~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


miércoles, 13 de junio de 2012

Manual de la perfecta cabrona


Este libro, de la escritora Elizabeth Hilts, me llamó la atención por el título. No tiene nada que ver con la Dominación Femenina o al menos no era esa la intención que declara su autora y, sin embargo, da con la clave de todo este asunto en mi opinión.

Para empezar, el título original habla de la cabrona interior, de la bitch. Lo primero que nos aclara Hilt es que su libro no es un manual para ser MALA, sino para ser una mujer auténtica, que se conoce a sí misma, reconoce lo que quiere y es clara y sincera el 100% del tiempo. Vamos, lo que yo creo que es un Ama en condiciones... y un sumiso/a y todo bicho viviente, porque sin ser persona en condiciones lo demás es papel mojado. 



Recuerdo a un sumiso novato que me dijo que buscaba una mujer soberbia, chula y prepotente, como si eso fuera el no va más de la dominación. Le pregunté si se refería al comportamiento con él o a su forma de ser en su vida cotidiana, y me respondió que “una buena Ama era siempre igual con todo el mundo”. Ay, siempre se pone a dogmatizar el que acaba de llegar y no tiene ni idea de nada. Y lo mismo pasa con ellas. Esas que se meten a Ama cuando se aburren del marido y van de bordes con todo dios.



Por volver a resumir lo que es para mí la auténtica Dominación, se trata de no seguir el esquema pre-establecido en la mente del sumiso, ser tú misma y con eso es suficiente, y al que no le sirva, que ahorre para una profesional. Sería absurdo salir de lo convencional para volver a caer en la rigidez de dogmas y manuales. La clave está en hacer las cosas a tu manera.





Volviendo al libro, ese es el mensaje básico que lanza, que tienes que ser tú misma, sin esconder ni maquillar nada. Hilts habla del “encanto tóxico”, el peor enemigo de cualquiera a la hora de entablar cualquier tipo de relación. Tiene otro libro titulado La perfecta cabrona y los hombres. Aunque no sirve demasiado para nuestro tema, hay cosas aprovechables también. Pero se sigue basando en la misma idea. No intentes caer bien a toda costa, o sea, ser encantadora de manera tóxica, porque luego todos sacamos nuestra auténtica cara más temprano que tarde y la otra persona se queda descolocada cuando presencia el cambio. Más vale ser como eres, y te sentirás más cómoda con tu situación, aunque sea la de estar sola porque no te llena nadie. Y lo mejor de todo, cuando tengas a alguien será porque lo tenéis claro de verdad y será bueno de verdad.



Hay otro consejo que me gusta especialmente. Hilts dice que cuando no veamos clara la situación con un “pretendiente” lo mejor es ESPERAR. La prueba de la paciencia lo pone todo en su sitio. Quedé con un sumiso arrogante que lo tenía todo clarísimo, que lo quería todo y lo quería ya, y que todas mis pruebas de paciencia le parecían una tontería. El segundo día de vernos ya me dijo que estaba teniendo demasiada paciencia conmigo, y toda su actitud era de fastidio mal disimulado. Pues tiene razón Hilt, espera, tómate tu tiempo, lo más seguro es que el devoto sumiso que te iba a dar todo-todito-todo se desinfle y vaya a venderle la moto a la próxima incauta.



Y otro consejo, que directamente entra en el ámbito de la Dominación Femenina (y ella sin saberlo...), es que cuando entables relación con alguno de los que se te acercan, NO te creas que es el definitivo que andas buscando; ese te va a servir (sip, usa la palabra tal cual en el sentido de USAR, de utilizar) para algo muy concreto, y tendrá alguna cualidad de las que buscas, pero en definitiva te va a ayudar a reafirmarte en lo que quieres y, sobre todo, en lo que no estás dispuesta a aceptar. Puede que afortunadamente sea el definitivo, pero mejor será no ir con esa idea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios anónimos no se publican.