~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


sábado, 16 de noviembre de 2013

Caballos sumisos y Monas Dominantes


Al hilo del mini debate surgido en el post anterior acerca de los perros, aprovecho para hablar de varias noticias de esas que voy recopilando con mi antena femdomera. Sobre perros, o mejor dicho, sobre la similitud en el adiestramiento para machos humanos, hay bastante escrito, y me refiero a publicaciones dirigidas al público convencional. En una revista “femenina” leí hace años que a los hombres, para que se porten bien contigo, hay que tratarlos como a perros, castigando o premiando según sea el caso.


Sobre animales trata esta noticia, en concreto sobre caballos y su capacidad para detectar la autoridad. Sobre autoridad quiero hablar un día, de momento dejo esto aquí y un extracto.

El caballo actúa como espejo de la persona y pone en evidencia su estado de ánimo. Tiene la virtud de proporcionar un feedbak continuado de las virtudes y carencias de la persona. No se casa con nadie, todo el mundo que se le acerca se ha de ganar el liderazgo.
El caballo lo nota todo, huele hasta la inseguridad y las debilidades. Escucha el ritmo cardíaco y analiza hasta extremos inimaginables nuestros gestos.
El caballo no atiende ni a gritos ni a razones.

En efecto, la autoridad “se huele”, no surge de pegar cuatro gritos, y el sumiso verdadero tiene la virtud de saber entregarse a quien lo merece. Es un tema interesante, pero ya digo que da para otra entrada.

Lo que más me ha llamado la atención últimamente entre noticias de ese tipo ha sido esta, que por primera vez otorga una base genética a la dominación por parte de las hembras. Si es que cuando dominamos estamos la mar de "monas"...



El papel dominante de las monas no es algo estrictamente nuevo, sino que había sido ignorado y archivado sin contemplaciones. Cuando ejercieron de astronautas primerizas, se observó que las mujeres eran peleonas y homicidas, las sargentas en el conflicto brutal, las gobernantas.


Entonces, la mona se sitúa enfrente del macho, se agacha y da golpes con la mano en el suelo, insistentemente. Según los investigadores, “el equivalente a desabrocharle el cinturón a un hombre”. Es evidente, cuando se observa con detenimiento, que es ella la que toma la iniciativa.

En el caso de los monos capuchinos, de los macacos de Togian y de los macacos de cola de cerdo, son efectivamente las hembras las depredadoras sexuales. También en los orangutanes estas escenas han sido documentadas, por primera vez en los años ochenta: el macho tumbado, enseñando su buena disposición sexual a la dama, pasivamente esperando a que la hembra le monte.

6 comentarios:

  1. Me da a mí que te van a copiar el post para la Muy Interesante :P

    Lo de la equivalencia con desabrocharle el cinturón a un hombre... Está visto que no puede ser cualquiera investigador, hay que echarle imaginación :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo creo que cualquiera lo ve clarísimo. La mona golpea el suelo con impaciencia y autoridad y eso quiere decir "ven aquí que te voy a dar un buen repaso". Y él no se resiste porque sabe que no le conviene y son felices y comen... lo que coman los monos en esos casos :P

      Eliminar
  2. Buenos días.

    Muy interesante el artículo de los monos. Es cierto que a veces, cuando se descubre algo que choca con el paradigma científico acepado, simplemente se descarta, en vez de tratar de ver en qué estaban fallando los presupuestos básicos. La verdad es que no sabía nada sobre el comportamiento social de los monos Rhesus, y es bien llamativo.

    Aunque tratar de extrapolar conclusiones para los humanos es arriesgado, pues creo que también hay ejemplos de otras especies de monos donde los machos son los dominantes... Seguro que nuestro experto etólogo puede decir algo más al respecto! :)

    Lo de los caballos que apunta también es interesante. Para mí como sumiso no tiene sentido entregarme a cualquiera que "pegue cuatro gritos", como dice usted. Mi lado sumiso no surge ante cualquier mujer, por muy dominante que sea. Como mínimo es necesario que sienta una cierta admiración por ella como persona, y hay más factores (medio conscientes medio inconscientes) que ni siquiera conozco del todo bien, y que activan mis resortes sumisiles, :D

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola de nuevo!!

    La verdad es que la naturaleza es sorprendente e increíblemente diversa, no conocía el caso de estos macacos, bastante curioso, pero es cierto que no es lo habitual, como por ejemplo un pariente que sería el mandril, un solo macho puede dominar hasta 50 hembras sin ningún problema e incluso más xd
    Y lo de los orangutates, creo que es una mala interpretación, yo lo veo mas como: “Ven y hazmelo” ya que son los machos quienes llaman a las hembras y entonces vienen, además es una especie con un impresionante dimorfismo sexual.

    De hecho, para mí, sin lugar a dudas, de entre los primates y monos, yo elegiría sin duda a los bonobos, nuestro pariente vivo más cercano en el que las hembras, aun siendo más pequeñas, tienen mas autoridad que los machos, y estos aceptan su autoridad, aunque todavía quedan muchos estudios al respecto.

    Me encantan este tipo de post, Ama S. tienes recursos para todo:)
    Jajaja de experto nada, simplemente me gusta y ya esta, pero gracias de todas formas:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jop, vaya, yo prefería la versión del orangután diciendo "nena, soy todo tuyo". XD

      Intento no ser repetitiva, en la variedad está el gusto, como dicen.

      Eliminar
    2. Gracias por compartir sus conocimientos, hombresumisobuscamujerdominant@gmail.com (me encanta poner el nick entero, no puedo evitarlo, XD).

      Pues eso, muy interesante, de verdad. :) Habrá que investigar algo sobre los bonobos. ;)

      Eliminar

Los comentarios anónimos no se publican.