~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


miércoles, 8 de agosto de 2012

Más palabras de búsqueda para llegar al blog II


Como título alternativo del blog podría valer.



Básicamente, fluidos. Luego, si es sumiso, se supone que pierde el 90% de ganas de serlo.


Ay dios que tenemos a la mismísima ninfómana de Munich aquí...


Ea, pues si a ella le gusta también os auguro muchos años de felicidad conyugal.



¿Trabajo-empleo? Cualquiera del sector servicios, imagino. Lo mismo es un plus en el CV para ciertos puestos.



Anda, aquí tenemos un empleo para el de antes.



Esto es como cuando te llamas Manolo y suena el teléfono y preguntan por Pepe. Pues eso, que te has equivocado de sitio, madrileño.


Pues digamos que es... virtual.



No sé si lo preguntas o lo afirmas, pero ya te digo, para mí no es buena, es lo mejor.



Vaya grima. Ya hablaré de esta “fantasía” que abunda más de lo que parece.



Uf, si ya es complicado que un supuesto sumiso lo sea realmente, esto ya creo que se escapa de lo humanamente posible.


Intenta responder a esto y tal vez luego cambies de intenciones.


Pelín redundante, ¿no?


De ser así, que lo ignoro, esperemos que no se quede en moda ni en porno.


4 comentarios:

  1. Buenas.

    Acerca de una de las opciones de búsqueda, la de "que pierde el sumiso al eyacular", y la respuesta: la de que el 90 por ciento de la sumisión...

    La sumisión, o la dominación, son fantasías sexuales que llevamos dentro. En esta forma de entender la sexualidad nos movemos evidentemente por impulsos sexuales (la sumisión, para mí, es algo básicamente sexual, sin que tenga por qué haber sexo explicito de por medio). Si yo deseo ser sumiso, es porque tengo el deseo sexual de ser sometido, o de estar a los pies, o de etc etc. El deseo sexual se incrementa cuanto más tiempo pasa entre un orgasmo y otro, y el deseo sexual se atenua despues de llegado al orgasmo. Hay una apetencia sexual que se satisface una vez llegado al orgasmo. Un sumiso es una persona que tiene unos gustos sexuales muy concretos, y como todo hijo de vecino, una vez satisfechos (orgasmo), esa voracidad sexual desaparece un poquito.

    ¿Quiere eso decir que una vez llegado al orgasmo desparece el deseo de sumisión?, no, el deseo de sumisión, o las fantasías sexuales siempre van a estar ahí. Es como el hambre y la comida. A una persona siempre le va a gustar comer, pero si acaba de hacerlo, no se va a poner nervioso ni va a salivar con sólo pensar en comida, ya está satisfecho. Si siempre se le mantiene al sumiso con un pelín de hambre, más solícito estará (porque más ganas de comer tendrá).

    Por supuesto que un sumiso seguirá siendo sumiso despues de haberse satisfecho, de la misma forma que querrá por igual a la persona antes o despues del coito (osea, eso del follar), lo que ocurre es que despues de haber hecho el amor con ella, no estará tan jabato como antes ni le hara enseguida de nuevo el salto del tigre.

    Sólo quería intentar dar mi punto de vista, y mi peculiar explicación, a este fenómeno de la aparente pérdida de sumisión. De todos modos, al escribir uno (a mí me pasa) simplifica un poco las cosas....

    Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena comparación con el hambre, tengo algo escrito y no publicado (aún) en esa línea, solo que es sobre la capacidad de ilusionarnos (las Amas) con nuestro sumiso en potencia (también vale para el Ama en potencia, claro).

      El salto del tigre... jajaja. Habría que buscar una versión femdomera de eso, le daré vueltas a ver qué se me ocurre ;)

      Eliminar
    2. Ummmmmm...... el salto de la gata sobre el ratón?

      :)

      Eliminar
    3. Pues... gata, tigresa o leona directamente XD

      Eliminar

Los comentarios anónimos no se publican.