~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


sábado, 9 de marzo de 2013

Malditos clichés


Esta serie me encanta, aunque no precisamente por esta pareja, que mantiene una relación de idas y venidas, algo lógico, ya que son muy distintos y él no es el tipo de ella para nada. Esto, que como situación cómica funciona hasta cierto punto, me parece desastroso llevado a la vida real. Uno de los dos, o los dos, deben fingir lo que no son y... seguro que a más de uno le suena la historia de algo.

En la escena se resume esa lucha que tienen los dos. Él debe fingir ser el típico macho dominante perdona-vidas (arrogante es la palabra que ella usa literalmente) para tenerla interesada y sexualmente a punto de ebullición, pero enseguida le sale al pobre su lado complaciente, por lo que ella se enfada y pierde todo interés por él. “Te juro que haré todo lo que tú me pidas”, le dice a la chica, y ella pone cara de asco y decepción infinita. Pues nada, hija, tú te lo pierdes, y para asco, el que me dan a mí los putos manidos clichés sobre lo que debe ser todo un hombrecito.



11 comentarios:

  1. Jajaja a mí una vez hace muchos años me pasó exactamente eso, pero a la inversa...
    La había conocido en un chat hacía dos semanas. Habíamos quedado en vernos. Fui a recogerla al autobús y nos cruzamos sin reconocernos porque ni siquiera sabíamos cómo éramos. Resultó ser una mujer bastante guapa, rubia, pelo largo... tenía buena conversación (cosa que ya sabía). Nos fuimos a tomar algo a un pub. Cuando salimos (después de bastantes cervezas) íbamos cogidos de la mano... La primera vez que la besé se me debió haber disparado el pilotillo rojo, aquella laxitud al besar... pero no, que para eso iba un poco bolinga y todo se amortigua...
    Llegamos a su hotel. En un momento dado estaba semidesnuda en la cama, y yo encima dándole un masaje... pero algo me empezó a chirriar... por increíble que parezca al común de los mortales, aquella actitud suya demasiado pasiva (no dicha en palabras, sino en su lenguaje corporal) de ¡haz conmigo lo que quieras! me bajó la libido a los pies... Nunca antes me había pasado. Quiero decir, ahí estaba, una mujer preciosa, semidesnuda, toda todita para mí... y casi sorprendiéndome a mí mismo le digo: "Lo siento, me tengo que marchar. Mañana nos vemos", y salí sin mirar atrás... Creo que esto para más de uno no será muy comprensible. Lo hice sin pensar, me salió de no sé dónde...
    Otras veces jugar he jugado a otras cosas ... Jugar, claro, jugar. El problema es que ella no estaba jugando, era así en un grado extremo (¡tanta pasividad!) y yo lo sentí como un fantasma que espantaba toda mi lujuria... De aquello han pasado muchos años, y nunca lo he lamentado. A la mañana siguiente no sabía muy bien lo que había sucedido, supongo que hoy lo entiendo un poco mejor...

    ¡Lo que son las mentes! XD
    Bueno, una ilustración de la historia vista desde el otro lado...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú sí que tienes "bibliografía"... Lo de quedar con semidesconocid@s da lugar a ese tipo de situaciones. Seguro que ella también guarda un recuerdo imborrable, como podemos leer en su diario secreto... "el chico no estaba mal para pasar la noche, pero el pobre recordó de golpe que tenía que regar las plantas y darle de comer al gato y tuvo que dejarme allí en paños menores, me pareció tan tierno...". Claro que, existe otra versión, pues la chica pasiva guarda un diario paralelo para despacharse a gusto, pero eso lo dejaremos oculto porque puede herir sensibilidades XD

      Muchos aseguran que un hombre de verdad no diría que no en un caso así, pero si hiciéramos un censo real, no de cara al qué dirán, nos llevaríamos una sorpresa con la cifra de hombres que odian hacer lo que se supone que tienen que hacer.

      Eliminar
    2. Jajaja si quiere le puedo contar cómo siguió la historia... y así no tiene que transcribir la otra versión del diario...

      Resultó que a la mañana siguiente fui a buscarla al hotel, y al principio fue todo raro. La chica estaba un poco desconcertada, la verdad. Pero bueno, empezamos a hablar y de nuevo se estableció el buen rollo... En un momento dado me contó que hacía un rato había llamado a un buen amigo suyo con el que siempre iba a bailar, y que le había dicho lo que había pasado la noche anterior. Me dijo que su amigo no daba crédito a lo sucedido y que se tiraba de los pelos (la chica me confesó después que este amigo suyo llevaba detrás de ella desde hacía tiempo)... y bueno, pasamos un fin de semana encantador, la verdad. Fuimos a pasear, a ver muchos sitios, a un concierto por la noche con unas amigas mías (que dio para unas cuantas situaciones raras y memorables porque en aquel entonces andaba con una de esas amigas en una extraña relación de amistad...), nos volvimos a enrollar sin pasar a mayores... y el domingo regresó a su ciudad. La verdad es que no tengo mal recuerdo de todo aquello, y aunque mi reacción fue (supongo) poco común con lo que se lleva, pues me alegro que aquello fuera así. No me va mucho el tema de la estandarización; las cosas tienen que ser tan naturales como surjan y no tienen porqué encajar en patrones preestablecidos, ¿no?.
      Seguimos manteniendo la amistad unos cuantos meses hasta que después mi vida dio un giro y perdimos el contacto... No sé si existiría esa segunda versión del diario, ella me dijo que no se molestó: más bien se sorprendió... XD. Más tarde ella me invitó a ir a visitarla, pero nunca fui por esos cambios que antes he mencionado...

      Respecto a su último párrafo, estoy totalmente de acuerdo. Yo por lo menos hago lo que siento que tengo que hacer, no lo que los patrones que no sé quién demonios impone me marcan...

      Un poco más de mi "bibliografía" para que necesite menos las bolas de cristal...
      Con lo fácil que sería contarle mi vida y ya está, con brutal sinceridad ¿no? :P

      Eliminar
    3. Sip, la línea recta se inventó para algo, pero también está para algo el derecho a permanecer en silencio so pena de ser utilizado en contra :P

      Eliminar
  2. Luego soy yo el de la mala leche y la sal...........

    Saludos efusivo???? ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bah, suelto un taco y ya me dicen que estoy enfadada :P Lo de la sal es cierto, no te lo voy a negar XDD

      Efusivos, cordiales y atentos saludos de mi parte XDDD

      Eliminar
  3. Y yo desde la primera temporada con la ilusión de que la rubia se muriese (en la ficción, claro)...

    ResponderEliminar
  4. Siiiiiií!! Esta serie me encantaaa!! Jajajajajaja

    Es una de las comedias de situación más divertidas. Es cierto que al igual que en "Dos hombres y medio" (sobre todo en la época Charlie Harper) exagera mucho a los personajes. Son personajes muy estereotipados, llevados al extremo… pero creo que ahí está la clave de su éxito, y de las situaciones delirantes a las que se enfrentan.

    En cuanto a lo que comentas de los clichés, es tranquilizador comprobar cómo valoras a un sumiso como hombre, por sus ganas de entregarle y aceptas con total naturalidad que no quiera desempeñar el rol de gallito de corral. Me parece que ese es el fondo del asunto. Desde mi punto de vista así debe de ser y no podría pensar en estar con alguien que en su fuero interno no viese esto de una manera semejante. Lo que no puedo dejar de pensar, debe de ser por mis fantasías, es en las vinculaciones que veo entre esto y el tema del cuckold. Aunque no tiene por qué relacionarse exclusivamente con el cuckold, sino con la humillación de una u otra manera. Me explico. Entendiendo que las personas pueden ser o comportarse de tal o cual modo, y que se valora a las personas por cómo son y no por los convencionalismos sociales… ¿Por qué no podemos reinos de los clichés y usarlos para divertirnos? Otra cosa es el fondo y la esencia de las cosas.

    Creo que detestas la idea del machito seguro de sí mismo, presumido y ligón, verdaderamente es detestable, así que nada que objetar. Pero nada, o muy poco, es tan exagerado como los personajes de Chuck Lorre, así que en ocasiones una persona es solamente fachada y en otras sorprende ver que no se corresponde con la imagen que tenemos de ella. Tampoco quiero cambiar el tema de conversación, que sobre el cuckold ya existe su entrada y aquí el protagonismo lo tienen los grandes Seldon, Leonard y Penny…

    Un saludo y gracias por compartir ideas tan interesantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que es triste tener que ir con una fachada por la vida, ese sería mi resumen.

      Eliminar
  5. Por supuesto que sí!!! Ir con una fachada por la vida es horrible, a eso me refiero con aquellos que son solamente fachada. Por esa razón las apariencias son solo superficiales y no debemos fiarnos de ellas. Además, en ocasiones, la imagen que tenemos de una persona no se corresponde con como es en realidad (también para sorprendernos positivamente).

    Un saludo!!

    ResponderEliminar

Los comentarios anónimos no se publican.