~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


martes, 1 de julio de 2014

No puedo seguir



Tranquilos, esto no lo digo yo (de momento, que tampoco quiero jubilarme aquí), es el tema que avancé en el anterior post.


A mí me parece que un sumiso que dice esa frase es un “sumiso que no puede ser sumiso”. Diréis que a veces salgo con unos temas muy raros o que me invento las cosas, así que voy a tirar de archivo y de historia real pre-blog, para no herir susceptibilidades de posibles lectores actuales, porque parecida historia se ha repetido un par de veces desde que escribo aquí.


Este es el mensaje que me envió un candidato a sumiso que vivía en mi misma ciudad cuando le pregunté por qué se lo había tragado la tierra de repente:


Hola, buenas noches... no quiero desaparecer de esta forma, ni mucho menos parecer una persona, o un sumiso, o sea lo que sea, que pasa de todo... solo tengo que decirle que estoy pasando por una mala racha, etapa, sobre todo con la familia...

Como me siento en estos momentos...? pues ... estoy bien, pero si le soy totalmente sincero, no estoy en condiciones para afrontar una relación Ama-sumiso, para ofrecerme a alguien, es como me siento en estos momentos. Tenia mucha emoción por haberla conocido, no lo dude... y si no me equivoco, usted también, aunque sea un poco, el tiempo dirá lo que pasa, en estos momentos solo quiero amistad.

No suelo ir diciendo por ahí a cualquiera donde trabajo, lo digo por que me ha dado mucha confianza usted y me ha caído muy bien, hoy por hoy.

Y en fin, pedirle disculpas, no sé si sirve o servirá para algo, pero sí... tiene razón... y desaparecer así todos estos días como que... no le gusta a nadie, le pido perdón y que podamos tener una buena amistad.

Un saludo de xxx

Su experiencia previa como sumiso se reducía a prácticas bdsm con la novieta de turno, así que en lo de obedecer más allá del tema sexual era novato total.

Un par de anécdotas para ilustrar el paso a la realidad de tantos sumisos que quieren y no pueden ir más allá de una fantasía. Un día, caminando por una acera muy amplia y ningún transeúnte cerca, le dije “veo que ya no me hablas de usted”, a lo que me respondió “es que estamos en público”. Ojo, que yo no impongo el usted, solo lo quiero si a él le sale natural. Al rato se despidió de mí enmendando el error, pero son esos pequeños detalles que luego se hacen gigantescos. Otro día, aprovechando que me dice dónde trabaja, como indica en el mensaje ese, me paso por allí sin avisarle. Era un puesto de atención al público, así que me acerco con naturalidad por la zona, y cuando me ve, su cara adquiere el tono de las amapolas. No era la típica reacción de un chico tímido (que también) sino que noté una expresión como si temiese que yo sacase un látigo o algo así, sea como sea, ni estaba cómodo ni natural ni nada parecido.

Por no extenderme mucho más, pasaré al momento en que lo puse a prueba con una orden no sexual (a eso ni llegamos, por supuesto, al fallar todo lo previo). Me iba a acompañar en un pequeño desplazamiento y solo debía ocuparse de la ruta, y de estar tal día a tal hora para recogerlo. Pues bien, ahí fue donde desapareció, como si le estuviera pidiendo la luna. Ni cogía llamadas ni respondía mensajes. ¿Esperaba una sesión bdsm que parecía no llegar nunca? ¿La mala racha era ahora un obstáculo cuando no lo fue para conocerme? ¿De repente fue consciente de lo que suponía ser sumiso real sin límite de tiempo?... Pues no sé, supongo que una mezcla de todo un poco, añadiéndole curiosidad y ganas de probar, etc. Por cierto, el nombre real nunca me lo dijo, lo descubrí yo después gracias a internet. Esto último por sí solo ya da que pensar, así que ahí dejo la historia, que por supuesto tampoco culminó en la amistad que solicitaba porque volvió a desaparecer como era de preveer.

Este tipo de historia, como se repite ya y me consta que lo mismo le pasa a otras Amas, me lleva a hacer una reflexión sobre todo esto.


Puede que sea, más que falsa sumisión, algo que tiene que ver con la personalidad, y como no se puede separar sumiso y persona, a fin de cuentas alguien así tampoco sirve como sumiso porque no te da la certeza de ir serenamente hacia adelante. La cosa es más o menos así en esos casos. Me dicen que soy la mega-leche como persona y como Ama, avanzan hasta el punto en que se sienten cómodos y no deben arriesgar absolutamente nada de su vida y... lo próximo es huir, o apartarse, por decirlo más suavemente. Las cosas son como son y las desilusiones vienen de imaginarse lo que no hay, por eso toda precaución es poca por nuestra parte (entre indecisos y aprovechados vamos a tener que salir con un tanque blindado ahí afuera), y de donde no hay no se puede sacar, pero como no puedo evitar querer llegar al fondo de las cosas por eso estoy escribiendo este post. Porque me rondan muchos interrogantes en una especie de expediente X sobre ciertas actitudes de los sumisos.


¿Por qué?... ¿por qué?, ¿qué ocurre exactamente? ¿Por qué se produce ese fenómeno de estampida? Como digo otras veces, algunos parece que no encuadran el femdom en temas de este planeta, sino que creen que hay reglas y leyes extraterrestres para este tipo de relación o algo así. Cuando seguir adelante no se ve como el hecho lógico de que un hombre y una mujer, que casualmente son sumiso y Ama, se sigan conociendo y creando un vínculo natural, es que algo falla. Algo “les” falla, y tengo mis múltiples teorías al respecto.


Esto es para algunos como ese vicio secreto humillante que está bien guardado en un cajón, pero imaginarse aparecer frente a sus conocidos con su Ama, aunque no vayamos a ir con la etiqueta en la frente, les produce sudores fríos. Al chico del ejemplo le pasaba eso. Cuando eres consciente de que no le habla de ti a NADIE mientras que tú al menos a tu mejor amiga o incluso a algún familiar les dices que estás quedando con ese hombre, te das cuenta de que te tiene en un compartimento convenientemente aislado de su vida y su cerebro, y que ni va ni irá en serio contigo nunca. Esto es común para cualquier hombre vainilla con miedo al compromiso o incapacidad de implicarse emocionalmente, o con inmadurez permanente y síndrome de Peter Pan, pero con el agravante de que estar con una Ama es un paso más allá que redobla la dificultad.


El tema social pesa mucho. Basta con ver el comportamiento en público del sumiso para notar su lucha interna entre el modelo de machito que le imponen desde fuera y su sumisión: cuando vas por la calle y te pone la mano en el hombro justo cuando se cruza con otros machitos para “marcar territorio” o cuando mira en plan conquistador a otra mujer y al decirle que te das cuenta te lo niega en las narices sin que le tiemble una pestaña, etc. Pueden parecer tonterías, pero en los pequeños gestos es donde se conoce a una persona.


También está el hecho de que un sumiso novato no sabe hasta qué punto puede “soportar” una relación femdom hasta que no la prueba más allá de su imaginación. Y no todo es de color de rosa, y no es fácil sentirse controlado el 100% del tiempo ni apetece obedecer cuando no es excitante hacerlo.

Otro tema es el miedo puro y duro. Esto les atrae tanto que temen engancharse sin remedio y ya se sabe que no se tiene control sobre las adicciones, y eso produce un temor lógico, aunque yo opino que no hay adicciones sino adictos y que todo se puede afrontar de manera sana o malsana, según nuestra elección. Hay miedo a seguir adelante, y hay miedo a retroceder, por eso llegan hasta ese punto, porque al principio puede más la emoción, la atracción, hasta el riesgo, y no son literalmente capaces de resistirse. Al principio son ellos los que me buscan a todas horas y luego tengo que tirar de paciencia infinita para comprender sus ritmos y sus “desapariciones” hacia zona segura.


Es un pelín agotador, como podéis suponer. Y es otro ejemplo de lo que comento siempre de que el sumiso al final es el que intenta imponer su criterio, porque, ingenua de mí, supongo que vamos en línea recta como dos personas que se van conociendo, y de repente (al menos a mí me parece que es bruscamente de golpe) saltan con eso de que, justo ahí, justo cuando (para mí) la cosa tiene pinta de ir por buen camino o de no ir mal al menos o que de ahí se podría evolucionar hacia algo que funciona, zas, ellos no pueden dar ni un paso más. Te dejan “atada” con su silencio o te marean con mil vueltas sobre lo que sienten o dejan de sentir y lo único claro entre tanta maraña mental es, oh vaya jodida casualidad, que no pueden seguir contigo (¿pero poder no era querer...? Ains).


Podría ser malpensada y decir que se llevaron su experiencia, al nivel que sea (para algunos un rato de chat o un café ya les impacta tanto como contactar con alguien caído de un ovni), sin que yo les interesase más allá de ser Ama aunque digan lo contrario, o puedo disculparlos por las circunstancias que nos separan o por una supuesta mala racha (...quien más quien menos tenemos todo tipo de problemas, la vida es eso...), etc, pero ese momento llega tan de golpe sin que venga a cuento, que solo puedo ponerle un nombre: cobardía. Porque oye, qué coincidencia, ninguno de los sumisos aludidos tuvo los webs de al menos pillar el teléfono y aclararme el tema sino que se escondieron en un sms o un email, y el único que me lo soltó en persona fue porque lo acorralé casi textualmente y me lo dijo mirando al suelo y medio dándome la espalda. Claro que, tan de golpe no sería, porque como dijo el chico este, tras el subidón inicial y mirando al futuro, no podía hacer hueco en su vida para algo serio en plan Ama-sumiso. Supongo que para un rollete continuo y al ritmo que les venga bien no tienen problema alguno.


Por resumir, creo que pesan esos tres motivos principales para “no seguir”: incapacidad de incorporarte a su vida de manera natural, choque con la realidad/no estar preparado, y miedo o pánico a secas. Esos serían los motivos que yo encuentro, ojalá ellos pudieran aclararme más, porque yo solo veo el resultado final en el sumiso: atado a sí mismo, bloqueado, paralizado...



Y no hay manera de verlo venir, a pesar de las coincidencias con casos anteriores; hay que meterse sin prejuicios en el camino de conocer a alguien porque es la única vía para saber qué ocurrirá. Para mí es una desilusión este fenómeno en un hombre que me interesa como persona y como sumiso (una vez pulida su inexperiencia), pero entiendo que tendrá que ser más duro para ellos mirarse en un espejo y no ver una imagen reconocible, sentirse sumiso y por el motivo X no poder serlo en efecto, eso debe de ser mucho peor, sin duda. Ojalá sea algo curable en el tiempo. Por lo positivo que me aportaron cada uno de ellos, así lo deseo, de todo corazón. 

16 comentarios:

  1. Ya me habias asustado!!!
    Yo que leo todas tus entradas.
    Pufff vaya post! Es complicado la verdad, tanto para el ama como para el sumiso. Pero pienso que igual que hay subidas y bajadas en las relaciones hetero.Las hay igual en las femdom.
    Y ese creo que es el principal problema. Los miedos hay que combatirlos con cariño, confianza y experiencia. Pero siempre es dificil. Ademas hay innovar y ser detallista ambas partes, aunque suene raro en femdom. Pero hay que recordar que es una pareja de dos y es imprescindible para continuar.
    Animo tu club de fans te seguimos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cosa de dos, sí, y es curioso que a veces me siento como si yo diera y ME diera más que la otra persona, cosas que pasan. Altibajos, pues también, y cuando no hay un destino más o menos fijado derrapas en cualquier curva.

      Tendré que seguir entonces dando caña por aquí otro rato, vaya, con lo mal que lo paso :P

      PD.- Vienen bien los ánimos ;)

      Eliminar
  2. Querer o poder. Querer y poder.

    Es normal que las ilusiones vayan creciendo en ambas partes y el duelo de las ilusiones es también un duelo y como tal doloroso, más allá de la experiencia que nos hace precavidos. El problema es que para sentir hay que despojarse de las armaduras y uno queda muy expuesto. Para no sufrir hay que conservarlas y el resultado es no sentir.

    Las motivaciones por las que alguien se aleja de una relación, convencional, D/s, femdom, o la que sea están bien desarrolladas en tu entrada, pero en el fondo creo que termina siendo un tema de querer y de poder. No alcanza con sólo querer y no alcanza con sólo poder. También están los autoengaños, de creer que se quiere y de creer que se puede. Finalmente, está en la personalidad de cada uno la manera de enfrentar un alejamiento. Supongo que quienes optan por el “mutis por el foro” son especialmente aquellas personas que temen las reacciones, aunque por supuesto también están aquell@s a quienes no les importa nada de los demás.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay un fondo común a todo tipo de relación, pero en D/s se da la paradoja de que al mismo tiempo es más fácil porque encaja con nuestra forma de sentir y es más complicado porque existe una intensidad mayor (pertenencia, entrega, poder... no son términos suaves).

      No hay receta que valga pero yo me aventuro a estas alturas a dar una (casi) infalible. El cóctel sería entonces: conocerse a un@ mism@ a fondo, no cerrarse a sentir pero con la cautela de no perder la perspectiva, y en resumen, valentía de mirar hacia dentro, hacia la otra persona y hacia el futuro.

      Eliminar
  3. Creo que ha descrito si todos los casos posibles, sí seguramente los más recurrentes.

    Al final lo mejor es tener claro lo que se quiere, priorizar, aclararse internamente. Y una vez se tiene claro, echarle narices al asunto, al que sea, con todos sus pros y con todos sus contras, que siempre habrá placeres y habrá disgustos, descansos y esfuerzos, esperanza y desesperación, sorpresas agradables y también decepciones, pero decidirse:

    Comprometerse con aquello que tienes claro. El miedo al compromiso está bastante extendido, pero al final, el comprometerse con algo, con alguna causa, con un estilo de vida, con una persona o con una familia, ¡o con tus vecinos! te hace levantarte todos los días con algo más de chispa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo tenemos una vida y deberíamos comprometernos con el fin correcto, que es, en mi opinión, lo que tengo en la frase del lateral: "Ser lo que somos, y convertirnos en lo que somos capaces de ser, es la única finalidad de la vida." Todos los hombres son capaces de comprometerse (no hablo de nosotras porque en general no tenemos ese miedo), se comprometen con su equipo de futbol, con su grupo de amigos, con su familia (cuánto enganche infantil existe hacia las madres por poner un solo ejemplo), hasta con su nacionalismo, lo que ocurre es que no están dispuestos a hacer renuncias aunque sea a cambio de una vida mejor. Opino que es cobardía disfrazada de compromiso hacia otros ideales supuestamente heroicos que en el fondo esconden la inercia cómoda de desperdiciar sus vidas en un entorno tóxico que no les deja ser como realmente son. Se aferran al más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer.

      Eliminar
    2. Lema ese, que comparto plenamente con usted. Con tres años yo ya tenía claro qué "iba a ser de mayor", y de hecho, de mayor soy eso que soñaba de niño. Lo que no sabía era el porqué. Y detrás siempre hay un porqué. Ha sido, con el tiempo y el reflexionar sobre las cosas que me gustan, cuando he llegado a un mínimo en común que esas actividades tienen: me gusta "imaginar y crear mundos que otros luego disfruten".

      Llegar a saber eso no se llega en dos días. Pero es muy útil saberlo: sé que disfrutaría perfectamente dedicándome a ser como Steven Speilberg y crear cine, o guiones, sé por qué me gusta escribir (que ya en 1º de BUP tenía algún premio literario a nivel regional), sé por qué me gusta la informática: el diseñar videojuegos u otros programas -que ya hice algunos teniendo apenas 15 años y que he retomado recientemente-, sé por qué me gustaba de niño hacer cómics, sé que disfrutaría también siendo monitor de tiempo libre y pensando y poniendo en acción juegos para los niños y por supuesto por qué me gusta mi profesión, la que elegí - que si no me equivoco, compartimos.-

      Son cosas muy diferentes entre sí pero en cambio tienen ese hilo conductor.

      Pero no siempre es fácil o rápido conocerte en algún aspecto tanto y llegar a racionalizarlo para tener eso: las ideas claras. Se pueden tener intuiciones (como yo tenía) y seguirlas, si te dan la oportunidad.... En mi caso tengo que agradecer (a mi familia y a esta sociedad que tenemos) el haber tenido la oportunidad de alcanzar eso, pero tampoco siempre se da esa circunstancia.

      Como decía Ortega y Gasset: "Yo soy yo y mis circunstancias" Las circunstancias tienen la capacidad de permitirte o no permitirte llegar a desarrollar una parte de tu persona, es decir puedes tener o no tener la oportunidad, aun teniendo las ideas claras. Si se tiene la oportunidad y las ideas las tiene uno claras, merece la pena echarle esfuerzo y quitarse todos los miedos. Pero tiene que darse previamente que se tenga claro y por otra oportunidad para poder aprovecharla.

      Por otra parte las personas somos polifacéticas; bien por genética, bien por propias circunstancias, tenemos una serie de preferencias e inclinaciones más marcadas que otras, pero eso no quita que existan otras... y a falta de oportunidades para desarrollar las más marcadas, pueden desarrollarse otras que también están ahí, y también son parte de ti.

      Eliminar
    3. Según mi "filósofo de cabecera", Bertrand Russell, debemos respetar las circunstancias en tanto en cuanto ellas nos respeten a nosotros:

      "Para ser feliz es imprescindible que nuestro modo de vida se base en nuestros propios impulsos íntimos y no en los gustos y deseos accidentales de los vecinos que nos ha deparado el azar, e incluso de nuestros familiares."

      "No debemos esperar que ninguna persona altere el curso principal de su vida en beneficio de otro individuo."

      Claro que esta última no se aplica a los sumisos, porque su curso casi principal es dedicarse a su Ama ;) Pero vale para otro tipo de relación en que alguien se sacrifica injustamente por personas que accidentalmente son de su entorno. Debería existir una sólida red social para estos casos, pero al estado le va muy bien con el modelo mediterráneo de lazos basados en la abnegación. Se ahorran un pastón en guarderías a base de abuel@s extenuados, o en centros de reinserción a costa de familias al borde del colapso, etc etc Y con los ansiolíticos de esos colchones familiares hasta hacen caja. Negocio redondo. Podría hablar extensamente de lo que opino de las circunstancias, que nos afectan especialmente a las mujeres, pero no procede.

      PD.- Si recuerdas aquel debate del egoísmo significa que me ubicas bien :)

      Eliminar
    4. Interesante personaje Bertrand Russell, no había leído nada de él, aunque sí conocía a uno de sus alumnos (Wittgenstein) sin saber que fue discípulo suyo.

      No siempre las circunstancias vienen sobrevenidas, a veces se buscan. Cada decisión vital, cada compromiso, modifican esas circunstancias. Por eso hay que pensar las cosas antes de hacerlas (aunque tampoco es bueno vivir con miedo constante a los compromisos).

      Por otra parte, lo que define a la persona, son muchos aspectos, no uno solo de su personalidad, de su sexualidad, ... Estoy de acuerdo de que se debe luchar por que el modo de vida se aproxime lo más posible a lo que somos, pero sin caer en un reduccionismo acerca de lo que somos o podemos llegar a ser.
      Por ejemplo yo podría haber sido escritor (y un miembro del jurado, un señor mayor, teniendo yo 16 años me dijo: "¡no lo dejes!"). Pero ¡no hay tiempo para todo! ...-aunque no renuncio a dedicar una parte de mi vida a serlo- ¿qué ocurre? que ese impulso creativo del que hablaba lo tengo más que satisfecho por otros lados...con otras actividades. Se trata de dar prioridades y ordenar un poco el interior de la propia casa para ver qué merece la pena emprender primero, sin dejar de lado lo demás, pero sin perder de vista la proporción de importancia asignada a cada aspecto.

      Eliminar
    5. Una persona puede ser escritor/a sin ganarse la vida con ello. Por aquí yo escribo y colmo esa faceta mía con bastante satisfacción. Se trata de hacer una pirámide con nuestras facetas y ver lo que debe estar en la cúspide. No es reduccionismo anteponer nuestro aspecto afectivo-sexual en el caso de quienes solo podemos sentirnos en plenitud con este modelo de relación, pero sobre todo para los hombres se inculca que esa faceta es algo secundario y que es más importante ser un buen profesional que un buen compañero afectivo, justo lo contrario que inculcan a la mujer. Una vez más escucho el argumento de "soy mucho más que un sumiso". Bien, de eso se trata, me molesta que me vean solo como una Ama, cuando vemos a la persona-sumiso/Ama en conjunto no hay riesgo de no ver todo lo que hay. Un hombre puede tener como prioridad estar con una mujer-Ama sin perder un ápice de todo lo que es, profesión, aficiones y personalidad incluidas. Para eso solo hace falta que se unan dos personas complementarias con el mismo modelo afectivo-sexual. Esto es un modelo de relación tan válido como otro, es cuando se hace un punto y aparte con la D/s cuando se cae en el error de apartarlo de las relaciones normales y naturales siguiendo la dictadura de lo socialmente aceptable.

      Eliminar
    6. Me he debido explicar mal y creo que me ha entendido sólo parcialmente. Cuando hablaba de actuar priorizando, me refería a que cada uno debe saber qué es lo principal para uno. Para mí por ejemplo, cuando buscaba pareja, era prioritario (por encima del que fuera dominante) el que fuera buena persona, el que compartiera ciertas aguas comunes, -en lo afectivo, en lo que se valora, en lo que nos gusta.. para que pudiera haber comunicación y entendimiento mutuo y no fuéramos una pareja donde ambos nos sintiéramos en ocasiones algo solos o poco acompañados o comprendidos por la pareja-, y el que fuera muy inteligente que es algo que siempre me ha atraído de una mujer. Y finalmente buscaba a ser posible la complementariedad perfecta en lo sexual. Como imagino que buscan todos aquellos tanto dominantes como sumisos que lo quieren vivir en pareja con cierta estabilidad.
      Uno sopesa todo ésto cuando conoce gente, consciente o inconscientemente hasta que alguien te llega al corazón y tomas una decisión vital. La complementariedad perfecta no es imposible, pero es difícil: cada uno es de su padre y de su madre, pero se puede buscar a alguien que sintonice con uno, bien armónicamente, bien por contraste, en suficientes puntos como para que la pareja pueda vivir feliz el uno con el otro y ser un proyecto con visos de estabilidad a largo plazo. Quien consiga a alguien que sintonice absolutamente con todo, genial. Y el que no, que al menos en lo que más valore acierte. Lo que sí veo por experiencia es que el sintonizar en ciertos aspectos logra superar la falta de sintonía en otros: sirve para avanzar juntos, estimula la comunicación y la complicidad.

      Eliminar
  4. Señora Ama S,esto lo comenté hace años con una pareja de buenos amigos psiquiatra él,psicóloga ella;complejo de inferioridad e inseguridad que puede ir involucrada o no en el resto de su vida cotidiana como por ejemplo en el trabajo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inseguridad e inmadurez, sobre todo emocional, parece que ahí está el "misterio". Yo quiero creer que tiene cura, por su bien y por el de las mujeres que conozcan en el futuro.
      Un saludo, Lady Fetish.

      Eliminar
  5. Llevo leído todo su blog, porque le sigo, y de vez en cuando le repaso porque es muy gratificante poder leerle, pero creo que este post es el más personal (excluyendo aquel en el que abría el alma de “par en par”, ese en el que confesó haber soltado alguna lágrima al escribir) en el que deja ver su forma de pensar más íntima.
    En este veo a una Ama muy humana, que no esconde los sentimientos. Con este post, creo que quién no sea capaz de ver la persona que hay dentro de Usted siendo Ama, no la verá nunca.
    Obedecer al Ama siempre es gratificante, incluso excitante, es lo que mueve las relaciones DF, y que suene el teléfono y aparezca en pantalla “Ama”, sinceramente no entiendo el inconveniente que tienen muchos. Si no la están engañando, siempre se habla con el Ama para decir el problema que haya surgido para no poder ir o llegar algo más tarde de lo ordenado. Antes de ser aceptado todo es disponibilidad y obediencia, pero después se va enfriando.
    La primera anécdota es surrealista, por el sumiso, no llamar de Usted al Ama por estar en un sitio público, cuando ha sido él quien empieza a llamarla así, ni que estuviera en el Circo del Sol…, pero lo más bochornoso es ponerse rojo cuando entra Usted en su lugar de trabajo y le falta aire. Ahí podría haber soltado todo el despliegue sumiso llamándole de Usted, ser lo más sumiso y amable sin el miedo que le oprimía, pues se dirige a una “clienta”. Precisamente porque no va a ir con el látigo, la naturalidad y entrega se habría hecho más patente en ese momento.
    No entiendo como un sumiso puede estar tan tranquilo con los amigos o en casa rascándose la barriga relajado, y que le llame Ella por algo que necesita o desea y encima le moleste, no lo concibo. El solo hecho de pensar que vas a hacer porque tu Ama te ha ordenado que lo hagas, es más que suficiente para cumplirla con ilusión y hasta ir pensándolo por el camino como un principiante deseando la llamada.
    Una orden es una orden, si viene del Ama es lo mejor que un sumiso puede experimentar, claro que eso es la teoría por lo que leo, pero ya hacer un viaje con el Ama…, más tiempo con Ella para servirla, no veo la desventaja. Si el trabajo te lo impide, supongo que Ella es consecuente con las obligaciones cotidianas, pero ni siquiera llamar…, eso no se hace ni conociendo a una persona de un día.
    ¡Ser sumiso real sin límite de tiempo! Pero si es lo que siempre se lee por donde vayas. Por más vueltas que le doy no veo el inconveniente, de veras.
    El sumiso que Usted retrata, ese que “marca” territorio sabiendo que es él el que pertenece a esa Mujer, sinceramente es estúpido ese comportamiento.
    Entiendo el malestar de las Amas cuando se ven bombardeadas por sumisos que les ofrecen la Luna, la Vía Láctea y hasta las Lágrimas de San Lorenzo, pero luego son como los pueblos de las películas del Oeste, fachada e interior vacio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un post largo y de hecho he quitado la mitad porque iba a dar más detalles de esa historia, pero con el mensaje y las anécdotas queda todo explicado.

      Es que hacen cosas que no harían por no quedar como maleducados delante de cualquier desconocido. Y lo de estar tumbado rascándose la barriga me parece literal, lo grave como dije en algún post no es que prioricen el trabajo y similares obligaciones sino que no me antepongan en su tiempo libre.

      Mala racha dicen... sí, eso queda más digno (o eso creen) que reconocer que esto les viene muy grande. Y consiguen quedar peor que mal, porque con eso me demuestran que no me ven como una PERSONA, comprensiva y humana, que precisamente los va a apoyar en esos momentos. Ahí es donde queda demostrado que pesa más mi "etiqueta" de Ama. ¿Estás mal, tienes una mala racha? Pues con quién mejor te vas a sincerar que con esa mujer a la que pretendes entregarte. Pero claro, lo ven incompatible, en ningún vídeo porno enseñan esas cosas.

      Sin ser una persona de valores ni un hombre caballero educado y atento es imposible la sumisión. Un hombre a medio hacer que solo conoce el femdom por el porno de internet está a años luz de ser sumiso a la hora de la verdad.

      Eliminar
    2. Es triste que alguien que desea ser dominado por una Mujer y lo consigue, después le salga su verdadero sentimiento y sea radicalmente diferente, sea egoísta. Eso que dice Usted de que “hacen cosas que no harían delante de cualquier desconocido” por esa falsa educación, es demoledor para quien siente la Dominación Femenina como algo serio, especialmente para las Amas.
      Me parece muy acertado eso de “anteponer el Ama al tiempo libre”, cualquier persona que quiere a otra, de la forma que sea, está deseando compartir el mayor tiempo posible con Ella, a sus pies o a su lado. ¿Por qué luego se comportan como si el mundo se acabara el mismo día que su Ama necesita que cumpla una orden a ese que juró y perjuró obediencia? Seguramente alguno de esos amigos de los que antepone a su Ama le dejará tirado en algún momento difícil.
      Mala racha; creo que no saben bien lo que es una mala racha cuando lo ponen como excusa para no dar la cara delante de una PERSONA a la que están engañando, y que supuestamente desean tener a su lado o por encima de ellos. Mala racha seguro que lo entienden como no poder comprar el modelo de coche que habían elegido.
      En una etapa mala es dónde se suelen afianzar los compromisos, bien sea entre una mujer y un hombre en una pareja convencional, o entre un Ama y un sumiso. Esos hombres que no son sumisos, solamente aprecian a la mujer cuando es dominante, y no dejan de ser machistas disfrazados que les gusta vivir separados del Ama en su tiempo de ocio en vez de hacer lo que juran necesitar.

      Eliminar

Los comentarios anónimos no se publican.