~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


sábado, 16 de junio de 2012

La vergüenza de ser sumiso y la puñetera discreción


Señora, soy discreto”... “Te pido discreción”... ¿Cuántas tropecientas veces habré escuchado esas frases, incluso antes de que me digan “hola”? Bah, no sé, perdí la cuenta.



El que te suelta eso, ¿tiene la idea de que lo vas a llevar con una correa al cuello por toda la ciudad?, ¿anda preocupadísimo por si alguien le adivina el pensamiento y descubre que tiene la “degradante” tendencia de querer ser sometido por una mujer?



Lo cierto es que me pone de los nervios cuando insisten tanto con la discreción. ¿Por qué me molesta esto? Pues muy simple, si me llegas con esa actitud significa que me ves como tu vicio secreto, como algo inconfesable, como una friki de la galería de los horrores de la que te avergüenzas, como algo sucio, como algo que vives en la clandestinidad y no te dejarías ver conmigo en público a no ser que me ponga un burka. En definitiva, si no soy el mayor orgullo de tu vida, no me interesas en absoluto.



Obviamente, si estuviera naturalizado el tema en la sociedad a muchos se les quitaría esa losa de encima, pero... creo que el problema la mayoría de las veces está en ellos mismos. Y a eso me refiero en esta entrada, lo de la sociedad queda para otra.



Por una parte, están los sumisos emparejados, que no se lo cuentan a la respectiva porque... “me da vergüenza, pensaría que soy un degenerado”. Dejando aparte la cuestión de por qué la gente se empareja con alguien que no comparte sus gustos en un pilar básico de la relación como es el de la sexualidad, a estos incluso los entiendo cuando van con la frase de la discreción por bandera, pero cuando me lo dice un chico libre como el viento... ahí ya el escollo no está en los demás sino en él mismo, aunque según un artículo que voy a comentar ahora, ambos parecen tener el mismo problema. Resulta que no es la vergüenza en sí (jeje, lo que hacen algunos a espaldas de su santa no es precisamente de ser vergonzoso) sino la vulnerabilidad que produce confesar el secreto. Y lo mismo sirve para el sumiso que no tiene pareja pero no se atreve a contárselo a cualquier chica “normal”.




En el artículo en cuestión, los expertos opinan que alguien que se avergüenza y se oculta lo hace porque él mismo rechaza esa parte de sí mismo. Aquí van algunos fragmentos:



Preferimos callar, sin darnos cuenta de que de este modo enturbiamos aún más la relación. Hay tantas cosas que suponemos que no se pueden o deben explicar, que preferimos el ocultamiento para no ser despreciados y para protegernos a nosotros mismos preservando la imagen que nos parece más adecuada.



Cuenta el psiquiatra Boris Cyrulnik que uno se adapta a la vergüenza mediante comportamientos de evitación, de ocultación o de retirada que alteran la relación. No se libra uno de la culpabilidad o de la vergüenza, sino que se adapta a ella para sufrir menos. Puede ocurrir, sin embargo, que la vergüenza pueda transformarse en su contrario, en orgullo y arrogancia, también, a veces, en indiferencia o en cinismo.



Morir por decir o sufrir por no decir, mientras resuelve el dilema, el avergonzado le da poder al otro. ¿Tan esclavos podemos llegar a ser de su juicio? John Powel tiene un libro titulado ¿Por qué temo decirte quién soy? En realidad, el problema empieza cuando sufrimos por la imagen desgarrada que exponemos a nuestra propia mirada.



Aunque hablan de ocultación en general, me parece aplicable a los sumisos que no se auto-aceptan y terminan viviendo la Dominación Femenina como un vicio secreto inconfesable.



Por resumir, el resto del artículo dice que la vergüenza es necesaria en su justa medida, pero tenerla en demasía produce quedar en manos de los demás, y solo podemos atender a nuestra mirada interior sin culpa ni moralidad.


Como dijo un sabio:


Hemos de proceder de tal manera que no nos sonrojemos ante nosotros mismos- Baltasar Gracián.

14 comentarios:

  1. Ignorancia, ignorancia y mas ignorancia, ahi radica el "problema" que tiene mas de uno, el creer que la D/s es exactamente lo que se vende a traves de los videos y de los relatos.
    Una Dómina arrastrando por la calle a su sumiso a cuatro patas tras de ella.Clichés, patrones impuestos y aceptados por la mayoria, donde no ven a la persona a la que se acercan, sino a su fantasia o a su personaje de video de carne y hueso.
    Conocer, profundizar,a la persona, después de eso, si se conecta, el resto va rodado.Ni las Dóminas son monstruos impasibles y sin sentimientos ni cabeza, ni los sumisos somos simples trapos para ellas, joder.

    Tan complicado es???

    Demostrar devocion por tu Dueña no solo se demuestra en publico siendo arrastrado de una correa.....y de hecho, lo mas seguro es que a la Ama en cuestión ni la agrade hacerlo.

    Cada persona,sea Dómina o sumisa es un mundo y como cual, hay que descubrirlo,eso si, hay que tener las ganas y el interes, no solo cruzar dos palabras y ponerse a la faena, para eso ya estan las de pago.

    Ay, Señor, llévame pronto!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A los que llegan aqui buscando videos extremos les habrá sonado a chino mandarin tu mensaje, pero tranquilo, creo que somos una minoría en ascenso los que tenemos el mismo concepto de la Ds más allá de clichés, a ver qué sale de la encuesta.

      Y que no te lleve dios, para pocos sumisos que hay con ideas claras no está la cosa para sucumbir en la batalla ;)

      Eliminar
  2. Yo pienso que la clave está donde Ama S dice: (la “degradante” tendencia de querer ser sometido por una mujer), esa frase a mi entender ilustra perfectamente una de las tantas construcciones culturales que forman parte de nuestra cotidianidad, es de cierta forma un enunciado más dentro de la escala de "valores" que determina lo que está bien o mal en lo que tiene que ver con los roles de género socialmente "correctos".
    Creo que en este punto se diferencian los sumisos de sesión y los de vocación, y me atrevo a decir que por los mismos parámetros de diferencian las Amas de sesión y las Amas de vocación, que para mi también existen los dos tipos.

    Tal vez en Las y los que son de vocación su propia escala de valores, por decirlo de alguna forma, sobrescribe la escala de valores por defecto que es la social, como se logra esto? Por principios, por convicciones, en una sola palabra, por personalidad. Personalidad que no se ha formado de un día para otro pues cono bien se sabe es un proceso que se da durante años, por medio de experiencias, aprendizaje, logros, decepciones, reflexiones y muchos factores más.
    Estas vergüenzas - temores son una forma de inseguridad que se manifiesta en el miedo al que dirán, y que en mi humilde opinión solo se pueden superar hasta que la actitud de entrega a una mujer (sumisión) pasa a formar parte de nuestro código de valores, se integra a nuestra personalidad, es parte de nuestra forma de ser... al menos en mi caso eso solo llego a ser posible hasta el momento en que logré colocar la sumisión en la misma escala donde aparecen los otros valores que conocemos entendemos como virtudes, honradez, lealtad, valor, etc. Puedes con la cabeza en alto decir soy sumiso con la misma convicción y orgullo que cuando dices soy honrado.

    Confieso que para mi no fue fácil llegar a ese estado, me llevo tiempo y momentos de desconsuelo, de soledad, me costo lágrimas, auto-recriminaciones, culpas... hasta que la culpa de sentirme cobarde por no ser fiel a mis criterios se sobrepuso a las demás "culpas". Es cuando se libera el espíritu, se siente uno en paz consigo mismo y para bien, se termina uno sintiendo orgulloso de ser el "sinvergüenza" que se somete a una mujer.

    Lo que nos impide disfrutar plenamente de nuestra sumisión es ser sumisos, somos esclavos de códigos sociales que absolutamente nada tienen que ver con las normas y principios universales que definen a una persona como buena o como mala.
    Soy un convencido que para ser los sumisos que nos llama nuestro instinto y vocación, debemos dejar de ser sumisos de lo establecido, necesitamos ser rebeldes, insumisos, irreverentes, anarquistas contra las falsas morales y trampas del paradigma patriarcal que es en últimas nuestro único enemigo.
    Conclusión: nada más lejano a la realidad que la imagen que se tiene del sumiso como un ser apocado, pelele, sin personalidad, pusilánime. Todo lo contrario es un autentico Guerrero !
    uuff que larga me salió esta respuesta, espero que Ama S en su bondad sepa disculparme... y me quedó faltando contar una anécdota, en otra ocasión será.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos dejas en ascuas con esa anécdota... Sí, es larga la respuesta pero parece corta cuando se lee del tirón asintiendo en cada frase ;)

      Yo también creo que la clave está ahi, de hecho solo hay que comprobar como los sumisos de sesión se sienten especialmente orgullosos de pasar desapercibidos en su vida "normal".

      Muy interesante lo del sumiso-insumiso, es justo lo que pienso de lo que es un sumiso de verdad, o sea, un hombre de verdad, tanto o más que la imagen que quieren vendernos de lo masculino.

      Eliminar
  3. Me cuesta sintetizar ideas en pocas palabras, de hecho mas de una vez he sido tildado de "prosopopéyico", así que Ama S muchas gracias por sus generosas palabras que me libran un poco de culpa además de proporcionarme una sonrisa feliz :)
    Un caballero jamás puede dejar en ascuas a una Dama, eso sería imperdonable, de manera que aprovecho la licencia.

    La anécdota me vino a la memoria cuando hablaba del guerrero; En una ocasión sostenía una interesante conversación con una Ama, hablábamos del amor y de los posibles escenarios que se podían presentar en una relación FemDom, todo transcurría para mi en un ambiente encantador, creativo casi poético hasta que la Señora me colocó en un supuesto escenario que yo no había contemplado ni a nivel de fantasías a pesar de ser de los más comunes en el mundillo.
    "¿Y si esa Ama de la que ya tal vez te has enamorado te dice que en fase de prueba o quizá de forma permanente seras aceptado pero como parte de su cuadra de esclavos?" La pregunta me dejo fuera de base, ahora veo que el amor es ciego! me dije, cerré los ojos, me vi sufriendo, entendí entonces que padecía de algo que no imaginaba, Celos!, soy posesivo!, un buen sumiso lo es? me preguntaba... "Respóndeme desde el corazón" me dijo ella sin presionarme, yo le hice caso, si la amaba solo tenia un camino, aceptar su condición y agradecerle la oportunidad de pertenecerle sin condición alguna de parte mía.

    Cuando entendí eso pude darle una respuesta, "Solo de una cosa estoy seguro Señora, lucharía como un león por ser el mejor, the number one, el favorito de la cuadra, nada me detendría hasta conseguir de Ella lo que me merecía... un -Te Amo-"
    Vencerías, me dijo ella, acabarías con la cuadra. "lo sé Señora" le respondí muy aliviado, me alegraba de entender que los celos no pueden vencer pero el amor si.
    Lo se, soy un romántico irredento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema de los celos, la posesividad, las cuadras, etc dan para una entrada aparte, pero me ha encantado eso de luchar por ser el number one.

      Y tras el cumplido viene el tirón de orejas... Cuando respondas a mi comentario pincha en el "responder" justo debajo de mis palabras. Seguro que a fuerza de repetirlo entráis en la disciplina de comentar con orden ;)

      Eliminar
    2. Oh no! Tan pronto vi mi respuesta me percaté que no estaba alineada en el hilo correcto, "otra vez lo has hecho zoquete" me dije,la segunda vez que me sucede, muy merecido tirón de orejas. Lo siento Ana S, seré mas cuidadoso, espero que esta vez esté correcto porque de no ser así tendré que buscar cita con optometría o psiquiatría. Es física falta de cuidado, no hay disculpa.

      Eliminar
    3. Nada, te das 3 auto-azotes de mi parte y disculpado quedas ;)

      Eliminar
    4. Hecho Ama S, por disciplina y para asegurarme que he aprendido la lección reporto el cumplimiento de la pena.
      Ya que usted dejó a mi elección el instrumento de castigo, he utilizado el látigo de la vergüenza, ese suele escarmentar con severidad... efectivamente he experimentado el arrepentimiento y el propósito de enmienda.

      Eliminar
    5. Muy interesantes los comentarios, Walkariano. Me siento bastante identificado con casi todo lo que dices. Como ya comenté un día, a veces leyendo algunos comentarios de los sumisos que pueblan este blog, sobre todo cuando son como los tuyos, siento un cierto "orgullo" por pertenecer a esta comunidad (aunque no sea por mis méritos propios, ciertamente).

      Eliminar
  4. Buenas :)

    Hombre.... lo de la discrecionalidad, no es que lo entienda, es que (para mí, por supuesto) es algo que ya doy por hecho. En el sentido de que la forma de entender y vivir mi sexualidad, junto con mi pareja, es algo que pertenece al ámbito privado de ambos, sin por qué tener que hacer partícipes de ello a amigos y familiares. Entre otras razones, por respeto a ellos. Y por tener privacidad e intimidad de cómo decido relacionarme con mi pareja.

    Otra cosa diferente es que una persona que va con eso de la discrecionalidad por delante (ya sea hombre o mujer, dominante, sumiso o lo que sea), ya está dando pistas bastante evidentes de que algo tiene que ocultar, y de que muy posiblemente tenga pareja. Da la impresión de que, con discrecionalidad, quiere dedir en realidad de que poca vida social va a hacer con aquella persona con la que quiere contactar.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Descubrí este blog "por casualidad" ayer y me parece muy interesante, la verdad. Pero llegado a esta entrada, me veo en la obligación de romper una lanza a favor del sumiso que pide discreción.

    Cuando alguien (sumi o no) queda con otra persona por primera vez, necesita y creo que es bueno pedir esa discreción. Con esto no quiere decir que se desconfie de la otra persona, sino en mi caso simplemente que no le gusta la humillación pública ni las marcas duraderas.

    Otra cosa muy diferente es ya cuando se lleva hablado largo y tendido, se crea una relación de amistad y ves que puedes confiar en la otra persona sin temor, en ese caso las palabras sobran.

    El tema de la discreción no es algo exclusivo de los sumisos, también las Dóminas necesitan (quizás más) pedir esa discreción, y eso no quiere decir que tengas vergüenza de que te guste este mundo ni mucho menos.

    Aún así, me parece un blog muy interesante.

    Gracias por compartirlo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como acabas de llegar tal vez no hayas captado que no me interesan las sesiones ni la humillación pública ni las marcas ni en general la dominación física sin más trasfondo.

      La discreción de sentido común es lógica, pero lo estoy enmarcando en un contexto más amplio, como ya hemos comentado más arriba.

      "Por casualidad" llegan la mayoría, no me anuncio en las páginas amarillas :P

      Eliminar
  6. Efectivamente acabo de llegar y voy poco a poco leyendo las entradas al blog.

    En este caso sólo he querido dejar constancia de un tema que si me afecta debido a dos cosas que se comentan en la propia entrada:

    a) Mi vida personal
    b) Mi extrema timidez-vergüenza

    En el apartado b), no es vergüenza porque me sienta sumiso ni mucho menos, es en mi vida en general, siempre he sido así y por más que lo he intentado no consigo quitarme este lastre de timidez y vergüenza, al menos no hasta que poco a poco me voy soltando.

    Perdón si ha parecido que me refería a otras cosas, no era mi intención.

    Muchas gracias por la respuesta y enhorabuena por el blog.

    ResponderEliminar

Los comentarios anónimos no se publican.