~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


miércoles, 30 de octubre de 2013

En buenas manos

Un tema siempre controvertido en la D/s es la base sana que tiene o deja de tener. Ya hablé sobre el sumiso trapo, ese ser con la autoestima a la altura del pecho de una culebra, como diría mi amigo bathym, quien por cierto nos ha dejado huérfanos de blog (ya te vale, con los pocos que hay saliendo de los cuatro topicazos). Y claro, si una persona no es sana ni estable, no se puede pedir peras al olmo y esperar que tenga una relación que sea saludable.


Hace poco leí a alguien que afirmaba que TODAS las Dominantes somos abusadoras (y violadoras) porque forzamos al sumiso a hacer cosas que no le apetece hacer, y que eso no lo cambiaba el hecho de que el sumiso diese su consentimiento. Cosas así la verdad es que hacen que des un paso atrás y te replantees si no estarán los demás en lo cierto, así que voy a tratar de reflexionar un poco sobre esto.

¿Deja de ser abuso todo lo que lo parezca solo porque sea consentido? ¿Dónde está el límite, si es que lo hay? Las preguntas básicas creo que se pueden resumir en esas dos.


Yo pondría un ejemplo extremo. Imaginemos que Ama Despiadada le pide a su esclavo, como prueba de su entrega, que se corte una pierna. Por cierto, que me acabo de acordar de una película en la cual la chica se enamoraba de un cojo, y su otro pretendiente, en un arrebato de celos, se corta la pierna delante de ella, y le dice, ea, ahora ya me tienes que querer, soy como él... Sí, de locos está el mundo lleno, y yo me he tropezado con bastantes, pero ya digo, supongamos que Ama D, por resumir el nombre, opina que tampoco es tan imprescindible que su esclavo tenga dos piernas...


Esto, que parece una broma macabra, lo he visto yo por la red varias veces, claro que cambiando pierna por pene, que según algun@s, es algo que no le sirve para nada al esclavo. La fantasía de la castración es algo que a mí me pone los pelos de punta, y me parece un claro ejemplo de lo que no es sano, aunque sea consensuado. La mutilación, aparte de no verle el morbo por ningún lado, me parece que es otra de esas chaladuras que se acaba metiendo en el saco de la D/s, por desgracia.

Pero, existir, existe todo ese lado oscuro y malsano, es absurdo negarlo o no hablar de ello por no darle protagonismo, y me parece triste e indignante que cuatro desquiciad@s salpiquen al resto y sean lo más visible desde fuera, como ya dije en femdom o disfuncionalidad.


Creo que estoy repitiendo casi lo mismo que he dicho otras veces, y no me importa repetir los temas importantes, pero en este caso el matiz es, por responder a las preguntas del principio del post, que si el sumiso no hace lo que no le apetece no significa que al someterse se dañe su salud física o mental; aunque claro, para que eso sea así, el sumiso debe ser sano y sensato para empezar, y después no debe ponerse en manos de cualquiera. Debe sentirse seguro y no amenazado, y tener la certeza de que esa cuchilla de ahí arriba lo dejará como nuevo, no con la yugular cortada de un tajo.

viernes, 25 de octubre de 2013

El plan perfecto


Poco texto voy a poner aquí. Me parece el plan perfecto para un fin de semana o para una tarde de relax. Ah, y esto también es femdom, no solo porque Ella se ponga encima. ¿Cómo? ¿Que no lo ves? A ver si te equivocaste de blog...



martes, 22 de octubre de 2013

Moldear al sumiso


Me plantea un comentarista la siguiente cuestión:

¿Hasta dónde el ama se involucra en el desarrollo personal del sumiso? 
Esta consulta nace debido a que en su blog aparece con recurrencia la palabra "guiarlo", en el supuesto que el se entrega a usted ¿hacia donde lo guiaría?
Se me hace obvio que a un mejor servicio hacia usted, ahora hay aspectos del desarrollo individual no derechamente relacionados al servicio, quisiera saber hasta que punto le "guía" en estos.
Caso: Usted menciona ser sano, suponiendo que el sumiso fuma:
Nivel de involucramiento (100% responsabilidad del sumiso)1): El ama decide que eso no se relaciona al servicio y para no crearse problemas se limita a ordenarle que no fume en su presencia y se lave los dientes al estar con ella.
Nivel de involucramiento 2 (involucramiento compartido, ): El ama decide que esta bien incentivarlo a dejar que fume, le prohíbe fumar en la casa, promete recompensas a sus avances y lo castiga un poco si no estima que avanza lo suficiente
El ama aquí es una parte complementaria en el sentido que impone ciertas directrices pero aún así asume que el sumiso carga con la mayor responsabilidad en el autodesarrollo de este.
Nivel de involucramiento 3 (ama se hace completamente cargo): El que deje de fumar se vuelve prioridad máxima para el ama castigando muy fuerte e incluso amenazando con dejarlo si estima que no hay suficiente voluntad del sumiso. El ama llega a elaborar una planificación activa respecto a las actividades que el sumiso hará para dejar de fumar.
El ama esta dispuesta a repetir el proceso en cualquier área que sienta que su sumiso no está avanzando como debe.
Aquí el ama no solo estima que es totalmente de su incumbencia el desarrollo de su sumiso (incluso en las áreas no relacionadas al servicio) sino que le impone a este un ritmo muy exigente en su desarrollo, llegando a pensar que sabe mejor que el lo que le conviene al sumiso.



Por resumir mucho, lo ideal es que cualquier cosa que el sumiso haga por su Ama se plantee y sea vivido por él como una entrega, no como un fastidio, más aún si es por el bien de su salud. Lo mejor es buscar a alguien complementario y tener claro las prioridades y las posibles renuncias. Vaya, como en cualquier tipo de relación.

Habría que diferenciar entre moldear el comportamiento del sumiso y su personalidad. Lo primero es posible, lo segundo casi imposible, o sin el casi, a no ser que captes a ese hombre cuando lo hizo la institutriz inglesa. En la edad adulta sería pretender convertirte en una segunda madre o tutora o guía para los que andan tan perdidos que solo buscan una Ama que les diga lo que hacer en cada momento de su vida.

No se trata de buscar un clon, tener una relación con alguien que tenga tus mismas ideas y gustos es como un onanismo extendido, es no salir de uno mismo, que es lo contrario a tener una relación, se pierde la riqueza del intercambio con lo diferente.

Una vez que aceptas la forma de ser de tu sumiso, pero de manera real y natural, sin auto-convencerte de que sois tal para cual (a veces es tentador rebajar las exigencias a falta de candidato mejor), será el momento de moldear su comportamiento. Hay que saber cuándo apretarle las tuercas y cuándo quedarse con sus buenos propósitos (qué menos que el hecho de intentar hacer la tarea en cuestión). A poco que conozcas al sumiso sabrás si una tarea le viene grande o no le da la gana de hacerla.


El tema de fumar es un buen ejemplo. Lo mejor, si no soportas el humo, es descartar a los fumadores. Pero igual deberían hacer ellos, si es algo irrenunciable en su vida es absurdo que engañen a la posible Ama diciendo que lo dejarán, cuando saben de sobra que no lo harán ni en sueños o no de manera definitiva.


Ahora bien, imaginemos que sumiso X está dispuesto a aprender salsa y a dejar el tabaco por el Ama de sus sueños. Pone empeño, que ya es mucho si es un pato mareado bailando y una chimenea andante, pero al final no logra sus propósitos.


Puedes decirle, fuma, engulle comida basura y bebe hasta reventar, pero que yo no te vea. Esa opción no es incompatible con que esté a tu servicio, aunque tendrá poco hueco de libertad para llevarlo a cabo. Además, si al Ama le preocupa el bienestar de su sumiso, preferirá que tenga hábitos saludables y, como dije una vez, si el sumiso no pone empeño en preocuparse de él mismo, ¿qué garantía te da de que vaya a preocuparse por ti...? Y caer en vicios de toda índole demuestra poca aptitud para la disciplina.


Supongo que es una fantasía extrema o una desinformación lo de cambiar de arriba abajo al sumiso, la realidad es mucho más simple y orientada hacia lo que a nosotras, COMO MUJERES, nos hace felices, y esa será la tarea prioritaria de nuestro sumiso, que además será alguien con quien encajamos a nivel persona y hombre-mujer.



En resumen, se trata de plantear lo que es prioritario para cada cual y no renunciar a encontrar tu parte lo más complementaria posible. A partir de ahí no es fácil, haga lo que haga el sumiso será por entrega, pero sin que tenga que entregar el último rincón recóndito de su alma, porque eso no se entrega nunca, a nadie, y eso no es insumisión, sino la dimensión admirable del sumiso como ser humano.

domingo, 20 de octubre de 2013

La cara del revés

Esta no es una historia chico joven-madurita, porque él está reencarnado en otro cuerpo, ni el post va de eso, aunque recuerdo unas cuantas películas sobre el tema y en ninguna, curiosamente, es él quien la deja a ella. La única con final feliz es esta que ya apareció por aquí.


De la escena me quedo, aparte de lo cómica que resulta (sí, me divierte, a veces me puede mi vena sádica), con lo de la última chica, que parece decirle “llámame, que vamos a practicar en privado eso del erotismo de la bofetada”.



miércoles, 16 de octubre de 2013

Esclavo de... el recuerdo de otra



Hace tiempo que quiero hablar de un tema, lo que ocurre es que es algo que no entiendo del todo y no sé cómo abordarlo de manera clara. Ya digo que lo he mencionado varias veces de pasada, en Labios compartidos, y en ¿Sumiso novato o experto?. También, aquí cuando hice la lista en broma de lo que un sumiso debe hacer para dar bien los pasos en la aproximación a un Ama, al incluir lo de hablar de la ex-Ama en la primera frase. Puede parecer que me invento estas cosas, pero no son ni 2 ni 3 las veces que me encuentro casos así, y no me refiero a algo tan descarado como esto que llegó un día hasta mi buzón cibernético:

Tenía una dómina australiana que se ha vuelto a su país y ahora busco sustituirla.

Desde luego que algunos son para irse de Australia para allá, qué encanto el tío, qué forma de hacerme sentir única y especial en vez de como una muñeca intercambiable... Además que suena a trola cuando muchos “casualmente” han perdido a la tal Ama de la misma manera.

De lo que quiero hablar es de la costumbre que tienen algunos de mencionar enseguida que tuvieron aquella mujer en su vida que no era como las demás. Algunos hablan de descubrir que eran sumisos, otros de confirmarlo. Lo de descubrirles la sumisión me suena a meterlos en un vicio como cualquier otro, lo de confirmarlo ya me gusta más. Es que lo de “convertirse” en sumiso no me convence para nada.

Pues bien, que me lleguen mencionando a la susodicha de buenas a primeras ya me escama bastante. Por supuesto que quiero saber si han tenido Ama, pero con estos no me da tiempo ni de adelantarme en averiguaciones. Y claro, cuando lo dicen tan pronto, no es algo casual. La tienen ahí, entre ceja y ceja, y me buscan para que sea el clavo que sacará al otro clavo, cosa a la que me niego en redondo.

Esto no difiere mucho de lo que ocurre en cualquier ex-relación, pero aquí los matices son importantes. Yo distinguiría varios casos.

Está el sumiso que se queda marcado por su Ama especial. Comprensible, igual que existen sumisos que dejan marca. Y luego aquello acabó por X motivo ajeno a ambos. Es lógico que tanto Ella como él comparen a l@s nuev@s candidat@s con los anteriores; mientras no busquen un clon y entiendan que la vida sigue, todo bien.

Luego está el caso que más me he encontrado yo, con algunas variantes. Aquí llego al tema que me choca. Me refiero a que, cuando indagas en ese enganche con la ex, descubres que son historias peculiares. Quiero decir que a veces no son precisamente relaciones femdom, sino por ejemplo:

-la otra mujer no era dominante, solo jugaba a bdsm light a ratos con él
-la otra era una hija del gran puto, a secas, confundiendo la velocidad con el tocino tanto ella como el supuesto sumiso
-la otra parece que sí era Ama, pero lo sustituyó sin previo aviso por otro, algunas veces incluso por un hombre no sumiso

Es decir, estos hombres siguen enganchados a unas mujeres que, o bien NO eran Amas, o bien lo eran pero se comportaron como unas hijas de Satanás.

Me auto-cito en esto que ya dije en el carácter de las Amas:

Por otra parte, algunos sumisos, en su desesperación y/o confusión, si se topan con una mujer con rasgos que podrían parecer dominantes, creen que ya tienen a su Ama delante, cuando puede que esa chica sea simplemente una perturbada, una cabreada permanente o una maltratadora.

Alguno, más que sumiso, parece atontado a secas. Sea como sea, de todo este fenómeno extraño lo que veo claro es que ellos ni se valoran (entregando su sumisión a cualquier cretina que se parezca de lejos con los ojos guiñados a una Ama), ni saben apreciar lo que es una Ama auténtica (algunos se autoengañan pensando que la otra NO es que no fuese Ama sino que tenía “otra” manera de dominar), ni están en el mundo real porque solo viven en su burbuja mental.


Pudiera ser que tal vez mencionan que tuvieron otra u otras Amas para marcar una medalla en su currículum, como si eso sirviera de algo, como si no tuvieran que empezar casi de cero con cada persona, y como si no fuera por el contrario una mancha en su expediente el haberla dejado marchar, si es que no lo echó Ella. Si un sumiso no tiene narices para luchar por aquello que según cuenta era tan maravilloso (y aquí no hay circunstancia que valga ni que dure 100 años), está confundiendo sumisión con pasividad y pusilanimidad.


Entonces, o ellos no son tan mega sumisos como quieren hacer ver o esas supuestas Amas solo eran unas bordes a secas, o unas aprovechadas, y lo de dominar les sonaba a chino, y disfrutar con eso a idioma extraterrestre.

Dicho todo esto, me parecen solo (mis) hipótesis, hay cosas que no entiendo ni entenderé, y en realidad esto da pie a nuevas reflexiones, como ¿en qué consiste la autoridad?, ¿el sumiso huye de una relación porque no le satisface o porque Ella no sabe dominarlo? Yo tengo mis respuestas, que ya iré comentando. Solo un apunte: si el sumiso le dice a una chica “normal” que le haga tal y cual y pascual y ya con eso tienen una relación femdom, me parece que la cosa está lejos de ser precisamente D/s. Oye, que como digo siempre, si les vale a ambos, estupendo, pero resulta realmente fastidioso bucear entre “experimentadores” intentando hacerte entender acerca de lo que necesitas porque es lo único que te llena. (Mi resumen sobre lo que es la Dominación Femenina, aquí).


Bueno, y ahora que he lanzado las pertinentes indirectas (alguno la pillará, otros no saben ni que existe este blog), paso a los minutos musicales... Sobre enganches con sentido poco claro nos canta nuestro ricitos nacional. Es “graciosa” la letra, a ti te quiero pero la otra me pone más que tú y como soy un macho-man tengo derecho a vosotras dos más media docena que se sume. En fin, que me desvío del tema. Un desubicado de la vida no sabe por qué la otra sigue en su interior, y yo tampoco. Misterios insondables del universo...


No me preguntes por qué
a veces la nombro por casualidad
y es que aún la recuerdo
y es que aún llevo dentro su forma de amar

Y sigo esclavo de sus besos
y sigo preso de mis miedos
hemos llegado a un punto de inflexión
en el que esta obsesión
está apartándome de ti


Y sigo sin saber por qué razón
ella sigue en mi interior


sábado, 12 de octubre de 2013

Parlamentario castigado

Voy a sacar de contexto una escena, aun más de lo que suelo hacer a veces, porque ya tengo bastante con hablar de falsos sumisos como para hacerlo de falsos políticos. Este momento me ha parecido curioso, ya digo, contexto aparte, con ese hombre ahí en actitud de penitencia y cabeza baja.




Me recuerda a los castigos de zipi y zape, o a este otro momento en el cual un chico es castigado también con libros en las manos por haberse dejado embaucar por la pérfida de su novia, que lo lleva por el mal camino de obligarlo a hacer cosas con la promesa de sexo a cambio. Pobre... digo, merecido se lo tiene. Eso sí, enternece cómo se sacrifica por ella.



En fin, como castigo educativo me parece genial, sobre todo si se obliga al sumiso a leer los libracos también. Me lo apunto.

jueves, 10 de octubre de 2013

El sumiso escatológico

Este “sumiso” tiene los límites invertidos. Ciertas prácticas que pueden ser el límite para la mayoría de sumisos, para este no suponen ningún problema, pero claro, prácticas no es sinónimo de entrega, solo busca cumplir esa fantasía o necesidad concreta. D/s a la inversa, una vez más. Él pide y el Ama le da.


Ya comenté que al fetichista a secas (casi todos los sumisos son fetichistas, pero no todos los fetichistas son sumisos) solo le interesa una parte del cuerpo o alguna prenda o el cuerpo entero, y al que se excita escatológicamente solo le interesan los desechos corporales. Y ya digo, no tiene por qué ser sumiso, cualquier hombre puede tener esta parafilia y eso no le convierte en sumiso. Lo que ocurre es que si se pone a investigar y a buscar mujeres que le pueden colmar ese deseo, se va a tropezar casi en primer lugar con todas las Amas en busca de perro que se deje hacer esto, aquello y lo de más allá, y entonces este decide presentarse como sumiso y conseguir lo que quiere, o llega a la conclusión de que en realidad debe serlo si le gustan esas cosas.


Un sumiso no se puede convertir en WC si es algo que le supera, por lo tanto algún placer le debe encontrar el que busca esta perversión en concreto; aunque su cabeza le diga que es algo repugnante su entrepierna le dice lo contrario. La coprofagia, como la lluvia dorada, son prácticas que pueden excitar a un hombre sin necesidad de ser sumiso y muchas veces si se autodenominan sumisos es porque llegan a la sumisión por degeneración, pero el scat por sí solo no presupone nada acerca de la supuesta sumisión de nadie.

Cualquier práctica que no conlleve entrega no tiene por qué entrar en esa especie de cajón de sastre en el que parece convertirse a veces la D/s, donde todo lo que esté fuera de lo convencional tiene cabida. Recuerdo a un tipo que sin saludarme siquiera me dijo en un chat que tenía montones de enemas de todo tipo y que se los pondría ante la cam si yo quería. Menuda fiesta para los sentidos me proponía el individuo, oye.

Todo lo que proponga el sumiso únicamente para su propia satisfacción está fuera de lugar. Cualquier frase que empiece con “Señora, tengo la fantasía de...” deja claro que no busca servir sino ser servido, y aunque esa fantasía pueda parecer un castigo o una repugnancia vista desde fuera, no cabe duda de que para ellos es todo lo contrario, un premio y una recompensa.

Cuando el Ama utiliza la escatología como castigo o por placer y el sumiso lo tiene como límite ya es otra historia, que algunos piensan que hay que tragar (en este caso literalmente) con todo con tal de tener Ama. Para gustos los colores, pero solo apuntar que en una relación sana jugar con residuos del tipo que sean no es demasiado saludable. Yo desde luego prefiero que el sumiso ingiera comida sana puestos a obligarle, pero claro, algunas Amas nos preocupamos del bienestar físico y emocional del sumiso y por el contrario hay "amas" que solo buscan el sufrimiento gratuito.

Otro tema sería dentro de unos límites razonables sin poner en riesgo la salud del sumiso, pero puede ser una de esas fantasías onanistas que llevadas a la realidad pierden su supuesta gracia. En Dominación Femenina tiene más peso el simbolismo que el acto en sí. Una cosa es que te excites cuando un perro callejero te orine encima por casualidad y otra que lo hagas como parte de tu entrega al Ama. La escena del “bautismo” en El amante lesbiano de JR Sampedro es un ejemplo de esto que digo. Por si no conocéis el libro, el aspirante a sumiso (sumisa más bien, pues desea ser tratado como una mujer) es aceptado por su Ama recibiendo su lluvia dorada sobre la nuca. Se trata de algo con un gran contenido simbólico, ella lo marca de esa manera y lo reconoce como de su posesión.


Resumiendo, el que busque sentirse el más cerdo para su propia satisfacción que lo diga claro y se busque una compañera de juegos, pero que no se ponga el cartel de sumiso porque eso no es sumisión.

domingo, 6 de octubre de 2013

Pegona con cariño

Este concurso ya ha aparecido por aquí (esto y esto) pero como no hay dos sin tres, aquí vuelve. Lo traigo de nuevo porque la chica esta dice que ella es de pegar con cariño, o eso dice para justificar la paliza que le da al presentador como quien no quiere la cosa. Empieza obligando a que el del micro la siga como un perrillo y sigue dando muestras de carácter. Lástima que al final nos sale con un rollo switch y resulta que le gusta desestresarse a base de hostias, pero vemos incluso al novio, quien por cierto tiene aire dócil, o ya me lo imagino yo una vez que la visualizo a ella pegando con cariño en la intimidad XD


jueves, 3 de octubre de 2013

Una velada crítica

A ver cómo lo digo sin ser hiriente. A ver cómo trato el tema sin hacerle publicidad. A ver como lo digo, pero decirlo, lo tengo que decir, o exploto.


Hay cierto libro por ahí, hasta en la sopa, cuyo autor no sé si sigue todavía mi blog o si vino solo a publicitarse, espero que no se lo tome como algo personal en cualquier caso, es mi opinión. Allá voy.


La primera reacción es decir que es un bodrio, que esa supuesta novela del tema que trata mi blog, es lo peor que se ha escrito en décadas y que no hay por dónde cogerla. Ups, ¿lo dije en voz alta? Bueno, el hombre le ha puesto ilusión y hasta cree que haber logrado ser publicado significa algo. Yo solo repito lo que le dije directamente o lo que dejé entre líneas aquí.


Se lo avisé, y ahí está. Alguien que no tiene ni repajolera idea de esto solo puede escribir lo que ha “escrito” él, porque lo de redactar ya es algo en lo que ni entro porque la urticaria me puede salir por las orejas. (¿En serio estas “editoriales” se echan basura encima publicando textos que no escribiría ni un párvulo con tal de ganar cuatro duros?).


Que la cosa no iba a ir de DF estaba claro. Pero es que el bdsm tampoco lo veo por ninguna parte. (¿Dónde dices que te documentaste? ¿En foros o en el bar de la esquina de tu casa? ¿No aprendiste la lección primera y principal? Consensuado. Repítelo cien veces hasta que te entre en la cabeza. Consensuado. Nadie obliga a nadie, ni siquiera una novia enamorada como chantaje. Consensuado. Que si eso no te va, NO tienes por qué hacerlo).


Eso sí, como imagen (lamentable) de lo que percibe cualquiera que se acerque al tema me parece magistral. Es como explicarlo en pocas palabras y que quede una cosa tal que así: te voy a llamar perro, te voy a meter un dedo por el culo y vas a aguantar que te pegue porque me da la gana. Punto. No hay más. Te quedas diciendo... ¡¡¿¿ein??!! Uf, es que no hay NADA remotamente parecido a cuestiones como disfrutar, sentir, ni ningún verbo relacionado, solo en la relación “normal”, como para agudizar el abismo entre una cosa y otra.


Supongo que tira más a lo que venden desde el porno femdom, pues no falta ni la típica escena en la que ella tras dominarlo (es un decir...) a él, le lame las partes nobles. No creo destripar nada si hago un resumen rápido (de hecho es lo mismo que se cuenta en la sinopsis): Él no es sumiso, reconoce abiertamente que no puede serlo, y se pasa la novela deseando que ella haga cosas normales de una puñetera vez. Pero, la cosa no queda ahí, porque ella resulta que... tampoco es Ama. Alguien la “metió” en eso, como si fuera una secta (...de hecho hay una “líder” (??!!!)...) y sin saber por qué ni para qué, insiste en hacer esas cosillas raras con él (tampoco es que abunden esos momentos por cierto), para al final decirle que no pasa nada, hombreee, que si hay que renunciar a “eso” por amor, pues se hace (…???!!!).


Para rizar el rizo, la líder esa, que es mala que te cagas de manual porno, de golpe se enamora como una adolescente primeriza y se empeña en robarle el novio (tan solo por rivalizar con la otra, toma ya tufo machista que tumba de espaldas, la típica fantasía esa del macho al que se le pone de cemento armado imaginando que se tiran de los pelos por él dos perras en celo), llegando a abusar, o casi, de él cuando está inconsciente. (Debo reconocer que las carcajadas que me has sacado por momentos han sido apoteósicas, gracias, majo).


Ya digo que como imagen superficial de lo que se vende por ahí es hasta acertada, lo malo es... que no era esa la intención, o al menos no es tal y como se publicita. No se puede vender lechugas y que resulte que compras mandarinas. Y lo mismo pasa con el tono. Si una escena es supuestamente dramática y te ríes, es que no está muy conseguida que digamos. Para el público que no ha oído jamás la palabra femdom, no resulta nada ilustrativo, y el único final feliz, lógicamente, es que ella se deje de “tonterías” y sea una chica normal como dios manda.


En fin, yo confío en la selección natural de la especie en casos así, y que a la mínima que alguien entienda del tema, si cayó en la primera, huirá ante la amenaza de la segunda parte (¿por qué no hablas de las orugas en primavera mejor? Total, para saber de eso hay que “documentarse” incluso menos).


Es mi opinión personal y tal vez debería habérmela guardado, pero tengo que hacer dos matizaciones de por qué hablo de esto. Me parece un libro malo, como muchos de los que hay por el mundo, pero creo importante hacer estas apreciaciones personales:


Primero, me parece flipante el supuesto respaldo de gente del “mundillo”. Si a mí me lo da a leer antes de publicarlo, le digo que lo imprima y lo use para calentarse en invierno, previa pasada por una hoguera.


Segundo, tal vez he sido hiriente después de todo, pero es la única reacción que puedo tener cuando alguien se auto-adjudica por toda la red el mérito de haber escrito la primera novela femdom de la historia mundial. Toma ya. Sería digno de estudio sin tener gran idea de gramática, de ortografía, de semántica, y lo más importante, de lo que sentimos y vivimos los que amamos la DF tanto como amamos la vida. Yo no sé si eres muy ingenuo o si tienes un morro impresionante, lo único que me queda claro es que eres un intruso, y como tal vas a ser tratado cuando pretendas hacer negocio más allá de cuatro despistados que no saben de qué va la cosa. Sé que pasar hambre es muy jodido, ¿pero era necesario echarle basura encima a algo que desconoces? Véndete por un plato de lentejas si quieres, pero hazlo donde no molestes la retina o los sentimientos más íntimos y preciados de los demás. Para leer una caricatura me compro un tebeo, que al menos sé lo que me están vendiendo.



Que conste que no es un ataque a la persona sino al escritor y su obra. Espero que tenga más acierto en el futuro. Eso sí, a gusto me he quedado.