~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


jueves, 6 de marzo de 2014

Consultas de Amas

A veces me llega algún mensaje de mujeres que se interesan por la Dominación (aleluya, ya cansa que se de por sentado que el 90% de las mujeres en D/s son sumisas) o que están dando sus primeros pasos conociendo sumisos etc y me piden consejo. Antes que nada, no creo que yo tenga el doctorado en el tema aunque algunos me ataquen por ese lado y otros me halaguen por el mismo motivo, y lo único que puedo dar es mi opinión, desde mi experiencia, que es la mía, y que por tanto no tiene por qué servirle a nadie.


Por otra parte, el hecho de que una mujer que se considera dominante o que empieza a descubrir que lo es, o que desea serlo, le pida orientación a otra es un poco contradictorio, porque lo único que podemos hacer es ser nosotras mismas, descubrir qué nos funciona, indagar en lo que deseamos, y a partir de ahí “salir a mundo” y ver si aparece nuestra parte complementaria. Dominar, ante todo, no puede significar someterse, ¿verdad? Pues eso, que no podemos obligarnos a seguir ningún manual para ser la individua estereotipada que quieren ellos, sometiéndonos (recalco otra vez la palabra) a lo que ellos desean.




Hecha la introducción, voy a centrarme en dos consultas en concreto, y las respuestas irán en la línea comentada, porque es el único consejo que puedo dar.


Consulta 1- ¿Puede un switch ser un verdadero sumiso?, ¿o no es de fiar alguien que tan pronto está bajo la fusta como puede usarla?

El tema de los switch es algo que me pilla un poco a contramano. Es decir, a mí en concreto no me interesa una relación con un hombre así, con lo cual ya estoy respondiendo en el fondo. Pero en lo que me quiero centrar es, no en el switch, sino en la mujer que lo acepte a su lado. No dudo que él pueda ser el mejor sumiso cuando se ponga en situación, el problema es que sabes que no será así el 100% del tiempo, y ahí es donde entras tú: ¿podrías ser su sumisa...? Esa es la clave, no se trata de que él sea o no un buen sumiso, sino de que a él le faltará algo, y tú no podrás dárselo. O sí, claro. Tú sabrás.


Consulta 2- Quiero aprender lenguaje de Ama para tratar a mi esclavo.

Este tema me interesa más, así que me extenderé un poco. Bueno, vamos a ver. Un diccionario para esto no existe. Las palabras son las mismas que usamos con los demás, lo único que cambia es el sentido, el tono, la intención. Si lo que me estás preguntando es si debes llamarle puta o perra, o si dudas entre decirle gusano o perro... deja que te diga que te confundes de blog; los topicazos del femdom los tienes pasando tres blogs a la derecha... Yo jamás usaría los dos primeros, por motivos que más o menos he contado pero que detallaré en otro momento, y los otros dos son ya tan típicos que creo que me daría la risa, pero oye, si a ti te pone, llámale como te de la gana, que de eso se trata.


Pero ante todo no te estreses ni sientas la presión de hacer “lo normal como Ama”. Lo único normal es que tú mandas y punto, y él acepta o no, eso es para mí una Ama verdadera. Pero no hay un estándar ni una guía, a no ser que hablemos de protocolo bdsm, que al final se queda en el típico y manido “A sus pies” que te suelta cualquier sumiso porque es la misma frase vacía en plan autómata que le suelta a TODAS las demás Amas que se cruza en el ciberespacio. Y ni siquiera significa que te respete, solo lo dicen porque les entra el calentón en ese momento.


Si lo que quieres es demostrar autoridad mediante el lenguaje, eso no funciona si no tiene una actitud detrás. Si no te lo crees, si no lo sientes, no sirve. La autoridad no se demuestra con cuatro frases. Ni es una pose, porque se nota enseguida. La tienes o no, y se trasluce en tus gestos, en tu forma de estar, de mirar, etc. No la puedes trabajar, solo puedes trabajar la confianza en ti misma y tu autoestima. Como te vea él depende de cómo te veas tú en primer lugar. Da igual que le sueltes “no me desobedezcas puto perro” si él no siente que quiere obedecerte.


La dinámica obediencia-autoridad no es algo que se pueda desglosar y explicar. Surge o no, se tiene o no se tiene, y solo existe entre personas que hacen click en ese sentido, y en muchos otros, porque sin compatibilidad personal lo demás es un teatro. Si todo eso va rodado, solo necesitas decirle “es la última vez que te lo digo, no quiero ni una tontería más, ¿entendido?” y ni siquiera tienes que poner voz de sargento ni pillar una úlcera por los disgustos que te de con sus faltas y errores. Si él necesita que te pongas de mala leche y seas como la tía aquella de tal o cual vídeo porno, entonces dile que se busque a otra que sea su cumplidora de fantasías calenturientas. Pero te digo igual que antes, si a ti te pone ser la más mega borde y ultra dura de la galaxia con él, adelante. Al final se trata de eso: ser tú misma y que él te acepte así.

4 comentarios:

  1. Estoy plenamente de acuerdo con Ama S
    Ahora en mi opinión, lo importante para ella es si el tipo de hombre que sea (dominante, sumiso, switch), es el que la puede hacer feliz, y más importante, si él era así desde el momento en que se conocieron. Si te atrajo por su dominancia y después le descubres una veta sumisa, solo hay dos finales posibles: O te cansas de él (si es que en el fondo es sumiso), o te conviertes en su ama/sumisa (si es que era dominante)
    Ahora, si siempre fue sumiso y te atrajo por factores asociados a la sumisión (detallismo), la verdad tienes el trabajo hecho, solo queda desinhibirte progresivamente y ver hasta donde se llega. Por que te darás cuenta que tu propia naturaleza generará el resultado, por eso hay mujeres que tienen al tipo de rodillas sin que él sea especialmente sumiso, y otras que andan de rodillas tras el tipo sin que él sea especialmente dominante.

    ResponderEliminar
  2. Excelente reflexión Señora.

    Mis respetos.

    ResponderEliminar
  3. Estoy plenamente de acuerdo con el punto 2 que describe Ama S. (también con el 1), puesto que una vez más, recalca las diferencias entre una relación de Dominación / Sumisión, y la realización de prácticas BDSM. Yo llego todavía más lejos, afirmando que las expresiones "Ama" ó "esclavo" tampoco son necesarias en este tipo de relaciones, puesto que no hace falta utilizarlas, para mostrar el impulso y la necesidad de obedecer a una mujer dominante que disfruta percibiendo que su chico está dispuesto a aceptar sus decisiones en una amplia amalgama de situaciones y en diferentes entornos. Mi Señora no suele utilizar la "manida terminología" BDSM, especialmente cuando están presentas otras personas de su confianza, y eso no la hace menos dominante. De hecho, hay muchas situaciones en las que a mí me da vergüenza llamarla "Señora", de modo que me limito a hacer lo que me pide, sin dirigirme a ella de ninguna manera...
    Como dice Ama S., cada persona es un mundo, y cada "Maestrilla tiene su librillo", y tratar de ajustarse a lo viene escrito por ahí, tanto en expresiones como en prácticas, puede suponer más una representación ó un juego que una vivencia.

    ResponderEliminar
  4. sin dedas a veces fantaseamos con amas que tienen todo claro de entrada y no soportamos que puedan dudar y consultar entre ellas. pero pensándolo bien, es solo una infantilidad de nosotros, los sumisos. Aclaro que estoy muy de acuerdo con lo que dice Ama S., que me parece una mujer especatcular, desde ya, por lo menos a través de la palabra. Mando muchos saludos y respetos hacia ella, así como también a tantos sumisos que están en mi misma situación de vulnerabilidad ante Ama S. Pero ella es inefable. Ya demostrará su poder.

    ResponderEliminar

Los comentarios anónimos no se publican.