~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


martes, 9 de julio de 2013

¿Existieron alguna vez los caballeros...?


El otro día me topé con un libro que alguien ha publicado en facebook a base de mensajes en su muro. Se titula Las mujeres mataron a los caballeros. Con un título así, la curiosidad me pudo. Sin leerlo, deduje que se trataba de alguien quejándose de que las mujeres no desean a los hombres demasiado buenos ni caballerosos. Y de eso se trata. Aunque claro, resulta que esa supuesta caballerosidad es pura fachada para atrapar a la incauta de turno, porque, como digo en el título, para poder matar a los caballeros, antes deben existir, y si son todos como este, es para echarse a temblar.


Me he reído, eso si, a carcajadas en algunos momentos, pero vaya colección de estereotipos, algunos ciertos, incrustados en la base de lo socialmente normal, como ese drama del hombre conquistador atrapado en un papel que cada vez lo deja más descolocado. Y encima atacando a las mujeres que, en su opinión, son tan malvadas como ellos.


Pero veamos algún ejemplo de lo que cuenta...


Corremos el riesgo de enfrentarnos a una de las peores tragedias que pueden existir para esa muestra hombría que uno trata de mantener los primeros días de una relación. Una película capadora!

Una película capadora es ese tipo de película que tiene un contenido más fuerte que las ganas de mantener a esa mujer a su lado. Esa película que lo rompe en un llanto disimulado, el cual debe ser controlado abriendo los ojos a su máxima expresión, inclinando levemente la cabeza hacia atrás, obligándolo a ponerse belfo para poder soplar disimuladamente los ojos , tratando de secar las lagrimas que están a punto de caer como un mar desbordado. Uno saca excusas como, “Me entro algo en el ojo!”, “El aire acondicionado está como fuerte!”, “Creo que me va a dar gripa!” y “Estas gafas me irritan los ojos!”.

Ahí tenemos ese pánico a no ser “hombres de verdad” que tanto abunda. Como le dice una comentarista: Porque creerse tan machitos? Porque evitar que tienen su lado sensible eso mata a una mujer mas q el machomen q siempre sale a relucir con orgullo

Y él sigue en sus trece y le responde:

Si el tipo llora viendo Toy Story 3 eso va a ser lo primero que le vas a contar a tus amigas a penas te pregunten como te fue en tu primera cita! No es una muy buena referencia y quedará manchada tu reputacion desde el principio como el lloron! Es cuestion de ego!

Sí, exacto, es cuestión de ego, no te importa un carajo ninguna mujer, solo te importa, como macho man de pro, que tu autoestima quede bien alta. Pero, yo no estaría hablando de esto, ya que ejemplos parecidos hay para llenar 100 blogs, si no fuera por este fragmento que ha conseguido un puesto de honor en este mi hogar cibernético.

¿Por qué los “cabrones” logran conseguir a la mujer que uno quiere y la consigue en estos lugares a estas horas? Ellos trabajan en conjunto con la mujer que es mala por naturaleza. La hembra dominante, la que ya regreso toda la cadena evolutiva y su corazón se secó en el proceso. La misma que genera admiración de las otras mujeres por su manera de manejar a los hombres y controlar sus vidas.

No queda claro si admira o si detesta a la hembra dominante o si hace ambas cosas a partes iguales, pero esa afirmación de ser malas por naturaleza con el corazón seco me da a mí que no es muy positiva... Así que somos unas cabronas... ¿Quién es el que se disfraza de víctima usando trucos de cuarta categoría para poder presumir de semental fingiendo ser lo que no es?

En fin, a lo mejor estoy siendo injusta. Yo le daría un consejo, si fuera caballero de verdad: indaga en el mundo femdom, que lo mismo te llevas una grata sorpresa...


Ah, y ni decir tiene que un sumiso debe ser un caballero, pero de los de verdad, y que algunos que están en las antípodas de serlo van por ahí clamando al cielo porque ninguna Ama los acepta. Mundo cruel.

4 comentarios:

  1. Jajajajaja. Excusas baratas para no decir que está llorando porque tiene sentimientos. Pero, ¿el hombre no tiene conductos lacrimales? Pues ea, a llorar se ha dicho.
    Pero vamos a ver, cualquier mujer que le tanga como pareja, ¡como no va a contar a sus amigas que llora viendo Toy Story 3! Por supuesto que si lloras con Toy Story eres un llorón, entonces si ves “Hachikò, siempre a tu lado” te da un parraque.
    http://es.wikipedia.org/wiki/Hachik%C5%8D
    Joder, cuando ha escrito “La hembra dominante…”, me ha recordado a Félix Rodríguez de la Fuente.
    Éste tío es un híbrido entre un Sátiro y un Orco, pero alma de cántaro, ¿cómo no se les va a secar el corazón con la ola de calor sahariano que nos llega?
    Si una Mujer dominante genera la envidia en otras por ver cómo nos dominan, ¿qué problema hay si somos NOSOTROS los que deseamos ser dominados?
    Cuando una mujer “normal” mira con esa envidia a la Mujer dominante…uhmm, algo tiene el agua cuando la bendicen chato.
    A éste tío le han expulsado de la Tierra Media y su Tom Tom no le guía fuera de ella, se le ve resentido con las Mujeres dominantes, porque cuando nació, la comadrona le dio un par de azotitos en las nalguillas y se quedó con ganas de más.
    Un caballero es un hombre atento, que se fija en los detalles para hacer que se encuentre cómoda, no en criticar. Seguro que es de los que cree que un caballero todavía lleva armadura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora resulta que también hay pseudo-caballeros, el mundo está perdido :D

      Eliminar
  2. Yo acuso al de la foto de haber robado esa rosa en un jardín y de no ser un ladrón profesional porque podría haber disimulado quitándole alguna hoja :P

    Bromas al margen, ya lo decía Groucho: "Disculpen si les llamo caballeros pero es que no los conozco muy bien".

    ResponderEliminar
  3. Es deshonroso; El usar esa clase de trucos para no llorar. Me cuesta imaginarme una mujer tan descuidada para no notarlo (sobretodo si para su desgracia pasara con frecuencia)así como me cuesta imaginarme que no le pierda automáticamente el respeto a este "conquistador" luego de presenciar ese espectáculo.

    ResponderEliminar

Los comentarios anónimos no se publican.