~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


domingo, 20 de enero de 2013

La esencia de la verdadera sumisión




A mí, por si no lo he dicho ya, la sumisión que me llena es aquella que surge desde lo más profundo del interior del sumiso, no como una elección, capricho o deseo de cumplir una fantasía, sino como una necesidad que no le deja opción, porque esa es su manera de sentirse realizado, a la vez que excitado, en su relación con una mujer. Espero que no haga falta a estas alturas explicar que esa mujer tiene que ser dominante y complementaria con él, pero lo que sí voy a comentar es que la clave de la verdadera sumisión no se queda ahí en ese sentimiento interno del sumiso. Me explico.

Ya dije que esto no es algo unidireccional, un sumiso puede creer ser, en teoría, el mejor sumiso del universo, porque sienta ganas de caer de rodillas ante esa mujer en concreto o porque la simple idea de la situación X le ponga a cien (repito también que el sumiso sexual a secas no me interesa, pero que tampoco me interesa un sumiso no sexual). Esa necesidad de entregarse para hacer feliz a su Ama es algo que, como digo, es lo que le surge, y podríamos pensar, ah, vale, pues ya está, con sentir eso e intentar servir al Ama, ya tenemos a nuestro sumiso ideal. Pues no, falta lo primordial. La felicidad del sumiso no es (solo) dar rienda suelta a esa necesidad, ni siquiera es (solo) sentirse el más afortunado por ser el elegido para someterse a esa mujer, lo fundamental es que realmente consiga que su Ama sea más feliz gracias a él, y entonces sí que podrá decir, con todo el mérito y toda la razón del mundo, que su sumisión es útil, y que llega a donde tiene que llegar, y cuando consigue su objetivo, retorna a él esa sensación de plenitud y esa satisfacción de saber que es ÉL quien consigue que la vida de su Ama sea realmente satisfactoria.

No quiero decir que la felicidad de ambos se base al 100% en su relación D/s, la vida es más amplia que todo eso, me estoy refiriendo a la felicidad interna de esa relación. Si pretendemos que la otra persona llene TODO nuestro universo, vamos de cabeza al desastre. No se puede idealizar a nadie ni a ningún tipo de relación, pero de idealizaciones ya hablaré.

En el contexto de una relación de Dominación Femenina la verdadera sumisión se mide, para mí, en el grado de satisfacción que consigue el Ama gracias a su sumiso. (Nota para Amas en duda: si ese sumiso no te hace feliz, qué más pista quieres... Si encima te hace infeliz, dos consejos: primero, huye; segundo, no mires atrás).

No siempre se consigue alcanzar esa sublime felicidad, pues la felicidad en cualquier ámbito es como una brisa que te roza de vez en cuando, pero lo importante es ver que el sumiso pone todo de su parte para intentar que así sea. En esto consiste el famoso, y a veces abstracto, concepto de la entrega. Solo con un conocimiento profundo del sumiso se puede saber si está dando el 100% o no. A muchos supuestos sumisos les parece más que suficiente intentarlo a un porcentaje bastante menor, quedándose eternamente en esa línea cómoda desde la cual no implicarse demasiado, con un constante pedir disculpas, con la permanente promesa de hacerlo mejor que nunca intentan siquiera poner en práctica.

Las palabras son gratis, “tengo que hacerlo mejor”, “no volverá a pasar”, y similares, llega un momento en que resultan ridículas o directamente irritantes cuando te das cuenta de que el sumiso en cuestión solo está jugando al teatro de la sumisión. La sumisión verdadera no puede compararse con ningún teatro irreal, claro que lo que se siente tampoco es irreal, que no es poca recompensa.  

6 comentarios:

  1. "sino como una necesidad que no le deja opción" Me ha encantado esa frase :)

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo con lo leido.Añadiria si se me permite, que encontrar esa felicidad es trabajo de los dos, Ama y sumiso, ya que cargar el peso y la responsabilidad de dicha consecucion de esa felicidad sobre solo una parte, es un error muy comun por parte de algunas Dominas, que se creen que esto es sentarse y que el sumiso haga TODO.
    Y asi las lucira el pelo......y las botas......XD.
    No solo hay actores en el lado sumiso.

    Saludo de verdad, nada de sobreactuado ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vuelve el sindicato Ds (democracia sumisil)... :P

      A ver, ambas partes se implican, pero esto no deja de ser una tiranía consentida, y el sumiso se esforzará, porque ya en eso va su placer. Obviamente, si no resulta un esfuerzo satisfactorio acabará por emigrar a otras tierras dominantes.

      Eliminar
    2. Hahahahaha, no es sindicalismo, solamente apuntaba un detalle que a algunas se las escapa.Por supuesto que es una tirania consentida y el esfuerzo debe venir en su gran mayoria de la parte sumisa, lo que no quita que la parte Dominante se cruce de brazos.Si las "cosas" no se cuidan, se acaban rompiendo o perdiendo.....you know???. ;)

      Eliminar
  3. La verdad es que se aprende mucho leyendo estas publicaciones. Coincido en los puntos de vista que expones. La realización en la entrega, el servicio, esa necesidad que no deja opción, aderezado todo ello con excitación… por supuesto por Ella, solo por Ella y para Ella. A mí me gusta pensar que no es algo de ser buen o mal sumiso, sino que es algo que nace entre dos. También estoy de acuerdo en que la sumisión se mide en el grado de satisfacción que obtiene el Ama gracias a su sumiso y por descontado en que la felicidad de ambos no puede medirse exclusivamente en esto, ya que una vida plena tiene muchas facetas y esta es solamente una de ellas.

    Ahora bien, sin pretender entrar en ese sindicato sumisil, quisiera dejar un par de ideas discordantes. Son incontables las referencias del tipo “verdadera sumisión”, “supuestos sumisos”, “sumisos que no saben que no son sumisos”, etc. Doy por sentado que existe gente para todo y por supuesto hay quien se conforma con quedarse en la superficie de las cosas, que nunca entenderá de que va este tema (tanto hombres como mujeres) o que solo busca satisfacer sus necesidades. Correcto. Otros pueden estar más perdidos, y tener, sin embargo todo el potencial del mundo. Por este motivo es de agradecer este fantástico blog, ya que ayuda, como decía al principio a encontrarse con muchas ideas. Yo no puedo dejar de verme reflejado entre líneas con frecuencia, en la propia publicación anterior de Jane Austin… y en mil cosas más.

    Es por estas cosas que para mí es una cuestión de personas, de por qué congeniamos unos con otros, pero no con todos, y a su vez esos que no congenian con nosotros lo hacen entre ellos o con otros. Por eso no sé si es tan interesante ser buen o mal sumiso, sino tener la voluntad seria de esforzarse por gustarte, por servirte, por complacerte, porque eres tú esa persona que me hace sentir esa necesidad que no me deja opción.

    Ya no me extiendo más porque después tengo que decir que no volverá a pasar. ;)
    Un saludo y mis más sinceras gracias por sus publicaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Doy por sentado que un sumiso no puede entregar lo mejor de sí a no ser que esté ante la Mujer que merezca su entrega. Pero sabes... hay una actitud de entrada, tras unos primeros intercambios de impresiones, que le hace ver al Ama, a poco que tenga cierta experiencia, si tiene delante un diamante en bruto o un bruto a secas XD

      No tod@s congenian con tod@s, cierto, un sumiso puede no hacer las cosas realmente mal y sin embargo no hacerme sentir esa chispa especial, el famoso feeling. O también se puede interpretar esto de encajar como que siempre hay un roto para un descosido, y para un sumiso deseoso de mandar desde abajo siempre habrá una Ama incauta que se deje, o que lo haga encantada, claro, que todo es respetable, lo malo es cuando no se sabe que te están utilizando ;)

      Eliminar

Los comentarios anónimos no se publican.