~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


lunes, 10 de junio de 2013

El sumiso buitre


En realidad, del título podríamos quitar lo de sumiso y poner hombre en general que vuela bajo y cae más bajo aun para pillar cacho (o intentarlo más bien) como sea, pero me voy a centrar en el caso concreto del sumiso, como es lógico en este rincón del ciberespacio. 


Tácticas más usadas por el sumiso-buitre:

1- Hacerse la víctima
Jooo es que no encuentro Ama, es que nadie me acepta”... Por algo será, ¿no, majo?. ¿Ahora resulta que eso es problema nuestro o se supone que nos interesa escucharlo, y encima solucionarlo?. Es que las mujeres, por muy crueles que deseen ellos que seamos en este caso, seguimos teniendo en sus mentes ese papel tradicional de resignadas y generosas, y de comprensivas (sobre todo con los pobres que se quejan de que su santa no los entiende).


2- Hacerse los interesantes
Yo es que no me entrego a cualquiera, solo a esa mujer mega ultra especial caída de un meteorito que saque de dentro de mí a ese sumiso de oro que llevo dentro”. Vamos, que solo falta que nos den ganas de arrodillarnos a suplicar que le permitas demostrar que eres esa Ama salida de sus mejores sueños. Encima algunos tienen el morro de pedir lo máximo siendo ellos lo mínimo en todos lo sentidos.


3- Hacerse pasar por un premio
Estos son parecidos a los anteriores pero no son nada selectivos. Solo te dicen aquello que suelta cualquier buitre de discoteca o sitio cibernético de ligoteo: “venga, nena, dime que sí y no te arrepentirás”. Ya me arrepiento de perder dos minutos leyendo tu patético mensaje, así que, circula.


4- Pelotear todo lo que haga falta y más
De esto ya hablé en el sumiso pelota, así que para qué repetir.


5- Matar dos pájaros de un tiro
Estos vienen ya con el no asimilado, así que tienen la táctica de pedirte que le recomiendes a alguna Ama que conozcas, porque, recordemos, según el punto 1, que nuestro papel es ser comprensivas y ayudar al prójimo... Claaaro, yo no tengo nada mejor que hacer que decirle a mi hipotética amiga Ama, “oye, mira, hay un tío que no me interesa para nada, pero como soy tan generosa, te lo endoso a ti, y no me des las gracias, que las amigas estamos para eso”.

Habrá alguna táctica más, seguro que no dejan de sorprenderme en el futuro. Algún sumiso de corazón puede caer por desesperación o ignorancia en algún error de esos, pero es más propio de los sumisos de calentón, porque los otros no necesitan utilizar trucos baratos ni andar con engaños y faltas de honestidad. 

12 comentarios:

  1. En todos lados hay farsantes que dan mal nombre al resto. Entre las amas tambien hay, pero cuidado con decirles algo...

    Levantan la mano y dicen "soy sumiso" y lo único que desean es que la mujer cumpla y recree sus fantasias y deseos de alcoba, porque realmente no creo que estos hombres busquen otra cosa que no sea cama a ratos y cuando ellos quieran.

    No alcanzan a comprender siquiera lo que es la entrega. Y fallan en lo básico... en saber quien manda.

    Un saludo Ama S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy lícito criticar a las amas farsantes y de negocio rápido, lo malo es que alguno critique a una buena Ama como rebote porque no le hace ni caso, y con razón. Yo aquí también le he dado caña al colectivo de amas "chungas".

      Pues sí, lo básico es eso, pero fíjate que por ahí hasta dicen lo contrario y cuidadín con llamarles falsos, que somos peor que torquemada... XD

      Eliminar
  2. Tácticas de conquista. Parte del folklore de la seducción.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonita es la seducción basada en la honestidad. Todo lo demás es chantaje y juego sucio.

      Eliminar
  3. Jaja, ¡me encanta como los describes!
    Es cierto, y de esos hay muchos. Tengo la mala suerte de que me escriben muchos buitres de los puntos 1 y 2, sobre todo del 1, que pretenden explotar mi lado maternal... y siempre contesto lo mismo: No gracias, yo ya tengo hijo.
    ¿Será que se les ha metido en los genes esa creencia de que por ser mujer, seamos comprensivas, generosas y hasta solucionadoras de problemas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que mala suerte, es pura estadística ;)

      Los roles tradicionales de lo que se supone que debemos hacer por ser mujer u hombre es un lastre que, a este paso, costará varios milenios en ser erradicado.

      Eliminar
  4. Pues qué quiere que le diga. Que tiene razón en todo lo que ha escrito y con todo eso, a veces pienso que es mejor dejar de intentar hacer entender nada -a pesar de ser casi imprescindible hacerlo- ya que probablemente se darán por vencidos antes o después, terminando en algún gabinete de Amas profesionales para seguir su vida paralela, en el caso de estos, para”LELOS”.
    Si un prenda de los que pone como ejemplo es malo, el siguiente es peor. El primero por “triste” vende penas; si no puedes lo dices y ya está, la mentira no lleva a ningún sitio. El segundo por NO ser sumiso; no se puede ir así a ofrecerse a un Ama para decir que la vas a servir sabiendo que te sirves a ti mismo. El tercero por lo mismo que el segundo, son lo mismo, iguales. Iguales de vacíos de sentimientos sumisos. Y el cuarto como el quinto, hará todo lo que quiera el Ama para conseguir su meta, la de éste claro.
    En definitiva, por mucho que se intente hacer ver lo que se busca, -en su caso un sumiso verdadero-, siempre se tiene que estar con los ojos abiertos, porque los vende sueños prometen lo que no tienen, lo que no son.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Prometer hasta meter, nada nuevo bajo el sol. Como lo de pedir y buscar sin pararse a pensar qué tienen ellos para ofrecer o sin conocerse a sí mismos. Y cuando saben lo que son, o sea, buscadores de morbo, prometen la luna como si las palabras no se las llevase el viento. Resultaría hasta gracioso cada vez que llega alguno siguiendo el manual del anti-sumiso si no fuese tan penoso.

      Eliminar
  5. Vaya fotos! Ese buitre es hasta bonito... ¿Seguro que no usaste fotochop para adaptarlo a las exigencias del post? :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada, es que pone esa cara de interesante cada vez que ve a una buitraca cerca. Está pensando "por dónde ataco, derecha o izquierda?" XD

      Eliminar
  6. Puede que sí, que por la vida hay mucho “buitre”. Pero, como bien has dicho, los buitres merodean en todos los ámbitos posibles, no sólo en el mundo del BDSM. Los carroñeros los podemos encontrar principalmente en las discotecas, donde debido a las altas cuotas de alcoholismo la inhibición es mayor, pero también los hay en cualquier ámbito de interacción social, ya sea en el trabajo, en el parque o en el supermercado.
    Pero la información que das no es sorprendente ni innovadora, es más, son banales descripciones a vuelapluma, de lo que uno se encuentra cuando entra en la red, donde el nivel de inhibición es mayor aun que en el mencionado estado de alteración mental que produce el alcohol (y lo que no es alcohol), la música a toda pastilla y las luces de neón.
    Incluso me atrevería a decir que muchos de estos rasgos descritos, pueden ocultar un trasfondo mucho más complejo y sofisticado. Como bien sabes, el porcentaje de mujeres dominantes de verdad, es prácticamente el mismo que el de supuestos sumisos interesados realmente en la materia. Hablas del “buitre”, pero la “Buitre” es casi peor, pues, en su gran mayoría, antepone el estatus social y económico que cualquier otro rasgo, dejando de un lado el sector profesional, al cual no conozco, ni deseo conocer.
    Ser sumiso no significa ser imbécil. Ser sumiso no quiere decir ser un completo idiota; tampoco se puede confundir con debilidad, como hacen la mayoría de teóricas Amas. Ni se puede catalogar con tanta ligereza a la gente o te expones precisamente a eso, que te miren con cierto recelo, y que sólo atraigas sumisos-pelotas, como el señor del comentario “Yo, sumiso”.
    Tampoco hay que ser desagradable, ni pretender buscar en la dominación carencias que uno pueda tener en sus relaciones convencionales, en su vida, o en sus más oculta frustraciones. Ser sumiso es un sentimiento bastante más profundo, casi atávico, que reside en la voluntad de dar sin esperar nada a cambio. De ser activo, participativo, no en ser una mera estatua que se limita sólo a decir “Sí Ama” a todo esperando que por arte de magia dicha persona resuelva todas nuestras fantasías con toda la comodidad del mundo. Para que que haya complicidad, tiene que haber mucho conocimiento mutuo, de nada sirve etiquetar a la gente tras unos breves instantes de conversación, como haces en tu artículo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que te refieres a la DESinhibición. Por lo demás, no sé si me das la razón o todo lo contrario, pero tienes el resto del blog para saber lo que opino, en vez de "etiquetarme" tanto a mí como a yo-sumiso tras un vistazo rápido a un solo post. Se trata de actitud, tanto para sumisos como para Amas, y la tuya no parece la más sutil entrando aquí cual elefante en una cacharrería.

      Eliminar

Los comentarios anónimos no se publican.