~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


jueves, 7 de junio de 2012

La ética sexual y los dobles raseros


Me ha escrito recientemente una persona (hombre, casado y, según se declara, sumiso) comentándome que le gusta mi blog excepto por el tema de mi desagrado por las dobles vidas. Me dice, -eso sí, desde un respeto exquisito-, que él sabe que “es posible” servir a un Ama al tiempo que está con su esposa.




Como no es el único que me llega a través del formulario desde hace meses con la misma historia, voy a responder por aquí para que no se moleste ninguno más en repetirme lo mismo y mejor se dediquen a formar un club de adúlteros-sin-fronteras, ejem, o prueben suerte en otros lares. Bien, yo poco más puedo opinar sobre el tema que no haya dicho ya, así que cedo la palabra a los expertos copiando un resumen de un artículo de psicología aparecido en una revista on-line dirigida, curiosamente, al público masculino.



Nunca hacer daño, nunca mentir: la ética de la sexualidad.



Si se analiza el adulterio desde la ética, el problema no está en la sexualidad, sino en el compromiso. Muchas personas justifican esta relación en el hecho de haberse enamorado, pero es una verdad con matices.



Algunas personas justifican el adulterio diciendo que es por el bien del matrimonio, es decir, es un mal pero temporal y que a largo plazo mejorará la relación. Este razonamiento en filosofía se llama utilitarismo, y justifica el daño de hoy por los efectos que genera en el futuro. Casi todas las guerras se han justificado de este modo.

Otros dicen que no quieren romper un matrimonio o que no quieren tanto a la otra persona como para que esta persona se divorcie y se case con ellos. Es decir que se conforman con lo que consiguen, un par de días a la semana. Esta actitud puede que no sea ética pero por lo menos es honesta, es una relación sexual básica. El problema es cuando se pretende vestir de romanticismo para autoengañarse y engañar a los demás. Claramente no hay engaño posible, porque cuando hay amor no hay barreras para iniciar una nueva relación.

Pero el problema era la ética y no nos queremos salir de esto. En filosofía lo único importante es la libertad, incluso por encima de la felicidad, y una persona que mantiene a su pareja engañándola, ocultando la verdad, haciendo por detrás lo que no se atreve a decir, está robando a la otra persona su derecho a ser libre, a decidir si quiere seguir en estas condiciones o si prefiere cortar la relación.

Los que hacen posible esto (los amantes) también están afectados por la ética, pues colaboran en robar la libertad de la persona engañada.

Lo curioso es que en términos psicológicos (también éticos) son personas que repiten esta forma de actuar en todas sus relaciones, y siempre dicen que la culpa es de los demás. Desde luego la ética no es de ellos.



Volviendo a las palabras de mi lector, le diría que sí, claro, que ES posible lo que me comenta (aunque veo pelín complicado lo de ser una sombra de tu Dueña en esas circunstancias a no ser que te clones o tengas el don de la ubicuidad), pero la cuestión no es esa, sino la pregunta es: ¿Es lícito, ético, justo para la persona engañada? Me ha encantado la parte de los amantes-cómplices, porque algun@s llegan a decir que a ell@s que les registren, que solo pasaban por allí...




Todo esto me parece muy propio de épocas pasadas, al contrario de los que lo visten como el no va más de la modernidad, no he tachado lo de la edad por eso, aunque hay sumisos buenos y menos buenos (según mis parámetros) en todas las franjas. Es propio también del esquema patriarcal, del hombre situado en el centro de todo y de todAs, escogiendo a unas y otras según sus necesidades en cada momento.

Por cierto, si llevas doble vida este debería ser tu coche:





En resumen, se trata de engaño puro y duro, del todo vale y todo es relativo, en definitiva, de los DOBLES RASEROS: por un lado dicen que no hay engaño porque la amante lo sabe (a veces ni la amante lo sabe, lo cual es aun más mezquino) pero por otro lado no mencionan el engaño hacia la pareja. Y claro, esto es quedarnos con lo que nos interesa y con eso de “ah, pero eso no es lo mismo”. ¿Seguro que no es lo mismo...?




Veamos...



Un hombre que liga mucho es un machote, una mujer que hace lo mismo, una puta.

Algunos hombres con pareja vainilla y Ama no permanente incluso se ponen celosos cuando su Ama adopta otro sumiso simultáneo.

Hombre que introduce a su chica en el mundo swinger y es natural que ella se lie con otros y otras pero su macho-man no permite ser tocado por otro hombre.

Que un putero defienda la prostitución, aparte de ser hiper lógico, me parece incluso bien... siempre que me responda de manera afirmativa a esta inocente pregunta: ¿Te parecería igual de bien que tu hermana, madre o novia se metieran a putas? Ya que repite tanto que es un trabajo como otros y elegido libremente, no debería tener reparo en encontrarse a su madre “en faena”.



Ejemplos hay a montones. El doble rasero viene muy bien como típica excusa de que 'lo mío no es tan malo comparado con lo que pasa por ahí'. Como me dijo un adúltero compulsivo... “no soy el único que lo hace, bla bla bla, al menos yo me hago amigo de ellas, no como otros egoístas”, joder, a ver si al final el tipo merecía un monumento y yo no sabía verlo. Porque además suelen considerarse mejores personas y llamarnos intolerantes a los que no lo vemos así. Ser tolerante con una mezquindad te convierte en cómplice, así que prefiero ser intolerante con todo lo que suponga un ataque a las libertades del prójimo, de las parientas en este caso.








Bueno, pues en efecto, así es posible TODO, gracias al genial invento de los dobles raseros que los honorables ciudadanos utilizan para autojustificar lo injustificable. Buen ejemplo lo tenemos en esta escena de Cosas de marcianos, serie que he estado revisionando estos últimos meses y encontrando escenas sospechosamente femdomeras. Llegué a pensar que se me había ido la olla a la hora de ver señales donde no las hay, pero resulta que existe incluso un “Ensayo sobre género” acerca de esta serie, en inglés, con el título Becoming Hu-Man: Deleuze and Guattari, Gender and 3rd Rock from the Sun, escrito por una tal Patricia MacCormack. Y tiene su lógica, porque el guión da para eso, son extraterrestres que se replantean qué significa ser hombre y ser mujer. Ella, que antes era un soldado feroz allí en su galaxia, se encarna como terrícola en Sally Solomon, esa mujer que no se guía por ningún convencionalismo preestablecido a la hora de vivir su feminidad. Su pareja es este humano, antítesis física de ella, algo buscado adrede para provocar un efecto cómico (ídem de lo mismo, otro doble rasero, que un feo exija una chica-hollywood es de lo más natural). El efecto cómico también se consigue por el hecho de tratarse él de un poli, una figura autoritaria que finalmente solo puede rendirse ante semejante mujer por mucho que intente imponer su criterio, sobre todo cuando su criterio está equivocado... Pero veamos cómo las cosas son relativas, o eso dicen los practicantes de la doble moral...


3 comentarios:

  1. Siente uno vergüenza ajena, inicia "pidiendo perdón por el atrevimiento" y finaliza con "un saludo respetuoso" mientras en el mensaje se vanagloria de un pensamiento y una actitud que para cualquier persona con un sentido mínimo de ética sería motivo de vergüenza, y a los 60 años! sin ánimo de ofender pero es que tiene uno que haberse pasado la vida en una ignorancia escandalosa o en un cinismo absoluto.
    Estas actitudes son producto de las muchas y muy graves taras heredadas del androcentrismo patriarcal que terminan reflejándose hasta en lo ámbitos más insospechados. Sumiso? por favor!

    Ya estamos suficiente desacreditados los hombres gracias a tantos alienados con el pensamiento "macho" como para que vengan estos "sumis" a machacar nuestro gremio que tampoco es que brille exactamente por su imagen.
    Y después nos afligimos porqué las malvadas mujeres nos llaman (planos, simples, inmaduros, mentirosos, desleales, presuntuosos, infantiles, cobardes, insensibles, no confiables, predecibles y egoístas)
    Siente uno vergüenza ajena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes que nada, decir que no pretendo crucificar a nadie de manera personal, que hablo de actitudes generales y por desgracia repetitivas, y, como todo queda en el anonimato, resulta muy ilustrativo de lo que digo, pues en efecto, también sale a relucir el supuesto respeto, que en este caso no dudo que haya sido el propósito, pero que todos estos hombres entran en la gran contradicción de no ofrecer respeto a la persona que comparte su vida, eso para empezar.

      Por otra parte, a veces dudo de si tocar ciertos temas, y si lo hago no es solo por dejar claras mis ideas, sino también e igual de importante, por darle voz a los sumisos de vocación, o auténticos si queremos llamar a las cosas por su nombre.

      Este blog desde el propio título indica que está dedicado a indagar la verdadera naturaleza del sumiso, y estoy disupuesta a soportar ls críticas que sean necesarias para defender mis creencias, porque os merecéis eso y más.

      Por último, detrás de un sumiso consentido hay una ama consentidora, y ambos opinan que una relación D/s es "otra cosa" muy alejada de la vida "normal". Yo no ataco ningún tipo de relación, pero me parece el colmo del cinismo presumir de ama/amante y de ser infiel, y ahi has dado en el clavo, de cínicos egoístas está este mundo y el de ahi afuera, lleno a rebosar.

      Eliminar

Los comentarios anónimos no se publican.