~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


jueves, 17 de abril de 2014

Chupa y no pares



Hay noticias tan indignantes que lo mejor es tomárselas a broma. Un “lumbreras” dice que habría que terminar con eso del cunnilingus. ¿Razones? Bueno, de carcajada, como digo. Vamos primero con las que se supone que son científicas, para pasar luego a la auténtica: el pobre macho que ve perder sus privilegios patriarcales. Para colmo el besugo, o quien haya montado el artículo, lo ilustra utilizando una de mis imágenes preferidas, de las que tengo ahí en el lateral. Y no es casualidad que se use la foto de un hombre en actitud sumisa, de eso se trata al final como veréis, de combatir por todos los medios que la dominación de la mujer sea algo natural y admitido socialmente.




Un momento que pongo la foto como se merece, y pondré unas cuantas más, por aquello de reivindicar una práctica tan estupenda y saludable.



Ya solo por la ignorancia que demuestra desde la primera frase (el hombre de hoy en día tiene que...), como si el cunnilingus se hubiese inventado antes de ayer, no puede tener credibilidad alguna. Es cierto que todavía muchos piensan automáticamente en el hombre como receptor cuando se habla de sexo oral, pero vaya, creo que esto está ya muy superado en cualquier tipo de relación, las de D/s incluidas, siempre que no sean de postal (ya me extenderé sobre esto).






El pollo esgrime razones higiénicas (cercanía al ano y por tanto a materia fecal... ¿sabe este hombre que existen el agua y el jabón? ¿Y por qué no explica, ya puestos, que el beso negro te lleva a la tumba sin pasar por cuidados intensivos?), médicas (por lo visto el flujo vaginal es capaz hasta de transmitir un resfriado XDDDDD), “lógicas” (si Dios -este debe de ser talibán como mínimo- hubiese querido que el clítoris fuese estimulado directamente lo habría puesto DENTRO de la vagina y no en sus alrededores... Claro, majo, por eso la primera idea de Dios fue meter los testículos en el cerebro, pero luego pensó que a tipos como tú les hacía falta media neurona para iluminar al mundo desde un teclado: “estoy aquí para deciros que esto es un error”, nos dice literalmente... no, qué va, estás ahí para hacer el ridículo y demostrar al mundo que no eres más tonto porque no te entrenas), de “dignidad” (según sus datos -sin citar fuentes porque él lo vale- ni los condones evitan que los restos biológicos del pene queden en la vagina durante muuucho tiempo (¿ein?) y que claro, no mola eso de tener en tu boca los restos de otro hombre que pasase por allí... XDDDDD, que tú eres muy macho, que síiiiiii, que nadie lo pone en duda, ejem), y bueno, el resto de razones que se saca de la manga van en esa línea.



Pero vamos con la otra razón del ataque al cunnilingus, con la real, que es el motivo principal de traer la noticia, aparte de echar unas risas. El tipo este considera hacerle sexo oral a una mujer como una práctica castrante. Ya por ese lado la cosa empieza a tener sentido, desde el punto de vista de un macho asustado por perder la supremacía. En esa línea nos comenta el percebe este que a una mujer, entre gustarle que se lo coman todo hasta convertirse en lesbiana (eso debe de ser malo para la salud según este, seguro), le falta medio telediario, porque oye, si nos sirve una lengua de hombre, lo mismo nos da que sea de una mujer (o de un elefante, que seguro que abarca más, ains...), y que si una mujer se enamora de un hombre por lo bien que usa su lengua (es que somos unas simples que solo nos fijamos en tonterías ejem) no tardará mucho en desenamorarse, porque nosotras debemos enamorarnos de algo mejor, como el pene (“oh te amo, pene, eres lo mejor que me pasó en la vida” XDDD) o la mente (eso lo dirá por los que tienen más de 2 dedos de frente, debería cambiar de ejemplo porque, visto lo visto, él no se iba a comer una rosca hasta el día del Juicio).




Y llegamos a la traca final, al quid de toda la cuestión por la cual nunca, jamás, ningún hombre, con ninguna mujer, debería ceder a lamerle los bajos: QUITA PODER. ¡Ajá!, así que era eso. Dice que para que una relación funcione debe ser el hombre el que domine (jijijiji) y que esa dominación se pierde en el momento en que el hombre se arrodilla (hay otras posturas, ¿eh?, mira que eres corto de miras, ains), hace una reverencia y chupa. (¿Reverencia?... Uy, este parece de los que ven muchos vídeos de sumisos mientras dicen “uy qué antinatural es esto pero qué burro me estoy poniendo").


Claro, me sitúo en su lugar y comprendo que el infeliz se ve menos importante que una ladilla, porque preferir una lengua a un pene es castrante, porque no ser el que domina es castrante, y en definitiva, visto así, el hombre es totalmente prescindible. Lo cual no es cierto, porque si solo buscásemos una lengua usaríamos un vibrador 24 horas al día, y si no existiesen los sumisos, las Amas no tendríamos con quien disfrutar.




Yo espero ansiosa la continuación en plan, 50 razones por las que debes devorar penes durante todos los días de tu vida de hembra. Promete ser más vomitivo que este, que ya es decir.


El planteamiento tampoco es nuevo, ya decía Freud que el orgasmo clitoriano es inmaduro, que una mujer de verdad debe tener orgasmos vaginales. Qué manía con decirnos lo que tenemos que hacer o dejar de hacer, ¡ocupaos de vuestros asuntos, merluzos! Pero claro, no les interesa contar la verdad, porque si el 100% de las mujeres supieran que no necesitan a un hombre para tener orgasmos, muchas ni saldrían de casa. Y lo grave es que haya mujeres que no han tenido un orgasmo en su vida, ni solas ni acompañadas, lo cual es lógico si no saben tenerlos solas. Además, una lengua por sí sola sirve de poco, ni tampoco un hombre sirve, ya que muchos no saben dónde queda el clítoris ni cómo estimularlo en condiciones.




Total, que como el individuo dice que eso hay que evitarlo a toda costa, yo le propongo que se ponga una mordaza hasta para comer, que quien evita la ocasión evita el peligro, y para que entienda la diferencia entre hacer sexo oral y someterse a una mujer, le dedico esto que le puede decir una Ama a su sumiso:


Chupa y no pares hasta que me corra en tu cara, porque te voy a usar para mi placer hasta que me canse, que para eso soy la que manda aquí, ¿entendido?


Menos mal que no lo va a leer, porque no le daría tiempo ni de llegar a urgencias.



16 comentarios:

  1. El sexo oral es maravilloso en su totalidad, y tiene infinidad de posibilidades.

    Y sí, puede tener una carga de dominación-sumición, pero también puede no tenerla.

    Es otra de sus ventajas, que es una práctica tan buena, que siendo quizás la preferida en una relación femdom, también es cada día mas "normal" y habitual en las relaciones vanilla. Veo absurdo que una mujer rechace o incluso no reclame ponerla en práctica de vez en cuando, y veo mas absurdo aun que el machito egoísta y patético de turno se niegue a hacerlo.

    El tío ese, es un retrasado mental, el argumento mas ridículo que da es el de "el chichi está cerca del culo"... Madre mía, pues nada chico, ten sexo soso únicamente haciendo el misionero, y con una cinta en el pelo para no sudar...

    El dibujo de el Romano lamiendo a la patricia es buenísimo, me encanta esa temática de culto al cuerpo de la antiguedad clásica, brazaletes, sandalias, y esos tocados tan femeninos y elegantes que se hacían las mujeres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Él se lo pierde, pobrecito, no da para más.

      Eliminar
  2. El cunnilingus es una de las mejores maneras de honrar a nuestras diosas.

    Saludos señora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En femdom tiene el matiz de entrega y adoración, claro ;)

      Eliminar
  3. Bueno, ya salió el prenda de turno. ¿Respeto sus ideas? No claro, le respeto como persona pero no como humorista. Un hombre en actitud sumisa, ¡qué aberración! no, pues no, es maravilloso. Que tú si no eres sumiso no tienes que ponerte de rodillas hombre, puedes hacer el pino puente si te apetece, que esto es compenetración del binomio Ama/sumiso, y si ésta ordena que se le haga un cunniligus, pues de mil amores y placeres.
    La práctica del cunnilingus es algo del todo maravillosa, el sumiso disfruta por partida doble, la suya y la de ver a su Ama haciéndolo, alma de cántaro.
    El amigo alude a la higiene. Este hombre salta y lo hace sin red; jabón y lagarto higiene segura, ¿o tú comes con los cubiertos sin fregar?
    Según leo dice que es malo porque está cerca del ano. Pero vamos a ver, está ahí de toda la vida no porque un decorador lo haya puesto para que no esté solo. Qué problema hay de que esté cerca del ano. Vamos a ver, quien viene de vacaciones a Madrid se suele pasar por Toledo porque está cerca y es bonito. Es decir, que si yo practico un cunnilingus encantado de ir de “turista” al otro lado. Ésta es la razón de que en mi blog me guste de vez en cuando escribir o poner imágenes a veces un tanto explícitas, porque si habiéndolas la gente se asusta, si no les entran por su retina tiran de rifle.
    Lo del prenda es de estudio; según dice también toca el lesbianismo. Entonces, ¿las lesbianas que practican cunniligus (algo tendrá el agua cuando la bendicen) se transforman en camioneras y aparcan el Volvo en la puerta de casa? Los sumisos que por circunstancias no tenemos Ama, ¿dejamos de serlo? ¡Este hombre se nos va!
    ¡¡¡Que quita poder!!!, JAJAJAJAJAJA, se cree que está jugando al Street Figther.
    Me encanta el matiz que Usted ha utilizado cuando dice; “…y si no existiesen los sumisos, las Amas no tendríamos con QUIEN disfrutar” . Con QUIEN no con “QUÉ”. Eso le demuestra al prenda que las Amas cuando ordenan al sumiso que les practique un cunnilingus, no castra a su sumiso, sino que le hace partícipe de su placer, de un placer más.
    Y al amigo Freud ya le valía, “que el orgasmo critoriano es inmaduro”. Entonces por esa regla de tres, las peras como son verdes nunca maduran.
    PD.
    Maravillosas fotos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el problema, que algunos (o la mayoría de la sociedad, vaya) no entienden que existen otros placeres. Pero cuanto más se intenta reprimir desde un púlpito algo, más ganas dan de llevar la contraria. A mí ha conseguido este que me entren unas ganas locas de.. poner muchas estupendas fotos, como se ha visto :)

      Eliminar
  4. La práctica del sexo oral puede gustar o no, como todas las demás prácticas, y declararse a favor o en contra nada positivo agrega, ya que son gustos personales que a nadie más que a uno mismo deberían interesar. Sucede que el grado de egocentrismo suele ser tan grande que muchas personas creen que el mundo está esperando saber de ellas. Pero fuera de esas pequeñas -o grandes- miserias que todos tenemos en alguna medida, podemos decir que el contagio del papiloma virus en la boca es una posibilidad que de no practicar sexo oral se evitaría, al menos parcialmente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El riesgo que mencionas afecta por igual en felación y en cunnilingus y según expertos en venéreas es la actividad con menos riesgo que existe dentro de la práctica oral, porque el virus del papiloma humano, como está localizado en el área anogenital, al trasladarse a otra mucosa tiene poca capacidad para producir enfermedad, y necesita otros factores desencadenantes como el alcohol y el tabaco.

      Obviamente hay que prevenir y tomar precauciones, pero doy por sentado que se trata de personas sanas y conocidas, y si no se conocen de nada entonces extremar cuidados o evitar ciertas prácticas.

      Más allá de que sean prácticas a gusto personal, como dices, hay un trasfondo social muy fuerte que empuja hacia lo "normal", que es el coito, y que tristemente se vende como el plato fuerte, (sí, opino que está sobrevalorado y que puede llevar a la frustración a ambos sexos por no llegar a un standard), y que la masturbación y el sexo oral son de segunda categoría, y qué curioso, esas dos prácticas son más seguras frente a embarazos y venéreas. También podríamos decir que para evitar el embarazo lo único bueno es evitar el coito. No digo que haya que irse a estos extremos, pero me pregunto cuántas personas simplemente no quieren quedarse con el "plan B" del sexo. Deberíamos darnos cuenta hasta qué punto intentan programarnos desde que nacemos, nadie suele decir eso de "el coito no me va", y aunque así sea no lo reconocerán por miedo a ser el rarito de turno.

      Podría extenderme más, y hablar por ejemplo de lo mayoritario de la felación en el porno (¡incluso en porno femdom se obliga al sumiso a lamer un pene artificial más veces que un sexo real femenino!), pero no creo en ningún caso, a día de hoy, que se trate de preferencias o gustos, porque cuando el falo ocupa el trono del mundo sexual se deja poco margen para que se contemplen siquiera otras alternativas, y si no, pensemos que ocurre exactamente igual con la D/s: ¿cómo podemos hablar de elegir si la mayoría de la sociedad desconoce por completo que existan alternativas?...

      Eliminar
  5. Creo que hay que separar el post, lo de las enfermedades e hygiene o religion es poco creíble y en general debilita su argumento, lo segundo; el postula algo que es muy cierto, casi imposible ganarle a una lesbiana en eso, claro si ella ya ama al sumiso no hay problema, pero de estar indecisa estaría el sumiso en desventaja por sobre la lesbiana (como curiosidad, hasta Ama s se "lamenta" por no ser lesbiana y no tener sumisa).
    Ahora creo que lo que sacó a Ama S de sus cabales es lo que está implícito en el texto, un sumiso no es competencia para una sumisa y como corolario una ama no es rival para un amo. (concuerda perfectamente con la línea argumental que ser sumiso te llevaría a ser gay)
    El problema en todo esto desde mi opinión, es que no hay amor sin sexo, sin atracción sexual ninguna relación va a progresar lo suficiente hasta llegar al amor, he leído bastante del tema y en un punto todos concuerdan, la atracción que ella siente es inversamente proporcional a lo que te conoce (ojo no hablo de cariño o afecto, donde lo lógico es que la proporcionalidad sea directa) y el corolario es que hay que cerrar el trato antes que ella se vaya a buscar suerte a otra parte.
    Posdata: La lógica de Ama S es correcta, de ser tan así los vibradores se venderían como pan caliente, ahora deja una pregunta válida ¿Cómo darle a la mujer algo valioso para que te quiera de pareja?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que me impresiona a veces el nivel de atención que prestáis algunos a lo que escribo, lo cual es de agradecer por contraste con los que me dicen que lo han leído cuando en realidad no han pasado de un par de posts y ya quieren ser mi sumiso. Pero no saques de contexto lo que dije, en el post Supremacia femenina, y que fue literalmente esto:

      "Es una pena que no me apetezca tener sumisa, porque con las pocas que he hablado he tenido una impresión muy positiva y la certeza de que al menos iban a poner todo su empeño en hacer las cosas lo mejor posible."

      No es precisamente que me queje de no ser lesbiana, ni tampoco creo que una lesbiana le gane a un hombre usando la lengua (qué manía tienes con ponerlo todo en clave de competición). Lo hará mejor quien conozca el cuerpo femenino y entienda que no es dar dos lengüetazos.

      No sé qué andarás leyendo sobre cómo llevar a una mujer a la cama (suena justo a esto), aunque luego hablas sobre pareja. Son dos temas distintos. Puedes usar todos los trucos y falsedades que venden por ahí, alguna caerá. Me parece triste pero no es tan complicado si el único objetivo es ese.

      El otro tema, para que te quiera de pareja, me parece preocupante que haya ni que explicarlo. ¿En qué te fijas tú de una mujer para que te interese? ¿Físico? ¿Forma de ser? ¿Aficiones? ¿Opiniones? Piensa en eso y fíjate que ella busque lo mismo. Para mí, la única manera de que un hombre opte a ser mi pareja, aparte de ser sumiso, es que me haga sentir bien, que estemos en sintonía, que me atraiga, y que me de absoluta prioridad. Si no me gusta ni me hace sentir como necesito ni encajamos, no tiene nada que hacer. Pero es que entonces ese hombre (imaginemos que tú estuvieras en esa situación) debería darse cuenta de que es absurdo querer que yo lo aceptase. Pero, claro, puede más el hecho de querer tener a una mujer como sea, incluso pasando por alto que esas dos personas no encajan.

      Varias veces planteas lo mismo a lo largo de tus comentarios, "¿qué debo hacer para que ella me acepte (y vencer de paso al rival masculino)?" Parece que para ti pesa más el hecho de ligar como sea y de ganar una batalla entre machos que llegar a conectar con una mujer de persona a persona. Si es así, siempre estarás frustrado, es una lucha perdida de antemano, porque la pierdes contra ti mismo. Una pareja es tu mejor amiga para empezar. Si te gustan los comics, por poner un ejemplo, puedes buscar una mujer con esa afición, al menos tendrás algo de lo que hablar, no como esas parejas que hablan menos entre ellos que un par de macetas.

      (¿No tengo ganado el cielo por mis consejos, ejem?...)

      Eliminar
    2. Seguro que se lo ha ganado, por mi parte con tanta atención ya estoy en el nirvana de los comentaristas.
      Claro que se ve a millas el interés personal en lo que formulo, concuerdo con lo que dice y por eso aunque no han sido muy largas en general la he pasado bien con mis intentos.
      Pero también es una búsqueda intelectual, aquí con frecuencia los comentaristas se quejan que el sector bedesemero de la d/s hace mucho ruido, pero eso no es ni la mitad del ruido que en el mundo real hace un dominante.
      Pongo un ejemplo: si en su relato femdom, hubiera habido aparte de Nicolás un monje dominante que haya quedado prendado de usted, bueno, lo que imagino es que hubiera pasado su estadía rechazando los avances del desdichado casanova y a pesar de que había tanto potencial para una futura relación el pobre Nicolás hubiera pasado desapercibido.
      Súmele que hay selección natural, si hay en disputa una mujer dominante difícil que un sumiso se exponga emocionalmente a competir contra el dominante y aunque hubiera complementariedad las oportunidades se pierden.
      La verdad quede satisfecho con la respuesta de arriba, siento ser a veces tan repetitivo.

      Eliminar
    3. Es un planteamiento un tanto machista (no te culpo a ti sino al bombardeo social en ese sentido) lo de vernos como las pasivas que esperamos que nos conquiste el macho. Obviamente el dominante va a ser más activo que el sumiso a la hora de ser directos, pero ahí entra en juego lo que buscamos nosotras, ¿o acaso crees que no me rondan hombres dominantes? ¿Y qué hago yo? Pues ignorarlos, porque me interesan menos que una colilla tirada en el suelo.

      Yo espero que al menos te sirva de provecho algunos de los consejos que te doy y que no sea predicar en el desierto.

      Eliminar
  6. Bueno, como estudio, adolece de androcentrismo, y por ello, no tiene asidero científico; lo anterior es que es a la medida de quienes tiene su mente estrecha, básicamente, es solo lógica circular.

    Se nota que quien lo hizo nunca fue capaz de hacer sexo oral porque ninguna mujer lo quiso cerca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa clase de hombres solamente puede atraer a mujeres que confunden misoginia con dominación masculina.

      Eliminar
  7. Vaya Individuo!!
    De donde ha salido jajajaaa, es que me parto de risa. En los tiempos que vivimos.
    No se, si escribe estas cosas para colmar su ansisas de egocentrico, super macho alfa universal... pero no he parado de reirme con tu post. Por como lo has ido describiendo, una delicia vamos!!
    Estoy contigo Ama S. al cien por cien, a mi me encanta el cunilingus tiene una carga erotica super fuerte.
    Es deliciosamente excitante cuando un sumiso hunde su cabeza en la entrepierna de su Ama, mientras ella le guia y le aprieta con sus manos.
    Vamos que el se lo pierde, por ser tan macho.
    Excelente post Ama S. ;)

    ResponderEliminar
  8. Con 14 años me "desvirgué" en eso del cunnilingus (y recibí mi primera lluvia dorada) sin embargo fui virgen (en penetrar a una mujer) hasta los 33 (de hecho una mujer me penetró a mí por primera vez algo antes, con 31). Según este personaje ¡¡yo debo ser muy extraño!!

    Nada mejor que estar bajo las sábanas y entre los muslos de mi mujer, dándole placer ahí. Es grato para ella y lo es para mí, incluso cuando físicamente pueda ser incómodo.

    Cuando además, se convierte en signo de sumisión, asumido por ambas partes el placer se dispara a límites estratosféricos.

    ResponderEliminar

Los comentarios anónimos no se publican.