~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


martes, 26 de noviembre de 2013

Machismo en la RAE


En cierta parte de mi novela tuve la dificultad de encontrar palabras degradantes dirigidas a un hombre. Y no solo ocurre al escribir, es que no hay manera de humillar “en condiciones” a un hombre si salimos de perro o gusano, porque ya puto suena a que lo ensalzas. No vale lo de zorro ni guarro (parece que le dices que no conoce el jabón) y lo de perro va más por el lado de compararlo con el animal que con el sentido peyorativo del término femenino. Podéis hacer la prueba, en la RAE, zorra equivale a prostituta, y perra... ¡también! Para más inri, zorro es un hombre astuto y taimado, y zorra, aparte de prostituta, significa astuta y solapada. O sea, que si te llaman zorra, hay poco margen de duda, te insultan sí o sí, porque te pueden decir astuta pero, eso sí, haciendo las cosas de manera miserable por detrás. Pero ahora viene lo mejor (o lo peor): zorrón es el aumentativo de zorra como sinónimo de prostituta.


El caso es que esto lo traigo a colación por dos motivos. El primero es una noticia sobre las acepciones arcaico-machistas que serán eliminadas o puestas en desuso en la nueva edición. No tiene desperdicio, y eso que no entran en el tema zorra/zorro.


Huérfano. Dicho de una persona de menor edad: a quien se le han muerto el padre y la madre o uno de los dos, especialmente el padre.
Claro, la cosa es más grave si te falta un elemento masculino en tu vida...


Gozar. Conocer carnalmente a una mujer.
Es que conocer carnalmente a un hombre no se goza, se sufre, ¿no? O se refieren a que con que disfrute el hombre, todos contentos. (Joer, parecen guionistas de porno).


Cocinilla. Hombre que se entromete en cosas, especialmente domésticas, que no son de su incumbencia.
Jajaja, los sumisos domésticos al paredón, ale...


Periquear. Dicho de una mujer: disfrutar de excesiva libertad.
Sí sí sí... ¿adónde vamos a ir a parar? Libertad y mujer no deberían ir en la misma frase.


Hombre. Individuo que tiene las cualidades consideradas varoniles por excelencia, como el valor y la firmeza.
Entonces, si eres una “individua” valiente y firme, ¿ya eres un hombre? Qué cosas...


Mujer. Que tiene las cualidades consideradas femeninas por excelencia.
Esto hará las delicias de los sissy. Ya con tener esas cualidades te vuelves mujer. ¿Y cuáles son? Salgamos de dudas:


Femenino. Débil, endeble.


Por contraste los hombres deben ser:


Masculino. Varonil, enérgico.
Ajá, todas enclenques y ellos boxeadores. Y ojo, muy varoniles, muy machos, nada de mariconadas.


Padre. Varón o macho que ha engendrado. / Cabeza de una descendencia, familia o pueblo. / Padre de familia: jefe de una familia aunque no tenga hijos.
Jaja, de traca... JEFE aunque no tenga hijos. El caso es que un tío mande, como Dios manda, valga la redundancia.


Madre. Hembra que ha parido. / Madre de familia: mujer casada o viuda, cabeza de su casa.
Sí sí, la cabeza, pero el brazo ejecutor es cualquier varón que ande cerca, que no queremos conflictos con la definición anterior.


En fin, si te ríes hasta de tu propia sombra la vida puede ser muy divertida... Pero el tema es más serio de lo que parece. Lo que no se nombra, o se nombra mal, no existe o toma otro nivel. Yo a veces he escrito por aquí “hijo del gran puto” por aquello de hacer un poco de campaña para la causa.


Pasando al motivo dos de este post, comento que es una avanzadilla para el tema del machismo en el femdom. Leyendo lo de arriba hasta podría estar justificado que se use tanto por ahí lo de puta y perra dedicado al sumiso, pero... A mí me da una grima que ni te cuento. Ya me extenderé en su momento, voy a ver si hay algún redactor de la RAE cerca para contarle mis sugerencias mientras lo ato “femenina y débilmente” al primer poste que pille...

30 comentarios:

  1. Buenas tardes Señora,

    Lo primero darle la enhorabuena por su blog, no lo he leido en profundidad aun,pero va a ser cuestion de poco tiempo... lo segundo agradecerla su dedicacion al mismo y felicitarla por su estilo, personalidad y valentia; tambien animarla con su novela, ya que leído su primer capitulo me quede con las ganas de saber como continuria..... seguire muy atento el proceso de publicacion, espero que pronto se solucionen esos vergonzosos problemas de vocabularios machista, mejor dicho el fin de todo machismo.

    A sus pies
    para servirla, Señora

    ResponderEliminar
  2. Fantástico, me he reído más con las definiciones que con un monólogo.

    Puede atar a un poste al redactor si le excita y se deja; si se entrega voluntariamente. En cambio, al revés, podría hacerlo por las buenas o por las malas :-)

    ResponderEliminar
  3. Sugiero, más allá de pedir un asiento con tu letra en la Academia, te concedan el trono del abecedario :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uhm, trono... ¿Como una Reina? Me podría sacrificar y aceptarlo :D

      Eliminar
  4. Buenas.

    La verdad es que los ejemplos son sangrantes... Pero no sé, el lenguaje es un constructo social, lo que quiere decir que, más que cambiar el diccionario, creo yo que habría que educar y concienciar, con el fin de erradicar esas ideas preconcebidas, inconscientes, que están detrás de esos significados machistas. De hecho, no tengo claro que la RAE pueda adelantarse a la sociedad. Es la sociedad la que hace evolucionar el lenguaje, y la RAE, normalmente rezagada, no hace sino fijar esos usos nuevos.

    En fin, si algo deja claro su posts es que hay mucho por hacer. De hecho, el otro día pensé en algo parecido mientras iba en el tren. Pusieron una película en la que en una escena, de lo más típica por otra parte, el protagonista estaba en la cama con una mujer, en plan sumisa. Quizás en otro momento no me habría dado cuenta, pero después de un fin de semana en el que pensé mucho en temas de Dominación Femenina, me percaté de lo habituados que estamos todos a ver actuar a la mujer de forma sumisa frente al hombre. Esa escena no escandaliza hoy a nadie, se ve como algo normal, mientras que la contraria a muchos chocaría, sorprendería y hasta podría causar rechazo o fascinación intensas. Esto es lo que debería(mos) cambiar.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En nuestras manos (hablo del planeta entero) está el cambiar las cosas, pero se perpetúan los estereotipos de una generación a otra. Ahora que se avecina la avalancha navideña, los niños deberían hacer campaña familiar para recibir un juego de cocinitas.

      Eliminar
    2. Yo con 5 añitos le pedí una cocinita a mi madre, y siempre he sido un hombre masculino, muy macho, hetero y normal. Luego de jugar con mi cocinita, cogía mi espada y me iba por ahí a "matar sarracenos", y por supuesto a proteger a mi princesita imaginaria, que era una especie de Rapunzel o lady Godiva... quizás lo uno y lo otro estaban relacionados y ya me veía siendo el caballero sumiso de mi princesa y preparándole la comidita nada más llegar de combatir en las cruzadas...

      No me gusta que me "maltraten", anulen, "hagan sufrir", ni feminicen, tengo muy clara mi sexualidad, me gusta la violencia (ya me entendéis...como a todos los hombres xD), tengo unos gustos completamente "masculinos".
      Evidentemente, si un crío pide muñequitas de hadas a papá Noel, o decide salir a la calle con medias de color rosa y con una corona de reinona del carnaval, algo raro pasa ( dejémonos de tonterías, no es "normal"), probablemente ese niño sea un futuro homosexual, pansexual o travesti... (cosa que a papá no le quedará más cojones que aceptar) jejejej

      ¿Pero qué hay de malo en que un niño pida una escoba de juguete o una plancha?¿no hacen los hombres de hoy en día esas cosas por su familia?

      ¿Qué clase de caballero sería si después de salvar a mi princesa, no trato de hacerla la mujer más feliz del mundo pensando antes en ella que en mí mismo, si no le doy un buen masaje de pies ( con la lengua si es preciso) y si no me preocupo por hacer todo lo posible por sacar la casa adelante?.

      Eliminar
    3. Yo desde luego abogo por esa idea del sumiso como caballero andante y no como un perro-gusano miserable e inútil.

      El masaje de pies con la lengua ha sonado a sacrificio, pero está claro que no vas a engañar a nadie XD

      Eliminar
  5. Jejeje, sí, no estaría mal, pero para eso me temo que queda bastante tiempo, porque ese niño tendría amigos que se reirían de él mientras no sea algo común, y a esas edades los niños son muy crueles... :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero si lo peor es cuando los padres dicen cosas como "los chicos no lloran", "no juegues con eso que es de mariquitas".

      PD.- Botón Responder, recuerda... ;)

      Eliminar
    2. Sí, lo de muchos padres es de traca... Y madres también, que en muchas ocasiones transmiten también gran parte de los estereotipos machistas.

      PD: Ups, perdón... ^^

      Eliminar
  6. Pues la verdad es que en el libro en el cual nos apoyamos los españoles para comunicarnos correctamente, parece mentira que los académicos no caigan en la cuenta de los artículos a enmendar que ves cuando consultas dicho librito. El diccionario está ordenado alfabéticamente, y puede parecer una perogrullada, pero en todas las palabras con mismas letras y significados deberían escribirse de una manera determinada. Creo que lo normal para ser correctos siguiendo dicha ordenación alfabética debería ser “arquitecta, to.”, y no “arquitecto, ta.” ya que de toda la vida de Dios la A siempre está primero que la O, o eso me enseñaron en las vocales, pero bueno, ellos tendrán la excusa perfecta.
    Los insultos… Pues la verdad es que cuando quieres insultar a un hombre, no sé como pero siempre pierde la mujer; Hijo de PUTA, hijo de PERRA, cabrón, ya que ésta última la mujer ha de engañar al hombre.
    A mi parecer, los señores académicos tienen mucho tiempo para corregir los errores que ELLOS cometen en algo que ataña al resto de personas que hablamos este idioma, ya que siempre nos dicen que utilicemos el idioma correctamente. Yo soy madrileño y siempre nos apuntan con el dedo por el laísmo o por el ejque.
    Es decir, que como todo en la vida, algo que es de todos lo utilizan unos pocos como si fuera suyo; enmiendan, cambian, suprimen o añaden a su gusto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, yo no creo que la RAE sea tan inocente y se limite a recoger el latido de la calle. Se nota que hasta anteayer solo había cuatro ancianetes sin presencia femenina.

      Lo de los insultos clama al cielo. Incluso cabrón o cabroncete se usa como en plan "eres malote pero olé tú". Y lo mismo con lo de qué golfo eres. Pero ya cabrona y golfa solo tienen sentido negativo. Una vergüenza completa.

      Eliminar
    2. No sé, la verdad es que no tengo claro. ¿La función de la RAE cuál es? ¿Reflejar los significados más usados de las palabras? ¿O hacer una declaración de intenciones, que aluda a lo que nos gustaría que significasen? Yo creo que es lo primero (y por curiosidad me he mirado los estatutos y parece que así es). Además, por mucho que la RAE se empeñe, creo que nadie consulta el diccionario antes de insultar, por ejemplo, a ver si le han cambiado la definición de la palabra. La lengua es una cosa viva, que está en la calle y en la gente, y por mucho que unos cuantos académicos se empeñen desde su institución, no es fácil de cambiar. Por eso creo que el cambio debe venir desde lo más profundo: la cultura y las costumbres, y así se terminará reflejando en el lenguaje.

      Por otro lado, hay que reconocer que ha habido avances recientes. Por ejemplo, hace años sonaba raro decir médica, y ahora es ya de uso común. Pero ahí qué fue antes, ¿la RAE o la sociedad? No sé, no lo viví, pero apostaría algo a que fue la sociedad...

      Eliminar
  7. jejejej
    Ama S. pero qué mala que eres... Precisamente el otro día dije públicamente, que no escribiría nada incendiario ni rebelde en tu siguiente post, y justo hoy me sales con un tema igual de candente, y bastante parecido al del otro día... : ). Será que soy muy egocéntrico, pero me lo tomo casi como una prueba... XD.

    Pues Ama S, prometí que no lo haría y no lo haré. Hoy me callaré y agacharé la cabeza cual "putito" o "zorrón".
    Me limitaré a decir que estoy ansioso por leer tu novela... Supongo que el esclavo del que hablas, ha tenido que hacer algo muy muy feo, para que su querida ama lo trate con esa crudeza...
    Aunque si se me permite la observación, mejor aun que cualquier libro de femdom teórico o erótico, el siguiente libro de Ama S, podría ser una auto biografía narrándonos su concepción del femdom y la dominación a lo largo de su vida... Me parece taaan fascinante lo de ver respondidas preguntas como:

    ¿Cómo se sentía Ama S. inserta en una sociedad (que ella consideraría machista), como podía ser la España de los 70, 80 o 90?
    ¿Fueron siempre sus tendencias dominantes del mismo tipo y misma intensidad?
    ¿Cómo encuadraba sus tendencias dentro de las relaciones tradicionales, que supongo eran las únicas que conocía...?
    ¿Se sentía culpable o incomprendida por ellas?
    En fin, en cualquier caso, ojala conozca algún día a una mujer "dominante de nacimiento" que me las pueda responder directamente... Un saludo a tod@s.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, qué poco mérito tendría morderse la lengua, o atarse los brazos frente al teclado, si fuera fácil :P Pero no ha sido intencionado, que conste.

      uys, una entrevista, y yo con estos pelos XD Bueno, venga, que no son muy personales y me pillas generosa. Allá voy.

      ¿Cómo se sentía Ama S. inserta en una sociedad (que ella consideraría machista), como podía ser la España de los 70, 80 o 90?
      jaja oye pero, ¿por qué clase de dinosaurio me tomas? XDD
      No creo que haya tanta brecha entre la transición y ahora, peor era en otros tiempos. Eso sí, entre los recuerdos remotos, el anuncio de "Soberano es cosa de hombres", me ponía mala.

      ¿Fueron siempre sus tendencias dominantes del mismo tipo y misma intensidad?
      Uhm, esto es algo que solo se ve mirado desde aquí, ciertas situaciones que vistas ahora eran signos de que eso siempre estuvo latente, lógicamente a otros niveles.

      ¿Cómo encuadraba sus tendencias dentro de las relaciones tradicionales, que supongo eran las únicas que conocía...?
      Pues uf, te digo lo mismo de antes; todas mis relaciones o pseudo relaciones eran a mi manera, así que nunca fueron convencionales.

      ¿Se sentía culpable o incomprendida por ellas?
      Al no poder ponerle etiqueta a lo mío, no podía sentir nada de eso. Pero sí que sufrí a veces cuando veía que lo convencional no era para mí. Te sientes como en una isla, o como caída de una nave extraterrestre. Aunque claro, luego te topas con toda la peña de amas crueles y cuadras de gusanos y dices leñe, esto tampoco es lo mío.

      No más preguntas por hoy, el resto, a mi representante (tengo que ensayar para cuando el libro sea un best seller :D...)

      Eliminar
    2. Muy buenas respuestas, me han sacado una sonrisa, jaja. Aunque la segunda no ha sido muy concreta jejej, mmm me pregunto si serás así de ingeniosa, original y graciosa a tiempo real... En fin, las limitaciones del internet...
      Es una pena que los visitantes del blog siempre nos vayamos a quedar con ganas de saber mas de ti... ; )

      Eliminar
    3. La duda ofende :P

      Yo tampoco conozco a los visitantes, empate XD

      Eliminar
  8. Además, añadiría que la RAE no sólo debe recoger los significados actuales, sino también los arcaicos (si no las novelas antiguas terminarían siendo ilegibles por mucho diccionario que se tuviera).

    Pero bueno, que no quiero que parezca que soy un defensor a ultranza de la RAE, XD. Sólo quería exponer mi opinión, que por supuesto no tiene nada que ver con el hecho en sí de que me parezca lamentable que exista ese machismo sutil embebido en nuestro lenguaje.

    Buenas noches.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Machismo sutil o brutal más bien.

      Ese botón...

      Eliminar
    2. Sutil porque no es fácil percatarse del mismo, pero también brutal, estoy de acuerdo.

      Ains, perdone lo del botón... :-(

      Que tenga un buen día.

      Eliminar
  9. Para que nos vamos con cosas, 2 formas de humillar al hombre
    1) la tienes chica (topicazo del sumiso loser)
    2) llamándole sumiso, macabeo o maricon.
    PD; sin ofender a nadie, a mi tb me frustra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jé, qué curioso, ¿no? Lo que propones no es decirle al sumiso cosas femeninas sino decirle que es poco hombre... Si al final acaba la cosa en el mismo punto. Ains, que no me sirve eso tampoco.

      ¡¿Llamarle sumiso es humillante?!

      Eliminar
  10. Desde luego es grave, gravísimos. Es un reflejo de la herencia que arrastramos, y lo mismo se puede observar en otros términos.

    No sé si alguna vez has buscado la definición de la RAE para la palabra "catalán". En su acepción nº3 se evidencia el distinto rasero por el que se mide al término "gallego", en concreto su acepción nº7 (de la 5 y la 6 ya ni hablo).

    :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, pues sí que es fuerte lo de tonto. Lamentable.

      Eliminar
  11. Vivimos en una sociedad machista y por lo tanto no debe resultar sorprendente que dicha circunstancia quede reflejada en múltiples formas.

    En particular soy un admirador de la mujer, pero bastante lejos de connotaciones de tono sexista y sexual. Admiro a la mujer que honra el valor intrínseco de la condición femenina: la mujer es el alma del hogar y de la pareja -independientemente que pudiera ser el hombre el que tome ciertas decisiones de orden operativo-, es siempre la reserva moral de la familia, y fundamentalmente es la figura imprescindible para los hijos. Un hogar sin una verdadera mujer es un hogar sin vida. Con todos esos atributos de valor incontrastable, resulta innecesaria cualquier reivindicación y hasta las injusticias lingüísticas que mencionas, si bien verdaderas, carecen de toda importancia.

    Tengo la certeza de la igualdad entre los sexos, por lo cual veo a la competencia sexista sólo como una más de las fútiles lucha de egos.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo evitar comparar eso del alma del hogar con el discurso sobre los valores tradicionales de la iglesia católica. ¿Por qué no puede ser un hombre el alma de una familia? Ese tipo de planteamiento perjudica no solo a la mujer que se niega a seguir ese esquema, sino al hombre que se siente desplazado en el papel de amo de casa.

      Yo creo que queda mucho por andar en cuanto a igualdad (real), nadie se embarca en luchas contra injusticias inventadas, es una tarea agotadora e improductiva.

      Saludos.

      Eliminar
    2. Pues lo de la reserva moral ya no digamos... En mi caso, no he podido evitar compararlo a eso de "España es la reserva moral de Occidente". XD

      Estoy de acuerdo con Ama S, para la igualdad real se necesita, de base, una libertad real, que sólo se dará cuando se abandonen los esquemas preestablecidos.

      Saludos.

      Eliminar
  12. Mi profesor de estadística me contó "la mujer elige y normalmente a alguien mejor qe ella", todavía es relativamente mal visto que la mujer sea la proveedora de la familia, o que sea en algunos aspectos (para que hablar si se diera en todos) superior al hombre, que debe contentarse con una mujer "inferior".
    No se que tan funcional le sea en esta era al mundo el esquema machista de las relaciones, aunque en todo caso los significados evolucionan igual de rápido que las sociedades y seguramente pronto términos del feminismo o del femdom se vuelvan más normales.

    ResponderEliminar
  13. Jajaja buenisimo...Para mi el premio a la mejor definición se lo lleva cocinilla. Además el refranero español dice: hombre cocinilla, medio hombre, medio mariquilla.

    ResponderEliminar

Los comentarios anónimos no se publican.