~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


lunes, 22 de octubre de 2012

Dominación Femenina y psicología


No me refiero a que hay que tener psicología para llevar una relación de estas, aunque eso sea cierto, sino a cómo se ve el tema por parte de ciertos psicólogos. Yo ya me topé con uno que opinaba que esta parafilia hay que curarla de raíz (por cierto que la situación sumisa-Amo no le parecía tan antinatural...), y ahora en esta revista con fecha del sábado pasado aparece una psicóloga diciendo lo que vais a ver a continuación, en respuesta a la consulta de un hombre que se considera sumiso.








El tono general de la respuesta es “sarna con gusto no pica” y “siempre hay un roto para un descosido”, pero voy a destacar algunos aspectos, tanto de la consulta como de la respuesta. Nuestro sumiso ha tenido la loable valentía de exponer sus palabras en una revista generalista, aunque él mismo lo enfoca como una carencia, se ve como un niño perdido buscando a su mamá, algo a lo que se agarra la experta en psicología (ejem) para dejar caer que es una relación desequilibrada. Que algunos sumisos buscan una Ama-madre no tiene ninguna duda, yo también lo creo, como dije aquí. Pero que no TODO es eso, por favorrrr.


Alguien me vino con ese planteamiento. Me dijo que estaba super perdido en la vida, que no sabía por dónde tirar, y buscaba alguien que lo guiase. A mí no me sirve esa clase de “sumiso”. ¡¿Cómo se puede entregar a mí alguien que no sabe ni lo que tiene para darme?! Pero sigamos con el diagnóstico de la señora psicóloga:


Ahora resulta que, no solamente se da por sentado, desde fuera e incluso desde dentro del mundo de la Dominación Femenina  que los sumisos son menos hombres, sino que llega nuestra amiga experta e insinúa que nosotras somos menos mujeres por querer dominar, si no he entendido mal eso de no disfrutar de nuestras faldas... Uhm, ¿qué demonios se supone que significa eso? ¿Cuál es nuestro papel como mujeres portadoras de faldas?... Mejor no digo nada, que me altero, pero seguro que algo de una familia como dios manda, una buena chica y tal y etc estaba rondando por su cabeza de terapeuta.


Por otra parte, reconoce que le parece positivo que un sumiso reivindique su derecho a tener una opción concreta, pero lo que dice después nos deja como carne de psiquiátrico tanto a unos como a otras. “Lo ideal”, dice, como si no fuera su opinión personal, es que nadie mande. Es cierto que la igualdad es una bonita idea, pero no es ni mejor ni peor, no tiene por qué estar por encima de otros planteamientos de pareja, y como ella misma dice, la alternancia de poder es lo que ocurre en el fondo en esos 50-50, o incluso que un@ se somete al otr@, o con una palabra más suave, se amolda, o cede, y creo que todos conocemos casos de que esto es así, de manera más o menos evidente de puertas hacia afuera y quien sabe lo que ocurre en la intimidad de tantas relaciones supuestamente igualitarias.


Hay una perla que me parece especialmente ofensiva. “El amor nada tiene que ver con la Dominación Femenina  sino con la valentía de las mujeres al expresar lo que sienten”. ¡¿Ein?! ¿Le parece poca valentía a esta señora ir contra corriente al poner sobre la mesa nuestros deseos y no hacerlo incompatible con amar a ese sumiso que se nos entrega? ¿Lo habrá probado? ¿Sabe de lo que habla? ¿Tiene la más remota idea de lo que yo siento o de lo que siente un sumiso de verdad?






Pero la cosa no queda ahí, habla del sometimiento, y dice que está motivado por el miedo al abandono. Mire usted, señora psicóloga, yo no sé de dónde le viene el deseo de sumisión a cada sumiso, pero si decide entregarse en cuerpo y alma a una mujer explíqueme usted dónde cabe ese temor a ser abandonado, porque ellos se entregan sin la garantía de ser aceptados hasta el final de los tiempos. A mí en concreto un (verdadero) sumiso me parece un hombre especialmente fuerte de pensamiento y claro de ideas, y no un niñito perdido pusilánime y pasivo, que decide liberarse de sus obligaciones entregándoselas a su Ama (que también los hay así, evidentemente). Vuelve a hacer la comparación con el mundo madre-bebé y dice que es más frecuente que la mujer mantenga esa dependencia (claro, si es que lo de sumisa no desentona tanto dentro de lo convencional...).




En fin, yo entiendo que como psicóloga tiene que buscar la manera de ponerle etiqueta de síndrome a todo lo que no encaje con lo establecido como normal, pero quedémonos con lo positivo: tal vez alguna lectora o lector empiece a indagar en eso de la Dominación Femenina y llegue al meollo del asunto y entienda por qué ninguna de sus relaciones “normales” ha conseguido llenarle hasta ahora. 

25 comentarios:

  1. Bueno, en mi caso ya he dicho en dicho en otras ocasiones que me gusta sentirme protector (si ir más lejos en el blog de Gala hace poco), así que evidentemente eso casaría mal con buscar un "Ama-madre". Puedo decir con completa sinceridad que no es mi caso. De hecho si quisiera buscar alguien para que resuelva mis problemas por mi ya lo estaría haciendo.....

    Esto no quiere decir que no valore mucho a las personas que se preocupan y se ocupan por uno cuando estas mal. Es más, cada vez lo valoro más en este mundo en que la gente cada vez es más y más egoista... P
    ero lo que yo quiero y deseo es ser yo el que cuida y protege en mayor medida.
    Es mi forma de sentirme "el hombre" (y no estoy diciendo que el que no lo sienta así no sea "un hombre" ojo, no pretendo dar lecciones nunca de lo que es masculino o no lo es). Otros se sienten más hombres cuando son más dominantes, no es mi caso, además no veo que ser protector este en contradicción con ser la parte sumisa.

    Igual que no considero de ninguna de las maneras que se sea menos femenina una mujer por ser dominante como sugiere la psicóloga...

    Haciendo de antropólogo barato podría hasta justificar esto como un instinto fundamental en la lucha por la conservación de la especie, pero a mi me gusta más verlo de una forma más romantica y verme como el caballero que salva a la princesa de las garras del dragón. Aunque luego las princesas de hoy en día están quizás tan preparadas o más para luchar contra los dragones de la vida moderna que nosostros...

    Si me lo permirtes te mando besotes Ama S, me gustó mucho tu anterior post aunque no comentara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco quiero decir que esto sea irse al extremo opuesto de no cuidar al sumiso o apoyarle cuando lo necesite, lo aclaro por si acaso.

      Tal vez comente otro día una teoría que leí hace poco acerca del caballero-esclavo del medievo, iba en la línea de lo que comentas.

      Muy interesante y fundamental ese último matiz que señalas, precisamente porque no somos princesitas desvalidas e inútiles adquiere su relevancia el hecho de que se ofrezcan para hacer lo que podemos hacer de sobra solas :)

      Eliminar
  2. No suelo dar ningún crédito ni valor a todas esas revistas semanales dedicadas a la mujer, porque dan soporte a unos estereotipos contradictorios: Por ej., de una parte dan "apoyo moral" a mujeres acomplejadas anónimas, pero de otra entrevistan a mujeres triunfantes; dan consejos sobre salud, evitando la palabra "gordas" a toda costa, y admiten publicidad de productos milagro para adelgazar; intentan poner en entredicho conceptos de belleza supuestamente trasnochados e insalubres, y sacan cada dos por tres reportajes de moda con modelos anoréxicas... entre otros detalles.

    Además me hace gracia la maquetación de dichas revistas: todo muy esquemático, muy dividido y bien resaltado, como un cuaderno de colegio. Planteamiento del problema, nudo con reflexiones "expertas" cuanto más breves mejor, y desenlace en forma de conclusiones resaltadas al margen.

    "Eficacia, ése es el lema a transmitir a la mujer de hoy"

    Creo que lo que intentan transmitir es una especie de "toma lo que valores, anótalo y aplícalo en tu vida, y el resto déjalo". Lo malo es que entre tanto que se tendría que "dejar", es imposible saber qué es lo que realmente se necesita, de esos mundos de Yupi en que parece que se han convertido las "eficaces" y "resueltas" oficinas de redacción de esas revistas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No quería dar publicidad, pero ya has dicho el tipo de revista. Eso de revista masculina o femenina da qué pensar, era mucho pedir que tratasen el tema con ecuanimidad.

      Eliminar
  3. Cada dia me da mas rechazo, por decirlo de una manera educada, todos estos articulos de cerebritos y de personas de esta calaña, lo que faltaba ya para que el que es ajeno a este mundo, acabe de pensar lo que no es.
    Menos mal que hace mucho que me da lo mismo lo que piensen.....

    Beso ;)

    ResponderEliminar
  4. Eso de buscar una relación tipo niño con su mamá es algo que no solamente no va conmigo, sino que me repele. Recuerdo hace años cómo llegó a mis manos la novela en la que se basaba la famosa película "9 semanas y media". Fue toda una decepción. Resulta que en el libro, que poco tenía que ver con la película, se relataba una relación en la que el hombre sometía a la mujer de una forma que la aniñaba y la cosificaba. Me resultó aberrante. Era una relación claustrofóbica y patológica. Supongo que la señora psicóloga tiene en su mente un tipo de relación semejante cuando habla de estas cosas...
    Pero las relaciones patológicas se pueden dar también dentro de lo convencional, y de hecho son demasiado comunes por estas latitudes. El maltrato a la mujer es el pan-nuestro-de-cada-día.
    En mi vida soy independiente en todos los sentidos; no soy fácil de convencer sin argumentos válidos. No busco consuelos, ni dependencias absurdas. No soy de los que sigue al rebaño sin preguntarse dónde va. No me cuesta seguir un camino diametralmente opuesto si lo dicta mi conciencia... En resumen, lo que la señora psicóloga dice en los artículos no va para nada conmigo.
    No obstante he de decir que dentro de la Femdom veo, como dentro de cualquier tipo de relación, peligros. Tal vez sean diferentes a los más comunes, pero siguen siendo peligros. Y veo estos peligros tanto en el caso de las Amas como en el caso de los sumisos. En una relación sana la relación crea un vínculo fuerte que no anula a las partes, sino que las enriquece. Pienso que mal enfocada este tipo de relación puede hacer que el sumiso quede anulado y tanto su vida como su personalidad sufran un empobrecimiento. Por otra parte, un mal enfoque puede hacer que el ego de la Mujer se vuelta cada vez más grande y más rígido; y un ego de esas características sólo puede ocasionar dolor y sufrimiento a quien lo posee a la larga...
    Pero estamos hablando de una relación mal enfocada, claro. Algo que no debería suceder. En las relaciones sanas se produce una fusión de las dos partes que las enriquece. Después de esa fusión ambos son más, no menos. La Femdom utiliza un tipo de voltaje mucho más fuerte para que se produzca ese tipo de fusión, de unidad. La cuestión es: ¿se puede equilibrar ese enorme voltaje para que no sólo no se dañen las partes, sino que el enriquecimiento sea más y más profundo?
    Si fuera Ama no querría un pelele a mis pies: querría un hombre que tuviera "el mismo valor" (interno) que Alejandro Magno. Un hombre que rindiera el mundo a mis pies... Eso sólo puede ser así si la relación no lo anula, sino que lo vuelve más fuerte...

    Ayyy, ¡qué horas! Tengo que salir pitannndooooooooo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola J.

      Bueno, en primer lugar, tengo que confesarte que, sin estar echándote los tejos (jejeje...), tus comentarios me parecen de una calidad muy alta.... rumias muy bien lo que vas a poner, no te quedas en superficialidades, y tratas de ser analítico, objetivo, constructivo y crítico. Y eso, amigo, se nota.

      Este comentario tuyo lo suscribo completamente. No podría intentar decir lo mismo con otras palabras, ya que nada nuevo iba a aportar, ni desde luego de mejor modo. Pero al menos voy a tratar de ampliar brevemente el tema que tan hábilmente has expuesto.

      Creo que efectivamente hay un riesgo de que ocurra, en esto de la DF, lo mismo que le ocurrió al bueno de Don Quijote. Idealizar en exceso situaciones D/s, hasta el punto de que nos nuble las entendederas y nos haga perder la perspectiva de lo que significa realmente una relación afectiva de pareja, puede hacer que veamos gigantes en vez de molinos, nos evadamos de lo auténtico y acabemos viviendo una realidad paralela ajena a lo que en en verdad sucede en la vida real.

      ¿Consecuencias? emprobrecimiento de la pareja, de las dos personas que la conforman y ,como no pongan freno, acabarán automarginados de la sociedad.

      Creo en una relación DF sana, enriquecedora... no en una que cercene, castre y mutile la base de cualquier relación, a saber: amor, empatía, amistad, cercanía, confianza, y por supuestísimo, naturalidad. Naturalidad a la hora de relacionarse con la pareja, naturalidad a la hora de relacionarse con los demás.

      En otras palabras.... y como bien has dicho, la DF implica un voltaje muy alto entre la pareja, y como en las drogas (en otro comentario más abajo además lo explicas excelentemente), se corre el riesgo de caer en la sobredosis, ser un yonqui de la D/s, y quemarse y joderse el cerebro. Considero (me da igual que me crucifiquen) que la DF hay que tomarla en serio en su justa medida, lo que implica abordarla con cierto sentido del humor, naturalidad, y grandes dosis de sentido común y del valor de las cosas que realmente son importantes en la vida.

      Bufff.... perdón, arf...

      Un saludo ;)

      Eliminar
    2. Oh vaya Jorge, yo también he de confesarte algo: ¡soy terriblemente hetero!; pero debo reconocer que me hubiera hecho ilu eso de que me tiraras los tejos, más que nada porque nunca se sabe: no se puede decir "de este agua no beberé" o "este cura no es mi padre" ja, ja, ja. ¿Será que no lo tengo todo tan claro como Ama S.??? :p
      No, en realidad sí lo tengo. Muchas gracias por tu comentario. En realidad si lees todo lo que escribo verás que de vez en cuando digo alguna que otra tontería, cosa inconveniente o descontextualizada. También tiendo a enrollarme como una persiana, cuando en mi vida diaria no hablo tanto y me suele gustar más escuchar que dar discursos. Desde aquí pido humildes disculpas a tod@s aquell@s que me sufren en silencio, cual si fuera almorrana, cuando me paso de vueltas.

      Ay, Don Quijote. Veo lo que quieres decir. Idealizar es siempre cubrir la realidad con un velo de conceptos. Tiendo a pensar que la mayor parte de los males del mundo surgen por no ver las cosas tal y cual son. En este contexto lo primero y más importante sobre lo que quisiera hacer hincapié es en el hecho de la absoluta necesidad de VER a la MUJER REAL que tienes delante. La mujer de carne y hueso -con todo lo que ello conlleva- y al mismo tiempo la Diosa que la habita. Si estás proyectando tus deseos, tus miedos y tus fantasías sobre la otra persona, pues simplemente no la ves. Muy triste. Cuando eso sucede puede ocurrir que "uses" a la otra persona. La complicidad verdadera y el amor así son imposibles...
      No obstante no creo que debamos ser Sancho Panzas que no sean capaces de ver la poesía, la belleza, los ideales que una relación así implica. Intuir lejanos parajes por donde transitar y creer en ellos es la primera condición para poderlos transitar...

      Eliminar
    3. ...Amor, empatía, amistad, confianza. Sí, pienso que todo esto es lo que tiene que estar en el centro de una relación sana. El creador de la "Terapia Iniciática" decía que el hombre, existencialmente, tenía que hacer frente a tres cosas: la soledad (o desconexión; el "ser extranjero en el mundo" del que hablaba Sartre), el sinsentido (la falta de sentido respecto a la propia existencia) y la aniquilación (de la que la muerte física es el epítome). Sólo conozco una solución humana que acabe con estas tres plagas a la vez: la unión mística. Respecto a lo que aquí estamos hablando, Erich Fromm -perdonad que vuelva a Fromm!- decía que el Amor es la solución humana a ese sentimiento de soledad y desconexión. Mediante el Amor se puede trascender dicha separación y llegar a una unión. Idealmente una buena relación debería tender a producir esa unión entre dos personas. Verdad es que esto es algo que falta en muchos casos. La particularidad de la Femdom es que en principio aspira, tal y como yo la veo idealmente, a esa unión en un grado superlativo. Un grado superlativo que implica una relación extremadamente estrecha entre dos personas que sirva de cauce para el desarrollo de unas energías de tal intensidad que podrían fundir los plomos de más de una cabecita no preparada. Sólo veo algo comparable en el mundo tántrico verdadero (nada que ver con el "tantra light" de la new age de los libros que podemos encontrar en cualquier librería). En ciertos caminos de la vía tántrica se establece también una relación en la que hombre y mujer intercambian los papeles clásicos, pasando el hombre a ser receptivo y la mujer dominante, en una transmutación que tiende a un equilibrio de las energías de ambas personas que las complete como individuos en dicha fusión. Todo aquél que haya transitado por estos caminos habrá sentido el vértigo propio de aquél que se ve sobrepasado por el despertar de unas energías tan poderosas que lo superan hasta tal punto que teme perder su control. Es por eso tan importante encontrar una guía adecuada para dicho tránsito. Como dije, en ciertos tantras clásicos se indica que lo adecuado es investigar y conocer a fondo a esa personas durante 12 años. Bien, aquí no estamos hablando de tantra, pero se me antoja tan importante como lo es en el tantra conocer a fondo a la otra persona. No correr, ser paciente, esperar la persona adecuada, en las circunstancias adecuadas, en el momento adecuado.
      También es típico el dicho: "cuando el discípulo está preparado, el maestro aparece". Sea como sea, no olvidemos lo realmente importante en la vida.

      Eliminar
    4. Ya que mencionas el existencialismo,voy a copiar algunos fragmentos del libro Más Platón y menos Prozac: “El existencialismo, en el fondo, no trata únicamente de la angustia y el terror, ni siquiera del aburrimiento. Contemplo el existencialismo como una fase (algo por lo que pasas, pero en lo que no te quedas). Mientras usted dé por sentado que en la vida hay algo bueno por hacer, su propósito será descubrir y realizar lo que considere correcto.

      Desearíamos encontrar una pauta (algo más que una acumulación de hábitos o un instinto para transmitir nuestros genes). Queremos que esa pauta nos empuje hacia cosas mejores. Como individuos con libre albedrío, ciertamente podemos optar por utilizar cualquier cosa que se cruce en nuestro camino como alimento para nuestra evolución personal.

      No se salta de ninguna parte a otra. Siempre se está en algún lugar. A pesar de que no quiera estar donde se encuentra ahora o no sepa dónde está, de todos modos estará en algún punto de su camino.”

      Lo dejo ahí porque me parece práctico para cualquiera que se sienta un poco perdido o indeciso, y más concretamente para los sumisos que se plantean múltiples cuestiones antes de lanzarse en pos de su Ama-Dulcinea ;)

      Eliminar
    5. Touché.

      Respondo con un fragmento del libro "Con los ojos bien abiertos: La práctica del discernimiento en la senda espiritual", de la siempre estupenda Mariana Caplan.

      "Pandora fue... la primera mujer, que había sido creada por los mismos dioses. Su nombre significa "la que ha sido dotada con todo" y "la que todo lo da". Hefaistos, el herrero del Olimpo, había forjado para Pandora un cuerpo muy hermoso, receptáculo de su conciencia. Atenea le confirió un alma e inspiró en ella la fuerza de la vida; Afrodita, diosa del amor, la dotó de un gran deseo sensual y de una belleza capaz de cautivar todos los corazones. Y Hermes, mensajero de los dioses, le proporcionó el arte de la elocuencia y la persuasión.
      Pero fue Hera, esposa de Zeus, quien transmitió a Pandora el más interesante de los dones, una curiosidad insaciable. Cuando el herrero Hefaistos hubo concluido su cuerpo -que sólo mucho después, al reescribirse el mito, se vio sustituido por una "caja"- le advirtió que no debía mirar en su interior, porque "destaparla" tendría consecuencias irreversibles y espantosas.
      Pero la curiosidad de Pandora acabó predominando sobre su cautela. ¿Acaso podía, dada la curiosidad con la que había sido dotada por Hera, hacer otra cosa? Así fue como, en un acto predestinado por los mismos dioses, Pandora acabó abriendo finalmente la pesada tapa y sorprendiéndose de que, del receptáculo de su cuerpo salieran las leyes cósmicas, la dualidad, la ley de causa y efecto... Entonces cobró conciencia de la realidad de la vejez, la enfermedad y la muerte y se vio desbordada por la lujuria, los celos, la ira, el desengaño, el odio, el sufrimiento, el terror y la locura. Y también salieron de la caja la identificación, el rechazo, la confusión, el orgullo y la angustia existencial. Ahora se daba perfecta cuenta de las razones por las que la habían advertido que no abriese la tapa que encerraba su propia "oscuridad" interior.
      Consciente de haber cometido un gran error, Pandora buscó entonces desesperadamente la tapa. Pero, cuando estaba a punto de cerrarla de nuevo, escuchó, desde más allá de la tristeza y de la ira, y desde más allá del origen de las nociones de bien y mal y de correcto y equivocado, un hermoso susurro. Su nombre era Esperanza y, con una voz tan queda que sólo podía escucharse prestando mucha atención, le susurró un mensaje que decía que la cura de los "males" que había liberado al abrir la caja que encerraba todas las dimensiones internas oscuras (inconscientes) consiste en exponerlos a la luz de la conciencia, la aceptación y el amor."

      Eliminar
  5. ¿Psicologa?..., debió ser una empollona teórica, pero no se entero que la psicología esencialmente pretende comprender a los seres humanos, la normalidad no existe en el análisis individual y ella juzga en base a lo que considera como normal, ¿su normalidad = normalidad del cliente).
    Prefiere la psiquiatría como estilo adecuado para analizar, pero como no puede utilizar medicamentos para solucionar el ¿problema?, se dedica a recetar conductas para normalizar comportamientos.
    ¿Terapeuta?..., ni puta idea, si en una sesión real con un cliente se te ocurre decir semejantes cosas..., 2 consecuencias evidentes: el conflicto es inmediato con el que te pide ayuda y perdida del cliente.
    ¿Divulgador especialista?..., alucinante y ¿la gente la escribe? y ¿la revista la mantiene como colaboradora especialista?. Realmente tenemos una sociedad conservadora donde la libertad individual es sospechosa.
    Soy psicólogo, he sido terapeuta y me identifico como sumí individual, diferente al resto de personas que deambulan por los diferentes círculos sociales donde desenvuelvo.
    Estoy orgulloso de haberme descubierto como sumí, me importa un huevo porque he llegado a ser como soy, pero sé que solo buscando un Ama con la que establecer una Relación DF consolidada podre aspirar a alcanzar la felicidad, que es el objetivo que orienta mi vida.
    ¿Las para-filias?..., son personales, si no limitan la libertad de otros, ¿por que molestan?, los gays son para-filicos y hay que ver lo que les ha costado ser aceptados por una sociedad católica...,
    Esa costumbre de generalizar o de asimilar conductas a formas de ser del prójimo que escuchamos debemos intentar evitarla..., a pesar de ser sumiso, nunca me ha atraído mi madre ni física, ni mentalmente y sin embargo me encanta ahora protegerla, seguramente por eso ¿se explica que también a mi, como elnavegante, conciba la relación DomFem protegiendo al Ama?
    ¡Un hurra por los raros!, seamos rompedores para que la sociedad española progrese y agresivos (verbalmente, no callar mas, etc.)con las mentes aborregadas de los ciudadanos sometidos por las normas.
    Su sindicalista

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso que el hecho de que un tipo de relaciones o de prácticas sean mayoritarias o minoritarias, desde un punto de vista psicológico no indica nada sobre si son patológicas o dejan de serlo. Hoy la presentadora de un informativo ha dado un dato que ha conseguido que se me hiele la sangre: en Egipto el 80% de las mujeres ha tenido algún episodio de acoso sexual en su vida. Ese dato nos indica que en Egipto este tipo de comportamientos son la norma ¿Acaso el hecho de que algo sea común indica que no sea patológico o delictivo?
      Podríamos decir que es lícito que cada cual haga con su vida lo que quiera siempre y cuando no dañe a nadie con sus conductas, etc. No obstante, desde un punto de vista psicológico, supongo que lo que habría que valorar para saber si algo es "saludable" o no para la persona, es si ese algo produce felicidad verdadera, bienestar, paz, plenitud (no confundir todo ello con un subidón por excitación sexual); o por el contrario le provoca a la larga todo lo opuesto. Es más, rizando el rizo, podríamos llegar a señalar que no sólo es la cosa en sí, o el comportamiento en sí, lo que convierte a algo en patológico o sano, sino la relación que establece el individuo con ese algo. Tanto el exceso de aferramiento, como el exceso de rechazo conllevan sufrimiento. En cualquier cosa o relación -por "inocua" o "normal" que sea- si te aferras obsesivamente a ella la conviertes en una droga y puede destrozarte la vida. Sin embargo, si nos vamos al extremo opuesto, se dan casos de personas o sociedades que tienen una estrecha relación con cosas, relaciones o comportamientos considerados destructivos, que manteniendo una actitud equilibrada respecto a los mismos, son capaces no sólo de no destrozar su vida, sino de enriquecerla. Véase por ejemplo el caso de las drogas enteogénicas: nadie podría decir que un individuo tan sumamente interesante como Aldoux Huxley destrozó su vida por experimentar con ellas; o que numerosas tribus indígenas se convierten en sociedades disfuncionales por utilizar peyote, mescal, etc. Sin embargo, al mismo tiempo, es típico el caso del chaval que entra por urgencias en el hospital debido a un "mal viaje" con ácido lisérgico y que en algunos casos supone el inicio de un camino sin retorno hacia ninguna parte.

      El carácter de las personas es importante.
      La forma interna en que cada individuo vivencia las relaciones, es importante.
      El contexto que envuelve todo, es importante.

      Un individuo con una personalidad sin formar, que establece una mala relación con las drogas, en un contexto que más que ayudar a formarle le lleva a un abuso indiscriminado, a una evasión de la realidad, etc, no puede acabar bien.
      Esto mismo se puede aplicar a muchas otras cosas en la vida...

      Generalizar es fácil. Alguien dijo que la generalización es la forma de conocimiento de los estúpidos. Tod@s empleamos generalizaciones en cierta medida, pero si te las crees como un dogma de fe te impiden ver la realidad.

      Mi pregunta es: ¿cuál es la manera de establecer una relación de Femdom totalmente "sana" de forma que ambas partes se desarrollen plenamente de forma constructiva? Porque relaciones de Femdom (y no de Femdom) que no llevan a eso... bueno, sólo hay que abrir un poco los ojos y ver que son tristemente abundantes.

      Eliminar
    2. ¿Cuál es la manera? Pues igual que cualquier otra relación, la respuesta la das más arriba tú mismo, carácter, forma y contexto, si todo ello es sano, la relación lo será. Personas equilibradas con grandes dosis de realismo y sentido común, no se me ocurre otra receta ni fórmula mágica.

      Eliminar
    3. Como "poción mágica" carácter, forma y contexto parecen algo seguro en lo que basarse. Personas equilibradas, sí; y realistas, y llenas de sentido común. Estoy totalmente de acuerdo Ama S.
      Entonces, si damos esto por bueno, lo primero es encontrar a esa otra persona adecuada; y después establecer la forma adecuada, en el contexto adecuado...
      El primer -y supongo que principal- problema va a ser siempre el mismo: encontrar la persona adecuada...
      A lo largo de la última década he conocido a muchas personas en este mundo de la Femdom. Pocas de estas personas me han impresionado por su carácter, sabiduría y sentido común. Curiosamente la mayoría de ellas eran mujeres. Una de estas personas tenía un blog. Lo último que supe de ella es que había tirado la toalla y había establecido una relación "convencional". Después de años de búsqueda y muchas decepciones, había abandonado. Supongo que no tuvo suerte...
      Si es ya de por sí difícil encontrar a esa otra persona cuando la relación es "convencional", mucho más parece serlo cuando se trata de una relación minoritaria, y cuando al conocer a tantas personas hay tan pocas que no decepcionan...

      En cualquier caso, el oro siempre fue oro por ser escaso. Bien. Así que contexto adecuado, forma adecuada, persona adecuada...

      Eliminar
    4. Esto último que comentas J, acerca de esa Ama que tiró la toalla y se "pasó" al lado "convencional", da bastante que pensar. En primer lugar, esta mujer acabó priorizando la afectividad, que encontro con una pareja "vainilla". La base es la relación de afectividad (estoy dogmatizando desde un púlpito, lo sé, pero me parece tan obvio que no me importa demasiado, y quien considere lo contrario tal vez debería revisar su jerarquía de prioridades en cuanto a sus necesidades sentimentales). Puede que una relación D/s se viva sin grandes implicaciones sentimentales, pero esa es una relación limitada y con fecha de caducidad. Si desde luego lo que se pretende es encontrar una pareja para vivir una relación con proyecto de futuro en donde se incorpore la D/s como uno de los elementos definitorios, se ha de tener muy claro que lo que realmente importa es la propia relación de afectividad más allá de la D/s, pues es lo que va a hacer que la cosa avance y salga adelante (la máquina que arrastra los vagones del tren). Que convivan los conceptos afectividad y D/s no es obstáculo alguno para comprender que el peso ha de recaer en la relación de afectividad, y no en la relación D/s. Volvamos a lo de antes: una D/s enriquecedora, no limitadora.

      Eliminar
    5. Lo del Ama que tiró la toalla (por cierto creo que sé qué blog era) a mí me da que pensar que renunció a algo o a que no era lo que quería, porque para mí, renunciar a estar con un sumiso para estar con uno vainilla es como preferir estar con una mujer sin ser lesbiana. Así de claro.

      Eliminar
    6. Ama S... no me he explicado.... no es que creo que renunciase a la D/s porque en este tipo de relación no esncontrase ese elemento de afectividad, es que posiblemente no encontró una relación D/s en donde hubiese una afectividad que llenase sus necesidades afectivas (lo que no quiere decir que no exita tal posiblidad ni mucho menos). Y posiblemente, de repente, se dió cuenta que si no podía tener las dos cosas a la vez, desde luego no iba a renunciar al amor. No obstante, hay muchos grados en cuanto a la forma de entender y vivir la D/s...

      Un afectuoso saludo :)

      Eliminar
    7. Ah eso por supuesto, que hay diferentes grados, yo ya lo dije en grados de sumisión, estoy en el punto de no poder ni querer otra relación que no sea con un sumiso y espero que él esté en ese mismo nivel.

      Eliminar
    8. El Ama que tiró la toalla renunció a algo. Según ella abandonó la búsqueda de algo que no había encontrado y optó por seguir con algo que había surgido y que según ella la llenaba en ese momento... No sé cómo habrá seguido la historia. Cada persona es un mundo. Podría haber múltiples interpretaciones...
      Debo reconocer que hacer-de-abogado-del-diablo me gusta más que a un tonto una tiza, pero después de leer su comentario Ama S. "para mí, renunciar a estar con un sumiso para estar con uno vainilla es como preferir estar con una mujer sin ser lesbiana" creo que me voy a callar. No es fácil callarme la boca :). Ha resultado estimulante en el más amplio sentido de la palabra... Su punto de vista no puede ser más claro ni inapelable.

      Eliminar
    9. Uys, no se porque me ha dado antojo a ¡cerezas! :P. Es ¡la ultima!... vez que no voy al super a comprar fruta XD.

      Eliminar
  6. Buenas

    Pues bien..... ni tanto de una cosa, ni tan poco de otra.

    Leyendo la consulta y la respuesta, saco las siguientes conclusiones: que si bien la psicóloga tiene ciertos prejuicios sobre el tema, al abordar esto de la sumisión como la búsqueda del sumiso en el Ama a una figura materna y sobreprotectora, y al considerar al Ama como una mujer que por querer llevar los pantalones en la relación es incapaz de disfrutar de su falda (supongo que hace una especie de simil respecto a la feminidad...), no es menos cierto que esos mismisimos prejuicios muestra ese sumiso.

    En primer lugar, el sumiso da por buena la teoría de la psicóloga de lo de la figura maternal y tal, diciendo que no tiene porqué ser perjudicial. Pues para mí sí que es perjudicial, porque ya de entrada no es sana, defendiendo desde un primer momento el sumiso su derecho a ser un inmaduro y un desválido necesitado de protección. Pues vaya... En segundo lugar, va y suelta que las mujeres son las que deben de llevar los pantalones, porque están mejor preparadas para dirigir la relación. ¿Cómooorrrl?? ¿volvemos de nuevo a las andadas con las teorías supremacistas? ¿y por qué? ¿Porque al sumiso en cuestión le pone palote pensar así, independientemente de los puntos débiles que pueda tener su teoría? Me parece que para muchos, el someternos a una mujer no es consecuencia de que el sexo femenino sea superior, sino de que, simple y llanamente, nos enciende someternos a nuestra pareja tanto dentro como fuera de la cama.

    No deja de ser muy, pero que muy significativo, que este sumiso que escriba la carta no haya vivido una relación D/s en su puñetera vida (tal como se puede concluir facilmente de su escrito). Suele ocurrir que mientras permanezca en nuestra cabeza, esa fantasía, como él dice, se idealice hasta límites que dicifilmente podrán ser siquiera igualados por la realidad. Y por otro lado, desprecia otros aspectos, mucho más realistas que aún en una relación D/s han de existir como en cualquier otra.

    Al hilo de esta entrada y de los posteriores comentarios, y aunque puede que no parezca que venga a cuento, he de decir que este fin de semana me asusté mucho. Me asusté de mí mismo y de lo cerca que puedo estar de perder un poco el contacto con la realidad. El caso es que manteniendo una conversación muy íntima con una chica que acababa de conocer poco más de una semana, y tras tres o cuatro copas, la dije de forma muy abierta (aunque me costó mucho, y ante su insistencia de que la dijese cómo era yo en mi interior), que era sumiso. Así, directamente, oyes, que soy sumiso. Y claro, tuve que explicarlo de forma suave. Al día siguiente, al despertar por la mañana, lo primero que me dije fue: pero Jorge.... tú eres gilipollas?? y es que ni tengo porque definirme como sumiso ante una chica, puesto que antes que sumiso soy otras cosas, ni tengo porque hacer entender a nadie sentimientos que no comprende. Es como tratar de explicar a un nativo de una tribu del amazonas que es un iphone, por mucho que lo intente...

    No me siento orgulloso de haberlo hecho, no ya tanto de que me señale a mi mismo ante gente que no entiende ciertas cosas, poniéndome en una situación incómoda de modo gratuito y sin necesidad (puesto que esta chica pertenece a un nuevo grupo de amistad con los que estoy teniendo muy buen rollo), sino que encima.... es que yo, ya digo, antes que sumiso soy otras cosas, y no se puede meter la D/s con calzador en toda clase de contextos. Mala elección..... menos mal que la chica es muy abierta de mente, sólo espero que no sea de lengua larga (porque además entraría en juego lo del teléfono escacharrado...).

    Eso me ha dado un toque de atención muy serio acerca de lo que quiero realmente en la vida, lo que realmente es importante para mí, y de que en ningún caso se puede forzar situaciones o sentimientos a partir de un excesivo etiquetamiento y encasillamiento en definiciones limitativas. Somos muchas, muchas cosas.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que el complejo de Edipo de buscar una figura materna no tiene que ver con sumisos ni con misioneros, o puede darse en cualquier caso. Lo de la fantasía, pues sí, él mismo dice que fantasea con eso, poco puede aportar desde ahí.

      A mí lo que has hecho me parece lógico si tienes un interés en esa mujer, es lo que hago yo cuando un hombre pretende ser algo más que un amigo, pero bueno, si te ha servido para replantearte cosas, lo mires como lo mires, no ha sido algo negativo. Me parece que tanto susto por algo que no es tener la lepra es algo que los propios sumisos deben superar si quieren dejar de verse como los bichos raros del vecindario, dicho con mi mejor intención ;)

      Eliminar
  7. las relaciones normales no han conseguido llenarme sinceramente porque están basadas en una falsa concepción de lo que es el hombre y lo que es la mujer. La mujer es mucho más fuerte que el hombre, lo viene demostrando día a día, y el hombre se ha debilitado y fragilizado. Entonces en dónde caben los viejos estereotipos del macho dominante y castigador? No existe más, está a punto de desaparecer, y las psicólogas deben mantener apariencias, es por eso que dicen eso. Todos están manteniendo apariencias en este tema, al menos los que están en relaciones vainilla. La mujer ya ha dado suficientes pasos para dominar absolutamente todo. Y hacer que el hombrecito suyo se derrita a sus pies, en sus manos y en su cerebro. Eso pienso yo.

    ResponderEliminar

Los comentarios anónimos no se publican.