decir alguien que comenta por aquí, por simple estadística siempre acaba apareciendo algún sumiso que merece la pena, son destellos en esta travesía del desierto, porque la alternativa es fingir ser vainilla o formar un convento de Amas sin sumiso. Pero si complicado es toparte con ese hombre, igual o más complicado es que la cosa cuaje, como les ocurre a mis otras dos blogueras preferidas, una británica (blog y tumblr) y otra australiana (blog y tumblr). Ellas dos también escriben ficción femdom, así que tenemos bastantes cosas en común (¿cómo, que no conoces mi tumblr? :P...). En definitiva con las tres siento que me leen muchas veces el pensamiento y todas tienen (tenemos) en común las decepciones con los supuestos sumisos. Está visto que esto de los falsos sumisos es una plaga extendida a nivel mundial.


Este post de la primera bloguera que menciono arriba es buenísimo, sobre todo la parte final que coincide con lo que digo siempre, que muchos “sumisos” solo buscan utilizar al Ama. 

“¿Cómo consigues no tener conciencia de usar a otro ser humano? Y lo que es peor, ¿a una mujer? De verdad quiero una respuesta a eso, especialmente por parte de un hombre que proclama que adora a las mujeres”. 

El resumen es que al final el “sumiso” es un hombre tan egoísta como cualquier otro, que busca conseguir algo por medio de una mujer, no porque valore a la mujer en sí. Es el mismo error de base que ocurre en las relaciones convencionales cuando es más importante “tener pareja” para poder decírselo a la sociedad o para tener sexo asegurado o alguien con quien ir al cine los domingos etc, que porque realmente esa persona te llene y sientas el vínculo más allá de utilizar a la otra persona en beneficio propio.


Los hombres que se sienten realizados anteponiendo la voluntad de una mujer y que no sean unos peleles, desesperados, acomplejados, psicópatas etc son una absoluta minoría. Y entre los que pasan nuestra criba acaba saliendo a la luz un egocentrismo disimulado, como el último que lo intentó con la bloguera australiana: un chico, algunos años menor que ella, que vivía en la otra punta del planeta y cuya prioridad eran sus amigos (a los que tal vez pierda la pista en cuanto se empareje cada uno o por motivos laborales), se cuela en su vida porque tiene cualidades del sumiso que busca ella, y tras pasar unas semanas en su casa se ve que la cosa no pasa de los ratos que él se ha llevado de sexo bdsm. Son unos “artistas” estos que rizan el rizo y se venden como los que quieren ser usados en vez de confesar que van ellos a aprovecharse de la mujer. A ese chico supongo que la sangre se le agolpaba en el bajo vientre cada vez que hablaba con ella y no podía ver el pobre que había años, amigotes y miles de km entre ellos. Pobrecito. Por eso mismo dejó aflorar su sumisión con ella, seguro que le dijo que no tenía fuerzas para evitarlo porque ella es maravillosa. ¿O será que pudo más el egoísmo de querer experimentar su sumisión pisoteando ilusiones ajenas...? Porque oye, qué cosas, al final sí que tuvo fuerzas para replegar alas y, “casualmente”, cuando se llevó sus dosis de femdom, ya pudo renunciar a una mujer que, siendo imparciales y por lo que transmite via internet, le da mil vueltas. Ella es “de las mías”, de las que prefieren estar solas antes que con un mal sumiso, y ese chico no valoró ser el elegido entre un millón.

También hay otra bloguera, que es la más reciente entre mis descubrimientos en la blogosfera, a la que le acaba de ocurrir el caso inverso: su sumiso no tenía el problema de la distancia y sin embargo aceptó un trabajo a miles de kilómetros de ella. Ya es “casualidad” esa urgencia por cambiar de curro. Así son las cosas, dios da pestañas a quien no tiene ojos.

A veces el sumiso en cuestión solo es más egoísta de lo que parece o es capaz de reconocer él mismo, o simplemente es alguien que no le echa huevos a la vida. O se siente sobrepasado por esa mujer que supera con creces lo que pudo imaginar en sus sueños. No soy lesbiana, pero no me queda duda de que todas estas mujeres están muy por encima de la media en cuanto a cualidades físicas y mentales.



Sea como sea, hay que ser positivas y quedarse con lo que, en mi opinión, es la lección básica en esto de la búsqueda de sumiso (o en la búsqueda que sea, eh): quedarnos con lo positivo de cada experiencia y no tener absolutamente ninguna expectativa que vaya más allá del día a día. Por resumir, carpe diem. Pero repito, a algunas no nos sirve cualquiera; aquí y ahora, sí, pero solo con esa persona especial. Que merezca la pena, vaya.

9 comentarios:

  1. De nuevo empiezo con no sé, Señora.

    De Usted me atrae su nivel de exigencia hasta el punto de que si no fuera porque ya tengo Esposa y Ama en la misma persona (afortunadamente), y si no fuera también por el problema que la distancia geográfica podría suponer, creo que me ofrecería a Usted para tratar de satisfacerla, aunque ya me he dado cuenta de nuestras ideas no coinciden al cien por cien en todos los terrenos, pero en una pareja de cualquier tipo creo que discrepar en algunos aspectos es mas (o debería ser) fuente de enriquecimiento que de enfrentamiento.

    No sé si soy un buen o un mal sumiso, ni en que categoría de sumiso me clasificaría Usted, pero mi idea de sumisión es la aceptación plena de la voluntad de mi Ama, con la confianza, pero solo con eso, de que en la medida en que yo la acepte, Ella también velará por mi y por mi bienestar físico y emocional, y, por lo que de leído de su blog (diría que todo, aunque tal vez no todo con el mismo grado de detenimiento), creo que ,Usted lo haría, porque para Usted el sumiso también es, ante todo, una persona.

    Y no sé muy bien porque pongo este comentario aquí y ahora, pero algo en mi interior me impulsa a hacerlo y creo que a veces no está mal dejarse llevar por los impulsos, aunque no lo haga muy a menudo.

    g{A.M.}

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si yo fuera tu Ama-esposa te irías esta noche con el culo caliente a la cama por lo de medio tirarme los tejos :P

      A ver, ahora viene la respuesta en serio. En el fondo los sumisos sabéis perfectamente en cada situación si estáis llevando el tema a vuestro terreno para colmar vuestro deseo o si lo hacéis por el placer de priorizar lo que quiere ella. Y ella también lo sabe o lo acaba sabiendo en cuanto os conoce bien. ¿Te domina porque le gusta/pone/llena o por tenerte contento? ¿Se siente presionada, aunque sea en forma sutil, o lo hace encantada? ¿Tú propones y ella dispone o a la inversa? Como ves, en este caso por lo que sospecho/intuyo o creo recordar por tus propias palabras, mis preguntas van por el lado de ver si el sumiso que lleva a su pareja por ese camino está dejando que ella sea realmente quien lleve el mando.

      Otra cosa es que a cada pareja le funciona lo que le funciona, el caso es ser feliz. Si una pareja es convencional el 90% del tiempo y luego hay D/s el tiempo restante y lo acuerdan así, pues genial. A mí eso no me funciona, pero todo es respetable. Mientras haya honestidad no veo el problema.

      Eliminar
  2. Hola Ama S.

    Llevo leyendo tu blog hace meses, la verdad me ha ayudado mucho. Lo encontré por casualidad, buscando sobre como encontrar un sumiso auténtico y me salió tu página. Yo no me considero ama, pero si soy una mujer dominante en cuanto a relacionarme con hombres. Y bueno en todas mi relaciones he huido de los alpha, machistas y demás fauna. Hasta hace un año no sabía que había hombres sumisos, me refiero a este mundo de D/s, vamos que no sabía que tenían un nombre concreto. Yo le llamaba el factor 0, y si un hombre no lo tiene pues me es imposible sentir atracción por él.

    Cuando leí las teorías de la Sutton, me lleve las manos a la cabeza, aquello es un revoltijo de ideas que no cazaban con lo que yo busco. Hasta ahora lo único que he encontrado que se ajusta a mis ideas es tu blog. Pues que la mujer domina y disfruta como ella desea, y nada de imposiciones.

    Pero si que es cierto que encontrar un sumiso auténtico, es un odisea. Llevo buscando uno desde que soy adolescente, siempre he querido un sumiso auténtico conmigo, pero nada que no hay manera. Hace poco encontré uno, compañero de trabajo, este es el caso inverso es sumiso pero no sabe que lo es, por desgracia cuando intente algo serio con él, resulta que tiene una novia. Siempre aparecen muchos, pero al final resulta que no hay ninguno de verdad.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes cuanto me alegra eso que cuentas, no el hecho de que no encuentres sumiso, claro, sino que respaldes mi experiencia sobre la falsedad generalizada de los supuestos sumisos. Me hace sentirme menos sola entre la pandilla de Amas que presumen de chasquear dedos y tener 10 sumisos al día. Aunque claro, habrá que ver qué clase de sumisos son esos...

      Es interesante lo que dices del sumiso que no sabe que lo es. Por eso mismo yo a veces he buscado entre los hombres vainilla, por ver si alguno no se identifica con el modelo de macho alfa. Pero los pocos que se interesan por mí en esos casos son buscadores de nuevas experiencias morbosas para pasar el rato. Con lo cual acaban coincidiendo con los falsos sumisos, jaja (mejor será reírse por no llorar).

      La Sutton parece que da los 10 mandamientos de uso obligatorio y van más en la línea de las fantasías masculinas que de las nuestras.

      Ama es una palabra que uso por resumir, en una relación con un sumiso me llama por mi nombre, que para eso lo tengo. Pero me gusta el matiz que tiene de dueña, y esa es la intención última que pretendo con un sumiso, que me vea como su propietaria ;)

      Saludos y espero que te animes/animéis a participar más, que aquí las mujeres aparecen con cuentagotas :)

      Eliminar
    2. ¿Recuerda una entrada en la que yo le decía que no había tan pocas Amas de las que parecía? Pues no es que me equivocara del todo, sino que quizá no supe explicarme con toda claridad. Leyendo su blog y dándole vueltas, sigo pensando casi exactamente lo mismo, pero con matices. Como Usted dice siempre, hay hombres que dicen ser sumisos, y no seré yo quien lo ponga en entredicho, pero que en nada se ajustan a lo que realmente es la sumisión; poner las necesidades del Ama por encima de las del sumiso, a eso me refería entonces, a sumisos verdaderos, y que opino como Usted, no deben haber tantos, de ahí mi creencia de casi paridad. En estos no me incluyo porque no soy quien para asegurar algo sin que un Ama me “evalúe”, a pesar de tener claro lo que siento.
      Referente a los blog que Usted apunta, creo que leyendo uno real como el suyo (los otros también son válidos), se ajustan en mayor o menor medida (depende de la manera de dominar de cada Ama), y no digo que sean calcomanías, sino que quien siente de verdad la Dominación Femenina, a la fuerza ha de encontrar un punto de concordancia entre sí.
      Deja meridianamente claro que prefiere estar sola con lo que siente antes de perder el tiempo con un “calenturiento”.
      Ser un sumiso real y no cambiar de domicilio (pudiéndolo hacer) sabiendo que esa mujer es la que puede convertirse en su Dueña, esa a la que presuntamente esperas con anhelo, es de locura, máxime haciéndolo como Usted ha dejado escrito, aceptando posteriormente un trabajo muy lejos de Ella. Una cosa es no tener trabajo o tenerle lejos y no poder dejarlo, y otra bien distinta es no tener ese problema y renegar de lo que supuestamente sientes.
      Esos “sumisos” son los que hacen que Ustedes estén todo el día en guardia cada vez que llama uno a su puerta virtual. Los que “prostituyen” la palabra Ama, que realmente es como Usted ha especificado en una respuesta:
      “Ama es una palabra que uso por resumir, en una relación con un sumiso me llama por mi nombre, que para eso lo tengo. Pero me gusta el matiz que tiene de dueña, y esa es la intención última que pretendo con un sumiso, que me vea como su propietaria :)”.
      Con total sinceridad le digo que, cualquier sumiso que sienta la necesidad de entregarse a Mujer dominante, no tiene por menos que sentir que su Ama es exactamente lo que dice, su Dueña, su Propietaria, y así ha de sentirlo un sumiso, sabiendo que eso es de las cosas que más ahonda en la sumisión que saberse propiedad de a quien desde la libertad te entregas, pues el significado verdadero de las tres palabras son parte fundamental de Dominación Femenina.

      Eliminar
    3. Desde luego a mí me sorprende cuanto menos que un sumiso que logra una relación plena con la Ama de sus sueños no pueda encontrar la manera de amoldar las demás facetas de su vida. El trabajo está complicado hoy en día pero vamos, así y todo encontrar a la persona complementaria que encima sea Ama o sumiso es como ganar el gordo de navidad. No lo entiendo, ya digo, o no será tan especial y prioritario para algunos tener una relación D/s.

      Eliminar
    4. Cuando leo comentarios de Amas quejándose de que a sus sitios web llegan "sonámbulos" cibernéticos, especialmente a Usted que la sigo desde hace mucho, entiendo ese mal estar hacia el sumiso porque es comprensible, pues llegan si no con mentiras con medias verdades buscando principalmente el placer de él y ya si eso después el del Ama. Situaciones malas las ha habido toda la vida, pero peores también a pesar de lo que se pueda aparentar. Tengo el convencimiento de que el ser humano que desea algo que no sólo le satisface sino que le realiza sentimentalmente y no puede llevarlo a cabo, es una desilusión tan grande como la que puedan experimentar Ustedes cuando son engañadas o utilizadas, pues el engaño o la utilización (que me repugna) es algo que se encuentra en la búsqueda, pero encontrar algo y no poder materializarlo, ya le digo, es muy duro aunque parezca lo contrario. Es el "querer y no poder" pero no en el término peyorativo que conocemos de la frase. Entiendo que un Ama se "desespere" al recibir correos de hombres ofreciéndose como sumisos y despues sean como los pueblos de las películas del Oeste, fachada por fuera y detrás nada.
      Tampoco quiero dar la impresión de llevar la contraria por el placer de hacerlo, la vida es dura para Amas y sumisos cuando se intenta y no se consigue algo, especialmente en lo tocante a lo sentimental ya que es lo que caracteriza a las especies, buscar al otro yo..

      Eliminar
    5. Cuando chasqueas los dedos lo que aparecen son los pajilleros de siempre. Es lógico, si yo fuera un sumiso y además con mi cabeza bien puesta sobre los hombros no me pondría en manos de la primera mujer que me dice que es dominante, hay muchas desequilibradas por ahí.

      Pero es que nos vamos a extremos, o los locos de siempre o mucha desconfianza.
      Los sumisos que de verdad sientan su sumisión deberían de darle más oportunidad
      a conocer a una mujer dominante, al final es la manera en que se comienzan las relaciones.

      En mi caso creo que es peor, tengo aspecto de angelito y claro no atraigo a los sumisos sino a los dominantes. A estos me los tengo que quitar de encima y a los sumisos perseguirlos.

      En cuanto sobre mi compañero de trabajo que es sumiso y no lo sabe, este me ha demostrado más sumisión que los que se llenan la boca diciendo que lo son.

      Tu blog me ha dado esperanzas de que hay la oportunidad de encontrar a uno auténtico, comentas que alguno has encontrado. Eso es esperanzador.

      Eliminar
    6. En el fondo pasa como en una relación convencional, para un polvo fácil hay mil tíos, para otro nivel de relación se lo tienen que currar al máximo.

      Yo tampoco tengo pinta de la típica tía cruel, lo cual, a los sumisos que no van con el cliché incrustado en el cerebro, les acaba dando más morbo, la mezcla de dulzura y dureza parece ser una mezcla explosiva para ellos. No desesperes por ese lado ;) Solo tienes que dar con tu parte complementaria, sé tú misma y no finjas, aunque seguro que eso lo tienes claro.

      Pues sí, doy fe de que los sumisos verdaderos existen, de lo contrario no estaría perdiendo el tiempo hablando del tema, aunque casi siempre hable de los falsos porque son mayoría, por desgracia. Un sumiso que actúe por pureza es algo tan bello y valioso que a su lado los otros solo producen (a mí al menos) poco menos que repugnancia. Uno falso es peor (para una mujer dominante) que un vainilla, a estos por lo menos los ves venir.

      Eliminar

Los comentarios anónimos no se publican.