~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


domingo, 17 de febrero de 2013

“La” faraón




La dama de la imagen se supone que es la reina Hatshepsut, una mujer que tuvo que asumir el trono egipcio en el siglo XV a.C. a falta de un hombre mejor situado en la línea de sucesión. Para ello, decidió colocarse el título de faraón y ser representada con la típica barba y la falda larga propia de los reyes. Sin embargo, no ocultaba su feminidad, dejando claro que ser autoritaria no estaba reñido con ser femenina.

Entre sus logros más destacados está el haber mandado construir el templo Deir el-Bahari, el más visitado por los turistas hoy en día así como el obelisco más alto, además de dirigir incluso en persona a las tropas en expediciones militares.

Pero aparte de eso, que no es de poco interés, resulta que hay una figura masculina en esta historia cuyo papel no queda muy claro, lo cual lógicamente aprovecharé para interpretar a mi manera... Un tal Senenmut era su “chico para todo”. Era un plebeyo que trabajaba a su servicio, en varios altos cargos, y que los cotilleos de la época (que de esto siempre ha habido) adjudican el papel de amante secreto, como refleja este grabado erótico de la época, en el que se le representa haciéndole un favor especial a la Reina...



Lo único cierto parece ser que este hombre permaneció siempre soltero, y que era la mano derecha de la Reina. Sus tumbas fueron excavadas de tal manera que quedan al mismo nivel y muy cerca una de otra, tal vez en un intento de pasar juntos la eternidad, ya que en vida tenían que mantener las apariencias.

Faraones sucesivos a ella intentaron borrar toda huella de esta faraón-mujer que no siguió la tradicional línea sucesoria patriarcal, pero el tiempo lo pone todo en su sitio y al final se recuperó su recuerdo en una reciente excavación del año 2007.

Una Reina que se adelanta a su época y su fiel sirviente... qué gran historia.

8 comentarios:

  1. Ahora sólo hay que esperar a que venga Hollywood a ofrecerte un papel en la película... Otra cosa es que tengan suerte y aceptes ;)

    P.D. Esto de adivinar quién sale en los grabados tiene que ser algo parecido a la lotería...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, como película no pinta mal. No sé si aceptaría yo, depende del compañero de reparto :P

      ¿A la lotería? Pero si más claro no puede estar... :P

      Eliminar
  2. Que majetes..............y que picaruelos.Anda que se lo montaron mal.Despues de esto, a lo mejor a alguna Dómina, la llama eso de hacerse llamar por su sumiso, "Mi Faraona", aunque suena un poco a Lola Flowers........ XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, si, un poco folcklórico sí que queda ;)

      Eliminar
    2. Pues andaaaaaaaa que no hay ya nombres con "soleras" léase Greys y vástagos similares jª jª jª

      Ama S...una peli como esta..el partener fijo que merece la pena...xd

      Eliminar
    3. Cierto, en jolivú no van a poner un callo que ahuyente a la taquilla. A ver si pillo un curso de actriz online XD

      Eliminar
  3. Gracias por el post, me encanta todo lo relacionado con el antiguo Egipto. Sabía algo de la reina Hatshepsut, pero nada de su fiel sirviente.
    Supongo que en todas las épocas a habido sumisos, Senenmut pudo haber sido uno.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En épocas antiguas lo que había era mucho esclavo puro y duro, aparte alguno podría ser sumiso sin que lo obligasen, como se sugiere en la película Ágora, porque en ciertas situaciones estaba el campo abonado para una relación femdom.

      Eliminar

Los comentarios anónimos no se publican.