~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


domingo, 23 de diciembre de 2012

El erotismo de la bofetada


Recuerdo un vídeo de porno femdom en el que ella abofeteaba durante 5 minutos seguidos al sumiso, postrado de rodillas. Bofetón va y viene, de lado a lado, los mofletes del sumiso cogiendo color como los tomates en el campo. En un momento dado, a ella (actriz, no lo olvidemos) se le escapa una risa medio histérica. Normal, yo lo estaba viendo y me estaba mondando, qué poco sutiles son los guionistas (masculinos, seguro). O sea, el tío necesita que le pongas caliente a hostiazos hasta que te salgan ampollas en las palmas. Lo de siempre, ella lo sirve a él, nada nuevo bajo el sol. Qué poco me ponen esas cosas mecánicas y a lo bestia, es que me dejan como un témpano, aunque con aquello al menos me eché unas buenas risas.

Una bofetada (tortazo, torta, bofetón, hostia o sinónimos) puede ser algo de hecho tremendamente erótico y excitante, pero de la manera y en el contexto adecuados. No es decir “oye, sumiso, ven que te voy a dar dos hostias”. Es algo que, en ese instante concreto, cuando estás mirando a los ojos al sumiso, te surge de manera natural, te apetece soltarle un manotazo, acompañado o no de palabras, pues una simple mirada es suficiente para recordarle que está bajo tu poder. No es un acto de violencia, es como una caricia intensa, lo desarma y lo desorienta momentáneamente, y queda más en tus manos de lo que estaba un segundo antes.

Estas dos escenas tampoco es que sean femdom puro, pero se acercan algo más a lo que quiero decir.

En la primera, recupero a mis marcianos favoritos para esta escena en la que le cruzan la cara al protagonista 2 mujeres distintas en medio minuto, y bien merecido que lo tiene.






La segunda, ya hablando más en serio, es este vídeo de la época pre-salida del armario de George Michael. Tiene un momento bofetón en el minuto 4:41, aparte de que ella va pisando fuerte por la pasarela y lleva en la mano no sé bien qué, pero seguro que sirve para azotar. El último segundo del vídeo que cada cual lo interprete como quiera...



14 comentarios:

  1. Un bofeton a tiempo cura muchisimas cosas :)

    Un saludo grande y lustroso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro saludo, y no te digo feliz navidad que luego sales a buscar al pobre papa noel y le arreas XD

      Eliminar
  2. Totalmente de acuerdo, muchos sumisos siguen sin caer en la cuenta de que realmente en estos (y en muchos casos) es la "Ama" la que está complaciendo al "sumiso" en lugar de ser al revés.

    servus{Bastet}

    PD. Sustitúyase "Ama" por mujer, y "sumiso" por hombre en celo"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con lo fácil que es verlo, ¿verdad? ;)

      Saludos

      Eliminar
    2. completamente de acuerdo!! Al margen de que la Ama pueda divertirse también haciendolo...

      Pero es satisfacer y alimentar la fantasía del sumiso. Que no tiene nada de malo, vamos, pero es eso.

      un saludo.

      Eliminar
  3. Un bastón, lleva un bastón. La mujer tiene una mirada... que le da credibilidad a la escena que comentas y en general a su papel en el vídeo.

    El final... es una de esas pinceladas que se dejan para reivindicar la normalidad de una relación homosexual. Para decir qué la escena sería igual de digna si en vez de un hombre y una mujer apareciesen dos personas del mismo sexo. Es una auténtica bofetada a las mentes reaccionarias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sé que es un bastón, pero simboliza una fusta, ¿o qué creías? :P

      Te diré mi interpretación del último momento, nada imparcial por supuesto jaja: ella a partir de ese momento les dice a ambos pimpollos "se acabó, me tenéis harta, ahora se hará solo lo que YO diga y punto". El bigote y el puro simbolizan ese poder tradicional masculino del que ella se apodera.

      Eliminar
  4. Una bofetada inesperada o no.. tiene algo mágico que nos encanta a los sumisos. Bueno, a mí en particular.

    Me ha gustado eso de caricia intensa!! que bonito!! es hasta romántico!!

    ResponderEliminar
  5. Bueno, hay bofetadas y bofetadas... y algunas siempre vienen a cuento :)

    Sigo por aquí. Acontecimientos internos y externos me mantienen... no sé cómo definirlo; pero sigo aquí. Momento bisagra. A ver si encuentro el 3-en-1. Esta "jodía" puerta no para de chirriar...

    Bien, sólo quería felicitarle las fiestas. No sé si cree en ellas o no, pero felicitadas quedan. Más allá del consumismo y de compromisos a veces obligados, hay vida. Siempre la hay, así que no voy a ser yo quien se niegue a verla en todo.

    Ay, pos eso, que siempre me enrollo cual persiana.
    Mis mejores deseos y un casto beso al viento que Usted haga aterrizar donde quiera, o descarte a su libre albedrío.

    Pd. Ya sabe lo que se hace cuando un gañán intenta besar a una digna Dama... ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo te envío un casto abrazo y aceite (para las bisagras...).

      A ver si te encuentras o acabas de perderte, que a veces es la única vía para avanzar :)


      Eliminar
  6. Es verdad que pocas veces se cumple la afirmación de que porque algo el guste al sumiso le ha de gustar al Ama, pero también es verdad que no siempre se cumple la frase de que porque le guste al sumiso no le ha de gustar al Ama.
    A mi me encantan las caricias intensas cuando me las da el Ama mirándome a los ojos, por todo lo que implica, de humillación, de afirmación de su superioridad y de mi inferioridad, por el calor de la bofetada en la cara, por el color de la bofetada durante unos minutos, recordándome ese momento.
    Yo reconozco que me gusta que me den bofetadas, y el Ama me las dará si quiere y cuando lo crea conveniente, ella es el Ama, pero yo me veo obligado a ser sincero sobre lo que pienso y sobre mis gustos, para que el Ama lo valore, no para que el Ama lo acate, claro.

    ResponderEliminar
  7. Como bien dice en el post, que el sumiso sienta una bofetada en sus mejillas es extremadamente erótico y "acentuador", válgame el palabro, de la sumisión, marcando bien la línea imaginaria que separa perfectamente a quien manda de quien sirve. Pero es la bofetada espontánea la que hace al sumiso sentir el poder de quien la da, cómo una “pequeña” descarga eléctrica de 100v. la que demuestra el poder que tiene un rayo.

    ResponderEliminar
  8. cualquier golpe tiene cierto componente erótico bajo la situación correcta, sin embargo todavía no le encuentro el erotismo a la paliza a secas que aparece en la mayoría del porno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que pretender encontrar erotismo en el porno es como buscar fresas en un platanero ;)

      Eliminar

Los comentarios anónimos no se publican.