~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


miércoles, 17 de abril de 2013

Pequeños-grandes gestos


Aquí van algunas escenas interesantes entresacadas de una película normal para ilustrar que la Dominación Femenina está también en cada detalle y que crece y se afianza a partir de gestos, en apariencia sin importancia, pero que son los sólidos cimientos sin los cuales el resto se viene abajo.

Entre otras cosas, que tanto Amas como sumisos sabrán interpretar, algo de lo que vemos en estos fragmentos es: Ella es directa con él, toma la iniciativa, es el tipo de inversión de roles que más me interesa a mí. El se pone nervioso. Si no es así, si no impresiono al sumiso, no es buena señal. El pide perdón por atreverse a besarla y entonces ella se lanza a besarle. Es el típico gesto que me parece irresistible, cuando él recuerda dónde está su sitio y que no debe salirse de ahí. El se queda sin ropa y ella vestida, encima de él y guiando la acción. Puede parecer sexo “normal”, y de hecho en la película no va en otra línea, pero si fueran Ama y sumiso, sería sexo femdom, pero de esto ya hablaré en otro momento. 


video



video



video

7 comentarios:

  1. Un buen ejemplo de saber estar, de naturalidad y de respeto por ambas partes. Los pequeños-grandes gestos son los que dicen de verdad quién es cada uno :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que un simple gesto puede encumbrar a alguien o servir para dejar ver sus peores miserias, y al final eso es lo que queda, no las palabras vacías.

      Sobre el respeto, me encanta cómo ella abusa de él en la última escena, eso sí, desde un absoluto respeto :D

      Eliminar
  2. Si es que no son necesarios grandes despliegues de atrezzo, ni actuaciones exageradas para sentir que se está en una situación FemDom. Basta una mirada, y basta un gesto... lo sutil es con frecuencia lo más bello ¿verdad?

    Preciosos los fragmentos, hay que reconocer que en el fondo somos unas románticas... con un sentido particular del romanticismo ;).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si un gesto o una mirada no transmiten, lo demás será solo teatro.

      Si ser romántica es no dejar el corazón fuera de esto, lo soy ;)

      Eliminar
    2. Eso es lo que las fantasías no explican, ni los videos en los que aparecen las actrices pornos haciendo las veces de Mistresses: que se necesita corazón para que todo tenga sentido y te inunde cada fibra de tu ser. Lo demás son músculos, estímulos y pamplinas.

      Me alegro de que seamos románticas :)

      Eliminar
  3. Me gusta el primer corte de la película cuando entra ella en la habitación y lo primero que hace él es preguntar qué tal lo ha hecho, esperando como su aprobación. A continuación él supedita el éxito sucedido a la presencia de ella.
    ¡Bueno!, cuando le pregunta que si piensa en ella y posteriormente le dice que ha vacilado al responder, él es como si se estuviera jugando la vida y responde, ¡no!, para a continuación cogerle la mano. Mi imaginación me hace ver algo DF cuando ella le mira por segunda vez y él le suelta la mano como si no hubiese obtenido el permiso para cogerla.
    ¡Ay!, que miradas, ¡qué palabras! Pienso en vos constantemente. Siempre lo he hecho. Ufff.
    El segundo corte para mi gusto es el más intenso. La sigue para disculparse y decirle que lo que ha hablado es por su bien. Le suplica que le cuente lo que le ocurre, sus problemas, y cuando ella se auto-reprocha, él quita hierro al asunto.
    El beso. Él la besa y ella no se retira, sin embargo se disculpa por ser medio “robado”, y es sólo cuando ella decide que se desatan ambos.
    El tercer corte es genial. Ella es la que entra en la alcoba, pero es ÉL el que espera lo que vaya a suceder. Ella toma el mando y él espera la decisión de ella, cuando le quita la camisola y LE tumba sobre la cama quedando debajo de ELLA en una posición de inferioridad. Desde que ella le tumba en la cama, le mira siempre desde arriba, desde la posición dominante.
    Yo me uno a ello. El romanticismo no entiende de tendencias, condiciones u opciones sexuales. Romanticismo es la idealización de algo, soñar con eso y tener sentimiento por ello.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la clase de sumiso que me atrae, activo y a la vez pasivo en el sentido de dejarse llevar.

      Es genial interpretarlo en clave femdom, porque un simple detalle como el de cogerle la mano en un impulso para arrepentirse por su osadía acto seguido cobra un sentido especial en ese contexto. Y ver escenas así, pasadas por el filtro de una visión D/s, resulta de lo más satisfactorio, a falta de películas específicas que muestren a mujeres y hombres reales sintiendo la DF, y que no sean de la típica dominatrix haciéndole perrerías al cliente.

      Eliminar

Los comentarios anónimos no se publican.