~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


domingo, 29 de septiembre de 2013

La madrastra femdom

Más de uno habrá fantaseado con la madrastra de Blancanieves, por aquello de que le ponen más las malvadas que las tiernas (cuando se encuentran a una que es ambas cosas a la vez supongo que les entra el cortocircuito), y en este caso van más allá y nos presentan esa versión del cuento de manera explícita, con una Maribel Verdú en plan dominatrix de manual, perro humano incluido.


video



video

viernes, 27 de septiembre de 2013

Bedese... ¡¿qué?!



Como puede quedar algo perdido entre los comentarios de entradas antiguas, voy a copiar aquí el enlace y mi comentario de un post que alguien dejó por algún rincón de mi blog.


La historia es parecida a otras en las que un hombre descubre que existe la sumisión y que además le tira eso, aunque con las particularidades que veréis al leerlo. Aparte del consejo que yo pueda dar en estos casos, y que no sé si le servirá a alguien, reproduzco el texto porque es muy curiosa esa parte en la que este hombre parece haber escuchado las siglas bdsm por primera vez en su vida.


La cosa no es tan rara, una vez escuché una encuesta radiofónica en la que preguntaban por la calle y casi todos respondían lo mismo... “¿qué... bedesequé?”. Y claro, a los que estamos familiarizados con la palabra nos choca, no solo que no sea algo aceptado, sino que ni siquiera se conozca su existencia. Si acaso lo relacionan con el sado y poco más.


Ya retomaré el tema D/s y sociedad. De momento aquí dejo esto, como digo, por si a alguien le sirve o por si se encuentra en esa situación y quiere intercambiar impresiones con esta persona. (Esto hace méritos para el cielo de las Amas, ¿no? :P)


Hola a tod@s, mi nombre es Albert, que hago aqui escribiendo? la verdad es que ni tan siquiera lo se yo, es muy probable que después de estar escribiendo un rato, acabe por darle a la crucecita y acabe todo como empezó..... en nada.
La razón por la que me he decidido a escribir , no es mas que fruto de mis sentimientos, de lo que atraviesa por estos momentos mi mente, si,  hablo del tema BDSM, bondage, sumisión, etc... un tema en el que no estoy muy puesto, pero que, por  debidas  circunstancias, esta acaparando más mi atención de lo que yo pensaba. Todo viene a raiz de una experiencia reciente con mi pareja, cuando parece que todo va perfecto, pam...... aparece el BDSM por medio... BDSM ?' que es eso ? que a mi pareja le gusta que la aten, le venden los ojos y la sometan a cosas que nuca ella me ha pedido ?? no entiendo nada... ya no me quiere ? necesita algo que yo no le puedo dar ? Mi vida ha dado un pequeño vuelco... por no decir un vuelco total en relación con mi pareja, una vez disipado ese rencor, esa mala leche de saber que a tus espaldas ha estado hablando con otros hombres de cosas que......... ahora que lo pienso probablemente tambien me gustaria hacerselo yo , pero ... que ironía, tambien me gustaria que me las hiciera ella a mi, tengo un lio mental sexual que en más de una noche no me deja dormir.
En resumidas cuentas, y utilizando términos del género, mi mujer se decanta por la sumisión y por desgracia yo también, eso no quiere decir que nuestras relaciones no sean satisfactorias, pero una vez que chafardeas un poco este mundillo, parece como...... si te faltara algo, yo mismo de un par de semanas para aqui, he tenido fantasias de estar sometido por una ama, no humillado, creo que hay mucha diferencia, pero si entregado al 100% a ella y eso me ha sacado sensaciones que desde siempre supongo han estado encerradas en lo más profundo de mi. No creo que sea la unica persona a la que le haya pasado esto, yo personalmente estoy intentando llegar a alguna conclusión y es por eso que estoy aqui dandole a la tecla. Supongo habra gente que intuya que es lo que nos esta pasando..... yo de momento aún no lo se.



Hola, podría responder a tu link en mi blog con otro, pero te ampliaré mi opinión. El link es este:
http://amabuscasumisoverdadero.blogspot.com.es/2012/04/introducir-la-pareja-en-la-dominacion.html
En tu caso el tema se complica porque ella es sumisa. En mi blog hablo de dominación de la mujer sobre el hombre y no solo en un contexto sexual, por lo que no te servirá todo lo que leas allí.

Pero de información sobre BDSM como juego está la red llena, como verás la mayoría sobre amo/sumisa, por desgracia. No sé si tu pareja se ha apuntado a una cierta moda que hay a raíz de libros como 50 sombras de Grey o si eso ha salido a la luz ahora. En cualquier caso es muy sano plantearse qué nos gusta en el sexo más allá de lo que nos imponen como normal o convencional, y por amor se puede intentar complacer a otra persona, si la otra persona te complace a ti también, claro.

Tal vez te gusten ambos roles, de amo y sumiso, y a ella igual cuando lo pruebe. Es cuestión de informaros y hablar con sinceridad, algo que parece que ya ha ocurrido por su parte. Y sobre todo yo que tú no pensaría que mi pareja no me quiere.

Me extendería más pero creo que lo fundamental de mi opinión ya te la he dado.

Ánimo y suerte.

martes, 24 de septiembre de 2013

¿Quién es Ama S.?


Hoy me voy a apuntar a la moda que circula por los blogs de responder preguntas, pero como prefiero elegirlas yo, será una auto-entrevista con un sumiso imaginario. No soltaré chorradas como “soy amiga de mis amigos” (leñe, no voy a ser enemiga de mis amigos y amiga de mis enemigos, ¿no?). Bueno, allá voy.




-Ama S., ¿podría por favor salir un poco de las sombras y darnos algún dato acerca de la mujer que hay tras el nick?
Antes muerta.

-Vaya, esperaba algo más de colaboración.
Era broma, a eso vengo, a despejar brumas.

-Entonces, decida usted lo que quiere contarnos.
¿Ves? Eso está mejor. Pues despejaré una de las dudas que más se repiten, pero no del todo, que esto (el ciberespacio) está lleno de perturbados acosadores y no es plan de ponerlo fácil. Pregúntame dónde vivo.

-¿Dónde vive usted, si es tan amable de decirlo?
Vivo en mi casa, que a pesar de que 9 de cada 10 den por sentado que está en Madrid o Barcelona, no es el caso. Estoy más en la periferia, pero no en la última aldea del país precisamente.

-¿Cómo es usted físicamente?
Un pibón :P Mira, eso solo lo sabrá quien se gane el privilegio de conocerme en persona. Pero no pongo foto, locos aparte como digo, porque prefiero que me valoren más allá de mi belleza, aunque para gustos los colores, obviamente.

-¿Tiene alguna anécdota especial en su recorrido bloguero?
¿Buena o mala dices...? Bueno, esa pregunta se responde sola si lees el blog de pe a pa, comentarios incluidos, aunque lo más “jugoso” queda en la parte subterránea que no se ve (privados, cruce de datos con otros blogs, etc). Habría que hacer un blog-B para recogerlas todas.

-¿Y qué tal la búsqueda del título?
A ti te lo voy a contar...

-Jo, me muero por saber alguna pincelada.
He dicho que no y es que no.

-Tal vez estoy haciendo la pregunta equivocada, me temo.
Podría ser.

-¿Podría decirnos qué dificultades encuentra a la hora de conocer a ese sumiso especial?
Esa pregunta no está mal. De hecho me alegra que la hagas. Pues verás. Aparte del tema periferia, si dejamos a un lado falta de afinidad, falsedad de sumisos que no lo son más allá del calentón, mentirosos compulsivos, tarados mentales, pusilánimes que no priorizan al Ama de sus sueños cuando al fin el cielo o el infierno escucha sus plegarias... ¿qué queda? Pues no queda nada, la nada más absoluta. Pero mientras haya vida hay esperanza, ¿no?

-En estos dos años habrá recibido trillones de mensajes de sumisos ardiendo en deseos de arrastrarse a sus pies, ¿verdad?
Mmm, tal vez los mensajes entran en un agujero negro, porque a mí no me llega ni el 1 por mil de lo que indica el contador de las visitas.

-¡Me deja helado!
Ya te digo. La estadística es esa. Luego réstale el grupo de los casados que no se molestan en leer que los quiero de la galaxia para afuera, los espabilados que aterrizan y van de cabeza a soltar el mismo copia-pega que les dejan a otras, los que buscan sesiones, etc etc etc, y la cifra puede ser de 1 cada 100 a los que no les sacaría el crucifijo mientras digo vade retro.

-¿Cual es su mejor virtud?
El perfeccionismo.

-¿Y su peor defecto?
El perfeccionismo.

-¿Qué cosas le sacan de quicio en un sumiso?
Que me intente presionar de manera directa o sutil, que me mienta, que no tenga sangre en las venas, que me intente dar gato por liebre, que solo vea a Ama S. cuando me mira a mí. Hay muchas más, pero esas son las peores.

-¿Qué la hace feliz?
Para mí la felicidad es la ausencia de preocupaciones, por lo demás, me hacen feliz los pequeños grandes placeres de la vida.

-¿Cree que es posible amoldar a un sumiso imperfecto?
Depende de si la imperfección procede de su falta de experiencia como sumiso o de su personalidad. Por ejemplo, el único vicio que querría ver en mi sumiso es el femdom. Si tiene otros, deberá sustituirlos por ese. Si no es capaz, no me sirve.
Cambiar el nivel de sumisión es posible, si él está dispuesto, claro, pero cambiar a una persona es una tarea agotadora y una batalla perdida de antemano.

-¿Cuál es su lema?
Querer es poder.

-¿Qué le desagrada más, en general, de la humanidad en conjunto?
Las injusticias y el nivel de conformismo con ellas, la falta de empatía, que es la base de todos los males, y la costumbre generalizada de vivir de afuera hacia dentro en vez de hacerlo al revés, lo que lleva a tener una existencia en la que es más importante tener, aparentar, pasar ciclos que ser un@ mism@ y no estar en lucha constante contigo mism@ y con los demás en una carrera en círculos que no lleva a ninguna parte.


Y lo dejo ya, que me estoy poniendo muy profunda...

sábado, 21 de septiembre de 2013

¿Fetichista o algo más?


Christian Louboutin, para los que no lo conozcan, es un diseñador de zapatos, además de fetichista confeso, llegando a declarar textualmente en una ocasión que sus zapatos son objetos de culto que llaman al ritual. No sé a qué clase de ritual se refiere, pero cuando vi las fotos de su hiperbólica mansión me llamó la atención algo que nos puede dar pista de la clase de ritos que le gustan al señor este.


Ya digo, no sé si es fetichista o algo más, porque esa cama parece sospechosamente adecuada para atarlo de pies y manos, o será que mi imaginación distorsiona hasta el más inocente e inofensivo objeto...

miércoles, 18 de septiembre de 2013

Gracias por el premio



Estas cosas hacen ilusión, la verdad. Además llega en un momento, tras dos años de blog, en que a veces pienso que ya he escrito suficiente, así que agradezco a acabdsm el detalle, y a Ama Isthar el haber propuesto mi post. También aprovecho para recomendar otro post nominado, con el que me consta que estuvo la votación reñida (lo ideal es no ver esto como una competición, no se trata de ganar sino de compartir nuestros pensamientos y saber que vosotros estáis al otro lado), acerca de la autoridad no basada en amedrentar, pero mejor lo veis entero aquí. Ese tema tan interesante lo tengo yo en la lista de mis posts pendientes, así que mientras tenga cosas que decir, por aquí me encontraréis ;)

Gracias.

sábado, 14 de septiembre de 2013

Labios compartidos

En esta canción el chico no se aclara si le gusta compartir a la moza o no, pero aparte de hacer las delicias de los sumisos busca-cuernos (no sé porqué le siguen llamando así cuando son consentidos), la historia tiene cosas interesantes vistas en clave femdom, y el protagonista del vídeo también tiene pinta de dócil. En cuanto a ella... bueno, es lo que alguno, a falta de Ama de verdad, podría confundir con una, pero lamento decir que muchas de esas ni saben lo que es dominar ni lo disfrutan. Pero eso merece post aparte.


Amor mío, si estoy debajo del vaivén de tus piernas,
Si estoy hundido en un vaivén de caderas
Esto es el cielo, mi cielo
Amor fugado, me tomas,
Me dejas, me exprimes,
Y me tiras a un lado

Te vas a otro cielo y regresas como los colibrís
Me tienes como un perro a tus pies

Otra vez mi boca insensata, vuelve a caer en tu piel,
Vuelve a mí tu boca y provoca,
Vuelvo a caer en tus pechos, en tu par de pies

Te amo con toda mi fe sin medidas,
Tus labios tienen el control


video

martes, 10 de septiembre de 2013

Al final de la escalera



Hoy le copio el post a Inferior. Me picó la curiosidad y vi una película que tal vez vi antes pero que no recordaba, y desde luego lo que no recordaba era ver a Marlon Brando en el papel sumiso que sugiere la escena. De hecho la escena tampoco se corresponde con la película, no sé si era una versión desechada o una foto promocional, porque parecen los mismos actores pero con otro atuendo, el caso es que mientras me saca de dudas algún cinéfilo redomado, traigo la escena en cuestión. 

No es lo que parece, como sospechaba, pues él se hace el cordero degollado para que ella lo perdone por haberla maltratado, pero en fin, si lo aislamos del resto tenemos un momentazo femdom en toda regla, con Ella descendiendo por la escalera hasta llegar a un desconsolado y dócil Brando que se arrodilla y se deja arañar la espalda como en esta otra escena que traje por aquí. No digo que me gusten los sumisos llorones, pero sí los sensibles que no esconden lo que sienten. Aquí queda esto.



video

sábado, 7 de septiembre de 2013

Sumisión no es pasividad

O no debería serlo, en mi opinión. Porque una cosa es dejar las riendas de la relación en manos de la mujer y otra muy distinta esa actitud de “tumbarse a la bartola y que aquí me las den todas”. Entre los sumisos que no me interesan están los que se toman la sumisión como una especie de jacuzzi relajante para compensar su vida de macho alfa dominante de cara a la galería. Es un buen ejemplo de lo que quiero decir. Esa clase de sumisión nace de la comodidad, de la pereza, incluso del egoísmo. El sumiso puede, y debe, proponer, y ya luego atenerse a lo que le ordene su Ama. Llega a ser irritante toda esa colección de peticiones enmascaradas de entrega, tales como: “¿qué quiere hacerme ahora? (ah, pero, ¿esto no va de lo que tú haces por mí?, ejem), “¿quiere insultarme para desahogarse?" (¿me notas estresada acaso?), “me estoy portando mal, ¿verdad?, merezco un castigo" (mereces que te ignore hasta que aprendas a no buscar el castigo adrede), etc.

Una vez explicado a qué me refiero con la no-pasividad mal entendida, sigo con otros casos de pasividad que tampoco me interesan.

Al principio, -y cuando lean esto mis compis Amas empezarán a mover la cabeza como en un concierto de rock, asintiendo sin parar-, el sumiso alcanza la estratosfera, todo es un mega-ímpetu y un subidón como si en vez de estar contigo se hubiera inyectado tu persona en sus venas. Pero después, igual de rápido bajan de bruces al suelo, por uno de estos dos motivos:

-piensan que no se va a concretar lo vuestro o no será duradero, así que toman la actitud pasiva de no luchar por evitarlo, y se produce la paradoja de que ellos no luchan, vemos que no luchan, perdemos interés, y acaban siendo ellos solitos los que nos pierden

-piensan que ya te tienen en el bote de manera definitiva y caen en la actitud pasiva de relajarse y comportarse con menos eficacia que antes, pasando por alto que este tipo de relaciones funcionan (cuando funcionan, claro) por ese permanente estado de “estás casi ahí pero ahora te dejo con las ganas, porque así lo aprecias más la próxima vez”, y eso se aplica tanto al tease and denial como a cualquier aspecto de la relación


Así que, para mi gusto, sumiso sí, pero pánfilo pasivo cómodo no, para nada en absoluto. Un hombre (sumiso) que no lucha por mí no es el hombre que quiero en mi vida, y uno que no se esmera en reconquistar su sitio cada día, tampoco.

miércoles, 4 de septiembre de 2013

A la busca del Ama perdida




Voy a hacer una excepción en cuanto a la confidencialidad de los que me escriben (consultas aparte) para responder por aquí a dos mensajes. Uno de ellos tiene el título del post y su breve contenido es el siguiente:

¿Es posible encontrar esa relación en que todo encaja como un guante hecho a medida?

Me parece que, más que una consulta, es una reflexión en voz alta, o una pregunta retórica en la que solo cabe la respuesta negativa. Tal vez me equivoque, pero no puedo evitar leerla en tono de incredulidad o desesperación. (Por cierto, estimado remitente, no busques tu comentario en esa entrada antigua, no publico mensajes de búsqueda de Ama o sumiso, ya hay sitios de contactos por ahí, no creo que nadie vaya a venir a buscarte aquí por dejar la frase “busco Ama”).

Entonces, ¿qué opino de esa pregunta? Pues la respuesta es clara. NO. Esa relación en la que todo encaja a la perfección no creo que haya existido desde que el mundo es mundo ni existirá en lo que le quede a la humanidad. Somos seres humanos llenos de aristas, no amebas sin forma que se ajustan a lo que les echen. Si buscamos a alguien así nos puede pasar como a estas amigas:


Mujeres esperando al hombre perfecto

¿Qué hacemos entonces buscando Ama o sumiso? ¿Buscar un unicornio azul? Pues no, hacemos lo mismo que cuando buscamos coche, casa o un jersey. Eliges entre la oferta existente (crear un sumiso-robot a medida no es posible y perdería la gracia), sopesas pros y contras, miras si encajáis mutuamente, y a partir de ahí te habitúas hasta que te sientes cómod@. Y si no te acabas de encontrar cómod@ es porque te estás conformando, que es distinto, así que pasas a tunear el coche, hacer reforma en la casa o le ajustas las costuras al jersey. Si no es posible cambiar nada, vuelves a buscar.


Vale, menuda chorrada obvia acabo de soltar. Pero es que no me canso de decir que siempre falla lo más básico y evidente en estas relaciones, que es ni más ni menos que olvidar que se trata de personas. Por eso a mí no me sirve un sumiso a secas si no me atrae como hombre/persona y por eso muchos jamás encuentran Ama porque no son capaces de ver más allá de esa etiqueta. Si buscan a una como la de la foto, se decepcionan si el látigo que usa ella es otro que está instalado en su cerebro.


Y esto me lleva al mensaje número dos. No lo voy a reproducir porque mensajes así se repiten mucho y esto me va a servir para que se den por respondidos todos los que van en esa línea. Son textos educados y breves, lo cual es de agradecer, pero dejan la impresión de ser unos copia-pega que mandan a toda Ama que se cruce en su camino, porque aunque digan que han leído el blog no lo demuestran, ya que en un par de frases sueltan algo que no encaja con mi visión del tema (¿dónde he dicho que sea una experta en bdsm?... ni me interesa serlo, oye), o les falta decir en concreto por qué YO soy el objetivo de su interés.


Así que si me preguntas si busco un sumiso como tú, espera que saco la bola de cristal si esa es la única descripción que me das acerca de tu sumisión, porque hasta donde yo sé solo eres un sumiso en busca de Ama, y eso es como salir a la calle e ir preguntando a todas las mujeres que te encuentres “oye, ¿buscas un hombre? Porque resulta que yo busco a una mujer”. Si encima buscas Ama para relación estable es como si te tomas un café con una chica y le hablas de matrimonio ese día. Tendría hasta gracia si no fuera tan triste.


Creo que todo ese grupo de sumisos en busca de Ama se quedan a nivel de sesiones, aunque sean de manera estable y continuada. De otra forma no se entiende esa maniobra de aproximación, que además suele caer en la chirriante democracia de no soltar un solo dato hasta que no le des hasta tus antecedentes penales, en plan “háblame de ti que luego prometo hablarte de mí”. Wow, tanta generosidad me abruma.


Ah, y otro detalle que no falta, ya que estoy al final del post, es la manera de cerrar los mensajes: “Besos”. Qué manía esa moda de algunos de pillar confianzas para unas cosas pero no para soltar prenda de su vida, y en lanzar besos y carantoñas cibernéticas. Seré muy rarita, pero yo solo envío y doy besos cuando los siento y a alguien que conozco más allá del teclado, que al final tanto cariño artificial solo consigue devaluar el que es verdadero.

domingo, 1 de septiembre de 2013

El ritmo de la sumisión

La vida, por lo general, es muy estresante para todos. Tenemos que hacer malabarismos para llegar a todo, pero eso que repetimos tanto de “no tener tiempo” en realidad significa “esto no es prioritario para dedicarle mi tiempo”. Si desde el principio tu sumiso o candidato te pone la excusa del tiempo o te dice flagrantemente que prefiere hacer otras cosas antes que conocerte, alégrate, porque te evita perder el tiempo en darle una oportunidad.


Pero pasemos a la fase siguiente. Ya parece que encajáis y aquello progresa. Ajustarse mutuamente en eso del ritmo de la relación lleva tiempo, pero ojo, una cosa es que tenga que amoldarse a una situación novedosa como es tener Ama, tal vez por primera vez en su vida, y otra que lo haga a su manera. Ya dije que algunos no te dan prioridad ni en su tiempo de ocio, así que una manera de poner a prueba su interés es aprovechar esas ocasiones en las que él planifica su diversión y te propone algo así como jugar al parchís ahora porque luego se va con sus amigotes. Aunque te apetezca, dile que si quiere jugar, tendrá que ser cuando tú decidas. A veces nos tenemos que conformar con las migajas que nos da un sumiso que se entrega a medias a falta de algo mejor, porque una no es de piedra y para hacer tiempo mientras aparece EL, así con mayúsculas, y eso tampoco está mal, siempre que no pierdas el norte y confundas una partida con el gran campeonato de tu vida.


Algunos están casados por la iglesia o el juzgado y otros también lo están... con su trabajo, con su entorno, incluso con ellos mismos. Y solo se puede pertenecer a una Ama si eres libre, de ataduras externas e internas.


Pero imaginemos que nuestro sumiso está realmente el pobre desbordado por las circunstancias, algo relativamente fácil dada esa incapacidad masculina de hacer más de una tarea simultánea. ¿Dónde queda la relación D/s en esos momentos? ¿Es posible seguir sintiendo que te pertenece? Veamos.


Querer es poder, se suele decir, y la voluntad en esto es el 90%. Una vez que el sumiso siente/desea someterse y el Ama siente/desea someterlo, ya está medio camino andado. El problema es cuando ese punto de partida falla, cuando ves que él se “desinfla” de esos deseos casi infinitos que muestran algunos al principio acerca de entregarte su alma, corazón y vida. Si antes se iba con cargo de conciencia a dormir porque le esperaba una jornada laboral intensa, luego le basta un simple “me voy a dormir, adiós”, y notas que se te escurre entre los dedos, cuando además tú no has cambiado en ese tiempo.


Supongamos que eso no ocurre, y los deseos de someterse y dominar están intactos. Lo siguiente es buscar la manera de que NADA interfiera en ese lazo que os une y que todas esas interferencias se compatibilicen y no sean en el fondo una excusa para marcar distancia y hacer las cosas a su ritmo, que es lo que puede ocurrir por motivos diversos: miedo a afianzar algo que les viene grande, no tener que renunciar a nada para tener Ama, darse cuenta de que no sois tan compatibles como parecía pero no querer perder ese “menos es nada”, etc.


Maneras de mantener la llama viva y la conexión a prueba de bombas hay muchas, ya cada cual tiene que buscar la que le funciona mejor. Un minuto lo tiene cualquiera a no ser que esté en mitad de una operación a corazón abierto, ya sea como paciente o de cirujano, y si le das libertad a tu sumiso para que vaya a evadirse con sus amigos (no a evadirse de ti, eso sería motivo de ruptura inmediata), debe tener claro que:
-va porque le das permiso tú
-se trata de una “libertad controlada”, con margenes de tiempo marcados por ti
-salir no significa desaparecer, debe estar siempre localizable, y pedirle que aporte pruebas, lejos de ser un control por desconfianza (si hay desconfianza, apaga y vámonos) sirve por el contrario para alimentar el morbo de sentir la D/s las 24 horas aunque no haya presencia física
-no eres su vicio secreto inconfesable, de manera que si oculta tu existencia ante sus amigos ve haciéndote a la idea de que está “casado” con ellos. Lo ideal es que pueda hablarlo tranquilamente, pero ya que no estamos en ese futuro utópico de normalización social, al menos debería referirse a ti como “alguien muy especial e importante en mi vida” o en vez de “muy”, “la más”.


Las nuevas tecnologías abren un mundo de posibilidades a la hora de controlar y hacer sentir tu dominio las 24 horas, pero claro, si es de los que se declaran insumisos tecnológicos, plantéate que tal vez sea insumiso contigo a secas.


En definitiva, en esto del ritmo, todo lo que no avanza, retrocede, o se estanca y se pudre como el agua estancada. Lo mejor en estos casos es fluir y dejar que fluya el sumiso, a ver si el agua le lleva a tu puerto o se lo lleva la corriente bien lejos.