~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


viernes, 30 de noviembre de 2012

QUIERO que seas mi ama


Si es que una no tiene sumiso porque no quiere... Con la de oportunidades de oro que me llegan y nada, yo haciéndome de rogar. Agradezco a los que me escribís con la mejor de las intenciones, por supuesto, aunque la mayoría no os molestáis en leer ni el blog ni el apartado del lateral acerca de conocerme, así que yo tampoco me molesto en responder. Empate. Pero algunos me lastiman tanto la retina que se merecen su inclusión en la galería de los horrores.


Hasta ahora solo he sido “indiscreta” con un mensaje del típico casado aburrido. Siguen llegando, por cierto, al menos me sirven para tener la mandíbula en forma a base de carcajadas. Y otros casos los tengo archivados y no tengo intención de volver la mirada hacia allí. Pero el señorito que me envió este mensaje merece consideración aparte, porque ya, para rizar el rizo, resulta que es proxeneta en sus ratos libres (mira que son torpes algunos, no saben que TODO queda registrado en internet). Con lo bien que me caen a mí estos señores, con esa gran labor social que realizan. Aquí está el pedazo mensaje hiper currado del individuo. Original hasta las trancas.



El hombre es modesto, eso sí, como puede verse. Es real y verdadero, el sumiso de oro, premio nobel al sumiso entre sumisos, creo que lo pone en su dni. Lo que no me queda claro es en qué orden debo hacer esas tareas, ¿primero le azoto hasta hacerle llagas en el culo o viene antes lo de tenerlo a cuatro patas en pelotas? Uf, ay, no sé, qué angustia, me estoy estresando, no sé si estaré a la altura, que tengo que adiestrarlo “poco a poco”... ¿a cámara lenta será? ¿Y tiene que ser con una zapatilla? ¿Mía o suya?


Menos mal que ha pronunciado las dos frases mágicas. Mi ama, dice, él lo ha decidido por mí, así que yo, me callo la boquita y le obedezco, que para eso estamos. Soy suya, todita suya, y yo sin saberlo. Y la otra frase tampoco puede faltar. A tus pies. Sí, tutéame, venga, dame mássss de eso, que me pongo a cien. Y por si la de antes no cuela, ya con esta me derrito. A tus pies... mmm cómo me pongo, como si me la acabasen de decir por primera vez en mi puñetera vida.


Hay que ver lo complicado que es poner los puntos y comas en su sitio usando solo una mano. Que te pongas cachondo mientras me escribes es algo que ya me lleva a la estratosfera sin cohete.


Pues nada, ahora mismo voy a buscarle, a ver si me hace un favor y me busca un hueco en el prostíbulo. Ah, qué alivio, menos mal que has llegado, ya pensé que nunca aparecerías, perrito mío.


lunes, 26 de noviembre de 2012

La simbología de la Dominación Femenina




Esto de las visitas milcentenarias me ha recordado un tema que tenía pendiente tratar. Muy al principio, este blog consistía en un par de entradas y otro par de fotos en el lateral. Cuando fui adornándolo busqué imágenes que casaran con el espíritu del mismo, es decir, nada de fotos de mal gusto o explícitas. La mayoría de las que aparecen aquí al lado estaban todas juntas en un vídeo montado con imágenes en youtube, así que solo tuve que ir pausando y capturando. Por cierto, que aquel vídeo fue censurado y eliminado, cómo no, poco después. Pero para la foto de cabecera quería algo que reflejara en una sola imagen lo que significa para mí la Dominación Femenina. No fue fácil, busqué y miré por todos lados. Pero cuando la vi, dije ¡ESTA ES!.

Ya digo, no fue tan rápido encontrar la foto protagonista, esa que dejase muy claro por dónde van los tiros aquí, aunque muchos despistados en busca del tópico porno siguen llegando, según me consta. Y bueno, aquí está la imagen completa, sin las cortinas negras que puse a cada lado. Lo hice por centrar lo más importante del mensaje que envía la imagen, aparte de por la ingenua intención de decir, “vale, cojo la foto pero la manipulo un poco y así el autor no me puede pedir que la quite”, lo que sería una faena, porque me encanta y cada vez la siento más como si fuera algo mío.

Voy a comentar a qué me refiero con el simbolismo de la imagen. Lo primero, como ya he dicho, es la sutileza, la elegancia, la normalidad y naturalidad que tiene el gesto. No se trata de ninguna práctica bedesemera, no es nada “fuerte” y sin embargo, ahí, para mí, está todo:

-El hecho de que él esté arrodillado, más allá del gesto físico, refleja la actitud de sumisión, se trata de agacharse para dejarla a ella por encima. Nada de un gusano degradado, sino un hombre, ni más ni menos, que se somete desde su libertad.

-Las manos atadas para mí simbolizan la entrega de su voluntad, es como sentirse desarmado y a la vez protegido al ponerse en manos de ella. Pero ya digo, que bastaría con que las tuviera a la espalda sin atar o simplemente quietas.

-Ella está (semi)vestida y él completamente desnudo, y me gusta pensar que no solo lo está físicamente, sino emocionalmente.

-La forma en que ella le agarra el pelo y con la otra mano mantiene su espalda inclinada, si os fijáis, no denota violencia sino todo lo contrario, pero es suficiente para tenerlo en esa postura sin que se mueva ni un centímetro.

-¿Qué está haciendo él? Eso es casi lo mejor de la escena. NO se trata de lo que ella le hace a él sino justo lo contrario. Él es una parte activa que le está dando placer a ella. Está con los ojos cerrados, completamente entregado a la tarea de lamer su pierna.

-Ella no está disfrazada de mega Ama, lleva unos zapatos elegantes pero bastante normales, y tampoco lleva corsé, corpiño ni prendas de latex (no tengo nada en contra de todo esto, pero quiero decir que no es necesario vestirse de Diosa para serlo a ojos del sumiso).

Y como último apunte, añadiré que es la clase de imagen que me pone más que cualquier escena porno. Mil veces más.

miércoles, 21 de noviembre de 2012

100.000 visitas


Pues no, no me han regalado nada los de blogger por llegar hasta aquí, pero en fin, bromas aparte, como he dicho otras veces, un número es un número, y entre las visitas habrá de todo, gente interesada, despistados, algunos buscando porno extremo, etc. En cualquier caso es una cifra simbólica que tampoco voy a dejar pasar así como así, llegar a 100.000 visitas en poco más de un año no está nada mal, así que voy a aprovechar para agradeceros por haberlo hecho posible. A todos los que estáis ahí, dando la cara en los comentarios, o en la sombra, a los que estáis desde el principio y a los que seguís llegando, a los que solo sois un nick (aunque os sienta como algo más) y a los que os tengo puestas cara y/o voz, a todas y todos: gracias y abrazos.



Aquí dejo otra tanda de búsquedas de los que llegan hasta el blog para celebrar la efeméride. Me haría falta un esclavo 24/7 para no dejar escapar algunas joyas, pero esto solo lo miro muy de vez en cuando, así que en esta ocasión la pesca del espionaje al lector o visitante queda como sigue. (Aviso para miopes: pincha en cada imagen para ampliar).



Menuda lagartona estás hecha, tía...




Pues no las ocultes tanto, que luego ni tú mism@ las encuentras.




El único manual que funciona es este: ninguno.




Joder, pues si pretendes “hacerte” sumiso leyendo un blog... vas apañao.




Jaja... ¿y por qué no?...




Pues primero dice su nombre :P Uys, no, que tiene que decir Mi señora, A Sus Pies, soy Suyo... pero a todas y cada una de Ellas, con solo leer un nick, esto está mundialmente establecido así, ¿o no lo sabías?




Buenooo, una Ama para un sumiso lo es Todo, el Norte y el Sur, su noche y su día, su... ¿para qué te cuento esto si no tienes ni idea por lo que se intuye?




Jaja, pues esto era un sumiso que va y dice... Uys, no recuerdo como sigue... pero he escuchado taaantos chistes, no sobre sumisos, sino de boca de sumisos ;)




Ostras, ¿qué escala es esa? ¿Y hasta dónde llega?




Pues hija, suerte tienesss.




Hombre, una cosa es que yo le saque conexiones a ciertas cosas y otra es que exista algo así como género. Aunque no estaría naaada mal.




Si es que algunos no escarmientan hasta que no salen en las noticias.




Qué, pa que luego digan que exagero o me invento estas cosas...




Otra u otro de la secta de los secretos y misterios. ¿Qué será un sumiso secreto? ¿Irá con capucha y de puntillas para no hacer ruido? Me pierdo con estas cosas, de verdad.





Qué alegría que lo reconozcas, ahora solo falta que lo disfrutes ;)







Este es el tipo de cosas que SI demuestran que buscan mi blog, es como cuando noto que me buscan a mí y no a cualquiera que se ponga nick de Ama. Ya sé que es un poco largo de teclear y ocurren deslices como le ha pasado al madrileño/a, pero me alegro que lleguéis al destino a pesar de las incidencias ;)


viernes, 16 de noviembre de 2012

Mala para ti



Iba a hablar sobre la bondad/maldad de las mujeres dominantes, pero no me apetece ponerme a filosofar ahora mismo. Mejor que lo cuente, o cante, ella, una de esas mujeres que tuvieron una "mala" influencia en mi adolescencia. Alannah Myles se crió domando caballos, tal como suena, así que algo o mucho se le quedó de domadora, no sabemos si probó también con el género masculino. Tiene ese aspecto de ángel que esconde una diablesa debajo que viene a resumir lo que tengo que decir sobre el tema, ya veré si lo explico con más detalle en otro momento. El segundo vídeo fue su éxito más sonado. Siempre me llamaron la atención las poses de la chica y esas botas que delatan sus orígenes rancheros. El tercer vídeo va porque sí, de regalo.


Mala para ti

Crees que lo sabes todo sobre mí
porque pasaste la noche. Já.
Sip, vale, pues no.
Piensas que eres el que me va a domar.
Soy la peor pesadilla de tu madre,
una friki fuera de control.
Espera y verás.


Soy mala para ti, heriré tu orgullo.
Haré un agujero en tu corazón de diez pies de ancho.
Te haré sentir como si quisieras morir.
Incluso yo saldría corriendo de mí si pudiera.
SOY MALA PARA TI.
Y ESO ES BUENO.


Soy una asesina con conciencia.
Así que te advierto, cuidado con lo que haces
piensa antes de probar mi paciencia.
Soy una bomba de relojería emocional,
un derretimiento virtual.
Sí, es cierto.


Sabes que tengo un lado bueno también
y podría hacer algún bien por ti.
Pero soy mala para ti, despellejaré tu piel,
lo que quede de ti no lo reconocerás.
Si huyes ahora serás sabio.



video





video





video





miércoles, 14 de noviembre de 2012

¿Sumiso o pelota?



Esta es una pregunta que sirve como buen filtro para detectar las intenciones del sumiso que se te acerca, y comprobar si pretende servirte a ti o a él mismo en el fondo.

Si tú, sumiso X, tienes un historial, del tamaño que sea, de novias convencionales, habrás tenido en algún momento un comportamiento que, visto desde afuera, podría confundirse con el de un sumiso. Si eras sumiso en ese momento, de manera consciente o inconsciente, de hecho estabas siendo solo lo que eres y has sido siempre, pero, lo que quiero decir, es que está bastante asentado como norma social eso llamado cortejo, mediante el cual un miembro de la pareja, normalmente el hombre (en relaciones hetero, se entiende... jo, es agotador puntualizar cada cosa...), despliega cual pavo real sus más deslumbrantes cualidades y es más servicial que un camarero buscando propina. Porque ESA es la clave del comportamiento del macho en fase de conquista, BUSCA obtener algo a cambio de.

¿A cambio de qué? Bueno, ya ahí cada uno va a lo que va. Unos, querrán conseguir sexo sin complicaciones, otros buscarán una pareja estable y madre de sus hijos, y todas las variaciones posibles (aunque creo que la mayoría pasa de un extremo a otro, ejem).

Un sumiso puede parecer algo así como un novio en perpetua fase de cortejo. Y en realidad, es ESO para mi manera de verlo. Pero, ojo, la diferencia es que, si lo siente de verdad, si no finge ni hace un papel para pillar Ama por un rato o por un período de tiempo X, NO ESPERARÁ NADA A CAMBIO. Ya expliqué aquí  que el sumiso obtiene todo lo que desea a pesar de no esperar nada. Lo otro se llama ser un pelota, de toda la vida de dios.

La diferencia entre sumiso y pelota, entonces, está clara. El pelota va a decirte lo que quieres oír, te va a intentar “comprar”, va a ir a deslumbrarte o a impresionarte, en definitiva, va a hacer todo lo que pueda para tener lo que ÉL quiere tener, que eres tú, o mejor dicho, lo que tú le vas a dar, y una vez que lo tenga, se va a olvidar de todo lo que dijo, prometió o insinuó.

Un sumiso que se mueve por su interés está en las antípodas de lo que es la sumisión.

Claro, pensará alguna que me esté leyendo, eso es fácil de saber si abrimos el cerebro del sumiso en canal, porque a ver cómo distinguimos a unos de otros. Bueno, es más fácil de lo que parece. Hay grandes actores entre los aspirantes a sumisos, pero no se puede fingir de por vida. Una pista bastante fiable es ver cómo reacciona si no se lo pones fácil o si le haces ver algún fallo: si se rebota intensamente o se aleja de ti, te lo está dejando bien claro. Es muy fácil hablar, y las palabras bonitas y las buenas intenciones se las lleva el viento.



Aprovechando que esto ha parecido por momentos una revista literaria en comentarios recientes, podemos tomar ese ejemplo mismo. Por cierto, el poema ganador, el mío, por supuesto, que para eso soy la que manda aquí, jaja. Bueno, sigo. Me encantan los detalles y me tocan la fibra los gestos sinceros, pero todo tiene su momento y lugar. Si mi sumiso (cuando ya es MIO o está en (buen) camino de serlo) me envía unas líneas, en verso o en prosa, de palabra o por sms o por telegrama, me encanta, por supuesto. Y lo tomo como lo que es, un gesto para demostrar lo mucho que valora estar conmigo o por el motivo X. Ahora bien, si alguien, ANTES de conocerme de nada, o por un par de charlas, me envía un poema, pues bueno, lo tomo con la reserva que merece el caso. No puedo paladearlo como algo propio, no me siento el objetivo de esas palabras, porque NO soy yo la que produce esas palabras, sino la imagen platónica e idealizada que el sumiso se monta en su cabeza. Es como cuando, sin conocerme, me sueltan “a Sus pies, mi Diosa”, solo son palabras huecas. Si el objetivo del poema, por seguir con el ejemplo, es impresionarme, en ese caso es que directamente lo tiro a la papelera (virtual).

En resumen, se trata de mantener la cabeza fría cuando hay que tenerla, no dejarse llevar por cantos de “sirenos” y dejarles claro que no pueden seguir un guión convencional con unas mujeres y un tipo de relación que, de convencionales, tienen poco.

No quiero decir con esto que vaya a rechazar de un puntapié a alguien por el hecho de que me escriba un poema o una novela (bueno, si es larga y pesada sí lo descarto por cansino...), y me agrada, o busco en realidad, un hombre con cultura e inteligencia, pero hago una distinción muy clara entre culto y pedante, y entre atento y pelota. No hace falta que te esfuerces en demostrarme lo que eres, ya lo veo yo, veo lo que eres y también lo que pretendes esconder, no te esfuerces en parecer lo que no eres, esfuérzate en complacerme, lo único que voy a valorar es que un hombre como tú, que me agrada en muchos aspectos, me haga sentir como tengo que sentirme, lo demás ni me impresiona ni me sirve para nada.


PD.- No estoy llamando pelota a ningún comentarista, no de momento hasta que me de motivo para ello ;)

sábado, 10 de noviembre de 2012

Cómo cagarla, ejem, digo, *conquistar* a una Ama en pocos pasos




Creo que a veces se me malinterpreta cuando digo cuatro cosas sobre ciertos (en mi opinión falsos) sumisos. No se me llevan los demonios ni echo espuma por la boca. Sí, me indigno de momento, claro, pero al mismo tiempo lo único que puedo hacer es reírme. Ante situaciones absurdas y surrealistas a ver qué otra cosa sensata se puede hacer. ¿Cortarse las venas? Nah, no vale la pena. Cuando se me pasan tanto la risa como la indignación, solo pienso, una y otra vez, durante un rato: menos mal que el pollo este anda buscando Ama con la mejor de sus intenciones, porque cuando no ponga empeño no quiero ni imaginar el resultado.


Muchos (creo que un 90% de sumisos, al menos con los que yo he topado) se quejan de lo difiiiiicil que es encontrar Ama. No dicen “su” Ama en particular, nop, ya simplemente refiriéndose a Amas en general (ese conjunto que debe existir como una especie de sindicato o algo así) resulta que es peor que encontrar aguja en un pajar y además aguja transparente. No digo que se vayan a tirar a los pies de la primera que encuentren, pero pueden estar hablando con la mujer de sus sueños, puede ser una oportunidad única... Pues bien, cuando consiguen entablar una simple charla con alguna, conmigo mismamente (no conozco las experiencias de otras, así que tendré que echar mano de la mía), ¿qué hacen en esos preciados minutos de su existencia? ¿Cómo se comportan? ¿Qué maravillosas dotes de seducción sumisil emplean? Bueno, cada uno hace lo que sabe y puede, pero, ya digo, algunos se llevan la medalla al “enhorabuena-campeón-no-se-puede-hacer-peor”.


Dijo Arthur Schnitzler: Estar preparado es importante, saber esperar lo es aún más, pero aprovechar el momento adecuado es la clave de la vida.


Esta frase da para entrada aparte, pero en resumen, es cierto que el problema de algunos es que no están realmente preparados, a nivel persona, o porque no se aclaran con la naturaleza y grado de su sumisión, y también está el problema de la impaciencia, pero recalco lo de no saber aprovechar el momento, o dicho llanamente, la ocasión la pintan calva.

Como digo más arriba, no me voy a indignar recordando según qué casos. No. Es malo para la salud y no sirve para nada. Voy a mirarlo con la distancia que merece el tema y a echarme unas sanas risas. Aquí va una recopilación de consejos para meter la pata hasta las ingles, inspirado todo por cortesía de los estimados sumisos desesperados por pillar Ama que tuvieron el detalle de dedicarme unos minutos. Cada consejo tiene opción doble, o plan B, para facilitar la tarea y hacer en cada momento lo que te salga de las bolas. Hay mil Amas por cada sumiso y tarea de ellas es causarte buena impresión, como ya sabes, así que vamos al lío:


-Consejo nº 1.a: Sé tú mismo. Pero a lo bestia. O sea, no te cortes ni un pelo. Que eso queda muy auténtico. ¿Que fumas y te digo que no soporto el humo? Nada, tú ahí, con dos cojones, defiende el tabaco a muerte, di que no lo dejarías ni por cristo dios que baje del cielo. Dejarlo sería un sacrificio tannn grande que no merece la pena, ni siquiera por esa Ama con la que sueñas noche sí y noche también. Como mucho, podrás hacer el esfuerzo de no fumar cuando la tengas delante e intentar camuflar el aliento con chicle, pero tampoco te agobies, respírale en la cara todo lo que puedas, seguro que se acaba uniendo a tu vicio, que es lo que debe hacer, porque vaya mierda de Ama no fumadora, ¿dónde se ha visto eso? Usar al sumiso como cenicero es un “must”. Seguro que es una farsante sin carnet de Ama.


-Consejo nº 1.b: Finge, a lo grande. Di lo contrario de lo que piensas, véndete como mejor veas que puede colar. Mientras descubre que eran solo palabras, algo habrás pillado por el camino, aunque sea un café, que para eso están ellas, para dedicar su tiempo a todo el que se lo pida.


-Consejo nº 2.a: Hazte el misterioso. Hacerse el interesante les pone a todas las mujeres, aunque lo nieguen, Amas incluidas. ¿Que quiere saber algo más de ti? Nada, tú ahí, firme, como un machote. Que te enseñe primero ella las bragas como mínimo y ya se irá negociando lo demás. No caigas en su trampa, hombre de dios, que primero te piden una foto y después de eso no se sabe adónde puede llegar la cosa. Empiezan por la foto y acaban secuestrándote y pidiendo rescate millonario a tu pobre familia o vendiendo tus órganos en el mercado negro. Nada, nada, no entres en ese juego. Y mucho menos le pongas la cam. Tu cara es sagrada, no la muestres nunca, jamás de los jamases, que eso acaba en un fichero policial con la etiqueta “pervertidos peligrosos”.


-Consejo nº 2.b: No le ocultes nada, pero n-a-d-a, desde el primer momento. Lo mejor es que le mandes una foto, de cintura para abajo, desnudo preferiblemente, o vestido y con un calcetín marcando paquete, verás qué pronto cae rendida. Después de eso, ponle la cam y déjale ver tu cara, pero eso sí, con expresión de aburrimiento infinito, seriedad sepulcral o pasmarote a secas. Nada de sonreír, nada de mostrarte bien dispuesto, agradecido o alegre por la oportunidad, ni pizca de nervioso, por supuesto, eso lo haces cada día y lo mismo te da una que otra.


-Consejo nº 3.a: Háblale de tu ex-Ama. Desde antes de decirle hola, eso es lo primerísimo que debes soltar. “Tuve una Ama mega maravillosa que me dejó /fue al extranjero/ se fugó con un amante, y busco sustituta”. Esto último no hará falta que lo digas, pues a poco que el Ama sea medio inteligente lo va a pillar, y está bien que así sea, porque cuanto antes quede claro lo que buscas TÚ, mejor para todos, ¿verdad?


-Consejo nº 3.b: Ocúltale lo de tu ex-no ex. La otra todavía no está perdida del todo, en cuanto chasquees los dedos volverá a ti, así que no le cuentes nada y aprovecha mientras te decides por una u otra. O, mejor aún, reconquista a la otra a la vez que pescas a esta, que las dobles vidas son un invento del carajo.


-Consejo nº 4.a: Interrógala. Pero como una ametralladora. Sin piedad. “¿Usted sodomiza a sus sumisos? ¿Le gusta a Usted mucho azotar?” Hombre, ya puestos, pregunta lo más indiscreto que se te ocurra, que para eso están ellas, para responder, lo harán encantadas.



-Consejo nº 4.b: No quieras saber nada, ni como Ama ni como persona. Si te comenta que ha tenido un día duro, cambia rápidamente de tema, no es tu problema. Ella debe ser tu mega Diosa, lo de interesarte por ella como persona es secundario o directamente irrelevante. Si quisieras conocer a una persona te buscarías una mujer “normal”, estas son Amas, a secas, como cualquier sumiso sabe, es de nivel de párvulos en cualquier academia de D/s. 


-Consejo nº 5.a: Cuéntale tus fantasías, una detrás de otra y sin respirar. De tu trabajo y tal no digas ni mu, eso es demasiado personal, pero háblale sin tapujos del tamaño de tu ano dilatado y de cuántas veces al día te tocas la zambomba. Son mujeres ultra curtidas en todo lo que sea sexo o se le parezca y no se van asustar de nada, es más, se van a poner cachondas, de eso puedes estar seguro.


-Consejo nº 5.b: Tú de intimidades no hablas con desconocidas. Si quiere saber algo, que te diga hora y sitio para un café y “lo que surja”.




-Consejo nº 6.a: Presume de tu historial sexual. Cuando termines de hablarle de la/s ex-Ama/s, continúa con todas las vainilla que te has pasado por el forro. Di eso de “me he acostado con tropecientas veinticinco (por redondear) mujeres”, o, mejor aun, “uy, no sé con cuántas he follado, es que perdí la cuenta”. Si es mentira, da igual, te lo inventas, el caso es demostrar que eres un semental. No importa que dos minutos antes, entre las fantasías que le has soltado sin que venga a cuento, le hayas dicho que te mueres por ser feminizado, que una cosa no quita la otra.


No olvides contar que vas o fuiste de putas, eso es el no va más de ser sumiso, a las pobres chicas les falta clientela entre los respetables ciudadanos, esos que son modelos de integridad de cara a la galería, y ahí estabas tú, por hacerles el favor mayormente, una forma de servir al género femenino como cualquier otra.


Tampoco olvides contar que te has acostado con unos cuantos hombres, a pesar de no ser bisexual, pero total, estaban a mano. O que tienes la fantasía de liarte con uno, pero disfrázalo de servidumbre por complacer los deseos de ella.



Consejo nº 6.b: No hables mucho de tu (escasa) vida sexual, se pilla antes a un mentiroso que a un cojo.


-Consejo nº 7.a: Demuestra que “entiendes”. Sabes que hay que decir “A sus pies, MI Señora, y soy Suyo”, al menos en las 3 primeras frases. Tranquilo, ella no notará que se lo dices a todas, ella se sentirá muy especial, de hecho, NADIE le ha dicho lo mismo, al menos en... las últimas 24 horas. Eres original, y lo dicho, un pedazo de entendido. Así de paso la tratas como una Diosa (con 3 frases ya cumples con esto) y te pones la entrepierna a punto de ebullición.


-Consejo nº 7.b: Trátala como a tu colegui, no seas estirado, deja los formalismos, que vea lo enrollado que eres, huye del Usted como de la peste, eso está desfasado total.


-Consejo nº 8.a: Monopoliza la charla. Ya empezaste con tus ex y seguiste con tus hazañas y fantasías sexuales, así que ya la tienes rendida y abierta de orejas. Continúa. Cuéntale lo que te apetezca. Enróllate con cualquier tema que se te pase por la cabeza, y eso sí, con párrafos de 10 líneas cada uno, ¿qué menos, no? Que vea que eres el tío más listo/ingenioso sobre la faz de la tierra. ¿Pedante, tú? ¿Quién ha dicho eso? Algún envidioso, fijo, no le hagas ni caso.

Si te pilla en un renuncio o capta contrasentidos en lo que le cuentas, a pesar de tus enormes esfuerzos por maquillar la realidad, suéltale eso de que eres un tipo lleno de infinitos matices. Llévale la contraria todo lo que puedas, ellas admiran a un tío con las ideas claras.


-Consejo nº 8.b: No te esfuerces por darle vida a la charla, que lo haga ella, leñe, que para eso es la que manda, ¿no? Cuando termines de contar las 3 cosas importantes para ti, te callas. Como una tumba. Si está incómoda con el silencio, que lo llene, tú aguanta ahí, calladito, que lo mismo sueltas algo indebido y es mejor quedarse en terreno seguro, que algunas son muy listas y te sacan entre líneas lo que no pensabas soltar ni colgado boca abajo de las uñas de los pies.


Recuerda, solo monosílabos o comentar la meteorología. No falla. Dale la razón como a los locos, “sí, Señora”, “como Usted diga”, “tiene Usted razón” funcionan a la perfección, puedes mirar con un ojo la charla y con otro ver la tele mientras chateáis, o si la tienes delante, poner la mente en blanco mientras mueves los labios como un autómata.


Consejo nº 9.a: No te esfuerces. En nada. Para nada. No le des prioridad a ella. Si la ves interesada en volver a hablar contigo (algo lógico, si sigues los consejos anteriores), tú a tu ritmo. No te dejes ver por ningún medio cibernético ni cojas el teléfono si es que te lo ha pedido. Si se lo has dado tú antes de saludarla, te costará más disimular que te mueres por esa llamada, pero lo importante es que no se dé cuenta de lo desesperado que estás, hazte el duro, que piense que van 10 Amas detrás de ti cada semana.


-Consejo nº 9.b: Tranquilo, sigue sin esforzarte, solo que tal vez no puedas resistirte al tema telefónico, pero a lo mejor la tecnología se alía contra ti y tienes menos cobertura que las vacas del prado de tu abuela, en ese caso, déjale claro que tampoco vas a mover el culo para buscar otra zona mejor, extender la mano para usar el fijo, salir a buscar un locutorio ni, en definitiva, buscar solución a TU problema. Sumiso, entregado y obediente, sí, pero SOLO cuando llegue el momento en el que te salga de los cataplines, y lo dicho, cuando le veas las bragas, cuanto menos. Siempre puedes enviarle 10 correos por hora, cada vez que te aburras en el trabajo, así pareces entregado sin esforzarte en exceso.


Consejo nº 10: todos los anteriores consejos se resumen en este: sométete tú a ti mismo y a tus instintos por encima de todas las cosas. Te irá muy bien, cualquier Ama que tenga la suerte de cruzarse en tu camino caerá rendida, como tú bien sabes, a no ser que le surja algo realmente urgente en el extranjero y tenga que salir pitando.


¿Os parece que me he pasado, o que me lo invento? Pues atención, noticia, no he contado ni la mitad. Pero le dejo la etiqueta de humor porque la intención es esa, desdramatizar el pan nuestro de cada día en la vida del Ama asediada por sumisos deseosos de ponerse a los pies de … ellos mismos.


PD.- Mis 10 consejos acerca de cómo hacerlo bien, o al menos intentarlo, aquí.



miércoles, 7 de noviembre de 2012

El sumiso que busca Ama-sumisa




Cuando hablé de los tipos de Amas que buscan algunos, me dejé bastantes casos fuera, como el Ama-profesora (y no estoy hablando de una fantasía de rol, sino a esa Ama a la que utiliza el sumiso para obtener la experiencia que quiere y luego sigue buscando a su Ama complementaria con la que poder presumir de un mínimo de currículum), y otras cuantas más. Tal vez lo comente en otro momento, pero hoy me centraré en lo que digo en el título, que aunque parezca un galimatías o un contrasentido, es más sencillo y habitual de lo que parece.



Como ya sabrán algunos, me refiero al sumiso que “manda desde abajo”. Unos son más sutiles que otros, pero los que están en el grado más extremo y desesperado son muy fáciles de detectar. Vamos, que si algo positivo tienen es que te lo ponen en bandeja (lo de rechazarlos, se entiende), y que se les ve venir como a un chaleco reflectante en mitad de la noche.


Ejemplo típico de estos mandones (que no Amos) disfrazados de sumiso:

-Entra pisando fuerte, arrasando, sin poder apaciguar a la fiera-macho que lleva dentro. Siempre te habla de EL, de lo que él siente/piensa/busca. Jamás se ofrece (normal, solo te puede ofrecer un dolor de estómago permanente). Lo primero que te suelta es lo muuuucho que lleva buscando Ama, y al pobre ninguna le viene bien. ¿No será que todas lo calan tarde o temprano...? ¡Qué va! El tío es un máquina, lo hace TODO bien, son las Otras, nunca tiene la responsabilidad él.


-Tiene una amargura/mala leche/llámalo como quieras, que te produce la misma sensación a su lado que estar en una cueva llena de estalactitas. Qué frialdad, qué desssagradable, por todos los demonios del infierno. Peor no se puede hacer. Y tú te quedas pensando... vamos a ver, se supone que este tipo me va a hacer la vida más agradable, que me va a servir, que... ¡una puñeta! Este lo que quiere es otra cosa, pero claro, es que ni yo ni las tropecientas Amas anteriores a mí en su larga e interminable búsqueda teníamos ni repajolera idea de lo que significa la Dominación Femenina. Como me dijo un vainilla una vez... “ah, dominación... femenina.... pues ya está: dominar a la mujer, ¿no?”.


-Su principal defectillo es que te pone los puntos sobre las íes de manera constante, permanente y machaconamente irritante. Porque, no lo olvides, nena, él vale demasiado, él no se arrastra a los pies de cualquiera, de hecho, es que no se arrodilla ante NADIE, y eso te incluye a ti, posible víctima de sus maquinaciones.


-Cuando le pones tú los puntos sobre las íes y le plantas el espejo delante de los morros, bueno, prepárate, el rebote y la indignación le saldrán por las meninges explotando en todas direcciones. Relájate, respira hondo, no es el momento de estrenar esa fusta tan mona, porque si dejaras salir toda la rabia que te produce sentirte la diana de su asquerosa bilis, reconcentrada tras largos años de chasco en chasco, entonces, digo, si lo tuvieras a mano y te dejases llevar por tus peores impulsos, la cosa podría acabar realmente en tragedia. No, un hombre que no solo no te ayuda a ser mejor sino que saca lo peor de ti, (pues ni tú misma sabías que podías tener instintos asesinos hasta ese momento), no es la mejor elección como sumiso. Qué digo como sumiso, yo a estos tíos no los tendría ni como conocido lejano. Y como amigo ni te cuento, ¿quién necesitaría enemigos con estos angelitos?



-¡¿Errores?! ¿Ellos? ¡Qué coño! Ellos no se han equivocado en ssssu puta vida, eres tú, que no sabes apreciar su grandísima valía en todos los sentidos. Esa simpatía, esas agradables maneras, ese calor humano... ¿que no lo ves? Claro, si es que estás ciega, tía, si es que no te enteras de nada, que esa es la última moda en perrito dócil y fiel, ¿que el tío parece un rottweiler estreñido? ¡Bah! Imaginaciones tuyas, chavala, que él es pura bondad, que rezuma por cada poro de su piel una infinita capacidad de llevarte al cielo... de un disgusto.


Y claro, ¿qué alternativa le queda al sumiso que de sumiso no tiene ni la pezuña? Pues una de dos:

-o fingir dos minutos delante de un Ama de verdad, cosa que dura medio minuto al final, porque algunos baten el récord de la estupidez superlativa con un par de frases
-o buscar una sumisa directamente, como bien saben las pobres que suelen ser objetivo de mega amos que no van más allá de llamarlas puta-zorra antes de correrse en un minuto tras la pantalla del ordenador, de locos de todo pelaje, y de estos que comento, que directamente les sueltan eso de que quieren que, rizando el rizo, sean sus siervas para convertirse en su Ama. Pero, tampoco les sale bien la jugada, porque si nosotras no somos gilipollas, las sumisas tampoco.


Lo dicho, cuando quiera a mi lado un tío que me provoque una crisis de ansiedad cada media hora, varias úlceras al mes, y al que le demuestre mi inmenso poder sirviéndole yo a él, ya sé hacia dónde tengo que mirar. Hasta entonces, y mientras a los burros les crecen alas, regresa al averno y quítate de enmedio, que me tapas la vista y no veo a esos sumisos que, sin abrir la boca, te dan mil vueltas a ti, cantamañanas de tres al cuarto.


sábado, 3 de noviembre de 2012

Si quieres Ama, hazte visible



Traigo este enlace de facebook por un par de razones. Primero, porque es una alegría que no solo me enlace alguna despistada llamándome feminazi, y segundo, porque me parece que este tipo de gesto es positivo. No me refiero a darle publicidad a mi blog, sino al hecho de dejar constancia de que existe algo que much@s desconocen, y dar visibilidad al tema. Además, la mayoría de las imágenes son elegantes y sutiles, con lo cual es menos probable que el tijeretazo de la censura haga de las suyas, y porque no se enfatiza la parte más bizarra que tanto abunda en el porno femdom.

Ya he hablado de lo poco que me gusta esa actitud del sumiso que pide discreción, pero lo repito: tanto secretismo solo perjudica al propio sumiso, y de paso a las mujeres que pueden estar en su entorno y que no tienen ni idea de que este tipo de relación y este tipo de hombres existen, con lo cual no pueden sacar de dentro sus deseos de dominación en el caso de que los tengan latentes.

Un argumento muy repetido, y muy manido en mi opinión, por parte de los sumisos encerrados en un armario bajo 7 llaves, es que a nadie le importa lo que hagan ellos en su intimidad, o que tampoco van a ir con el collar puesto a una cena familiar. Pues no, claro, no se trata de eso, nadie va contándole a la suegra si prefiere el misionero o el 69, ni va con el preservativo colgando de una pulsera, algo que, por cierto, no tendría nada de malo si estos temas se tratasen con la naturalidad que merecen... Imaginemos a la suegra en la cena navideña: “¿Qué prefieres, pavo o besugo? Oye, y a ti, ¿qué te gusta más, mandar u obedecer?”... Quizá algún día se pueda llegar a esa naturalidad, pero me refiero a otro tipo de gestos que resultan más efectivos, porque lo otro tampoco conduce a nada, no necesitas el apoyo de tu familia, solo necesitas aceptarte a ti mismo (y aquí creo que pongo bastante el dedo en la llaga), lo que necesitas es encontrar a tu parte complementaria, y en casos así, a no ser que la chica sea adivina o vaya con el látigo en la mano, puede ocurrir que estén un sumiso y una Ama en la misma habitación y ni se den cuenta de que buscan lo mismo.

¿Qué gestos son esos a los que me refiero? Pues cosas sencillas, no le rías los chistes machistas a tus amigotes, ten un poco más de personalidad, si te preguntan sobre Las sombras de Grey, diles que a ti te pone como una moto que la que mande sea ella. Todo esto puede servir para que otro sumiso escondido se anime a decir que piensa como tú, y es especialmente importante cuando ande cerca alguna chica que aprecie esa actitud y esa sinceridad. Sí, ya imagino la cara de algunos, pero es lo que opino. Hay que ser muy valiente para ir de frente, esto no es apto para cobardes, desde luego que no.

Hablar de sexo con las amistades ya no es tan complicado como con la familia, nadie se va a escandalizar por lo que el otro haga en un momento de desenfreno, los sumisos (solo) sexuales crecen como los champiñones. Como este ejemplar que me dejó el siguiente mensaje:

soy sumiso sesual no cobro ni pago pero me en canta folla mas gue al niño un chupachus tlf xxxx tk yo te llamo y nos cono semos

Sumisos sexuales, o sesuales o sersuales, según la (in)cultura del polluelo, como digo, abundan. Lo que cuesta de verdad es dar un paso más y decir con naturalidad que necesitas una pareja que lleve las riendas, porque, por cobardía o timidez, o porque son machos alfa de cara a la galería, unos por otros y la casa sin barrer. Y claro, luego van lamentándose por el ciberespacio como almas en pena porque no encuentran Ama, como si movieran un solo dedo por enviar señales a las mujeres de carne y hueso que tienen cerca.

Como nota final, mensaje abierto y resumen, añado:
-si te defines como macho alfa de puertas afuera, no esperes que me interese por ti, no me van las dobles caras ni voy a fingir que soy tu novia vainilla delante de tus amigos.
-si solo podrías ser sumiso de esa mujer tan super mega especial salida de tu cabecita, lo más probable es que SOLO exista allí dentro.
-solo me interesan los hombres valientes, que no se escondan de sí mismos ni de cara al mundo.

Tanto un pedestal para Amas como un armario/jaula para sumisos son espacios muy pequeños e incómodos. No quiero estar en el primero ni quiero que estés en el segundo, a no ser en esos momentos en los que solo existimos tú y yo y el resto del mundo desaparece. En los demás momentos, vamos a abrir las puertas y a pisar tierra, que hay vida ahí afuera, y quiero compartirla contigo, sin esconderme ni exhibirme.

PD.- Actualizo el enlace